Información en español sobre Ucrania


Deja un comentario

32 Años de la tragedia nuclear

Así se recordó el día más negro de la humanidad

 

5ae1c98f290f6

Viudas de los trabajadores de la central de Chérnobil, en Ucrania, realizaron una marcha en conmemoración de las víctimas de la tragedia nuclear. Foto: AFP

 

Ucrania conmemoró este jueves 26 de abril del 2018, el 32 aniversario de la catástrofe de Chernóbil, el peor accidente nuclear de la historia que ha contaminado una buena parte de Europa pero sobre todo Ucrania, Bielorrusia y Rusia, en ese momento repúblicas soviéticas. “Chernóbil seguirá siendo una herida abierta en el corazón de nuestro país”, dijo el presidente ucraniano Petro Poroshenko en su página de Facebook, llamando a “hacer todo lo posible para que esta tragedia no se repita nunca”. Por la noche del miércoles 25 de abril, varios cientos de personas se reunieron para una ceremonia conmemorativa en Slavutich, a unos cincuenta kilómetros de la central y donde vive la mayoría de su personal a día de hoy.

Este articulo completo en: http://www.elcomercio.com

6e2a57a14fa44b333ef0b0bb72c2e8cdb90c745c

Un sacerdote participa en una ceremonia conmemorativa, el 26 de abril de 2018, en Slavutich, a cincuenta kilómetros de Chernóbil, Ucrania, por el accidente nuclear

El combustible nuclear ardió durante diez días, liberando a la atmósfera elementos radioactivos que contaminaron, según algunas estimaciones, hasta tres cuartos de Europa.

Moscú intentó primero ocultar el accidente. Mientras que la primera alerta pública se lanzó el 28 de abril por Suecia, que había detectado un aumento de la radiactividad, el jefe del Estado soviético Mijaíl Gorbachov no apareció públicamente hasta el 14 de mayo.

En total, casi 350.000 personas fueron evacuadas durante varios años en un radio de 30 kilómetros alrededor de la central.

Articulo completo en: Agence France Press AFP.

 Aniversario de Chernóbil: así afectó el tiempo en el fatal accidente

 

vector-viento-500x445

Viento en Chernóbil. Fuente: Reanálisis NCEP/NCAR – NOAA

 

“La explosión y el incendio en la central nuclear de Chernobyl en Ucrania causaron la mayor >liberación radiactiva incontrolada en la historia de la industria nuclear civil – junto a Fukushima-. Durante los siguientes 10 días, grandes cantidades de yodo radiactivo y cesio se liberaron a la atmósfera. La mayor parte de este material fue depositado cerca de la instalación, pero el material más ligero fue transportado por corrientes de aire sobre Bielorrusia, el Federación de Rusia y Ucrania y, en cierta medida, en partes de Europa”, esgrime la OMS en este archivo.

El viento en Chernóbil

Tal y como detallan desde el departamento de Meteorología de Eltiempo.es, “en la superficie las presiones eran altas. Sin embargo, había una pequeña depresión en altura, que ayudaba a la inestabilidad. En el mapa de precipitación se puede ver cómo en la zona del accidente hubo precipitaciones y si vemos el mapa de viento se aprecia que durante esos días predominó el viento de sureste, lo que pudo influir en la distribución de la contaminación nuclear”, explican.

El viento transportó el material radiactivo ligero sobre Ucrania, Bielorrusia, Rusia y, en cierta medida, sobre Escandinavia y Europa afectando a un área superior a los 200.000 kilómetros cuadrados, según estimaciones publicadas en la web de Foro Nuclear y diversos estudios mencionados por la Asociación Nuclear Mundial.

Articulo completo en: El Tiempo.es

 

ucrania32aniversariochernobil8-6d49ab2f393fec7842cf71e573e83c20-1200x600ucrania32aniversariochernobil5-c5e11554c9fa267fdcdbd088069a2442-1200x0ucrania32aniversariochernobil-85a4cda3616706ef522ce6352e9f3945-1200x0ucrania32aniversariochernobil7-23f69f2631f72c525c8527cac53653e5-1200x0ucrania32aniversariochernobil2-51a141128b91d0952dfc7894590ec872-1200x0ucrania32aniversariochernobil13-aea74f06ece2ef0cd7db76dfa65e7783-1200x0Fotos AFP.

