Información en español sobre Ucrania

Jaraktertnyky – Kozakos magos – Kozakos lobos

Deja un comentario

Ucrania es una tierra bendita. Las cuencas de ríos como el Dnipró (enlace), Dniester o el Donets, y el clima que proviene del mar negro y el mar de azov, proveen condiciones climáticas, geográficas, silvícolas y edafológicas ideales para la agricultura, además de poseer otros recursos naturales muy valiosos. Y no se diga su gente, un pueblo dotado de gran inteligencia y habilidades para el trabajo.

La alfombra voladora – Representación del héroe de la Rus de Kyiv, Ivan Tsarevych, por Victor Vasnetsov – 1880

Es una bendición, pero también ha hecho que su tierra haya sido deseada por muchos pueblos a lo largo de la historia. Desde antes de Cristo, luego el reino de la Rus de Kyiv, y hasta la actual Ucrania, aún en nuestros días, han intentado quitar al pueblo ucraniano esta tierra. Y han, lamentablemente, logrado dominarla, mas no conquistarla. Los mongoles, y sus herederos, los rusos, durante el siglo XIII, y hasta ahora, han querido incluso exterminar la cultura y pueblo ucraniano (ver “Holodomor”).

Por lo tanto, los ucranianos, desde la antigüedad hasta el día de hoy, y el futuro, han tenido que defender su tierra. Existen las guerreras “semi-legendarias” conocidas como “Amazonas” (enlace), tribus de sólo mujeres que incluso, se llegó a decir en exageraciones griegas, comían hombres; lo cierto es que las amazonas eran, según muchos historiadores y etnógrafos, las esposas de los ucranianos que también luchaban por la libertad de su pueblo, mientras los hombres defendían en contra de otro invasor. Las mujeres ucranianas eran grandes guerreras, y lo siguen siendo.

Las polyanitsi fueron mujeres entrenadas en combate, con poderes especiales, que actuaban como guardia privada de los reyes de la Rus de Kyiv. Y no se diga los grandes guerreros que protegían el reino mas grande y poderoso de la edad media, el centro de comercio entre vikingos y griegos, y entre napolitanos, incluso egipcios y otros pueblos del medio y lejano oriente, además de Europa occidental.

El sich zapórogo – Reconstrucción en museo actualmente, en la Isla de Jortytsya

Dentro de estos guerreros había algunos que tenían habilidades especiales, tanto hombres como mujeres. Pero, tras la cristianización de la Rus de Kyiv en el año 988 por el rey Volodymyr el Grande, la nueva iglesia comenzó a condenar estas habilidades, diciendo que eran obra del demonio; los hechiceros, llamados “Voljyv Jarakternik”, debieron ocultarse.

Se dice que habían obtenido sus poderes de dioses como Perun, Yarilo (dios de la primavera), o Lada. Pero, dada la comunión y entendimiento que ha existido entre el pueblo ucraniano con la naturaleza, desde toda su historia, no es de extrañarse que haya sido ésta, la naturaleza, quien les haya enseñado sus secretos, por observación de mentes inteligentes. Recomendamos leer también sobre “Molfar”, chamán de los cárpatos, en el articulo enlazado aquí.

Tras la invasión y destrucción de la Rus de Kyiv por las hordas mongolas en el siglo XIII, Ucrania cayó en manos de los polacos, y luego la mancomunidad Lituano-Polaca. Los campesinos eran esclavizados por polacos y tártaros, y maltratados por los terratenientes polacos, especialmente.

Entonces surgió, aunque ya existía, un grupo de “hombres libres” (eso significa la palabra), autodenominados “kozakos” (enlace a más artículos sobre el tema).

En Ucrania Fantastica utilizamos la tipografía “Kozakos”, con k y z, pues la consideramos mas fiel en pronunciación al ucraniano Козак, aunque en español se escriba “Cosacos”.

