Información en español sobre Ucrania

¿Está Rusia Matando a los Señores de la Guerra de Ucrania del Este?

Deja un comentario

Luego de una seguidilla de muertes brutales, los líderes de Donbás están preocupados que alguien muy poderoso los quiera muertos.

warlords

A Arsen Pavlov, la violencia extrema no le era extraña.

Este comandante ruso, mejor conocido con el nombre de guerra “Motorola” era un veterano de la despiadada campaña de Moscú en la Segunda Guerra Chechena y luego se convirtió en una prominente figura en el continuado conflicto en el Este de Ucrania, liderando un batallón de Separatistas apoyados por Moscú. Pronto emergió como uno de los Señores de la Guerra más famosos, un eficaz combatiente que tomó parte en las mayores ofensivas en el aeropuerto de Donetsk y en Ilovaisk. También él era despiadado, conocido por alardear de ejecutar soldados ucranianos prisioneros.

El domingo 16 de octubre, los métodos crueles de Pavlov finalmente lo alcanzaron.

El mercenario de 33 años fue asesinado por un explosivo a control remoto plantado en el ascensor del edificio de departamentos donde vivía. Pavlov y su guardaespalda vestían ambos armaduras completas, pero solo quedaron de ambos despojos sanguinolentos y un  revoltijo de municiones.

Pavlov es el último de los comandantes Separatistas, y entre los más prominentes en morir en circunstancias misteriosas desde que el conflicto estalló en un principio. Mientras que la guerra en Ucrania continúa, con el número de víctimas de alrededor de 10.000 y sin un final real a la vista, los líderes de las áreas conocidas como República Popular de Donetsk (RPD) y República Popular de Luhansk (RPL) han encontrado su fallecimiento aparentemente en alrededores seguros, lejos del peligro del campo de batalla.

El mes pasado el anterior primer ministro de la RPL, Gennady Tsyplakov, presuntamente “se suicidó” mientras estaba detenido luego que autoridades separatistas acorralaron a docenas de figuras del régimen que eran percibidas como una amenaza interna y los acusaron de planear un golpe. Los oficiales de la RPL adujeron que se había colgado en su celda, pues estaba consumido por su culpa por la “gravedad de su crimen.”

Apenas días antes, un comandante de campo separatista, Yevgeny Zhilin, fue abatido en un restaurant de Moscú. El pasado diciembre, Pavel Dremov, comandante del batallón Cosaco fue asesinado por un auto bomba apenas horas luego de celebrar su propio casamiento. Con anterioridad el mismo año, Aleksey Mozgovoy, el fundador de la Brigada Fantasma, un batallón de militantes pro-rusos en la RPL, fue asesinado en una emboscada de minas y ametralladoras al costado del camino en un pedazo de tierra que él consideraba su propio feudo. Alexander Bednov, un comandante conocido como Batman, fue asesinado durante una ataque a su convoy el 1 de enero de 2015. Y éstas son apenas las figuras más notables; los analistas dicen que ha habido al menos una docena más de muertes.

Las evidencias son difíciles de conseguir en la caja negra del corazón de los rebeldes de Ucrania, dónde los regímenes de la RPL y RPD sostenidos por Rusia emanan confusión, división y misterio. Aunque están circulando dos teorías principales entre los expertos bien conectados y conocedores del separatismo.

Algunos dicen que los asesinatos son probablemente el resultado de peleas internas entre las élites de los rebeldes en el Este de Ucrania. Mientras que buscan consolidar su dominio y recoger las recompensas producto del lucrativo mercado negro de la región; se vuelven unos contra otros.

Otros dicen que Rusia puede estar detrás de la campaña de asesinatos. Luego de trabajar para construir los gobiernos de la región, y de invertir en armas y dinero para defenderlos, los analistas creen que el Kremlin tiene un nuevo interés en liberarse del atolladero de Ucrania del Este y sacarse de encima el régimen punitivo de sanciones. Espera lograrlo haciendo que las repúblicas separatistas sean respetables para las audiencias locales e internacionales- y eso requiere la eliminación de cualesquiera posibles aliados que tienen problemas en cumplir órdenes.

Pavlov puede haber sido catalogado como un subordinado díscolo. Un anterior trabajador de cuello azul (obrero sin calificación) de la república rusa de Komi, se dice que ganó el sobrenombre de “Motorola” trabajando como oficial de comunicaciones en un batallón del ejército ruso que sirvió en la Guerra de Chechenia. En marzo de 2014, cruzó a la febril e industrial Ucrania del Este para unirse a la creciente insurgencia y convertirse en el comandante del batallón Esparta, que está basado en Donetsk y tiene fama de despiadado. Con su barba pelirroja y su mueca desquiciada, y su pasión por el rap ruso, y paseos en cuatriciclos alrededor de Donetsk, Pavlov se convirtió en un Señor de la Guerra mediático- amados por algunos y aborrecidos por otros. Hasta televisó su propio casamiento, una ceremonia a la cual concurrieron luminarias reparatistas tales como Igor Strelkov, el comandante que lideró la toma de la ciudad de Sloviansk y que se convirtió en un héroe para los Separatistas pro-rusos en la intranquila región de Donbás del Este de Ucrania.

