Información en español sobre Ucrania

“Mon sher Vladimir” o amigos franceses de Putin

Deja un comentario

De vez en cuanto mis amigos ucranianos me preguntan, si es verdad que entre los países europeos Francia es el mejor amigo de Putin. La primera vez pensé en ello durante la conferencia de prensa del ex presidente de derechas de la Quinta República Nicolás Sarkozy en la cumbre de G8 en 2007.

Después de un prolongado encuentro con Vladimir Putin, el presidente francés con gran retraso ha salido hacía la prensa para contar, como “sin agresión” estaba levantando las cuestiones incomodas, como por ejemplo, la violencia de los derechos humanos en Rusia; y aseguró, que Rusia está preparada para el dialogo, y que Putin es un político “equilibrado y sensato”. La situación era bochornosa: Sarkozy no se mantenía en pie detrás del pupitre, hacía pausas prolongadas entre las frases tratando de contener la risa. Los comentadores entonces destacaron: parece, los presidentes han tomado algo más que agua.

Video del evento:

Juzgando del estado de presidente, a lo mejor era champán o incluso vodka. Unos años después Nicolás Sarkozy, que ha perdido su presidencia a favor de líder de izquierdas, hizo en 2012 una visita privada a Putin, y parece que recordó los buenos viejos tiempos. Habló sobre las relaciones de amistad y confianza entre países, tuteando con Putin de manera familiar.

A Sarkozy igual que a Putin le gusta posar ante las cámaras haciendo “footing” por las mañanas, rodearse de los amigos empresarios, reforzar el control sobre los medios de comunicación. En unas palabras, con su llegada la prensa empezó hablar de “berlusconización” de Francia. A Putin aquí (en Francia) también comparan a menudo con el ex primer ministro de Italia. Asimismo cierto parecido jugó su papel en alto entendimiento entre Sarkozy y Putin.

Gestos de amistad de Putin

Otro personaje “de amistad” de Putin en los círculos de política francesa es el ex primer ministro de derechas François Fillon. En principios de este año la revista francesa “L’Express” publicó el artículo “François Fillon y su amigo Putin”, donde indicó que el ex gobernante mejor de todos los políticos franceses conoce al presidente ruso y es su simpatizante

vladimir-poutine-et-francois-fillon

En septiembre de 2008 ambos, siendo entonces primeros ministros, juntos jugaron la partida de billar en Sochi. En 2010 el avión con la delegación francesa por causa de heladas en Paris se retrasaba en su llegada a Moscú. Los franceses perdían el espectáculo en Bolshoi. Putin tranquilizo: sin problema, “para amigos se puede repetir”. Es cierto que los franceses por cortesía se negaron. Pero el gesto más conmovedor Putin hizo a Fillon después de la muerte de madre del último. El primer ministro ruso obsequió a su homólogo francés con una botella de vino de año 1931, que era el año de nacimiento de la madre de Fillon.

Desde entonces Putin ha cambiado la silla de primer ministro a presidente y Fillon se ha convertido en un simple diputado, pero esto no ha sido la causa de fin de su amistad. Quien sabe, a lo mejor de nuevo se convertirán en compañeros de profesión. Fillon ha dicho más de una vez que piensa presentarse a las elecciones de presidente en 2017. A Putin le llama de manera cariñosa “Mon cher Vladimir”.

El año pasado durante su discurso en el Club de discusiones Valdai (Le Club de Discussion Valdaï) Fillon se ha referido a Putin de esta misma manera, y a su propio país criticó por su posición “americana” en el desarrollo de conflicto en Siria. La izquierda gobernante de Francia se indignó y el presidente Hollande acosó a Fillon llamándole lacayo de Putin y calificando su discurso de irresponsable.

La secuencia cuidadosa

Existen ciertos ámbitos en los que los derechistas e izquierdistas franceses en sus relaciones con Rusia manifiestan cierta secuencia única. Por ejemplo, durante la época de derechas entre Rusia y Francia se firmó el contrato de significado estratégico sobre la construcción de 2 buques militares de desembarco “Mistral”. A propósito uno de ellos tiene nombre “Sevastopol” (así se llama la cuidad en Crimea anexado como consecuencia de agresión militar rusa). El traspaso de este barco a la flota del Mar Negro se planifica en 2017.