Estos kozakos lucharon en contra de dicha esclavitud, y defendieron su tierra también de otros pueblos que, como introdujimos, querían conquistarla; tártaros, lituanos, otomanos, pueblos del este, y no se diga el imperio ruso, desde el norte.

Estos kozakos habían heredado el conocimiento de los mencionados hechiceros de la Rus de Kyiv y anterior. Se llamaron Kozakos Jarakternyky (Козаки-характерники)

Modelo de cómo se veía un sich zapórogo durante el siglo XVI

El término, aunque nos recuerda la palabra “carácter”, tiene una etimología que va más lejos del griego, al sánscrito, en el que “jara” significa “energía”; con la desinencia “ник” (nyk) y el plural и – y. Dicha desinencia indica “poseer” en este caso, por lo que los Jarakternyky serían “Quienes poseen la energía (de Dios)”.

Estos kozakos especiales poseían una gran cantidad de habilidades, de las que hablaremos luego en detalle, y se dividían según éstas, en voljvy y voljvyni (sacerdotes o magos), viduns, vishchuns y veshchunkas, vidmaks and vidmas (de la palabra “vidaty” -Відати – saber), charodiiy y charivnytsi (magos), znajary y znaharky (curanderos con hierbas), vorozhbyty y vorozhky (videntes), zilnyky y zilnytsi, y los hromnyky y hromovytsi (fulminadores).

Soportar largo tiempo bajo el agua, atrapar o evadir balas, no sentir frío durante los intensos inviernos, hablar muchas lenguas extranjeras, transportarse de una estepa a otra en segundos, abrir las puertas de fortalezas sólo con las manos, cambiar el sentido de los fuegos salvajes en las estepas con sólo un conjuro, clarividencia, telequinesis (de montañas completas, inclusive), hipnotizar gente, y también viajar a otras dimensiones a voluntad.

Guardia kozaka sobre el Dnipró – por Józef Brandt

La habilidad de crear ilusiones o espejismos es narrada en un documento histórico que menciona que cierto grupo de kozakos había quedado aislado de sus compañeros en una batalla contra los polacos; éstos los iban persiguiendo, y los kozakos, ya cansados, se ocultaron enterrando sus lanzas en la tierra en forma de círculo, dentro del cual se colocaron. El espejismo consiste en que los enemigos sólamente vieron un gran roble (y el tipo de árbol no es coincidencia), retirándose del lugar. Ésta habilidad les permitía descansar con seguridad al punto de dormir durante 2 ó 3 días para recuperarse fisicamente y continuar luchando.

Los jaratkterniky kozakos poseían una personalidad excéntrica; se entusiasmaban exageradamente con temas inusuales, como la cacería de tesoros. Existen muchas historias y leyendas sobre los zapórogos jarakterniky y tesoros; se dice que los enterraban ellos mismos (el origen del nombre del rio Skarbna, que significa, justamente, tesoro). Pero lo más impresionante es que, siguiendo los fuegos fátuos, que parece ser ellos dominaban, y cúmulos de neblina que se formaban sobre antiguos montículos mortuorios, más otros signos como estrellas fugaces, lograban hallar tesoros ocultos y desenterrarlos.

El kozako Mamay – Pintura ucraniana antigua – Siglo XIX

También podían curar heridas, con sólo un acercamiento, y revivir muertos, atrapar balas en el aire.

Otra gran habilidad que poseian era la de cruzar rios caminando; simplemente colocaban una piel sobre el agua, y podían caminar sobre el rio o lago. Se dice que cuando la zarina Catalina los exterminó como organización, y los desterró por no aceptar estar a su servicio, los kozakos le demostraron su poder llenando sus botas con tierra, sus botellas de horilka y finalmente colocando varias pieles sobre el mar negro para irse caminando sobre ellas a Turquía, en donde estuvieron algunos años en el exilio. (Enlace a “їхав козак за дунаї).

Retaguardia de los zapórogos – Cuadro por Józef Brandt

En la época de los kozakos vivía el mago Fesko en la gran estepa. Los demas, incluso otros kozakos, tenían miedo de acercarse a Fesko y, si él daba alguna orden, la obedecían sin rechistar.

