Información en español sobre Ucrania

Las Veladas de Dikanka – de Mykola Hóhol – Historia y Reflexiones

Deja un comentario

Las Veladas de Dikanka, también traducido como “Tardes (o noches) en una aldea (o granja) cerca de Dikanka”, es una colección de cuentos cortos por Mykola Hóhol, escrita entre 1829 y 1832.

Es importante aclarar que las traducciones “granja” o “aldea” no son tan apropiadas como sería “Jútir”:

Una Хутір (plural – ху́тори) es un caserío, traducido al español también como “casco”.

Es un término muy utilizado durante la época del Imperio Ruso, y la posterior Unión Soviética, para designar un asentamiento rural saparado, construido en tierra de propiedad privada, consistente en una sola finca o granja, generalmente. El nombre era utilizado también en ramales de aldeas campesinas, además de las regiones en los que los kozakos zapórogos se establecieron en el Don bajo o en la región ucraniana de Kuban. A comienzos del siglo XVI los kozakos construían asentamientos de invierno, para albergar sus caballos y ganado. Los Jútory se expandieron en Ucrania luego que la servidumbre fuera abolida en 1861, y se continuó difundiendo durante la reforma agraria de Stolypin, que inició con el decreto del 9 de noviembre de 1906, que permitía que el casco de un asentamiento demandara la comuna (obshchyna) como propiedad suya. Si el caserío se asentaba en esta tierra, tanto el casco como el caserío circundante eran llamados Jútir; pero si el caserío era parte de una aldea, la tierra que el casco recibía era llamado “otrub” (plural: otruby).

Durante los años de reforma (1906– 1916) fueron registrados 400,000 jútory y otruby (14% de los caseríos), en un área de 2.7 desiatins. Las regiones en las que existían mas Jútory era en el sur y en la Ucrania Slobidska. En Jerson y Járkiv, por ejemplo, el 22.5% de todas las granjas era Jútory u otruby, mientras que en Poltava sólamente era el 12.9%. Las familias lo suficientemente grandes como para realizar todo el trabajo necesario para manejar una granja, se asentaban a menudo en Jútory, por lo que, en consecuencia, el área de campo de la que disponían era mayor que la de los habitantes de las obshchyny. De esta manera, un caserío tipo jútir en la provincia de Poltava, en promedio poseía 26.7 hectáreas, mientras que los de una obshchina promedio poseía 7.7 hectáreas. Los propietarios de una Jútir, cuando lograban tener una cantidad de dinero para ser considerados ricos, eran llamados kulaks.

Después de la revolución de octubre de 1917, una redistribución de la tierra, afectó a terratenientes y propietarios de jútory por igual. Alrededor del 20% de las granjas más acaudaladas fue distribuido dentro de campesionos pobres, con un 89% que se dio luego de lucha violenta. Para 1922 había bajado la proporción de jútory y otruby a 4%, aunque durante la colectivización desapareció por completo el formato de jútir como manejo de la tierra. A pesar de ello, la población continuó viviendo en este formato, de forma únicamente habitacional.


Estos cuentos aparecieron en varias revistas y fueron publicados en forma de libro hasta que Hóhol tuvo veintidós años de edad. El autor nació en la aldea de Velykyi Sorochyntsi, cerca de Poltava, y pasó su juventud en Ucrania hasta los diecinueve años. Sus primeras impresiones y vivencias de la niñez y juventud fueron las que inspiraron estas obras, tan agradables a la lectura a pesar de presentar episodios de terror, como en “La víspera de San Juan”, colmados de bellas descripciones sobre su gente, mitología, paisajes de Ucrania.

En una serie de cartas a su madre, pedía a ésta que le escribiera descripciones de las costumbres, vestidos, supersticiones y leyendas de su aldea, para recordar sus vivencias tempranas.

Aunque no fue su primera obra, si fue la pionera y fundamento que formó la esencia de su estilo y, especialmente, su sentido a lo macabro. Fue esta la obra que probó que él era un nuevo poder en la literatura de la rusia imperial, con la cuidadosa entremezcla de lo horrorífico y lo humorístico.