 


Deja un comentario

A un día de los 32 años

Slavutych ciudad creada para realojar a los de Pripyat

 

Slavutych  es una ciudad de subordinación regional en la región de Kyiv, ubicada en la orilla izquierda del Dnipro , con una población de aprox. 25 mil personas

Slavutych fue establecido en 1986 para los evacuados después de la catástrofe de Chornobyl de la actual zona de alienación de los trabajadores de ChNPP . El nombre fue tomado del antiguo nombre ucraniano del Dnipro. El área de la ciudad es enclave de la región de Kiev en el territorio de Chernihiv.

Sigue leyendo


Deja un comentario

A 2 días de los 32 años

Testimonios vivos del accidente nuclear.

 “Todo tembló, como un terremoto”, cuenta casi 30 años después Vladímir Evdóchenko, un operario de la planta nuclear”

El joven operario Vladímir Evdóchenko estaba de turno en la central nuclear de Chornobyl en la madrugada del 26 de abril de 1986, cuando a la 1.23 horas sintió una terrible sacudida, “como un terremoto”, según cuenta a EFE.

Aun no lo sabía, pero había explotado el reactor número 4 de Chornobyl, lo que había elevado la temperatura del núcleo a más de 2.000 grados centígrados, hecho saltar por los aires el techo de la central, de 1.200 toneladas de peso, y dejado escapar a la atmósfera radiación superior a 500 bombas como la de Hiroshima.

Sigue leyendo


Deja un comentario

A tres días de los 32 años

Así viven las personas en la zona nuclear de Chornobyl

Joseph Marczynski

feb. 21 2017, 6:00am

 

La mañana del 26 de abril de 1986, una sobrecarga de energía causó la explosión de un reactor en la planta nuclear de Chornobyl, cuando era parte de la República Socialista Soviética de Ucrania de la Unión Soviética. La explosión lanzó un nivel de radiación cien veces mayor que el encontrado en Hiroshima y Nagasaki, dejando como resultado una nube pútrida de contaminación gigantesca que llegó hasta Irlanda.

La radiación infectó el aire, el suelo y a los residentes, causando defectos de nacimiento cáncer de tiroides en los niños y afectando a las generaciones futuras con grotescas mutaciones. Treinta años después, Chornobyl se ha convertido en una atracción turística grotesca, una lección frente a la arrogancia de un gobierno, y el hogar de unas 140 personas.

 

La fotógrafa Esther Heessing y la escritora Sophieke Thurmer viajaron hasta la Zona de Exclusión de Chornobyl (el área más afectada por la radiación) para visitar el “Samosely”: la última generación de una antigua comunidad próspera. Muchos de los habitantes son mayores y volvieron hasta sus hogares a pesar de la advertencia que les hizo el gobierno ucraniano. Otros se asentaron en la zona por desesperación, escondidos ilegalmente en los miles de estructuras y edificaciones abandonadas, sobreviviendo de cultivos sembrados en tierra contaminada.

Foto Esther Hessing

Foto Esther Hessing

La fotógrafa Esther Hessing y la escritora Sophieke Thurmer viajaron hasta la Zona de Exclusión de Chornobyl (el área más afectada por la radiación) para visitar el “Samosely”: la última generación de una antigua comunidad próspera. Muchos de los habitantes son mayores y volvieron hasta sus hogares a pesar de la advertencia que les hizo el gobierno ucraniano. Otros se asentaron en la zona por desesperación, escondidos ilegalmente en los miles de estructuras y edificaciones abandonadas, sobreviviendo de cultivos sembrados en tierra contaminada.

Para su último proyecto, Bound to the Ground, la pareja documentó el día a día de estos residentes, recolectando testimonios de primera mano de la vida en la Zona de Exclusión (CNPP). Hablé con Esther sobre el proyecto, y ella me explicó la razón por la que tantas personas han vuelto a esta región tan peligrosa: “Lo primero de todo es que este área siempre ha sido una zona pobre”, dice. “En 1930 se pasó por una época de hambre debido al régimen de Stalin y después llegó la Segunda Guerra Mundial. La gente estaba acostumbrada a la vida difícil”.

“La gente tenía poco dinero y dependía de la cosecha de su propia tierra. El gobierno trasladó a la mayoría de estos campesinos a edificios en bloque preparados especialmente para ellos en Kyiv. Decidieron que vivirían mejor en una zona nuclear por un periodo corto de tiempo, en vez de envejecer y vivir una vida miserable en Kyiv. También creen que solo te puedes reunir con tus familiares muertos si te entierran en el mismo lugar que a ellos”.