Porque demostraba sus poderes con un rábano negro que extraía del suelo en su amplio conocimiento de hierbas. Cortaba el rábano y vertía su jugo sobre la persona. Primero el jugo se tornaba blanco, y dicha persona enfermaba; luego se ponía negro, y ésta fallecía.

Pero Fesko luego la revivía; con unas palabras, el rábano absorbía el jugo negro, y luego el blanco, y la persona revivía.

Hubo varios jarakterniky que vivieron más de 100 años (ver artículo sobre la longevidad en Ucrania), y algo que no es muy sabido es que también había guerreras kozakas jarakterniky. Recientemente se realizó un hallazgo arqueológico, de una tumba kozaka, en donde había dos mujeres y 8 hombres enterrados.

Existen varios hetmanes kozakos jarakterniky; Ivan Sirko, de quien hablamos más adelante, Petro Sahaidanachy, o Ivan Bohun, son algunos ejemplos. Este último, por ejemplo, tenía la fama, históricamente documentada, de poder entrar con toda su tropa en un campamento enemigo tan sigilosamente, que ni los perros los percibían. Y, como ya mencionamos, enterraban sus lanzas en el suelo y causaban al enemigo, generalmente polacos, la ilusión que eran juncos.

Los jarakterniky producían un “grito” especial, tomando un haz de juncos, metiéndolos entre agua y cera y gritándoles. Luego cada uno de estos juncos era esparcido por la estepa; cuando los caballos del enemigo pisaban un junco de estos, se liberaba el grito, que el batallón kozako escuchaba a larga distancia para ubicar por dónde venía el enemigo.

Estos kozakos magos utilizaban suelo como medicina en varios casos. En caso de una herida fuerte, con abundante sangrado, un jarakternyk envolvía tierra en una telaraña y la colocaba sobre la herida para detener la hemorragia; pero este método tiene sus secretos, pues todo médico sabe que ésto no causa más que infecciones.

Se dice que eran los rápidos del Dnipro los que otorgaban cierto campo energético que daba sus poderes a los kozakos magos; el agua pasaba por ciertas rocas, parte de los rápidos (de hecho, “zaporizhzhia significa ‘más allá de los rápidos’), y obtenía la mencionada energía. Algunos dicen que, en su temor a dichos kozakos magos, fue que se construyó el dique y la planta eléctrica de Zaporizhya durante la época soviética, eliminando los rápidos y, por ende, la fuente de poder de los jarakterniky.

Eran muy bienos herbólogos. En sus pipas fumaban una amplia variedad de hierbas (leer articulo), por ejemplo la artemisia, para calmar los nervios y estar asi concentrados y centrados en un combate; al amanecer, rodaban sobre el pasto fresco para absorber e impregnarse del “agua de hierro”, el rocío de la mañana que tiene poderes mágicos (ver artículo que amplía). Además, al recolectar dicha agua con telas, las exprimían luego y agregaban hierro oxidado; al beber el agua, curaban una buena cantidad de dolencias, incluida la anemia.

Otra forma de curar heridas para que no se infectara era mezclar horilka con pólvora y aplicar. La herida sanaba con prontitud y podían continuar luchando, o labrando el campo.

Otra herramienta que siempre cargaban, ademas de la pipa, era una herradura. Solían sobar con la herradura los cadáveres, para ayudar a las almas de los muertos, y esa misma herradura la utilizaban luego con los heridos o con desgarres musculares.

Al poseer poderes de la magia, eran considerados malignos por la iglesia; por ello eran enterrados boca abajo y no se realizaban ritos cristianos, además de ensartar una estaca de madera en su corazón. Se supone que, de esta forma, no resucitarían durante el dia del rapto, o arrebatamiento, mencionado en la Biblia.

