Información en español sobre Ucrania

Sobre el fascismo y los fascistas.

2 comentarios

El día 22 de junio, Día de la Memoria y Pesar, el portavoz de la Duma Estatal, Sergei Narishkin, hablando en un mitin en la fortaleza de Brest, con motivo del 73 ª aniversario del estallido de la guerra entre Alemania nazi y la Unión Soviética, dijo que “el fascismo de nuevo alza la cabeza muy cerca de las fronteras de Bielorrusia y Rusia.”

¿Quién es el acusado de ser fascista?  ¿Por qué últimamente la palabra “fascismo” desde la tribuna oficial se dirige hacia el país vecino?


Acerca de las analogías históricas y memoria genética en relación con el concepto de “fascismo”, reflexiona el historiador, Ph.D. Nikita Petrov

  • No hay que hablar desde el punto de vista moderno, en el sentido científico de la palabra “fascismo”, porque tendríamos que discutir definiciones como el nazismo, el fascismo, las diferencias fundamentales en el contexto de un régimen u otro, construcción de un Estado totalitario. Es necesario recordar una cosa: la moderna propaganda rusa utiliza la palabra “fascismo” desde hace mucho tiempo y exclusivamente de forma insultante. Sin embargo, no hay nada insultante en esa palabra. Es una tradición muy antigua, utilizada desde la era soviética. Muchos regímenes fueron denominados fascistas incluso antes de la Segunda Guerra Mundial, sin embargo, muchos de ellos no lo eran. Después de la guerra, ese término fue utilizado, por ejemplo, con el régimen yugoslavo de Josip Broz Tito y con Augusto Pinochet.

Stop al fascismo, todos al referéndum.

Desde la perspectiva de la propaganda y por tanto, desde el punto de vista de la gente, es simplemente una especie de estado criminal o forma de vida criminal. Y fascista, desde la perspectiva del hombre soviético, y ahora los rusos, podría ser cualquiera, ¡excepto ellos! Mientras tanto, las mentes brillantes y personas prominentes de la Unión Soviética, por ejemplo, Lev Landau, creían sinceramente que el fascismo en su forma más pura sí que pudo existir en la Unión Soviética. Por tanto, formulamos acusaciones precisamente porque tenemos miedo de ser sospechosos de tales aspiraciones por construir una sociedad totalitaria.

– ¿Son justas las acusaciones de fascismo a Ucrania, en referencia a los partidos y organizaciones existentes con la base nacionalista?

  • Claramente injustas, porque las organizaciones con orientación nacionalista, tanto en Ucrania como en Rusia, es una asociación de personas. ¡Pero estamos hablando del Gobierno, de un sistema estatal! Y no tiene nada que ver con eso. En este sentido, es muy típico llamar a todo el mundo fascista … Por cierto, incluso en los periódicos se pueden encontrar frases como “euro-fashistas”, refriendo a la Unión Europea; casi los llaman una  organización fascista! Pero, seriamente, es lo que podemos encontrar en los periódicos rusos, con evidente intención de despertar el odio. Así, este apodo, que la propaganda trata de colgar a Ucrania, ese apodo por el que se tacha a los que no agradan o no comparten los mismos puntos de vista, en realidad no es más que un elemento de la guerra informativa. Pero detrás de esto no hay contenido científico, incluso si estamos hablando de organizaciones ucranianas de una idea más nacionalista. Los hay en Rusia, exactamente iguales.

– ¿Podemos decir que la propaganda de hoy utiliza memoria genética en la que la palabra “fascismo” nos recuerda a unas asociaciones muy específicas?

  • ¡Por supuesto! Porque aquí, de hecho, se hace memoria  a la gran y sangrienta guerra que se produjo desde 1939 hasta 1945. Ahora y por aquel entonces también hubo un espíritu de propaganda de la lucha contra el fascismo. Después de todo, no se distinguía entre el nazismo alemán y el fascismo italiano. Pero, sin embargo, en la memoria de la gente se ha mantenido como una especie de guerra santa contra el mal del mundo. Y ahora, después de la guerra, este “mundo del mal” fue atribuido a todos los adversarios políticos. Y no quiero hablar de la absurda propaganda soviética la que alega que el Estado de Israel  también es un fascista, ¡al igual que el sionismo! Yo diría que no es sólo injusto,  es un juego de engaño y dobles caras.

– ¿Por qué se centran en la existencia de partidos y movimientos nacionalistas en otros países, mientras que las acciones de organizaciones similares en Rusia se llevan a cabo con el permiso oficial de las autoridades?
– Debido a que las últimas se producen en Rusia. En este caso, el Gobierno es muy consciente de que ésta es una manera de canalizar la energía de salida del descontento popular. Ni siquiera estoy sorprendido. Evidentemente no van a hacer excursiones y aclaraciones históricas o teóricas sobre la naturaleza del fascismo.  Es mucho más importante acusar a otros y, con ello, desviar las sospechas de sí mismo.

– Podemos recordar la película “Cabaret” de Bob Fosse. Al final del episodio musical de los tres minutos podemos ver como se distribuye el fascismo, el personaje Michael York le pregunta a su amigo: “¿De verdad crees que puedes detenerlos?” Bajo su punto de vista ¿existe en Rusia la conciencia de ese peligro?

  • “La reductio ad absurdum” de la idea nacional  supone que el gobierno, tarde o temprano, se verá obligado a actuar con las que al principio, tal vez, no estaría de acuerdo, y luego empezarán a cambiar de opinión porque será útil en ese contexto, pero que siempre se pueda conducir y dirigir en la dirección correcta. De hecho, el peligro es muy grande. Debido a que el fascismo se basa en algunas partes muy oscuras de la naturaleza humana, en los instintos oscuros. Y cuando se desborda y pasa los límites, ya no puede ser manipulado. Es mas, lo que entonces pasa es que el poder mismo es corrompido por él. Y es lo que cambia la naturaleza del poder gubernamental. Y no quiero hablar de la utilización de ese fenómeno para los metas a corto plazo es un camino a la destrucción.

– La palabra “fascismo” en relación a Ucrania se basa en el hecho de que hay un gran apoyo de los ciudadanos ucranianos por los movimiento nacionalistas. Pero de acuerdo con los resultados de las elecciones presidenciales del 25 de mayo el líder del “Sector Derecho” Dmitry Yarosh y líder del partido político “Libertad” (Bola) Oleg Tyagnibok consiguieron los dos menos votos que el presidente del partido político ucraniano judío de Ucrania, Vadim Rabinovich.

  • Este hecho irrefutable pero mortal para la corriente de la propaganda rusa porque demuestra sus mentiras y falsedades. Estos son los resultados de la voluntad pueblo ucraniano. Éste es el verdadero efecto de los líderes nacionalistas o los ideas ultras. Este es el momento de la verdad, porque además fingió no darse cuenta, y todavía siguen diciendo que debemos luchar contra el fascismo que se encuentra en Ucrania. Hay que comenzar con la Rusia misma. – subraya el historiador, Ph.D. Nikita Petrov.

Fuente original.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s