1487173174171-Bound-to-the-Ground_c_Esther-Hessing_08

Foto Esther Hessing

Las víctimas de Chornobyl sufrieron una terrible discriminación por parte del resto de la población los años después del desastre. Los habitantes, por lo general, volvían a la Zona de Exclusión a pie, enfrentándose a un recorrido de 130 kilómetros desde Kyiv. Necesitaban descansar durante el trayecto, pero les era difícil encontrar dónde dormir porque a la gente le daba miedo contaminarse por la radiación.

“Muchos de los empleados son hijos de los que trabajaron en el CNPP durante el desastre”, explica Esther. “Ellos crecieron en Pripyat, y ahora sus hijos, que crecieron y se criaron en Slavutych, están trabajando en la planta de energía”.

Esther describe cómo incluso los niños del área eran estigmatizados: “Llamaban a los niños de Pripyat los ‘Cerdos de Chornobyl’. No se les permitía jugar con otros niños y solo paró de utilizarse cuando la ciudad de Slavutych fue terminada en 1988, ya que muchos niños fueron trasladados a una nueva ciudad porque sus padres estaban trabajando en el CNPP”.

Cuando llegaron al lugar, Esther y Sophieke se sorprendieron al descubrir que cerca de 2.000 personas estaban trabajando activamente en la planta nuclear de Chornobyl. A diferencia de Samosely, donde se vive de la tierra en villas abandonadas a las afueras de Pripyat, los empleados de la planta viven en un pueblo especialmente construido llamado Slavutych.

1487173340394-Bound-to-the-Ground_c_Esther-Hessing_13

Foto Esther Hessing

1487173340302-Bound-to-the-Ground_c_Esther-Hessing_15

Foto Esther Hessing

Cualquier futuro que pueda tener Samosely ha sido vetado por las políticas del gobierno, con una orden que previene nuevos habitantes en el área por 1.000 años, una vez que todos los residentes ya hayan muerto.

Preservar esta comunidad secreta y temporal fue la inspiración detrás del trabajo de Esther: “Es importante contar la historia porque todas estas personas son bastante viejas”, dice. “Como las babushkas [las abuelas o ancianas] en la zona de exclusión continúan envejeciendo y ya no se permiten residentes en el área, creemos que, dentro de diez años, sus historias y memorias serán olvidadas. Queríamos contar sus historias y mostrar las caras de los habitantes antes de que caigan eternamente en el silencio”.

1487173150530-Bound-to-the-Ground_c_Esther-Hessing_05

Foto Esther Hessing

 

1487173195582-Bound-to-the-Ground_c_Esther-Hessing_09

Foto Esther Hessing

Puedes ver el articulo completo en: https://www.vice.com/es/article/jpa853/what-life-looks-like-for-people-living-in-chernobyls-nuclear-exclusion-zone

 


1 comentario

Los tres superhéroes de Chornobyl

A cuatro días de los 32 años

 

chernobyl_liquidadores_bronceado_radiactivo

 

Es una de las historias más conocidas de nuestro tiempo: el día 26 de abril de 1986, el reactor nº 4 de la central nuclear de Chornobyl estalló durante el transcurso de una prueba de seguridad mal ejecutada, a consecuencia de 24 horas de manipulaciones insensatas y más de doscientas violaciones del Reglamento de Seguridad Nuclear de la Unión Soviética. Estas acciones condujeron al envenenamiento por xenón del núcleo, llevándolo a un embalamiento neutrónico seguido por una excursión de energía que culminó en dos grandes explosiones a las 01:24 de la madrugada.

Sobre Chornobyl se han contado muchas mentiras. Y las han contado todos, desde las autoridades soviéticas de su tiempo hasta la industria nuclear occidental, pasando por los propagandistas de todos los signos y la colección de conspiranoicos habituales. Hay una de ellas que me molesta de modo particular, y es esa de que los liquidadores –el casi millón de personas que acudieron a encargarse del problema– eran una horda de pobres ignorantes llevados allí sin saber la clase de monstruo que tenían delante. Y me molesta porque constituye un desprecio a su heroísmo.

chernobyl_entrada

Y porque es radicalmente falso. Una turba ignorante no sirve para nada en un accidente tecnológico tan complejo. Los equipos de liquidadores estaban compuestos, sobre todo, por bomberos, científicos y especialistas de la industria nuclear; tropas terrestres y aéreas preparadas para la guerra atómica; e ingenieros de minas, geólogos y mineros del uranio, debido a su amplia experiencia en  la manipulación de estas sustancias. Es necio suponer que esta clase de personas ignoraban los peligros de un reactor nuclear destripado cuyos contenidos ves brillar ante tus ojos en un enorme agujero.

