Información en español sobre Ucrania

Crimea: ¿Justicia histórica?

Entonces, ¿Quién se la queda?

Hablan en Rusia sobre la anexión de Crimea, también conocida como Tavria en su historia, como un acto de justicia histórica. Sin embargo, la historia parece no ser la misma para Rusia que para el resto del mundo.

Siendo colonizada por lo cimerios y los escitas en el año 1200 a.C., hasta la población del territorio por parte de los griegos en el año 520 a.C. Fueron estos, a su vez, los primeros en hablar de ella, refiriéndose a esta como peninsula Táurica y nombrando a los tauroescitas que ya se encontraban allí. En aquella época, podía dividirse Crimea geopolíticamente en dos zonas: por un lado, la Táurica de estepa y, por el otro, la Táurica de costa, divididas estas por una cordillera. La zona costera fue poblada por los griegos, donde desarrollaron una agricultura muy avanzada y también  la usaron para la práctica enológica.

Con la caída del Imperio Romano Occidental en el siglo V, Crimea pasó a manos Bizantinas. Estos últimos no pelearon mucho por mantener la hegemonía en Táurica, ya que convivieron con los Kházaros, los cuales ocuparon la zona de estepas de la península, mientras los bizantinos se instalaron en la zona de Quersoneso, cerca de donde hoy se ubica el moderno Sevastopol ruso.

Península de Táurica – Crimea

Comenzamos a hablar de eslavos en la península en el siglo X. El príncipe de Kiev, Oleg Veshchiy, juró vengarse de los bárbaros Khazaros, lo que haría con gran efectividad. El trabajo lo remató Sviatoslav, padre de Vladimir el Grande, este último conocido por bautizar a la Rus de Kiev, la cual fundó el Principado de Tmutarakan. situado en la zona del estrecho de Kerch. El puerto de Tmutarakan llegó a ser comparado con el de Constantinopla por su gran flujo de comercio entre oriente y occidente. Los gobernantes de este territorio adquirieron por el comercio gran acumulación de bienes, de eso no cabe duda. Aunque, una vez más, la estepa de Crimea no fue ocupada por los rusos, ya que se instalaron en la costa, al igual que los griegos. Aprovecharon los mejores territorios, pues apenas controlaban la zona sur desde Kiev hasta el istmo de Crimea. Entonces, ¿por qué iban a perder tiempo ocupando tierras secas de estepa? De esta manera, el norte de Crimea, la mayor parte, quedó ocupada por los pechenegos hasta el siglo XI, cuando los cumanos ocuparon sus tierras.

Los mongoles-tártaros en el siglo XIII,  durante sus ataques a la Rus y a Europa, no pudieron pasar por alto la famosa ‘Perla’. No dudaron en ajustar cuentas con los cumanos. Aunque el sur de Crimea, principado de Fedorovka por aquél entonces, no consiguieron conquistarlo. Así, la Horda de Oro (Imperio Mongol) tenía la mayoría de los territorios del norte de Crimea y del continente que con ella conecta.

La convivencia en paz no duró mucho. Durante finales de la primera y segunda mitad del siglo XV, los turcos otomanos desembarcaron con un fuerte contingente en la península. Cada pueblo huyó del ataque como pudo. Los fedoritas (Principado de Fedorivka) fueron vendidos como esclavos en su mayoría. El Khanato de Crimea, que perteneció a la Horda, se independizó y pasó a ser un protectorado del Imperio Turco. El Khanato de Crimea, estado de los tártaros de Crimea (1441-1783), llegó hasta Moscovia, prendió fuego a la ciudad, e hizo huir a Ivan ‘el terrible’ a Novgorod. De esta forma, Moscú estuvo obligada a pagar impuestos a los tártaros del Khanato hasta 1680.

Cabe destacar la colaboración entre el Khanato y los cosacos ucranianos, con Bohdan Khmelnitsky a la cabeza, en la lucha contra la ocupación polaca. Victoria tras victoria, las ayudas eran devueltas a los tártaros cuando estos sufrían problemas internos por el control de la península. Esto último se le atribuye especialmente al Getman Sahaidachnyj, nombre que lleva hoy en día una fragata ucraniana que resistió a la presión rusa durante la ocupación el Marzo de 2014.

En el siglo XVIII comenzó la decadencia del Khanato de los tártaros de Crimea, la península fue invadida por el Imperio Ruso, los tártaros fueron ahogados en un mar de sangre, en sentido literal. Fue tal la masacre, que los mismos rusos tuvieron que sufrir las epidemias y enfermedades causadas por los cadáveres. A estos acontecimientos les siguieron años de inestabilidad en Crimea, debido a las luchas internas.

Posteriormente, vino el apoyo turco a los tártaros, lo que desembocó en una guerra entre los Imperios Ruso y Turco. Embarcados en una crisis demográfica catastrófica, debido a la masacre de tártaros y, con la orden de la Emperatriz Ekaterina de la deportación de armenios y griegos a territorio ucraniano, hizo que el territorio peninsular quedara desértico, lo que se remedió con la repoblación de rusos.

En los años de la Guerra Civil Rusa, primera mitad del siglo XX, la autoridad política de Crimea no dejaba de cambiar de manos. Estuvo el getman ucraniano de Pavlo Skoropadsky, el ejército blanco del Zar, los bolcheviques… Todo esto acabó en 1920 con la captura de Crimea bajo el mando de Frunze y su posterior su anexión a la República Socialista Federativa Soviética de Rusia. El siguiene cambio de poder, aunque no durase mucho, fue llevado a cabo por la Alemania Nazi. Después, en 1944, se produjo una limpieza étnica por parte de Stalin, que mandó deportar a los tártaros de Crimea a las estepas centro-asiáticas. Y en 1954 Khrushhev, secretario general del Partido Comunista de la URSS, transfirió La República Autónoma de Crimea a la RSS de Ucrania. Desde entonces hasta 1991 no hubo ningún problema, era la URSS. Rusia y Ucrania estaban juntos y no importaba si políticamente Crimea estaba en territorio ucraniano o en territorio ruso, tras la disolución llegó la duda.

Con el Memorándum de Budapest de 1994, las potencias nucleares mundiales firmaron un tratado con Ucrania de no proliferación nuclear. Por el cual Ucrania cedía 5000 cabezas nucleares que heredó de la URSS, vehículos de largo alcance con capacidad para dichas armas y aviones bombarderos de largo alcance con capacidad para armas nucleares, entre otros.

Los comentarios están cerrados.