Información en español sobre Ucrania


2 comentarios

Península de terror

         Se pone sol. La carretera estrecha se extiende entre las montañas. De un lado están las rocas, del otro, el mar. El automóvil se dirige a la costa sur de la península de Crimea por una pintoresca serpentina. Suena una canción tártara de Crimea en la radio “Meydan”. Y el aroma a ciprés…… y la libertad se siente en el aire. Era el verano de 2010. Fue la última vez que estuve en Crimea. Cuatro años después la Federación Rusa ocupó la península ucraniana. Comenzó una nueva realidad. Los registros, detenciones e intimidaciones de las personas que no habían aceptado la ocupación se convirtieron en sinónimos de Crimea.

En febrero del 2014, en el fondo de la Revolución de la Dignidad, Rusia invadió Ucrania cínicamente y ocupó la parte del estado independiente. Tras los disparo a los manifestantes en el centro de Kyiv pensamos que lo más horrible había quedado atrás. El 26 de febrero todas los canales de televisión transmitieron en vivo multitudinaria manifestación por la integridad territorial de Ucrania delante del Tribunal Supremo de Crimea en Simferópol. Miro atentamente las caras, revisando el vídeo. Aquí está Akhtem Chiygoz, vicepresidente de Mejlis, órgano de representación de los tártaros de Crimea. Fue condenado a ocho años de prisión por falsa acusación de “organizar disturbios masivos” el 26 de febrero. Realmente fue por su posición cívica pro-ucraniana. En ese mismo vídeo está Ervín Ibrahímov, miembro de Mejlis regional, secuestrado en primavera del 2016 en la Crimea temporalmente ocupada. Su destino aún se desconoce. Así como el destino de 14 personas más secuestradas en la Crimea ocupada. Las seis personas desaparecidas fueron encontradas muertas.

         El destino me unió a Crimea en el 2017, cuando comencé a trabajar en el canal de televisión de los tártaros de Crimea ATR, que abandonaron Crimea después de su ocupación. Seitumer Seitumerov estaba entre los que no aceptaron la ocupación. Habría sido preso político, si no hubiera abandonado la península ocupada. Dice, después de así llamado “referéndum” del 16 de marzo del 2014 Rusia comenzó a establecer sus propias reglas. “Los tártaros de Crimea por su mayoría fueron la única fuerza que se opuso a la ocupación. Apoyaron a los militares ucranianos, bloqueados en las bases militares, organizaron acciones de protesta. Y Rusia comenzó a “abrochar un casco”; cuenta Seitumer. Desaparecieron unas 45 personas. Algunas de ellas las encontraron muertas, brutalmente torturadas. El destino de la mayoría de ellas aún se desconoce, dice Seitumer. A principios del 2015 comenzaron los primeros arrestos de los tártaros de Crimea por los cargos fabricados políticamente motivados. Por ejemplo, arresto de Mustafá Degermendzhy e Alí Asanov.

Las familias de los presos políticos se comunicaban, coordinando sus acciones. Así se formó una plataforma de activistas y abogados “Solidaridad de Crimea”. Seitumer que era fotógrafo y se dedicó a los paisajes, asistió a las audiencias de los asuntos judiciales políticos de los tártaros de Crimea. “Mi actividad principal durante el último medio año fue edición de vídeos para “Solidaridad de Crimea”, dice.

“Cada uno entiende que es peligroso. Pero hubo necesidad de llenar el vacío de información, que había formado Rusia, destruyendo todos los medios de comunicación independientes en Crimea. No había nadie para ilustrar registros, torturas y otras violaciones de los derechos humanos. Sin embargo, según dicen, los ojos temen y las manos trabajan”, explica. En noviembre del 2017 las fueras de seguridad rusas irrumpieron en su casa con un registro. “Tuve mensaje escrito en el móvil “tengo invitados” para unos 7 –8 destinatarios. Tan pronto como escuché los golples en la puerta a las 6.15 de la mañana, envié un mensaje”, recuerda. Unos diez oficiales de seguridad enmascarados con armas lo pusieron a Seitumer frente a la pared. En la estación de policía redactaron un informe sobre la infracción administrativa por las publicaciones en las redes sociales en los años 2011– 2013. Según la legislación rusa tengan carácter extremista. Seitumer explica que fueron símbolos musulmanes. “Me dijeron: “Tienes muchos amigos con procesos administrativos, más tarde convertidos en procesos penales por terrorismo”. Le espiaron a Seitumer, forzándolo abandonar la península ocupada. Lo hizo en diciembre del 2017.

