Información en español sobre Ucrania

El fiscal que dio la orden de liberar a los separatistas detenidos en Odessa traicionó al estado

1 comentario

Yuri Butusov recibió del jefe de la Administración Presidencial, Sergei Pashinsky, un comentario sobre los hechos ocurridos hoy en Odessa, donde la policía liberó a los organizadores de la masacre el día 2 de mayo.

Dijo: “Llamé por teléfono al Jefe Interino de la Oficina de la Presidencia Sergei Pashinsky sobre la indignante liberación de provocadores y responsables de la masacre desde la oficina de policías de las órdenes de la Fiscalía General. Le hice una simple pregunta:. “Tenemos Poder en Odessa?” 

Pashinsky hizo esta declaración: “El fiscal general adjunto Nikolai Vasilievich Banchuk tomó decisiones terribles con sus consecuencias de liberación de la custodia de todos los separatistas pro-rusos quienes fueron detenidos por provocar una pelea masiva en Odessa. La Administración del Presidente no entiende cómo se puede explicar esta liberación en términos de las leyes de Ucrania. Vamos a comunicar al Fiscal General Mahnitskim sobre el despido de Banchuk, y al presidente de SBU Nalivaychenko sobre la aplicación de las acciones de Banchuk bajo sospecha de delito grave del Estado y la traición.”

El fiscal que llamó por una traición ocurrida en Odessa por parte de un jefe de Policía

 

Fuente

Traducido por: Yana Palatkina

Un pensamiento en “El fiscal que dio la orden de liberar a los separatistas detenidos en Odessa traicionó al estado

  1. Descubrí este sitio porque una ucraniana me lo recomendó, ya que desde hace tiempo estoy siguiendo este conflicto y me gusta ver, escuchar y leer todas las opiniones al respecto para poder tener una visión más amplia, contrastar noticias y, si ello es posible, acercarme más a la verdad. Pero, debo ser sincero, no era lo que yo esperaba. Vine aquí con el deseo de hallar opiniones que trataran de ser objetivas, que analizaran la situación de Ucrania desde diferentes ángulos y puntos de vista, y me he encontrado con un medio que ha tomado partido por una opción, que ofrece una interpretación parcial, sesgada, cuando no claramente partidista de los acontecimientos. Analizar en profundidad todos los aspectos de la crisis ucraniana sería prolijo, pero puedo aportar algunas consideraciones.

    1ª- Negar que lo que hubo en Kiev el pasado febrero fue un golpe de estado es no querer reconocer la evidencia. Si algo similar hubiera ocurrido en España, se habría declarado, como mínimo, el estado de excepción y habría intervenido el ejército. Lo que ningún país hubiera consentido, lo vimos en la plaza Maidán: manifestaciones pacíficas, en principio, que derivaron en la toma de edificios oficiales, incendio de estos, participación de grupos paramilitares pertrechados con todo tipo de armas contundentes, incluso de fuego, que usaban tácticas de guerrilla urbana y desbordaron a las fuerzas de orden público, visita de representantes políticos extranjeros, injerencias descaradas, conversaciones comprometedores acerca de la composición de un nuevo gobierno que luego, casualmente, se cumplen, misterioso francotiradores que disparan a unos y otros y que ahora no se quiere investigar, toma final del parlamento y huida del presidente legítimo y de un número importante de diputados del partido gubernamental, votación de un nuevo gobierno por parte de los restantes en un clima de tensión y amenazas…
    2ª- Es obvio que en Ucrania había dos sensibilidades, una proeuropea y ucrainófona, y otra rusófona y rusófila. El desarrollo de los acontecimientos ha permitido que las filias estén desembocando en fobias contrapuestas.
    3ª- Es cierto que los llamados separatista prorrusos han recurrido a la violencia, han ocupado edificios, han usurpado cargos públicos, han atacado a los que no pensaban como ellos, pero no es menos cierto que los nacionalistas proeuropeos han hecho lo mismo, incluso ellos empezaron antes en las regiones del oeste. Hemos visto encapuchados de uno y otro bando lanzando cócteles molotov, golpeando a los que consideran sus adversarios, portando armas y disparándolas. También hemos visto a gente pacífica de uno y otro lado desbordados por los violentos. Civiles desarmados intentando parar los carros de combate de asustados soldados que no sabían muy bien qué estaban haciendo allí. Hay milicias armadas prorrusas y hay la llamada guardia nacional creada por las nuevas autoridades de Kiev, que está sirviendo de banderín de enganche a grupos claramente fascistas como el Sector Derecho.
    4ª-No se puede hablar del imperialismo ruso y sus intereses, y al mismo tiempo obviar el imperialismo americano y los suyos. Desde la desintegración de la URSS (causa que explicaría muchas de las cosas actuales) podemos observar las guerras y conflictos en los que ha intervenido una y otra potencia y dónde, las bases militares que cada una tiene fuera de su propio territorio, etc. lo cual, por encima de opiniones interesadas, nos da una muestra objetiva del intervencionismo de unos y otros.No se pude acusar a Rusia de apoyar a una parte y estar actuando con sus agentes, y ocultar la actuación de los americanos, con sus agentes también. No en vano el vicepresidente estadounidense y el director de la CIA han visitado Kiev.
    Se podría hablar de muchas cosas, pero nos extenderíamos ad infinitum. Alguien dijo que la primera víctima de una guerra es la verdad.

    Para acabar creo que, desde mi humilde opinión, el futuro de Ucrania pasa por la reconciliación de sus dos sensibilidades nacionales, la formación de un estado que reconozca su pluralidad (llámese federal o como se quiera) y su conversión en un país neutral que no pertenezca a ningún bloque militar, ni albergue bases extranjeras, y que mantenga relaciones económicas y de buena vecindad tanto con Rusia como con Occidente. Quizás sea una utopía, porque hay muchos intereses en juego, pero es la mejor opción para el sufrido pueblo ucraniano, para todos, por encima de filias y fobias. La otra alternativa ya la estamos viendo, la barbarie, en la que al final perderán todos. Como dijo Manuel Azaña, presidente de la II República Española, desde la derrota y el exilio tras la sangrienta Guerra Civil: “paz, piedad, perdón”.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s