Información en español sobre Ucrania

El quinto aniversario de la batalla de Ilovaysk

Deja un comentario

El quinto aniversario de la batalla de Ilovaysk. La oficina del fiscal militar todavía está investigando las circunstancias en las que cientos de personas fueron asesinadas. Investiga quién, a quién y quién giró las órdenes, quién dirigió.

Al liderazgo militar ucraniano se le atribuye la tragedia de Ilovaysk. El primero es Viktor Muzhenko, ahora un ex comandante del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas. El segundo fue designado en su lugar por Ruslan Khomchak, quien en 2014 comandó el Sector B (al oeste de Donetsk) y retiró las tropas de Ilovaysk.

El informe provisional de la comisión de investigación provisional de la Rada Suprema establece que Muzhenko solo habló con el primer jefe adjunto del Estado Mayor ruso, pero eso no fue suficiente.

Los presidentes de los países el 26 de agosto en Minsk trataron de acordar un “corredor verde” a cambio de paracaidistas rusos capturados.

Los rusos cambiaban constantemente las condiciones: primero se les permitía irse, luego, se les permitía solo una determinada ruta, y luego, irse, pero sin armas ni equipo.

El 28 de agosto, Ruslan Khomchak decidió salir a pelear. Alguien recibió esta orden, otros no, alguien leyó en Internet sobre el permiso de Putin para el “corredor verde”.

Las columnas se fueron y comenzaron a dispararles.

Hemos recopilado cinco historias de personas que sobrevivieron a la batalla de Ilovaysk. Estas historias se parecen más a una trama de película que a una realidad. Y estas son sólo cinco de las miles de historias que realmente sucedieron.

1

Yuri Sinkovsky, Comandante Adjunto del 40º Batallón Kryvbas

Mantuvieron la defensa en el pueblo de Zelene. Llegaron allí el 8 de agosto, la tarea esñra esperar durante 2-3 días mientras continuaba el asalto a Ilovaysk. Estuvieron un mes. El 20 de agosto comenzaron a atacar los tanques.

Tomo la decisión de organizar la posición justo debajo de los autos, entre los rieles. Había piedras, los muchachos dijeron: “No, no, no podemos cavar“. Pero después del fuego nos enterramos debajo de la tierra. Había suficiente munición. En broma, les pedí a los muchachos que contaran cuántos proyectiles habíamos dejado caer en el día, de 250 a 400. Además del bombardeo, hubo tormentas.

Durante los 15 minutos repasamos la lista, todos conocían su sector de tiro.

En algún momento a las 5 de la mañana del 10 de agosto, algo me empujó. Salgo en “rieles” – responden, salgo en “autos” – respondieron sin problemas. Le dije a la radio que iba a donde nadie respondía.

Miro un poco al pueblo, miro a la valla como si alguien estuviera sentado, estaba un jorobado, antes no estaba allí. Me doy la vuelta y pregunto: “¿Quién eres?”

La primera bala me golpeó con un chaleco antibalas. La segunda: al taller, sujeto a la máquina. Como en un sueño, siento todo, sacudo. La tercera bala se desliza por mi mejilla.

En unos segundos él hizo tres disparos, en posición de arrodillado. Supe de inmediato que era un guerrero profesional, no un minero. Me caigo y disparo solo una vez, empiezo a arrastrarme entre los arbustos.

Los chicos se quedaron dormidos, perdidos. Estaban tan agotados, incluso emocionalmente. Y ellos [los militantes], como las langostas, se iban acercando más y más. Me disparaban a distancias de 30 metros. Fue una batalla muy difícil.

El 20 de agosto, asaltaron los tanques. Estábamos cubiertos de tierra, pero dos o tres proyectiles volaron todo. Estábamos como en la palma de nuestra mano. Un tanque de ellos se detuvo a una distancia de 700 metros [de nosotros]. Entonces me di cuenta de que todos los “GRADOS” son el llanto de un niño en comparación con cómo se dispara un tanque. Te vuelves loco. Ni siquiera tenia 2-3 segundos para escuchar el silbato.

Le digo al francotirador: “Stas, no podemos conseguir un lanzagranadas, no hay forma de acercarnos a ellos”. ¿Quizás podamos intentar darles con un rifle de francotirador? Pero para hacer esto, era necesario entrar en una posición abierta: luchar con un tanque. Él te persigue, y tú con un rifle. ¿Y quién será el primero? Stas dice: “Esta es la muerte al cien por cien“. Pasha, el artillero, dice: “Iré“. Tenía un PKM (ametralladora Kalashnikov – ed.). Yo digo: “Pasha, al menos da tres o cuatro vueltas en la torre“.

Sabíamos que a simple vista no funcionaría, pero podría disparar en alguna parte de tanque. Pasha tenía balas perforantes. Y comenzó a disparar. Se puede ver que las chispas vuelan lejos de la torre del tanque. Dio tres o cuatro vueltas cuando el francotirador comenzó a dispararle. La primera bala le rompió la articulación de la cadera. Comenzó a gritar y siguió disparando. La segunda bala le rompe la vejiga.

Retiramos a Pasha. El tanque estába en silencio. Miramos y sacaron una bandera blanca al tanque. Los chicos querían disparar. Sabíamos que podría haber sido una trampa. Además, hay un tanque en el medio del pueblo. Si está roto y la munición funciona, no quedaría nada del pueblo. No les dejé que terminaran con el tanque. Nuestra tarea era mantenernos vivos.

Pasha fue arrastrado debajo del puente, le dieron anestesia. No hubo médicos – [las heridas] fueron tapadas con trapos. En realidad estábamos rodeados. Él dice: “¿Me estoy muriendo?” Y le dije: “Todo va salir bien”.

Después de eso, comenzaron a disparar donde sea. Duró unos 40 minutos. Estábamos debajo del puente y todavía estábamos enterrados, el refugio era normal. El proyectil golpeó el carro. El carbón empezó a volar, sólo recuerdo fragmentos. Luego me dispararon en el hombro. Como si me hubiera picado un mosquito. Entonces me di cuenta de que era un disparo suave. No podia respirar. Sergei vino corriendo, me miró y dijo, “no es muy grave“. Y yo no podía respirar. El fragmento pasó por mi corazón. Más tarde supe que el pulmón izquierdo se había perforado y había ocurrido una hemorragia interna.

Unos minutos más tarde se abrió nuestro paso. Luego, tanto yo como Pasha fuimos trasladados al hospital de Starobeshevo. Perdí mucha sangre. Recuerdo a la enfermera sosteniendo mi cabeza y sus lágrimas caían por mi cara. Todavía recuerdo el sabor de sus lágrimas.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s