Aunque algunos consideraron la celebridad de Pavlov como una distracción de los densos vínculos políticos, militares y económicos que el Kremlin instaló entre Moscú y la Ucrania separatista, y lo veían tanto como un criminal de guerra y un poco como actor. “Era apenas un guerrero mediático,” dijo Mikhail Minakov, un filósofo político de la Academia Mohyla de Kyiv, una universidad con base en Kyiv. “Las figuras más importantes permanecen en las sombras.”

Y aún así, la dramática naturaleza del asesinato de Pavlov fue un shock. Los observadores lo consideraron como un “peso pesado”, pero no desleal a sus superiores en Ucrania y en Rusia. Su asesinato marca el primer golpe exitoso sobre un alto líder de Donetsk, una señal que las fuerzas que están liquidando a los líderes Separatistas pueden estar ganando terreno, ataques similares hasta ahora estaban circunscriptos a la vecina RPL. La cuestión de quién está detrás del incidente ha sido objeto de mucha especulación.

Rápidamente apareció un video en los medios de prensa que presuntamente implicaba a miembros de grupos neo-nazis de Ucrania que se atribuían el hecho. Los cuatro hombres enmascarados amenazaron con matar a otros líderes separatistas y concluían el video con un saludo a lo Hitler. Algunos Separatistas saltaron enseguida sobre el filme sospechoso como evidencia del involucramiento ucraniano en el hecho. Otros desecharon su autenticidad, descartándolo como la última salva de una prolongada guerra de la información.

¿Quién querría a Motorola muerto? Muchos creen que fue su propia tropa. Los feudos sobre el  control de las rutas del comercio y el contrabando de los recursos energéticos- específicamente el carbón ucraniano y el petróleo ruso, son comunes en las regiones separatistas. Se ha dicho que Pavlov estaba involucrado en el comercio de la chatarra, una profesión que el Moscow Times la semana pasada denominó “una de las pocas industrias de crecimiento dentro y alrededor del destruido Aeropuerto de Donetsk”. Al eliminar a los competidores piratas, la coalición gobernante de Ucrania del Este de señores de la guerra y del sindicato de delincuentes podría estar buscando apretar su control sobre estos mercados subterráneos y muy rentables.

“Estas muertes involucran frecuentemente bandidos caídos por luchas territoriales sobre el poder, el dinero, y rutas del contrabando, cuyo control es crucial si vos sos un novato señor de a guerra queriendo financiar una milicia” dijo Daragh McDowell un analista principal sobre Europa y Asia Central de la firma consultora Verisk Maplecroft.

Pero privadamente algunos Separatistas reconocen que el peligro podría estar viniendo de tan lejos como Moscú. El asesinato de Pavlov fue sofisticado, eficiente, y requería un acceso cercano- signos de autoría que sugieren el involucramiento ruso. Hablando con la condición de anonimidad debido a preocupaciones de seguridad, una fuente bien ubicada con vínculos a figuras claves en el régimen separatista controlado por Rusia me dijo: “Algunos están diciendo que actores bien arriba de la cadena  está limpiando la primera generación de rebeldes para destruir cualquier evidencia incriminadora y quitando testigos de crímenes de guerra del medio. El Kremin necesita que sus representantes tengan una cara pública más aceptable.

Las autoridades de gobierno de las RPL y RPD fueron escogidas precipitadamente  hace más de dos años en el medio de la insurrección separatista- una insurrección considerada abiertamente orquestada por Moscú en respuesta al derrocamiento del caído en desgracia presidente ucraniano pro ruso, Victor Yanukovych. La prioridad en ese momento fue colocar algún tipo de estructura de gobierno – no importando cuan cruel- para reforzar los reclamos de las regiones separatistas que eran Repúblicas Populares más que tierras parias armadas y fabricadas por Rusia.

Era un entorno brutal, y las figuras que alcanzaron el poder en estos territorios volátiles típicamente ganaron sus posiciones no con aptitudes políticas, sino siendo los más efectivos e ideológicos combatientes en el campo de batalla. Una de estas figuras fue Aleksander Zakharchenko, quien en la actualidad encabeza la RPD y ascendió a la cima en abril de 2014 como comandante de un batallón conformado por  miembros de un club de peleas y procedió a ocupar los edificios gubernamentales  de Donetsk. De similar manera, Igor Plotnitsky, el líder patotero de la RPL, era un humilde empleado oficial regional antes de la guerra; posteriormente reclutó una fuerza militar y dentro del mes fue designado Ministro de Defensa de la RPL y luego su titular.