Los liquidadores acudieron, sabían lo que tenían ante sí, y a pesar de ello realizaron su trabajo con enorme valor y responsabilidad. Cientos, miles de ellos, de manera heroica hasta el escalofrío. Los bomberos que se turnaban entre vómitos y diarreas radiológicas para subir al mítico tejado de Chornobyl, donde había más de 40.000 roentgens/hora, para apagar desde allí los incendios (la radiación ambiental normal son unos 20 microrroentgens/hora). Los pilotos que detenían sus helicópteros justo encima del reactor abierto y refulgente para vaciar sobre él los buckets de arena y arcilla con plomo y boro. Los técnicos y soldados que corrían a toda velocidad por las galerías devastadas cantándose a gritos las lecturas de los contadores Geiger y los cronómetros para romper paredes, restablecer conexiones y bloquear canalizaciones en turnos de cuarenta o sesenta segundos alrededor de la sala de turbinas (20.000 roentgens/hora). Los mineros e ingenieros que trabajaban en túneles subterráneos, inundándose constantemente con agua de siniestro brillo azul, para instalar las tuberías de un cambiador de calor que le robase algo de temperatura al núcleo fundido y radiante a escasos metros de distancia. Los miles de trabajadores y arquitectos que levantaban el sarcófago a su alrededor, retiraban del entorno los escombros furiosamente radioactivos y evacuaban a la población. Salvo a los soldados, sometidos a disciplina militar, a nadie se le prohibía coger el petate e irse si no quería seguir allí; casi nadie lo hizo. Es más: muchos de ellos llegaron como voluntarios desde toda la URSS, especialmente muchos estudiantes y posgraduados de las facultades de física e ingeniería nuclear. Esta fue la clase de hombres y no pocas mujeres que algunos creen o quieren creer una turba ignorante y patética. Esto fueron los liquidadores.

chernobyl_helo1

Les llamaban, y se llamaban a sí mismos, los bio-robots, que seguían funcionando cuando el acero cedía y las máquinas fallaban. No lo hicieron por el dinero, ni por la fama, de lo que tuvieron bien poco. Lo hicieron por responsabilidad, por humanidad y porque alguien tenía que hacer el maldito trabajo. Hoy quiero hablar de tres de ellos, que hicieron algo aún más extraordinario en un lugar donde el heroísmo era cosa corriente. Por eso, sólo se me ocurre denominarlos los tres superhéroes de Chornobyl.

El monstruo del agua que brilla en azul.

Lo único que hay de cierto en estas suposiciones sobre la ignorancia de los liquidadores es que, en las primeras horas, no sabían que había estallado el reactor. Pero no lo sabían porque nadie lo sabía. La misma lógica errónea de los responsables de la instalación que provocó el accidente les hizo creer que había estallado el intercambiador de calor, no el reactor; y así lo informaron tanto al personal que acudía como a sus superiores. Hay una historia un tanto chusca sobre cómo los aviones que llevaban al lugar a destacados miembros de la Academia de Ciencias de la URSS se dieron la vuelta en el aire por órdenes del KGB cuando éste descubrió, a través de su equipo de protección de la central, que había explotado el reactor (además de sus atribuciones de espionaje por el que es tan conocido, el KGB “uniformado” desempeñaba en la Unión Soviética un papel muy parecido al de nuestra Guardia Civil, exceptuando tráfico pero incluyendo la seguridad de las instalaciones radiológicas).
chernobyl_fallout

Debido a este motivo, en un primer momento se echaron sobre el agujero millones de litros de agua y nitrógeno líquido, con el propósito de mantener frío y proteger así el reactor que creían a salvo y sellado más allá de las llamas y el denso humo negro. Esto contribuyó a empeorar las consecuencias del siniestro, pues el agua se vaporizaba instantáneamente al tocar el núcleo fundido a más de 2.000 ºC; y salía disparada hacia la estratosfera en forma de grandes nubes de vapor que el viento arrastraría en todas direcciones.

