Información en español sobre Ucrania

La Federación Rusa ocupa su posición en el Consejo de Seguridad de la ONU de forma ilegal

Deja un comentario

En las reuniones del Consejo de Seguridad de la ONU Rusia está representada por el Señor Churkin, que se muestra con un aspecto importante aunque cada vez que se trata de Ucrania se burla de forma demostrativa, evita contestar y bloquea todas las cuestiones importantes que conciernen a Ucrania utilizando su derecho de veto. (Por ejemplo, en el caso de Crimea). Igualmente puede llegar a tener el mismo resultado las votaciones sobre la misión de paz en el territorio ucraniano.

No se puede reconocer a Rusia como la parte conflictiva y excluirla de los debates y votaciones relativos a Ucrania al igual que según la Carta de la ONU, no se puede excluir a Rusia de la lista de los miembros del Consejo de Seguridad. Sin embargo, existe un mecanismo por el cual sí que se podría esquivar el veto ruso.

En 1991 Rusia se autoproclamó como el “estado sucesor” de la URSS y por ello ocupó su sitio en el Consejo de Seguridad de la ONU. Sin embargo, al igual que Rusia, Ucrania y otros antiguos Estados miembros son sucesores por derecho de la antigua Unión de las Repúblicas Soviéticas.

La diferencia entre la “sucesión legal” y la “continuidad” consiste en que en el primer caso se trata sobre la sucesión de los derechos y obligaciones sobre las relaciones internacionales de un Estado al otro. En el segundo caso la clave reside en que un Estado, que por ejemplo al modificar su nombre, desplaza las fronteras de su territorio o cambia su organización política, sigue manteniendo su identidad. Como en el ejemplo de Ucrania que existe como un país desde el año 1917. Entonces el nombre del país varió, camibió durante la existencia de la  URSS y actualmente su nombre oficial es Ucrania. Además, la constitución se reformó totalmente así como su organización política y sus fronteras, pero aun así el país mantuvo su identidad. Por lo tanto Rusia no puede representar a Ucrania y por consiguiente ser el “país sucesor” de un Estado que no existe más como una realidad geopolítica hoy en día.

URSS y la Federación Rusa son dos conceptos diferentes del Derecho Internacional en el cual  la URSS dejó de existir en el año 1991.  Por ello jurídica y lógicamente Rusia no puede considerarse como “sucesora” de un estado que ceso su existencia como realidad geopolítica.

Al ocupar el puesto de la URSS en la ONU Rusia ha violado gravemente las bases de la Carta de esta organización. Si leemos la Carta de la ONU veremos que en el estatuto del Consejo de Seguridad de la URSS hasta la fecha no se menciona ni una palabra sobre Rusia.

Según el estatuto de la ONU la Federación Rusa tendría que acudir a la Asamblea General y al Consejo General con el fin de pasar por el procedimiento de adquisición de la membrecía en la organización.

Así, tras la caída de Yugoslavia, Serbia tuvo que hacer esa transición, aunque Serbia perteneció a RFSY pero nadie sustituye a Serbia por RFSY. En caso de Rusia eso no ocurrió.

En 1991 en la reunión de los países de CEI se tomó la decisión de apoyar a Rusia en que ella siguiera su membresía en calidad de USSR en la ONU incluyendo la membrecía en el Consejo de Seguridad y otras organizaciones internacionales. Posteriormente Yeltsin, el ex Presidente ruso, envió una notificación a estos organismos indicando que Rusia seguirá respesentando la antigua URSS en la ONU sin más discusiones. Nadie se opuso porque eso debía de contemplarse en una cuestión aparte y es la única razón por la que Rusia podría apelar en caso de que se levante de nuevo la cuestión sobre la ilegalidad de su membresía en la ONU. No obstante, existe una excepción jurídica que en efecto anula la legitimidad de este acuerdo. El acuerdo de la CEI (Comunidad de Estados Independientes) compuesta por las exrepúblicas soviéticas no es un acuerdo de carácter internacional sino se considera ser como un acuerdo político. Por ello, éste no debe contradecirse a las bases de la Carta de la ONU (art. 103 de la Carta de las Naciones) y de ninguna forma puede considerarse como la base legal para que Rusia sustituya a la URSS en el Consejo de Seguridad. Algunos autores rusos también admiten que el acuerdo fue tomado como una decisión política justificándolo que en aquel momento no había otra solución y era necesario que alguien asumiera la representación y las obligaciones de la URSS. No obstante, eso no se puede considerar como argumentos jurídicos por lo tanto las bases de la Carta de la ONU han sido infringidas y esta es la cuestión clave.

Así pues, Ucrania actualmente puede y debe solicitar la retirada de la concesión de su acuerdo que ella dio en su momento a favor de Rusia como miembro de la ONU en vez de la URSS y la situación debe volver al Estatus Quo anterior. Es decir la cuestión sobre quién debe ocupar el lugar de la antigua URSS en la ONU debe retomarse. En definitiva, si nuestros diplomáticos mostraran su voluntad, toma de decisión y coherencia y si llegaran hasta el final, entonces podríamos restablecer la legitimidad internacional y expulsar al agresor de la ONU y con ello salvaríamos a otros Estados a los que este agresor siempre aterroriza abusando de su ilegitima posición en la ONU.

Fuente.

Traducción: Iryna Bondar.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s