Estas instituciones embrionarias sirvieron su propósito cuando el foco estaba puesto en las conquistas militares y toma de tierras en los tempranos días de la crisis. Pero con la guerra en un impasse en el tercer año, el entusiasmo ruso por el proyecto ha menguado; pocos al mando hablan ya de construir “Nueva Rusia”, el núcleo central de la ideología separatista de esta región. Al mismo tiempo parece haber pocas rutas para desandar el conflicto: Ucrania no cederá territorio que considera propio; Vladimir Putin se arriesga a perder imagen – ante sus propios votantes, entre la élite de gobierno ruso y en el escenario mundial- si Rusia se retira demasiado pronto del lodazal. Las precipitadas conversaciones de la semana pasada entre Francia, Alemania, Rusia y Ucrania, que apuntaban a revivir el estancado proceso de paz en Donbás, no tuvieron resultados concretos. Kyiv quiere que los rusos desmilitaricen el Este ocupado antes que se realicen las elecciones locales allí; Moscú y sus delegados representantes separatistas quieren estas elecciones antes de reducir sus tropas.

De acuerdo con esta línea de pensamiento, Rusia está purgando a los Separatistas de sus más visibles y desagradables belicistas en una puja para evitar una escalada mayor y descontrolada en el frente y hacer que los regímenes separatistas parezcan socios más palatables para un futuro proceso de paz. Esta re-estructuración ha involucrado crueldad y derramamiento de sangre, pero no exclusivamente aunque algunas figuras han sido asesinadas, otras simplemente han sido retiradas, tal como Strelkov y el Presidente del Parlamento de la RPD, Andrei Purgin – un imperialista de línea dura que fue reemplazado por su segundo más conciliador- que ahora viven en Rusia,

 La eliminación de Motorola y de gente como él no soluciona los asuntos más espinosos del conflicto, pero puede con el tiempo permitir que Moscú aplique más presión sobre Kyiv al forzarla a negociar con representantes menos radicalizados y más respetables. Tal sacudón puede proveer al Kremlin una vía de salida, permitiéndole a Rusia librarse de este punto muerto, abogar por la remoción de las sanciones punitivas y concentrarse en su guerra en Siria.

Es poco probable que las vidas de Zakharchenko y de Plotnitsky estén en riesgo, dijo Alexander Clarkson, un catedrático en estudios europeos en el Kings’s College de Londres. Pero ellos, también, eventualmente puede necesitarse que  sean removidos de alguna manera- quizá a través acuerdos de asilo en Rusia, bajo la atenta supervisión de los servicios de seguridad. “Los rusos necesitan representantes que no estén involucrados en crímenes de guerra o en el MH17,” dijo Clarkson. “Si Zakharchenko es quitado del medio antes de cualquier elección, Moscú puede presentarle a Kyiv una cara lavada que hace más palatable el simple compromiso de conversaciones directas.”

El miércoles 19 de octubre, lejos de la geopolítica, miles de personas se volcaron a las calles en el centro de Donetsk para participar de los funerales de Pavlov en el Teatro de Opera y de Ballet de la ciudad. Más tarde el féretro del comandante fue montado sobre un howitzer engalardonado de flores, y remolcado a lo largo de las calles. Para la mayor parte de Ucrania, era un criminal de guerra que personificaba los mayores excesos del conflicto. Pero en Rusia y en las regiones separatistas, él era un ídolo que lideró una valiente  carga contra Kyiv. (Curiosamente, Moscú pareció distanciarse de Pavlov luego de su muerte. El vocero del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que los tributos de los medios de prensa al asesinado señor de la guerra que aparecieron a lo largo de Rusia tanto en la prensa estatal como en la privada, “no eran la posición oficial”)

 Los desacreditados Acuerdos de Paz de Minsk que se firmaron el año pasado prohíben el procesamiento de cualquier persona involucrada en el conflicto. A pesar de ello, muchos en Ucrania tenían esperanzas que los transgresores más atroces fueran llevados a la justicia. Pavlov estaba en esa lista. En una entrevista telefónica el año pasado su crueldad fue abiertamente desnudada cuando confesó haber ejecutado prisioneros de guerra. “Me importa una mierd@ de lo que se me acusa, créase o no. Yo maté 15 prisioneros. Me importa una mierd@. Sin comentarios, yo mato si se me da la gana. No mato si no se me da,” le dijo a un periodista.

El mes pasado el Presidente ucraniano Petro Poroshenko catalogó a Pavlov como un “monstruo” y juró que el comandante separatista respondería por sus presuntos crímenes de guerra. El asesinato sin explicación de Pavlov extingue toda esperanza de colocarlo en el banquillo de los acusados.

Fuente: Jack Losh, Foreign Policy, 25 de octubre de 2016

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s