De todos modos, tenía poco arreglo: era preciso apagar los enormes incendios. Cuando el fuego quedó extinguido por fin, no sólo había pasado la contaminación al aire, sino que ahora tenían una gran cantidad de agua acumulada en las piscinas de seguridad bajo el reactor. Estas piscinas de seguridad, conocidas como piscinas de burbujas, se hallaban en dos niveles inferiores y tenían por función contener agua por si fuese preciso enfriar de emergencia el reactor. También servían para condensar vapor y reducir la presión en caso de que se rompiera alguna tubería del circuito primario (de ahí su nombre), junto a un tercer nivel que actuaba de conducción, inmediatamente debajo del reactor. Así, en caso de ruptura de alguna canalización, el vapor se vería obligado a circular por este nivel de conducción y escapar a través de una capa de agua, lo que reduciría su peligrosidad.
chernobyl_reactor

Ahora, después de la aniquilación, estas piscinas inferiores estaban llenas a rebosar con agua procedente de las tuberías reventadas del circuito primario y de la utilizada por los bomberos para apagar el incendio y en el vano intento de mantener frío el reactor. Y sobre ellas se encontraba el reactor abierto, fundiéndose lentamente en forma de lava de corio a 1.660 ºC. En cualquier momento podían empezar a caer grandes goterones de esta lava poderosamente radioactiva, o incluso el conjunto completo, provocando así una o varias explosiones de vapor que proyectasen a la atmósfera cientos de toneladas de este corio. Eso habría multiplicado a gran escala la contaminación provocada por el accidente, destruyendo el lugar y afectando gravemente a toda Europa. Además, la mezcla de agua y corio radioactivos escaparían y se infiltrarían al subsuelo, contaminando las aguas subterráneas y poniendo en grave peligro el suministro a la cercana ciudad de Kyiv, con dos millones y medio de habitantes, en una especie de síndrome de China.

Se tomó, pues, la decisión de vaciar estas piscinas de manera controlada. En condiciones normales, esto habría sido una tarea fácil: bastaba con abrir sus esclusas mediante una sencilla orden al ordenador SKALA que gestionaba la central, y el agua fluiría con seguridad a un reservorio exterior. Pero con los sistemas de control electrónico destruidos, esto no resultaba posible. De hecho, la única manera de hacerlo ahora era actuando manualmente las válvulas. El problema es que las válvulas estaban bajo el agua, dentro de la piscina, cerca del fondo lleno de escombros altamente radioactivos que la hacían brillar tenuemente en color azul por radiación de Cherenkov. Justo debajo del reactor que se fundía, emitiendo un siniestro brillo rojizo.
Así pues, como las máquinas ya no podían, era trabajo para los bio-robots. Alguién tendría que caminar, un paso detrás del otro, hacia el reactor reventado y ardiente a lo largo de un grisáceo campo de destrucción donde la radioactividad era tan intensa que provocaba un sabor metálico en la boca, confusión en la cabeza y como agujas en la piel. Viendo cómo tus manos se broncean por segundos, como después de semanas bajo el sol. Y luego sumergirse en el agua oleaginosa y de brillo tenuemente azul, con el inestable monstruo radioactivo encima de las cabezas, para abrir las válvulas a mano: una operación difícil y peligrosa incluso en circunstancias normales.

chernobyl_lectura

Ese era un viaje sólo de ida.

Al parecer, la decisión sobre quién lo haría se tomó de manera muy simple; con aquella vieja frase que, a lo largo de la historia de la humanidad, siempre bastó a los héroes:

–Yo iré.

Los tres hombres que fueron.

Los dos primeros en ofrecerse voluntarios fueron Alexei Ananenko y Valeriy Bezpalov. Alexei Ananenko era un prestigioso tecnólogo de la industria nuclear soviética, que había participado extensivamente en el desarrollo y construcción del complejo electronuclear de Chornobyl: cooperó en el diseño de las esclusas y sabía dónde estaban ubicadas exactamente las válvulas. Casado, tenía un hijo. Valeriy Bezpalov era uno de los ingenieros que trabajaban en la central, ocupando un puesto de responsabilidad en el departamento de explotación. Estaba también casado, con una niña y dos niños de corta edad.

Los dos eran ingenieros nucleares. Los dos comprendían más allá de toda duda que se disponían a caminar de cara hacia la muerte.