Alexander Pushkin tuvo algo de influencia sobre la escritura de esta colección, que presenta varias referencias a Ucrania o, de hecho, fuertemente enlazada al folclore y cultura de su pueblo natal, ofreciendo una nueva perspectiva del tiempo de vida de Hóhol. De hecho, el autor marca más la diferencia entre las culturas ucraniana y rusa en esta obra; Ucrania para él es belleza, tradiciones, mitología, escenas cómicas pero cándidas, y las obras que hablan sobre su tierra natal son muy distintas en los sentimientos que infunden al lector, de las que luego clasifican los estudiosos de la literatura como “historias de San Petersburgo”.

La estructura de la obra se convirtió en una de las características propias de Hóhol para sus obras posteriores, encontrada claramente de nuevo en “Almas Muertas” (enlace). Esta obra, “Veladas” le ganó a Hóhol el mérito que lo llevó al notorio puesto dentro del círculo literario ruso, lo que le abrió las puertas para futuros trabajos.

Todos y cada uno de los cuentos, aparentemente independientes, fueron basados en el folclore ucraniano y presentan elementos cómicos y a un narrador que los enlaza, apicultor, Pan’ko-el-Pelirrojo, quien es el que dicta las historias al lector. Otros pocos caracteres se mencionan en términos de las historias que presentan, pero, a pesar de ello, son narrados por el apicultor. Esta corta sección (el prefacio) nos presenta al apicultor Rudy Panko, quien nos introduce al tema al informar al lector que lo siguiente consiste en una serie de cuentos fantásticos que él ha escuchado. Habla con seguridad, al punto y directamente al lector, como si éste estuviese sentado frente a él a la mesa o en las afueras de su aldea. Habla sobre la placentera serenidad de la vida campesina y menciona abundantes festividades. Continúa contando sobre las historias en estas fiestas nocturnas, y luego comenta que nadie puede contar historias como Rudy Panko. Su nombre significa “rojo” en ucraniano, y es un apodo, de nuevo para hacerlo ver informal y personal.

Y es importante hablar en primer lugar del prefacio, en el que el escritor nos ambienta, nos coloca en el lugar mencionado: hablando con Rudy frente a frente sentados a la mesa en una fiesta nocturna a las afueras de la aldea. Sería interesante que el lector de este análisis se familiarice con las Vechornitsi, leyendo el artículo enlazado aquí, pues a eso se refiere el “Veladas” del título. Es difícil traducir la palabra «Вечори》 del título en ucraniano al español, aunque la palabra que más se acopla es realmente “Veladas”, debemos conocer primero qué son las Vechory, quién es la Hospodarka (enlace) y el Hospodar (enlace), y cómo se celebran estas fiestas vespertinas.

Desde el título, entonces, ya nos ubicamos de lleno en Ucrania.

Es importante ver también la primera frase, una cita que coloca al principio del primer capítulo del primer libro:

Me aburro en la choza solo,
llévame fuera de casa,
donde reine el alboroto,
donde dancen las muchachas
y se diviertan los mozos.
(De una vieja leyenda)

Esta frase nos transmite el sentimiento que esperaremos del libro completo. Ya sea con las graciosas aventuras de la familia que va a la feria de Soróchintsi a vender su trigo, y paran casando a la hija, a regañadientes de su madre, tras pasar alegres aventuras con un demonio disfrazado de cerdo que busca una casaca roja perdida.

Una obra artística, ya sea literaria, de arte plástica, musical, danza, escultura y otras formas de expresión, es exitosa si nos transmite sentimientos, además de lo racional. Y “Las Veladas de Dikanka” nos transmite sentimientos del lado positivo, es decir, agradables. Nos reímos al leer la Feria de Soróchintsi, y no nos aterramos, sino mas bien nos sorprendemos, boquiabiertos, por las aventuras del joven con la bruja que vive en una casa con patas de gallina y satanás convenciéndolo de cortar una flor mágica. Y asi son los demás cuentos de esta recopilación. Algunos aterradores, pero inocentes en comparación con uno de sus últimos trabajos, “Almas Muertas” que, a pesar de estar ambientado en el mundo real, y a pesar de haber sido planeado por el escritor como una comedia, presenta tan clara la realidad de la sociedad de la Rusia imperial, que para siendo más terrorífico, inspira más sentimientos negativos que “El Viy” (enlace), por ejemplo, también ambientado en Ucrania y su maravillosa mitología.

Hóhol nos presenta en esta obra algo agradable. Nos describe rebosando de adjetivos calificativos que nos hacen sentir lo maravilloso que es el pueblo ucraniano y sus costumbres, tradiciones y mitología. Al leerlo, nuestra mente se transporta casi literalmente a la escena que nos está describiendo el autor.