El hombre trabaja de periodista en Kyiv, ilustrando los temas de la Crimea ocupada. “Lo que la gente no puede decir en Crimea ocupada, podemos hacerlo aquí”. El 11 de marzo del 2020 los representantes del Servicio Federal de Seguridad de Rusia efectuaron un registro en los domicilios de cinco habitantes de Bajchysarai, incluso en casa de la madre de Seitumer. “Los bandidos armados con fusiles irrumpieron en su casa a las 6.15 de la mañana, casa de una mujer solitaria, de 74 años”.  A su hijo lo acusaron de organizar la célula terrorista en Bajchysarai, acusación falsificada. “¿En qué consiste?– se centraba en una de las mezquitas en Bajchysarai, donde era feligrés desde el quinto grado de la escuela (…)nos reuníamos los jueves y discutíamos sobre los temas religiosos. A otras cuatro personas, que visitaron mis clases, los acusaron de participar en la organización terrorista. Reunirse en las mezquitas es un hecho punible para la Federación Rusa”, explica. Los hombres se enfrentan a penas de prisión ilegales de hasta 19 años. Seitumer podría estar entre ellos.

            Según la Defensora del Pueblo para los Derechos Humanos de Ucrania, Rusia persigue por razones políticas a 133 ciudadanos de Ucrania, la mayoría de ellos son tártaros de Crimea. 114 personas están escarceladas ya. Según la organización “Crimea SOS”, 98 ciudadanos de Ucrania son presos de Kremlin en la Crimea ocupada.

            “Me falta mucho el ambiente de Crimea, faltan lugares natales de la niñez, me falta mi Patria”, resume el activista.

            Voy paseando por el parque, recordando Crimea ucraniana donde reina el ocupante actualmente y siento el aroma a ciprés…aroma en mi memoria.


Deja un comentario

El turismo en Ucrania

Hoy en día, el turismo se considera una de las áreas prometedoras de desarrollo socioeconómico del país, las regiones y las ciudades.  Después de todo, la industria del turismo genera el 11% del producto interno bruto mundial y la industria del turismo, el 4,2%.  El análisis de la situación en Ucrania muestra que la industria del turismo se está desarrollando gradualmente, aunque no se caracteriza por un crecimiento estable.

Según la clasificación de la Organización Mundial del Turismo, Ucrania ocupa el octavo lugar en el mundo en el número de visitas turísticas.

 El turismo es un sector importante de la economía de Ucrania.  Cada año, Ucrania es visitada por más de 20 millones de turistas (25 millones de extranjeros en 2008), principalmente de Rusia y Europa del Este, así como de Europa Occidental y Estados Unidos.  La estructura del flujo de visados ​​por país de origen es la siguiente: países de la CEI: 11,9 millones de personas (63% del flujo de entrada total), países de la UE: 6,3 millones de personas (33%), otros países: 0,6 millones de personas 4%).

El ámbito de los intereses turísticos en Ucrania incluye tanto el turismo recreativo activo como el deportivo, como la escalada y el esquí, y los viajes de expedición, donde el objeto de conocimiento es la rica historia arqueológica y religiosa del país, su cultura y naturaleza.  En particular, Ucrania tiene sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO como Kiyv-Pechersk Lavra y la Catedral de Santa Sofía, así como el centro histórico de Lviv.

Historia del turismo en Ucrania.

 Hasta 1914, el turismo en Ucrania no estaba muy extendido.  Los primeros intentos incluyeron una excursión de estudiantes en 1876 a Crimea, viajes de estudiantes de secundaria a Galicia en la década de 1880, la fundación del Círculo de Amantes de la Naturaleza, Deportes de Montaña y Montañas de Crimea en la década de 1880 en Yalta. en Galicia, la sociedad polaca “Tatshanske” Allí en la década de 1900, las actividades de turismo activo fueron la sociedad de educación física “Falcon”, que fundó una sección de bicicletas turísticas.