Mientras se ponían sus trajes de submarinismo sentados en un banco, observaron que necesitarían un ayudante para sujetarles la lámpara subacuática desde el borde de la piscina mientras ellos trabajaban en las profundidades. Y miraron a los ojos a los hombres que tenían alrededor. Entonces uno de ellos, un joven trabajador de la central sin familia llamado Boris Baranov, se alzó de hombros y dijo aquella otra frase que casi siempre ha seguido a la anterior:

–Yo iré con vosotros.
Era media mañana cuando los héroes Alexei Ananenko, Valeriy Bezpalov y Boris Baranov se tomaron un chupito de vodka para darse valor, agarraron las cajas de herramientas y echaron a andar hacia la lava radioactiva en que se había convertido el reactor número 4 del complejo electronuclear de Chornobyl. Así, sin más.

Ante los ojos encogidos de quienes quedaron atrás, los tres camaradas caminaron los mil doscientos metros que había hasta el nivel –0,5, dicen que conversando apaciblemente entre sí. Qué tal, cuánto tiempo sin verte, qué tal tus hijos, a ti no te conocía, chaval, yo es que no soy de por aquí. O parece que hoy vamos a trabajar un poco juntos, igual podemos acceder mejor por ahí, yo voy a la válvula de la derecha y tú a la de la izquierda, tú ilumínanos desde alláparece que va a llover, ¿no?, E incluso está bien buena la secretaria del ingeniero Kornilov, ¿eh?ya lo creo, menudo meneo le arrearía, pues me parece que este año el Dinamo de Moscú no gana la liga. Esas cosas de las que hablan los bio-robots mientras ven cómo su piel se oscurece lentamente, se les va un poquito la cabeza debido a la ionización de las neuronas y la boca les sabe a uranio cada vez más, conteniendo la náusea, sacudiéndose incómodamente porque es como si un millón de duendes maléficos te estuvieran clavando agujas en la piel. Cinco mil roentgens/hora, llaman a eso.

Y bajo aquel cielo gris y los restos fulgurantes de un reactor nuclear, los héroes Alexei Ananenko y Valeriy Bezpalov se sumergieron en la piscina de burbujas del nivel –0,5, con una radioactividad tan sólida que se podía sentir, mientras su camarada Boris Baranov les sujetaba la lámpara subacuática. Ésta estaba dañada y falló poco después. Desde el exterior, ya nadie les oía ni les veía.

Pero, de pronto, las esclusas comenzaron a abrirse, y un millón de metros cúbicos de agua radioactiva escaparon en dirección al reservorio seguro preparado a tal efecto. Lo habían logrado. Alguien murmuró que los héroes Ananenko, Bezpalov y Baranov acababan de salvar a Europa. Resulta difícil determinar hasta qué punto tenía razón.
chernobyl_monumento

El articulo completo en: http://lapizarradeyuri.blogspot.com.es/2010/04/los-tres-superheroes-de-chernobyl.html


Deja un comentario

POEMA A LOS OJOS DE UN NIÑO EN UCRANIANO

Очима дитини…

У 20-30-х роках народ України жив на півночі від Чорного моря, на прекрасній землі в селах, містах, селищах і фермах.
І навкруги росли дерева та квіти.

Люди були працьовиті та сильні, горді своєю спадщиною та щедрою землею.
І прагнули побачити свою кохану країну Україну незалежною та вільною!

Люди були щасливі,живучи своїм життям, як Бог дав, дбаючи про свої сім’ї, домівки, господарство. Молилися Богу і ходили до церкви, щоб святкувати і шанувати традиції, сміялися та танцювали, співали свої пісні.

І благословив землю багату та родючу,щоб українці жили вдосталь, працюючи.

Вирощували все. Капусту,фрукти, ягоди та буряк.
Соняшник, ріпа,зерно та насіння.

І всі в Європі знали, що в українському кошику є багато хліба :
найбагатше зерно і золота пшениця, які сплелилася та танцювали на вітрі, простягаючись до сонця.

Засіки були наповнені та збережені,
і буде їжа на кожен зимовий день.
Після кожних жнив люди молилися та дякували Богові за все, що дав.

Також молилися на ніч, щоб ніхто не забрав, що їм належало.

Але в українських серцях відчували, що ворог недалеко і наближається кожен день.

Російські комуністи сформували бандитьські групи. Прийшли та змусили фермерів відмовитися від своїх земель та приєднатися до колгоспів.