Si una persona que no conoce gran cosa sobre Ucrania pregunta a un filólogo o historiador sobre la época de los Kozakos, éste probablemente le recomiende que lea “Taras Bulba” de Hóhol; y si le pregunta sobre la mitología ucraniana, es alta la probabilidad que le recomiende que lea “Las Veladas de Dikanka”. Es una obra en la que se describen las principales criaturas de la mitología ucraniana, asi como las principales tradiciones de un pueblo de corazón puro porque, quien cree en estos seres mitológicos, por más que sea el demonio, tiene el alma mas pura que aquel que no cree más que en “la realidad” y le importa más lo material.

Veamos ahora cada una de los cuentos:


1. LA FERIA DE SORÓCHINTSI

La feria de esta ciudad se ha celebrado desde la antigüedad, prohibida sólamente durante la época soviética. El 18 de agosto de 1999 obtuvo el título de “Feria Nacional” del país, por medio de un decreto presidencial. Llega todo tipo de producto, desde artesanías hasta maquinaria pesada en la actualidad; se reúnen alfareros, fabricantes de alfombras, agricultores de todo tipo de producto, apicultores, ganaderos; en fin, de todo. Y en cuanto a entretenimiento, aún llegan titiriteros, como nos narra Hóhol y aparece en la película, y actualmente se realizan festivales musicales y varios eventos divertidos.

En esencia, la feria de Soróchintsi es un lugar agradable. Y asi nos la presenta Hóhol. Una familia va a vender sus animales y trigo, la hija va por primera vez, ilusionada y maravillada por lo que ve, y termina enamorada y hasta casada con un joven kozako. No es necesario visitar esta feria, ni siquiera visitar Ucrania, por el éxito de este primer cuento en presentàrnosla.

Nos introduce también, de una forma que da más risa que temor, tanto al lector como a los personajes participantes, a ciertos seres malignos, mitológicos, que rondan siempre en estas alegres reuniones: un demonio disfrazado de cerdo. Uno, como lector, salta cuando súbitamente aparece el hocico del cerdo, supuesto demonio, y los señores que se encuentran contando la historia salen huyendo.

Este primer cuento inspiro algunas películas y una ópera, escrita, pero sin terminar, por Modest Mussorgsky, que luego finalizaron otras manos.

En el artículo que enlazamos aqui (pinchar), explicamos más a fondo la feria en sí, y enriquecemos la información sobre las películas y ópera.

Y por medio de este enlace (pinchar), accedemos al cuento traducido al español.


2. LA VÍSPERA DE SAN JUAN

Sería buena idea familiarizarse con la festividad de IVAN KUPALA antes o después de leer esta obra, así como con el personaje mitológico BABA YAHA, y la FLOR DEL HELECHO, o también las reuniones de brujas en LYSA HORA. (Pinchar las mayúsculas para acceder).

La Víspera de San Juan nos ubica en una aldea muy humilde, ¡Sus viviendas eran simples agujeros excavados en la tierra!, en un punto geográfico, ….pero que se alzaba a menos de cien pasos de Dikanka…, y en una época: ya que en aquella época casi todos los hombres participaban en las incursiones de los kozakos.

Como en el resto de la obra y de todas las historias de Hóhol que pertenecen al grupo “Ucrania”, los hechos son agradables a pesar de hablar de demonios, un niño sacrificado, brujas y desgracia; a diferencia del grupo de historias agrupadas en la categoría “San Petersburgo”, como “La Nariz” (enlace), “Diario de un Loco” (enlace) y culminadas con “Almas Muertas”.

Mientras que el primer cuento sobre la feria de Soróchintsi nos presenta a una familia completa, en La Noche de San Juan es una pareja, muy pobre; al yerno no lo aceptan los padres de la novia, por no tener dinero, y cae en una serie de sucesos por conseguirlo, obedece sin saberlo al demonio y entrega a un niño a la bruja; participan muchos más criaturas mitológicas que en el primer cuento, y hay más acción; el sentimiento que infunde es que la ambición y la codicia son obras del demonio, y el ser humano bondadoso se pierde al caer en ellas. Fácil caen las buenas personas, ingénuas y codiciosas a fuerza, por la necesidad.


