Información en español sobre Ucrania


Deja un comentario

La perla de los Cárpatos

En el occidente de Ucrania, tan solo a 60 km de la ciudad de Ivano-Frankivsk, se encuentra una pequeña y preciosa ciudad llamada Yaremche,  poco conocida a nivel internacional, sin embargo muy amada entre los turistas ucranianos. Según la estadística, los últimos años Yaremche ocupa el octavo lugar en la lista de los sitios favoritos para ir de escapada.

Yaremche tiene aproximadamente 8.000 habitantes, una ciudad pequeña, pero bastante famosa como centro para practicar deportes de invierno. No obstante, a pesar de tener una variedad amplia de estaciones de esquí, la ciudad tiene mucho más que proponer a sus visitantes: rutas de senderismo, el encanto de la vida rural, inmejorables paisajes o, incluso, aventuras de adrenalina como, por ejemplo, conducir un buggie por carreteras montañosas.

Algunos hechos interesantes sobre la ciudad de Yaremche:

–          El Balneario Yaremche se encuentra en el Parque Nacional Natural de los Cárpatos, el parque que ocupa más de 50.000 hectáreas y sirve de casa para diferentes especies de animales.

–          Según la leyenda, la primera persona que se asentó en el territorio entre montañas y bosques donde ahora se ubica Yaremche, era un hombre humilde y trabajador que se llamaba Yarema Hodovanets, cuyo nombre dió la denominación a la ciudad.

–          En octubre de 1908 en los bosques de la ciudad actual solía cazar la nobleza de Austria.

–          En el año 1912 unas 2.400 personas vinieron de vacaciones a Yaremche, muchos periódicos locales de aquel tiempo mencionaron la estancia de Carlos I de Austria que pasó un par de días en la ciudad.

Lugares de interés para visitar:

–          Gran cascada  Probij que se encuentra en el centro de la ciudad al lado del río Prut donde se puede practicar goming, saltando del puente que está a una altura de 20m sobre el rio.Se puede apreciarla belleza y fuerza del agua en toda su plenitud absolutamente gratis, ya que no se cobra la entrada.

–          Mercado clásico hutsul de recuerdos ( “Hutsules” – así se llama a un grupo étnico ucraniano que vive en los Cárpatos) donde se encuentran objetos tradicionales, algúnos hechos a mano.

–          Espectaculares iglesias de madera. La provincia de Ivano-Frankivsk alberga aproximadamente 80 iglesias hechas un 100% de madera sin utilizar un solo clavo. En un pueblo cercano de Yaremche, que se llama Dora, se pueden contemplar una de ellas – Monasterio de San Elías y San Juan Bautista –un clásico ejemplo de arquitectura hutsul.

–          Museo de Etnografía y Ecología de los Cárpatos que hace estudios en diferentes campos, tales como identidad étnica, folklore nacional, antropología y características culturales de la región. Estan disponibles visitas guiadas en inglés. Museum of Ethnography and Ecology.

–          Restaurante de madera “Hutsulshchyna” con la arquitectura y la comida tradicional: setas marinadas, banush, carne cocida servidos en vasijas, caldo de setas, etc.

–          Las Rocas de Dovbush es un grupo de estructuras y cuevas mitad naturales, mitad excavadas,que recibieron su nombre por Oleksa Dovbush, el héroe nacional que se convirtió en un Curro Jiménez ucraniano ayudando a los pobres y robando a los ricos. Según la leyenda en estas mismas rocas vivió Oleksa con su grupo que se llamaba oprychki.

–          Río Prut ( río afluente del Danubio que se origina en las montañas de los Cárpatos) donde se puede recibir una buena porción de adrenalina  practicando descenso por el río montañoso.

En cuanto a la época mejor para viajar hay que tener en cuenta que Yaremche se considera uno de los destinos invernales más populares, así que la estancia saldría más barata y económica en primavera u otoño. De todas formas, la ventaja que tiene Yaremche en invierno es sus paisajes fabulosos cuando los copos de nieve convierten la ciudad en unas enteras Crónicas de Narnia. Sin embargo, la pequeña perla de los Cárpatos siempre luce su belleza a pesar del color que tenga, verde o blanco, rojo o dorado – siempre tiene algo especial para proponer a sus visitantes. De los gustos no hay nada escrito, así que cada uno decide por si mismo su época preferida para viajar, pero lo que queda claro es que Yaremche, sin duda, merece ser visitado.

Restaurante de madera “Hutsulshchyna”

                                                                            Río Prut

   Hay muchas actividades culturales y celebraciones tradicionales durante los días festivos