З зброєю в руках прийшов ворог,
На вантажівках і танках, на конях і автомобілях, поїздах і пішки вторглися на українську землю.

І забрав ворог увесь урожай, поки не залишилися тільки стебла, лушпиння та порожні поля.

Люди незнали куди звернутися, бо голод наступив. З кожним днем ріс смуток, страх та відчай.
Бракувало слів, щоб це розповісти.

Матері тримали голови своїх дітей і пригортали до серця.
Незнали, як зупинити плач їхній, бо немали ні молока, ні їжі.
І багато померло у своїйх ліжках.

Люди шукали і шукали їжу через луки,ліси та поля. І споживали все, що знаходили,
листя, насіння, трави та навіть птахи.
Але, минув час,і скільки б не шукали, все їстивне пропало та зникло.

Тим не менш, люди молилися на колінах, і просили милості і Бога.
Свічки засвічені в темряві ночі.
Просили допомоги у відчаї.

Але ніяка допомога не прийшла ні зблизька, ні здалеку
і незабаром стало зрозуміло, що бродять по землі, як голодні вовки, і жах та голод тут панує.

Все що вони бачили навколо, це спухлі тіла, брехню, голодних дітей і помираючих людей.
“Grim Reaper”смерті плавав скрізь.

Земля, яка колись була золотою та світлою. Перетворилася на темряву ночі.
Земля, зруйнована слізьми, змішаними з кров’ю, зафарбувала в коричневий колір.

Вся Східна Україна покрилася хрестами та гробницями.
Смерті було всерівно, чи ти був дорослим чи дитиною. Всі падали мертвими. І лише одиниці залишалися, щоб оплакувати їх.

Після прибуття безжальних комуністів загинули мільйони українців.

Всі границі було закриті і запечатані, ніби плащаниця.

Ніколи народ не отримає відповіді на це.
Світ незнає і не побачить
Голод та Геноцид, які спричинили комуністи в 1933 році.

Traducción de Iryna Martynovska Kotselko

(c) 2000 Галя Дмитришин


Deja un comentario

GARETH JONES. Héroe de Ucrania, testigo de la Gran Hambruna

                 Gareth Jones el hombre                 que sabia demasiado

Placa conmemorativa en inglés, galés y ucraniano

Nacido el 13 de agosto de 1905 en la localidad galesa de Barry, condado de Glamorgan. Muerto en Mongolia el 12 de agosto de 1935, vispera de su 30 cumpleaños. Fue un periodista galés que publicó por primera vez en el mundo occidental la existencia de la hambruna soviética en Ucrania de 1932-1933.

Su padre, era el comandante Edgar Jones y su madre fue  tutora de los hijos de Arthur Hughes, el hijo del industrial de acero galés John Hughes, que había fundado la ciudad de Yuzovka, hoy en día Donetsk, en Ucrania, y sus historias inspiraban en Jones un anhelo de visitar la Unión Soviética , y particularmente Ucrania.

Jones se graduó de la Universidad de Aberystwyth, Gales, con títulos de honor de primera clase en francés, alemán y ruso. En 1930 comenzó a trabajar como Asesor de Asuntos Exteriores del ex primer ministro británico David Lloyd George , y ese verano realizó su primera breve “peregrinación” a Yuzovka (por entonces rebautizado como Stalino). En marzo de 1933 viajó a la Unión Soviética y eludió a las autoridades para deslizarse a Ucrania , donde escribió diarios de la inanición causada por el hombre que presenció.

Planeó investigar los rumores de que los campesinos de las zonas rurales de Ucrania morían de hambre en gran número porque les estaban requisando la comida a los habitantes.

El área estaba fuera del alcance de los occidentales, y aunque la mayoría de los periodistas internacionales trabajaban desde Moscú, yendo por la línea del partido, Jones se deslizó por la frontera hacia Ucrania.

Hablante de ruso con fluidez, pasó el mes viajando por las aldeas, conociendo campesinos y escribiendo copiosas notas sobre el sufrimiento que presenció de primera mano.

Los diarios garabateados de Jones son impactantes para la lectura. Dondequiera que iba, la gente mendigaba pan. Un campesino le dijo que ninguna cantidad de rublos podía comprar comida, porque simplemente no había comida: “Estamos arruinados”, le dijo a Jones. “Somos los muertos vivientes”.

Otro dijo: “Nos están matando. La gente se está muriendo de hambre”.

Jones señaló que el 30 por ciento de la población había muerto de inanición.