Durante la pandemia, el turismo ucraniano disminuyó mucho porque la gente dejó de viajar por un tiempo, por su propia seguridad, por lo que la cultura de las ciudades se volvió hacia los propios residentes.  Después de todo, antes de la introducción de restricciones de cuarentena, el 80% del turismo consistía en turismo cultural, los huéspedes de la región, el 60% de los cuales eran extranjeros, siempre visitaban sitios de patrimonio cultural, museos, festivales.  Pero los propios residentes se alejaron un poco de la vida cultural de la ciudad.  El hecho de que debido a la introducción de la cuarentena, el flujo de turistas se detuviera casi por completo, obligó a los representantes de la cultura a concentrarse en los residentes de la ciudad, a aumentar el número de actividades educativas para que los propios residentes se den cuenta de dónde viven, qué monumentos. y los objetos culturales los rodean.

Tenemos la suerte de vivir en un país muy hermoso: hay muchos lugares en Ucrania de los que estar orgullosos.  Puedes admirar las bellezas de nuestra naturaleza sin cesar.  La reserva Askania-Nova y los Cárpatos, las montañas de Crimea y las estepas de Azov, los majestuosos Dnipro y Dniester, densos bosques … Y sin mencionar los lugares que definitivamente merecen una visita.

También hay muchos monumentos históricos y arquitectónicos en Ucrania.  Si dedicas cada vacación a viajar, incluso la vida puede no ser suficiente para visitarlas todas.

El lugar más visitado entre los turistas extranjeros son los Cárpatos, así como Kiev, Lviv, Odessa, Chernihiv.  Volodymyr Tsaruk señala que los extranjeros que vienen a Ucrania como turistas están interesados ​​principalmente en el turismo gastronómico, y en segundo o tercer lugar para ellos: atracciones y entretenimiento, aunque, por supuesto, las características únicas de cada región, donde vienen los viajeros extranjeros.

Hay muchos lugares interesantes en todas las regiones de nuestro país.  La antigua ciudad de Lutsk con muchos edificios históricos, la ciudad de Kamianets-Podilskyi, que ha conservado el espíritu de la Edad Media … Esto se puede contar sin cesar, pero es mejor ver una vez que escuchar cien veces.  Viaja a Ucrania, ¡definitivamente tiene algo de lo que estar orgulloso! Y recuerda

 “Viajar enseña más que cualquier otra cosa.  A veces, un día pasado en otros lugares da más de diez años para vivir en casa “.


1 comentario

Ucrania, a los ojos de los españoles

Por ser aficionada a los viajes y a contemplar la vida cotidiana, hábitos y tradiciones de pueblos en el extranjero ,siempre tenía la curiosidad de cómo nos veían a los ucranianos, ¿Qué impresión de Ucrania tenían los que la han visitado? Más tarde, el hecho de conocer a mi marido, un ciudadano de España, me ayudó a recibir muchas respuestas a mis preguntas, además de averiguar qué es lo que emociona y sorprende de Ucrania. A continuación me gustaría compartir las impresiones de mi país visto con los ojos españoles de mi esposo que se ha convertido en un verdadero experto de viajes por Ucrania.



Vista al río Dnipro, Kyiv

Lo primero que me gustaría destacar es que mi marido está enamorado de Ucrania. La ciudad de Kyiv le parece una de las ciudades más bellas, y la cuesta de San Andrés (Andriivskiy Uzviz), según él, merece la fama de Montmartre francés.

Entre los sitios que se han quedado en su corazón destacamos:

Uno de los barrios más antiguos de Kyiv –Podil, en el que se encuentra la anteriormente mencionada cuesta de San Andres (“Андріївський узвіз”) – la calle histórica que conecta el centro de la ciudad con la Plaza Kontraktova (“Контрактова площа”, plaza de los contratos).

Pasando la cuesta nos encontramos una empresa que organiza visitas turísticas guiadas a Chornobyl. Al final de la cuesta se halla un espectacular ejemplo del estilo barroco – la iglesia de San Andrés, que fue diseñada por el arquitecto italiano Bartolomeo Rastrelli. La iglesia  carece de campanas, pero dispone de una vista espectacular. El barrio, en general , posee muchos rincones interesantes para visitar, por ejemplo, se puede conocer la vida cotodiana del autor de “Maestro y Margarita”  en la casa-museo de Michajáil Bulgakov (Andriivs’kyi descent, 13А)u observar complementos tradicionales en el mercado al aire libre o tomar el sabroso chocolate caliente en “La Casa de Chocolate de Lviv” (“Львівська майстерня шоколаду“2B Andriyivskyy Descent,2B,), y también se puede ver la Universidad Nacional de la Academia de Kyiv-Mohyla, una de las universidades más famosas del siglo XVI, y en La Plaza Kontraktova ver el monumento al famoso filósofo ucraniano Hryhorii Skovoroda.


