Información en español sobre Ucrania


Deja un comentario

GARETH JONES. Héroe de Ucrania, testigo de la Gran Hambruna

                 Gareth Jones el hombre                 que sabia demasiado

Placa conmemorativa en inglés, galés y ucraniano

Nacido el 13 de agosto de 1905 en la localidad galesa de Barry, condado de Glamorgan. Muerto en Mongolia el 12 de agosto de 1935, vispera de su 30 cumpleaños. Fue un periodista galés que publicó por primera vez en el mundo occidental la existencia de la hambruna soviética en Ucrania de 1932-1933.

Su padre, era el comandante Edgar Jones y su madre fue  tutora de los hijos de Arthur Hughes, el hijo del industrial de acero galés John Hughes, que había fundado la ciudad de Yuzovka, hoy en día Donetsk, en Ucrania, y sus historias inspiraban en Jones un anhelo de visitar la Unión Soviética , y particularmente Ucrania.

Jones se graduó de la Universidad de Aberystwyth, Gales, con títulos de honor de primera clase en francés, alemán y ruso. En 1930 comenzó a trabajar como Asesor de Asuntos Exteriores del ex primer ministro británico David Lloyd George , y ese verano realizó su primera breve “peregrinación” a Yuzovka (por entonces rebautizado como Stalino). En marzo de 1933 viajó a la Unión Soviética y eludió a las autoridades para deslizarse a Ucrania , donde escribió diarios de la inanición causada por el hombre que presenció.

Planeó investigar los rumores de que los campesinos de las zonas rurales de Ucrania morían de hambre en gran número porque les estaban requisando la comida a los habitantes.

El área estaba fuera del alcance de los occidentales, y aunque la mayoría de los periodistas internacionales trabajaban desde Moscú, yendo por la línea del partido, Jones se deslizó por la frontera hacia Ucrania.

Hablante de ruso con fluidez, pasó el mes viajando por las aldeas, conociendo campesinos y escribiendo copiosas notas sobre el sufrimiento que presenció de primera mano.

Los diarios garabateados de Jones son impactantes para la lectura. Dondequiera que iba, la gente mendigaba pan. Un campesino le dijo que ninguna cantidad de rublos podía comprar comida, porque simplemente no había comida: “Estamos arruinados”, le dijo a Jones. “Somos los muertos vivientes”.

Otro dijo: “Nos están matando. La gente se está muriendo de hambre”.

Jones señaló que el 30 por ciento de la población había muerto de inanición.

Este período en la historia de Ucrania de 1932 a 1933 se conoció como Holodomor, o “muerte por hambre”.

Pasaporte de Jones

A su regreso a Berlín el 29 de marzo de 1933, emitió su famoso comunicado de prensa, que fue publicado por muchos periódicos, incluidos el Manchester Guardian y el New York Evening Post :

Caminé a través de aldeas y doce granjas colectivas. En todas partes estaba el grito,       ‘No hay pan. Nos estamos muriendo’. Este grito vino de todas partes de Rusia, del Volga , Siberia , Rusia Blanca , el Cáucaso Norte y Asia Central. Atravesé la región de la tierra negra porque alguna vez fue la tierra de cultivo más rica de Rusia y porque a los corresponsales se les ha prohibido ir allí para ver por sí mismos lo que está sucediendo.

En el tren, un comunista me negó que hubiera una hambruna. Lancé una costra de pan que había estado comiendo de mi propio suministro en una escupidera. Un compañero de viaje campesino, lo pescó y se lo comió vorazmente. Tiré una cáscara de naranja en la escupidera y el campesino nuevamente la agarró y la devoró. El comunista se calló. Pasé la noche en un pueblo donde solía haber doscientos bueyes y donde ahora hay seis. Los campesinos estaban comiendo el forraje del ganado y les quedaba solo un mes de suministro. Me dijeron que muchos ya habían muerto de hambre. Dos soldados vinieron a arrestar a un ladrón. Me advirtieron que no viajara por la noche, ya que había demasiados hombres desesperados y “hambrientos”.

“Estamos esperando la muerte” fue mi bienvenida, pero veo, todavía tenemos nuestra carne de ganado. Ve más al sur. Ahí no tienen nada. Muchas casas están vacías de gente ya muerta “, gritaron.

Los soviéticos lo tacharon de mentiroso, pero tal vez la condena más condenatoria provino de un periodista estadounidense.

Walter Duranty fue ganador del premio Pullitzer en el New York Times. Su opinión fue muy respetada en ese momento y afirmó que la evidencia de Jones era defectuosa, que había pasado muy poco tiempo en Ucrania y había conocido a muy poca gente.

Duranty publicó su propio artículo afirmando que los ucranianos estaban realmente hambrientos, pero de ninguna manera muriendo de hambre.

Jones defendió sus afirmaciones en otro artículo del New York Times, criticando la reticencia de otros periodistas a relatar la verdad de la situación.

“Le dan a la ‘hambruna’ el nombre educado de ‘escasez de alimentos’, y ‘morir de hambre’ se suaviza y se lee como ‘mortalidad generalizada por enfermedades debidas a la desnutrición'”. “Duranty lo llamó una ‘historia de miedo’, pero Jones estaba diciendo la verdad, que millones estaban muriendo”.

Desprestigiado públicamente y con prohibición de regresar a Rusia, Jones y un compañero viajaron a Mongolia para investigar el creciente imperio japonés.

Fue aquí que la pareja fue capturada por bandidos y, después de 16 días, Jones fue asesinado. Su colega fue puesto en libertad.

Hubo fuertes sospechas de que el asesinato de Jones fue diseñado por el NKVD soviético , como venganza por la vergüenza que anteriormente había causado al régimen soviético.

En Ucrania, Holodomor es formalmente reconocido como un acto de genocidio y Gareth Jones fue declarado héroe nacional. En noviembre de 2008 fue galardonado póstumamente con la Orden de la Libertad por servicios excepcionales a Ucrania, que incluyen la promoción y defensa de los derechos humanos e individuales.

 Gareth-jones

Puedes leer más en los siguientes enlaces:

aq

aquí

aqui

aquí


1 comentario

Un héroe olvidado

En la región de Vinnitsa, busca la verdad la viuda de un soldado de la unidad especial “Jaguar” que murió durante el bombardeo del helicóptero en Sloviansk.
La mujer se ha dejado la piel intentando entender si le pagarán una compensación por la pérdida del sostén de la familia. Leyó en internet que a las familias de las víctimas que han estado con su marido en el fatal helicóptero les han prometido cien mil “gryvni” (casi 6.200€), sin embargo a ella nadie le dijo una palabra al respecto. Cuando la viuda comenzó a visitar las oficinas de los funcionarios, su confusión fue aún más grande. Su marido, un héroe, había sido completamente olvidado. Sigue leyendo