Información en español sobre Ucrania

¿Es Ucrania fascista? -Tercera parte-

Primera parte / Segunda parte

Por qué Putin llama fascista a Ucrania 

¿Entonces, por qué Putin y sus partidarios ven llamas de fascismo en Kiev? Hay varias razones para esta bizarra acusación.

En primer lugar, como la mención anterior de las características clave del fascismo debería haber sugerido, no es Ucrania el país que posee estas características  – sino la Rusia de Putin. Sus instituciones democráticas están prácticamente moribundas, habiendo sido transformado en herramientas flexibles del Kremlin; la sociedad civil y la prensa han sido severamente circunscritas; los representantes de la policía militar y de la policía secreta dominan todas las élites gobernantes y bañan estas con su carácter anti-democrático; la nación rusa y el estado son descaradamente glorificados; Putin es el líder indiscutible, y su imagen de macho exalta vigor, juventud y virilidad; una variedad de grupos pro-Putin rabiosamente jóvenes actúan como la vanguardia del estado; la población apoya abrumadoramente a Putin, y lo ha hecho desde que asumió la presidencia; el etnocentrismo, la desconfianza en los extranjeros internos y externos y una glorificación correspondiente del pasado de Rusia (incluyendo el periodo penal de Stalin), y el presente, son la cosmovisión oficial; Rusia ha llevado a afirmar su lugar “legítimo” en el mundo mediante la participación en la guerra contra Georgia y Ucrania.

Se hace sentido que Putin y su aparato de propaganda acusan a Ucrania de los crímenes que ellos mismos están cometiendo – con el fin de desviar la atención de Rusia  de la propia transformación que la está llevando a ser un estado represivo.

En segundo lugar, el Kremlin tiene que insistir en que los demócratas de Ucrania son fascistas, ya que insiste en que Yanukovich fue un líder democrático. Yanukovich fue corrupto y dictatorial. Él estaba cerrando rápidamente la sociedad civil ucraniana y transformando el parlamento en una institución “grupa”, pero era demasiado incompetente y demasiado cómico como para poder proyectar la imagen de macho que Putin había perfeccionado. Desde el Kremlin se niega a reconocer el derecho del pueblo a derrocar a los tiranos, está insistiendo en que Ucrania está gobernada por una “junta” – que es sólo la abreviatura de fascismo. De acuerdo con esta lógica, ¡los estadounidenses no habrían tenido derecho a rebelarse contra el King Jorge, y el gobierno liderado por Washington, Jefferson y Hamilton no era más que una junta!

Por último, la insistencia del Kremlin en que la Ucrania democrática es fascista se vuelve a la antigua Unión Soviética – así como  a la Rusia zarista – estereotipando a los ucranianos que insistían en sus derechos democráticos y/o nacionales como traidores, agentes del imperialismo, títeres capitalistas y, por supuesto , fascistas. Irónicamente, que Putin y sus partidarios usen continuamente tal terminología demuestra lo profundamente atrapados que todavía están en la cultura política estalinista.

La conclusión es esta: Putin ha transformado a Rusia en un estado fascista. Ucrania ha derrocado Yanukovich con el fin de evitar convertirse en un estado completamente autoritario. La guerra desatada por Putin contra Ucrania es su manera de decir a Ucrania que el fascismo y la democracia son incompatibles.

Fuente: http://m.huffpost.com/us/entry/6600292

Traducido por Victoria Yavorska

Los comentarios están cerrados.