La Iglesia de San Andrés

Si seguimos nuestro paseo por la calle que lleva el nombre del Hetman ucrainanoPetro Sahaidachny, nos encontraremos otra plaza pintoresca – Plaza Poshtova(“Поштова площа”)donde se puede subir en funicular al centro de ciudad o realizar un viaje por el rio Dnipro en un barco.


Río Dnipro. Estatua de la Madre Patria 

Otra ciudad cuyo encanto no deja indiferente a nadie y que lidera en todas las listas de recomendaciones sobre turismo ucraniano es Lviv, conocida en español como Leópolis. Mi marido junto con mi adorable suegra durante la estancia en Lviv han destacado la ciudad como la ganadora en la nominación “Mejor revelación de Europa” y estaban sorprendidos de lo poco conocida que es en el mundo hispanohablante una ciudad con tanta historia, cultura, leyendas urbanas y con el verdadero espíritu ucraniano. Además de poseer una amplia variedad de monumentos, galerías, catedrales y el centro de la ciudad que forma parte de la lista UNESCO, Lviv también se considera un foco de turismo gastronómico y es famosa por sus restaurantes extraordinarios con excelente comida por precios moderados. El grupo empresarial ”FEST” dispone de una amplia cadena de distintos locales originales y extraordinarios para todos los gustos: desde una panadería con pasteles “strudel” para chuparse los dedos,  hasta el Teatro de la Cerveza donde por las tardes suena música en directo tocada por una orquesta. Toda la lista de restaurantes y sus direcciones vienen Aquí. Sería muy aconsejable descargar la aplicación que sirve para todos los locales de la cadena y está disponible gratis en GooglePlay y App Store, al pagar se acumulan puntos , con los cuales se puede  pagar en el próximo local. De este modo, una vez pagamos toda nuestra cena con los puntos acumulados.


El Teatro de la Cerveza en Lviv  

A unos 300km de Leópolis se halla otra ciudad plena de historia – Kamianets-Podilskyi que con orgullo presenta a sus visitantes una notable fortaleza medievalcon más de seis  siglos de vida y lleva el mismo nombre de la ciudad– el Castillo Kamianets-Podilskyi.A lo largo de la historia las murallas del complejo servían de protección apríncipes lituanos,  polacos e, incluso,  turcos. Hoy en día es un monumento histórico-cultural que está en la lista de Siete Maravillas de Ucrania y dispone de un amplio museo dentro.

Al suroeste de Kamianets-Podilskyi , en el margen del río Dnipro se situa otro brillante complejo de fortificaciones La Fortaleza de Jotín.


                   
La Fortaleza de Jotín

Otro lugar de atracción turístico de Ucrania es su teatro, mejor dicho Teatros : Ópera Nacional de Ucrania y Filarmónica Nacional de Kiev, Teatro de la Ópera y Ballet de Leópolis, Teatro Académico Nacional de la Opera y Ballet de Odesa – son unos entre muchos otros ejemplos de la alta cultura y arte clásicopor el precio de una cena en cualquier capital Europea.

Y no se vayan sin visitar los lugares siguientes : La Pequeña Viena ucraniana – Chernivtsi, la ciudad occidental, que alberga la Universidad Nacional incluida en la lista de los Patrimonios de Humanidad por la UNESCO; uno de los ejemplos  más espectaculares de jardines en el Parque Sofiyivsky en Uman que fue el regalo de cumpleaños de Stanislaw Potocki a su querida mujer Sofía; la fuente musical de Vinnitsa, El Túnel Romántico en Klevan, El Monasterio “Kyievo-Pecherska Lavra” y sus Cuevas que son Patrimonio de la Humanidad; La Escalera Potemkin en Odesa; lago Sinevir.

Esos son unos de los muchos sitios imprescindibles que vale la pena visitar en Ucrania. Por ser uno de los países más grandes de Europa, Ucrania tiene mucho para sorprender, sus museos y ciudades antiguas, sus iglesias y monasterios, patrimonio cultural y artístico, la cocina de campo y atmósfera tradicional.

Vista al Kyiv otoñal desde la colina Volodymyrska.