3. NOCHE DE MAYO O LA DONCELLA AHOGADA

Nuevamente enlazamos otros artículos que nos pueden ampliar la información en este análisis. Comenzamos con la conocida canción folclórica “¡QUE NOCHE, ESTRELLADA!” que, al igual que la ópera “La doncella ahogada”, está inspirada en este cuento.

Hóhol no se detiene en su bella descripción de su querida Ucrania: ….hacia el cielo azul de Ucrania, tibio e inmenso, medio oculto por las frondosas ramas de los cerezos que se alzaban ante ellos…

En este cuento, es una pareja de enamorados, de “diecisiete primaveras” la muchacha Halia, y Levko un fuerte mozo kozako, quienes nos introducen la historia.

Un cuento en el que la malvada es la madrastra, y por el que conocemos más criaturas de la mitología ucraniana. Recurrentemente aparece la RUSALKA en la mitología ucraniana, y MAVKA es una rusalka especial. Ambas criaturas también juegan un papel importante en la obra de LESYA UKRAYINKA: LA CANCIÓN DEL BOSQUE. (Ver también “Personajes de la Canción del Bosque”). La rusalka, como se puede leer en el artículo enlazado, es una ninfa de agua, que proviene de una niña que se ahogó antes de ser bautizada, o de una jovencita que murió por amor, como es este caso, despechada por su padre.


Opera de Mykola Lysenko, titulada “Noche de Mayo o la Ahogada”, basada en el cuento del mismo nombre de Mykola Hóhol, parte del libro “Las veladas de Dikanka”.

4. EL MENSAJE DESAPARECIDO

Este cuento, el último de la primera parte, inspiró una película, filmada en 1945. La historia sobre una carta que se perdió, que iba destinada a la zarina, es narrada por Foma, quien luego vuelve a aparecer en “Un lugar embrujado”, en la segunda parte.

Hóhol nos presenta aquí la feria de Konotop, en donde el protagonista entabla amistad con un kozako zapórogo que vendió su alma al diablo. Pide a otro amigo que lo cuide, pero ambos fallan y a la mañana siguiente nota que desapareció su sombrero, en donde había cosido la importante carta, y su caballo, junto con el kozako que debían cuidar. Un mesonero le dio instrucciones para encontrar el sitio de reunión de los demonios, que el protagonista sigue, encontrando el lugar.

Por el momento es el cuento de este libro con mayor cantidad de criaturas malignas:

Había tal cantidad de brujas como copos de nieve en Navidad, todas emperifolladas y pintarrajeadas como señoritas en una feria……//….No obstante, a pesar de su miedo, mi abuelo se echó a reír cuando vio cómo los diablos, con sus hocicos de perro y sus patas de alemanes, movían sus colas y cortejaban a las brujas, tal como hacen los muchachos con las jóvenes bonitas; mientras tanto, los músicos se daban puñetazos en las mejillas como si fueran panderetas y silbaban por las narices como si fueran flautas.

Logra recuperar su sombrero, con la carta, tras tres partidas de cartas contra estos seres malignos, perdiendo en las primeras dos, pero encontrando que, al hacer la señal de la cruz sobre la baraja, logra vencerlos. El caballo lo recupera ya muerto:

….cuando delante de él cayeron ruidosamente los huesos de su caballo.

Logra cumplir su misión, y la única consecuencia que queda de esta experiencia es que su esposa baila sin poder detenerse una vez al año, para el aniversario de su trinfo sobre los demonios y brujas.

PARTE 2: 1. NOCHEBUENA

Este es un extracto de otro artículo en ConUcrania sobre este libro:

Cada uno de los segmentos se basaron en el folclore ucraniano y presenta elementos de comedia y un narrador de enlace, el apicultor Rudi Pankó (“Pankó el Pelirrojo”), quien está dictando las historias al lector. Se mencionan otros personajes en relación con las historias que proporcionan, pero a pesar de ello estos segmentos se siguen narrando a través del colmerero Rudi Pankó.

Enlace

En Nochebuena, traza Hóhol un cuadro de costumbres muy vivo enmarcado en la víspera de Navidad en un pueblecito ucraniano. Así, el lector puede degustar la gastronomía típica de esa noche, como el kutiá o LOS VARENYKY o el BORSHCH, o unirse a los jóvenes que cantan las KOLYADKY de puerta en puerta, algo así como nuestros villancicos. En ese contexto, una historia de amor con la desdeñosa y altiva Oksana que cifra su corazón al precio de quien pueda conseguirle unos zaptaos como los de la zarina; Vakula, el herrero, con la ayuda del demonio, volará hasta San Petesburgo para conseguirlos; entretanto, la madre del herrero, Soloja, da juego a tres pretendientes: el kozako Chub, el diácono (casado) y el alcalde, lo que configura divertidas coincidencias en la línea de las comedias de enredo.

