Información en español sobre Ucrania

“Con este ritmo en las reformas, terminaremos dentro de 35 años”

Deja un comentario

Valeriy Pekar es miembro del órgano nacional de reformas y uno de los fundadores de la plataforma social “Nuevo País”, que se dedica al desarrollo y la aplicación de las reformas.

En la entrevista, el experto nos habla sobre la eficacia del Parlamento, el fracaso del cambio y responde a la pregunta: ¿Qué es lo que espera a Ucrania?

84_main

¿Qué es lo que ha hecho el Parlmento en los últimos seis meses, y qué es lo que no ha podido hacer?

En los cinco primeros meses sólo se ha hecho el 39% del trabajo planeado. Pero si tomamos el año entero, las reformas realizadas legislativamente por parte de la coalición son de un 11%. El Parlamento ha aprobado tan sólo una tercera parte de proyectos de ley. Un 19% de proyectos de ley del Consejo de Ministros está anulado y ni siquiera será gestionado. La situación disgusta mucho. Entendemos que lo planeado para los últimos meses del 2015 no será realizado.

¿Porque la coalición no tiene unidad?

No puede haber unidad. En primer lugar, cinco de los partidos de la coalición tienen diferentes cimientos. Además, cada partido está formado por personas muy diferentes, con ideología propia. Por ejemplo, dentro del “Bloque de Petro Poroshenko”  hay una decena de grupos de fracción interior.

¿Alrededor de qué se concentran estas fracciones?

En general, todo el Parlamento se puede dividir en tres partes: “partido del pasado”, “partido del presente” y “partido del futuro”.

El “Partido del pasado”, unos 150 diputados, son aquellos que creen que vivíamos mejor cuando estaba de presidente Kuchma. En aquellos tiempos había un cierto balance oligárquico. Los más ricos tenían un acceso más o menos igual a la explotación del bien público. Creen que hay que volver a ello. Representantes de este “partido” los hay en todas las fracciones. La mayoría está en “El bloque de la Oposición”. Pero tienen un problema: el pasado queda atrás. La sociedad ha cambiado y además hay una guerra.

Si las reformas empiezan después de la guerra, entonces la guerra será interminable. Aquellos que no quieren cambios, harán todo lo posible para que no termine.

¿Cuántos representantes hay del “Partido del presente” ?

La mayoría, unos 200 diputados. Están seguros de que hay que hacer una “redecoración” del país, para que la gente no se ponga rebelde. El problema del “presente” es que no se puede captar, es frágil. Porque hoy el estado económico, social, militar y político del país es inestable. Es imposible congelar aquello que tenemos.

¿Quién forma parte del “partido de futuro”?

Son más o menos 50 diputados. Esta gente, de verdad, ha llegado para hacer reformas.

Así que, tenemos un Parlamento estructurado no por ideologías o valores, sino por listados que no significan nada. Tarde o tempranos el Parlamento tendrá que estructurarse ideológicamente. Si no, siempre tendremos un incumplimiento de la disciplina y cada vez más conflictos interiores. Por eso es un Parlamento transicional. Se ha formado después del Maidan, pero no responde a las peticiones de la sociedad.

¿Cuándo tendremos nuevas elecciones al Parlamento?

Depende de lo efectivo que sea. Si continuamente nos van a faltar votos a favor de reformas reales, o habrá mucho populismo, entonces nos hará falta un nuevo Parlamento ya para la primavera del 2016. Ahora mismo el Parlamento no es capaz de realizar cambios rápidos en el país por esa ineficacia interna. Porque la sociedad cada vez exige más de lo que puede dar el sistema político.

Usted es uno de los fundadores de la plataforma social “Nuevo País”. ¿Qué ha podido realizar ya el proyecto?

La organización fue creada en el Maidan, para una meta concreta: la búsqueda de la respuesta a la pregunta: ¿qué país queremos construir después de Yanukovich?

Desde febrero y hasta finales de abril del 2014, centenas de expertos han trabajado juntos en el desarrollo de una visión íntegra de cómo tiene que ser el país. Después de eso, nos pusimos un objetivo algo ambicioso: ayudar en la aplicación de las reformas ahí donde sea posible.

En marzo usted dijo que “para empezar las reformas hay que empezar una guerra contra el sistema antiguo”. ¿Ha empezado ya esta “guerra”?

Por supuesto que no. Porque la guerra es una sede de reformas, estrategia y acciones activas. No hay tal sede. No hay personas concentradas en las reformas en sí. El Consejo de Ministros no es una sede de este tipo. Al contrario, es un sitio donde las reformas se ralentizan. El éxito en la aplicación de las reformas se puede valorar en tres porcentajes. A este paso, habremos acabado en 35 años.

¿Qué hay que hacer para que las reformas no vayan tan lento?

En cada ministerio hace falta gente que solo se dedique a las reformas. Se necesita una persona que coordine el trabajo. Así fue en todos los países que han hecho reformas con éxito: Nueva Zelanda, Georgia, Finlandia, México. Siempre ha habido un equipo con estrategia, recursos y motivación para cambios rápidos.

¿A nosotros nos sirve tomar como ejemplo a los países extranjeros?

Nos hace falta estudiar todas las posibilidades. Pero hay que orientarse a nuestras propias necesidades. Las reformas consisten en tres cosas: saber qué hacer, cómo hacerlo y por fin hacerlo. Sabemos qué y cómo hay que proceder. El problema es hacerlo finalmente.

Uno de los mayores problemas en Ucrania es la corrupción. ¿Cree que hemos conseguido, por lo menos, empezar a luchar contra ello?

Se lucha sólo en casos concretos. No hay un sistema de lucha. Hasta ahora, no hay nadie en la cárcel. No cambiará nada hasta que 200-300 corruptos de alto rango no acaben detrás de las rejas.

¿Cómo puede la sociedad darle un empujón al gobierno para que empiece a realizar cambios reales?   

Pronto la sociedad entrará en un estado, en el que o demandará reformas con más firmeza o empezará a vivir una vida paralela. Si en el país no hay justicia, la impondrán chicos armados. En nuestro país, todo lo que no puede hacer el gobierno, se realiza sólo. Tenemos un pueblo muy viable, con un gobierno poco viable. Si no se lucha contra la corrupción, el país se hundirá. No podemos vivir con un nivel de corrupción tan elevado como el que tenemos ahora.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s