Debido a la anexión de Crimea por Moscú, Francia amenazó sobre la posibilidad de congelación de este contrato, pero el ministro de defensa se ha limitado sólo anunciar con cuidado y de manera general que es posible sólo en caso de escalada de conflicto. ¿Realmente va a realizar Paris este paso, mientras el gobierno anuncia un plan de austeridad de 50 mil millones de euros y los empleados de la planta ya han expresado la preocupación y han amenazado con huelga (como les gusta mucho hacer a los franceses)? Poco probable que Francia ceda en sus intereses.

No existen los críticos destacables de la política de Putin entre la izquierda en el gobierno del país. Ellos se expresan de manera contenida y medida. Juzgando de la primera visita que hizo Hollande a Putin en Moscú en 2013, no se han convertido por momento en grandes amigos. Tienen la escala de valores muy distinta: presidente de Rusia anunció la lucha contra la propaganda de homosexualismo y el presidente francés entre las 60 promesas de su campaña electoral, la primera que ha cumplido era legalizar los matrimonios entre las personas del mismo sexo. Hollande no es político de gran negocios como su antecesor, no es tan carismático, y en el ámbito político europeo, que se define siempre por dúo franco-alemán, él parece cumplir el papel de un segundo plano. Es posible que por ello no tenga por ahora nada que hablar con Putin y tampoco le sale la amistad. Es cierto, que tienen una cosa en común: los dos ahora son solteros, se separaron de sus respectivas casi al mismo tiempo.

Sus amigos de extremos

Mientras sus relaciones con los izquierdistas son bastante frías, Putin construye las amistades entre los partidos de extremos. No son primeros en el ámbito de política, pero tampoco los últimos.

Uno de ellos – el personaje muy destacable en la política francesa, la cabeza del partido de ultraderechas “Frente Nacional” Marine Le Pen. En las elecciones presidenciales de 2012 ha sacado 18% y en las elecciones municipales su partido logró la victoria histórica en las 11 ciudades grandes y medianas. Aunque en total este partido ha sacado 7%, pero Marine Le Pen se sigue llamando como “la tercera fuerza política del país”.

Ella dice que admira a Putin, que a su opinión Francia se somete a EEUU mientras debería girarse hacía Rusia. Considera a Rusia como un país con las costumbres conservadoras correctas.

Como lo describe el diario Le Monde, en Moscú le dan la bienvenida con los brazos abiertos. Hace poco, 12 de abril, ella tuvo encuentro con el presidente de parlamento ruso Serguei Naryshkin, que está en la lista de personas sancionadas en EEUU y UE por anexión de Crimea. Marine Le Pen calificó de contraproducentes las sanciones, reconoció la anexión de Crimea y se manifestó por federalización de Ucrania.

“Frente Nacional” mandó “su gente” a “referéndum” en Crimea. En calidad de observador fue Aymeric Chauprade, el consejero diplomático de Mari Le Pen, que estuvo unos días antes en Moscú. A su lado se encontraban más de centenar de los representantes de los partidos ultraderechas de 23 países de Europa.

En seguida destaca la paradoja: Rusia habla sobre la amenaza de fascistas, antisemitas y nacionalistas de los partidos ucranianos como “Praviy Sector” y “Svoboda”, pero al “referéndum” en Crimea invita a los que tienen la misma reputación en Oeste pero con muchos años de antigüedad.

¿Para qué Rusia necesita a los amigos como ellos? Primero, porque “Frente Nacional” alaba a Rusia silenciando la violación de derechos humanos en este país. En Europa este partido consideran populista y sus opiniones toman con escepticismo, pero para Putin no es tan importante. Lo bueno es que a Marine Le Pen siempre se puede invitar enseñando a la sociedad rusa qué piensa sobre Rusia “la tercera fuerza política” de Francia.

Rusia necesita “Frente Nacional” también por la causa de euroescepticismo, además que hasta las elecciones al Europarlamento queda un poco menos de 1 mes. Esta fuerza política, como la “quinta columna” de Putin en Europa puede desestabilizar ya debilitado Bruselas y de este modo, mediante intermediarios, favorecer al sueño del presidente ruso de creación de la Unión Euroasiática.

Autor: Elena Gabriielian, periodista de la Radio Francesa Internacional / Fuente

Traducido por Svitlana.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s