En este cuento, el demonio roba la luna para dejar a oscuras a los enamorados; una bruja colecciona estrellas, que juegan cogidas de las manos en el cielo; magos sentados sobre pucheros surcan el éter; “más allá veíase un enjambre de espíritus que se extendía a modo de nube. Un diablejo que bailaba cerca de la luna, se quitó el gorro al ver pasar al herrero montado a caballo sobre el demonio. Una escoba tornaba a su destino al quedar abandonada por su dueña”, y estas imágenes de fantasía, alternan con el realismo costumbrista sin transición y con total normalidad, lo que da lugar a capítulos de plena comicidad.

Sin embargo, tras la aparente juguetona estampa, Hóhol realiza una radiografía de todas las clases sociales y, veladamente, presenta la superstición, calibra la moralidad de los altos estamentos y de las jerarquías eclesiásticas e, incluso, se atreve a poner en tela de juicio la política de los zares, en la entrevista que mantiene un kozako ante la zarina Catalina, actitud que se adelanta a sus obras mayores, donde Hóhol llevará a cabo una peligrosa crítica contra la Rusia autocrática y feudal.

Esta actitud incomodará su vida durante toda su carrera literaria hasta lo insoportable: Hóhol morirá en Moscú al borde la locura.

TERRIBLE VENGANZA

Probablemente escrita a fines del verano de 1831 y publicada en 1832; aparecen de nuevo espíritus malignos, y aquí, especialmente, aparece el anticristo:

….¿Sabes que tu padre es el anticristo? El año pasado, cuando me disponía a marchar con los polacos contra los crimeanos (en aquel entonces todavía mantenía buenas relaciones con ese pueblo infiel), el superior del monasterio de Bratsk, que era un hombre santo, esposa mía, me dijo que el anticristo posee la facultad de invocar el alma de cualquier persona, pues cuando dormimos, nuestra alma vaga a su voluntad,….

Este cuento es un ejemplo del pensamiento de Hóhol en el que el demonio está siempre presente en la vida de todos nosotros, y una muestra muy obvia de su filosofía religiosa en general.

El formato literario de esta obra fue luego clasificado como “skaz”, en el que el autor identifica los personajes con términos lingüísticos específicos según su forma de hablar, además de varias alteraciones del flujo literario, como pies de página. Una pieza incomparable en la presentación del folclore ucraniano.

A diferencia de otros cuentos dentro del mismo libro, éste es ambientado en la gran ciudad de Kyiv, empezando en la boda del kozako Yesaul Gorobets, y como invitados están Danilo Burulbash y su esposa Katerina. Más adelante aparece el padre de la señora Katerina, luego de 21 años viajando por el extranjero.

Pero durante la feliz boda aparece un brujo, vestido como kozako, que es espantado por el anfitrión, presentándole dos ÍCONOS religiosos. Al regreso, la pequeña familia, junto con su pequeño hijo Ivan, pasan en su travesía por el DNIPRÓ a la par de un cementerio, y tanto la esposa como el pequeño tenían terror, pero el valiente kozako los tranquilizó con que estos guerreros no temen a los brujos; al día siguiente llega el suegro, quien se comporta como un polaco, evita comer los platos típicos ucranianos, y se pone violento, tras lo que se desata una pelea en la que el suegro dispara en el brazo al esposo de Katerina, pelea que sólo ésta puede detener.

Eventualmente se descubre que el hechicero es el suegro, a quien lo capturan entre varios kozakos, y encadenan en una prisión, pero éste engaña a su hija para que lo libere. A pesar de ser un hechicero, no puede salir por si mismo del cautiverio, pues fue bendecido especialmente, pero si engaña a su carcelero, quien le coloca los grilletes a una rama en vez de su brazo. Logra huír gracias a su hija.

Casi al final, Hóhol nos describe la geografía de Ucrania por medio de un evento especial en el que todos podían verla desde un solo punto:

Aquellos que habían visto mucho mundo reconocieron incluso Crimea, emergiendo cual montaña del mar, y el cenagoso Sivash. A la izquierda se veía la tierra de Galitzia.