Como indicamos al principio de este artículo, dominaban las fuerzas naturales, que ya hemos conocido con su conocimiento de herbología o su uso del agua de gutación y el rocío de la madrugada; pero el jarakternyk que más destacó en esto fue el hetman Ivan Sirkó.

De hecho, se piensa que ese no era su nombre real, sino su nombre jarakternik, pues la palabra “Sirko” proviene de “Siryi” que significa “gris”, en referencia al lobo gris. Y existe un buen número de leyendas en torno a este gran líder kozako. La primera de ellas, relativa a su nacimiento, menciona que vino al mundo con dientes; esta característica en un bebé era alarmante, pues se relacionaba con que éste iba a ser asesino durante su vida adulta, y los pobladores querían matar al niño; pero el padre les dijo:

Este niño morderá, señores, y ¡vaya que lo hará!, pero a nuestros enemigos

Se dice que, desde niño, el joven Ivan ya movía objetos sólo con la vista, y más adelante sus enemigos, que le temían, los tàrtaros, lo apodaron “Shaytán (шайтан)”, es decir, Satán.

Pero la leyenda que da origen a su pseudónimo y al término “Kozakos-lobo”, es la siguiente: durante la noche de Ivan Kupala (enlace) el jovencito desapareció, y no regresó sino hasta los tres días, y con la ropa deshilachada. Las personas pensaron que había tenido una lucha con el diablo, pero la verdad es que había estado caminando sin rumbo, sólo guiado e inspirado por la luna llena cuando, en un claro, se había topado con una loba y su cachorro; la loba lo atacó, pero el niño la derrotó y se quedó con el lobezno, que fue su acompañante por muchos años. Esta historia se supo sólo cuando se la contó a sus hijos.

Otra historia sobre Ivan Sirko es que en cierta ocasión, cuando tenía 12 años, llegaron los kozakos a su aldea. Al escuchar las historias sobre los jarakternyky, el pequeño se identificó con dichos kozakos magos, y quiso ir con ellos. Pero era muy delgado y no se veía físicamente capaz de ser uno de ellos aunque, sin embargo, se lo llevaron.

La prueba de iniciación para ser un jarakternyk era correr durante la noche, sin luna, a campo abierto, sin saber que había un profundo precipicio. Pues un verdadero kozako-mago puede ralentizar el tiempo (por eso pueden detener balas), e incluso pasar a otras dimensiones otros mundos (ver artículo). El jovencito Ivan Sirko logró evitar el precipicio al pasar a otra dimensión, ganando el examen de admisión.

Y, finalmente, otra cualidad que tenían los kozakos jarakternyky era la de convertirse en cualquier animal, aunque su favorito era el lobo. Se dice que, parte del entrenamiento para los aprendices, que eran reconocidos desde bebés por los maestros, era someterlos al candente sol durante horas y arrojarles agua fría y, por la noche, llevarlos al bosque y atacarlos de improviso. Este estado de debilidad y semiconciencia al que llegaban, los llevaba a desarrollar la habilidad de convertirse en lobos, en su instinto de superviviencia.

Otro personaje que inspiró, ya en el siglo XIX, y recordó a la población sobre estos grandes magos, fue el kozako Mamay.

Si bien no se han hallado grandes vestigios sobre la existencia de estos kozakos magos, o kozakos lobos, se la tiene por verdadera. Claro, muchos etnógrafos piensan que son resultado de la exageración de la percepción de habilidades reales de los guerreros kozakos.

Asi como con los héroes griegos, piensan varios, cuya fama los precedía y ganaba la mitad de la batalla por causar predisposición entre los soldados enemigos, los kozakos magos tenían realmente el dominio de la naturaleza; de hecho, la mayoría de la población rural de Ucrania conoce muy bien la naturaleza, y se mantiene en comunión con ella.

Enlace 1

Enlace 2 (Amar Ucrania)

Enlace 3

Autor: Ucrania Fantástica

Слава Україні! ¡Que viva Ucrania! Libre, independiente, soberana

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s