Hóhol presenta de nuevo en este cuento varios elementos del folclore ucraniano, incluso canciones:

La madre llora por el kozako.
¡No llores, madre, no te aflijas!
Tu hijo ya se ha casado.
Ha tomado a una joven por mujer.
En la vasta llanura tiene su casa,
sin puerta ni ventanas.

Así acaba la canción. “El cangrejo bailaba con el pez… “

O las RUSALKY:

de las ondas del Dnipró emergen en hilera las vírgenes que han perdido sus almas; los cabellos de sus cabezas verdes caen sobre los hombros

Al final, una historia coloca al lector atrás en el tiempo, en la que la venganza contra el hechicero es implacable.

El cuento inspiró una película, filmada en 1988 por Kievnauchfilm, que mantiene el tono oscuro, aunque el director Mijail Titov realza especialmente las escenas surreales.

IVÁN FIÓDOROVICH SHPONKA Y SU TÍA

Es una historia sin terminar, pero que Hóhol explica con la introducción en la que indica que un amigo de su amigo Rudy Panko se la dio completa a éste, y él la dejó accidentalmente en un sitio del que su esposa, que no puede leer, utilizó una parte para cocinar unas tartas. El amigo del amigo quedó de darle la parte perdida en un viaje a Gadyach, pero lo recordó ya muy tarde, pasadas 10 km de ella.

Esta historia no lleva seres mitológicos; el personaje principal, Ivan Fiódorovich, recuerda un poco al protagonista de “Almas Muertas”, Chichikov, en cuanto a ser una persona aplicada y callada en sus estudios y trabajo. Sin embargo, dejando eso de lado, luego nos presenta la vida cotidiana en la granja, las conversaciones entre los campesinos y entre sus madres o tías (en este caso); nos presenta un poco sobre la vida en un Jútir.

En abril de 2002 fue transmitido por la radio “BBC Radio 4” una adaptación de esta historia, que titularon “Tres Ivanes, dos tías y un capote”, en el que el desenlace pone a Ivan enlistándose de nuevo en el servicio, lo más lejos posible, en Siberia; sin embargo, su superior no lo acepta y lo envía de regreso a enfrentar el terrible destino de casarse y continuar trabajando con su tía.

UN LUGAR EMBRUJADO

Enlace al Cuento
Es la última historia, incluida como último capítulo de “Iván Fiódorovych Shponka y su tía” de esta recopilación, y es narrada por el Sexon Foma, un kozako, cuyo abuelo fue el protagonista, en la iglesia de N… Esta forma de nombrar un pueblo indefinido, un poblado promedio, como decimos ahora, “Un lugar X”, es utilizada por Hóhol en otras historias, pasadas y futuras.

El narrador es el mismo que contó la última historia de la primera parte, “La carta Perdida”.

En este cuento, mas corto que los demás, de nuevo el escritor coloca criaturas mitológicas, aunque no tan claramente descritas como en La Carta Perdida, por ejemplo, pues aqui es el diablo; nadie lo ve realmente, aunque le hace travesuras al abuelo de Foma.

Es una forma del escritor de decir que el diablo está presente en nuestra vida diaria, y nos realiza jugarretas en cualquier momento. Un aspecto de la vida de Mykola Hóhol que lo llevó a profundizar en este tema, e incluso le hizo perder la cordura tras escribir su obra “Almas Muertas”, en la que, a pesar de haberla querido presentar como comedia, resultó siendo muy seria. En esta historia, el diablo sigue siendo un criatura que, aunque malévola, la maldad es de forma cándida hasta cierto punto, tanto como en las historias anteriores, aunque no lo describe tan claramente como en ésas, con hocico de cerdo o de perro.

Más adelante, Hóhol presenta en un cuento mas serio, “El Viy” (enlace al análisis), a demonios y criaturas más espeluznantes.


A continuación, repitamos los enlaces al los cuentos traducidos al español y listados en orden:

  1. La Feria de Soróchyntsi
  2. La Noche de San Juan
  3. La Noche de Mayo o La Ahogada
  4. El mensaje desaparecido

PARTE II

  1. Nochebuena
  2. Terrible Venganza
  3. Ivan Fyódorovych Shponka y su Tía
  4. Un lugar embrujado

Autor: Ucrania Fantástica

Слава Україні! ¡Que viva Ucrania! Libre, independiente, soberana

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s