Este período en la historia de Ucrania de 1932 a 1933 se conoció como Holodomor, o “muerte por hambre”.

Pasaporte de Jones

A su regreso a Berlín el 29 de marzo de 1933, emitió su famoso comunicado de prensa, que fue publicado por muchos periódicos, incluidos el Manchester Guardian y el New York Evening Post :

Caminé a través de aldeas y doce granjas colectivas. En todas partes estaba el grito,       ‘No hay pan. Nos estamos muriendo’. Este grito vino de todas partes de Rusia, del Volga , Siberia , Rusia Blanca , el Cáucaso Norte y Asia Central. Atravesé la región de la tierra negra porque alguna vez fue la tierra de cultivo más rica de Rusia y porque a los corresponsales se les ha prohibido ir allí para ver por sí mismos lo que está sucediendo.

En el tren, un comunista me negó que hubiera una hambruna. Lancé una costra de pan que había estado comiendo de mi propio suministro en una escupidera. Un compañero de viaje campesino, lo pescó y se lo comió vorazmente. Tiré una cáscara de naranja en la escupidera y el campesino nuevamente la agarró y la devoró. El comunista se calló. Pasé la noche en un pueblo donde solía haber doscientos bueyes y donde ahora hay seis. Los campesinos estaban comiendo el forraje del ganado y les quedaba solo un mes de suministro. Me dijeron que muchos ya habían muerto de hambre. Dos soldados vinieron a arrestar a un ladrón. Me advirtieron que no viajara por la noche, ya que había demasiados hombres desesperados y “hambrientos”.

“Estamos esperando la muerte” fue mi bienvenida, pero veo, todavía tenemos nuestra carne de ganado. Ve más al sur. Ahí no tienen nada. Muchas casas están vacías de gente ya muerta “, gritaron.

Los soviéticos lo tacharon de mentiroso, pero tal vez la condena más condenatoria provino de un periodista estadounidense.

Walter Duranty fue ganador del premio Pullitzer en el New York Times. Su opinión fue muy respetada en ese momento y afirmó que la evidencia de Jones era defectuosa, que había pasado muy poco tiempo en Ucrania y había conocido a muy poca gente.

Duranty publicó su propio artículo afirmando que los ucranianos estaban realmente hambrientos, pero de ninguna manera muriendo de hambre.

Jones defendió sus afirmaciones en otro artículo del New York Times, criticando la reticencia de otros periodistas a relatar la verdad de la situación.

“Le dan a la ‘hambruna’ el nombre educado de ‘escasez de alimentos’, y ‘morir de hambre’ se suaviza y se lee como ‘mortalidad generalizada por enfermedades debidas a la desnutrición'”. “Duranty lo llamó una ‘historia de miedo’, pero Jones estaba diciendo la verdad, que millones estaban muriendo”.

Desprestigiado públicamente y con prohibición de regresar a Rusia, Jones y un compañero viajaron a Mongolia para investigar el creciente imperio japonés.

Fue aquí que la pareja fue capturada por bandidos y, después de 16 días, Jones fue asesinado. Su colega fue puesto en libertad.

Hubo fuertes sospechas de que el asesinato de Jones fue diseñado por el NKVD soviético , como venganza por la vergüenza que anteriormente había causado al régimen soviético.

En Ucrania, Holodomor es formalmente reconocido como un acto de genocidio y Gareth Jones fue declarado héroe nacional. En noviembre de 2008 fue galardonado póstumamente con la Orden de la Libertad por servicios excepcionales a Ucrania, que incluyen la promoción y defensa de los derechos humanos e individuales.

 Gareth-jones

Puedes leer más en los siguientes enlaces:

aq

aquí

aqui

aquí


Deja un comentario

Poema sobre el Holodomor en Castellano e Inglés. Poem on the Holodomor in Spanish and English.

 

 

A través de los ojos de un niño
2000 (c) Halia Dmytryshyn

En la década de 1930, la gente de Ucrania
vivía al norte del Mar Negro, en un terreno hermoso,
en aldeas, ciudades, pueblos y granjas.
Árboles y flores crecían a su alrededor.

La gente era trabajadora y fuerte,
orgullosa de su herencia y de su tierra generosa,
y anhelaba algún día ver a su amado país, Ucrania, ¡
independiente y libre!

La gente estaba contenta, para vivir sus vidas como Dios había querido,
para cuidar a sus familias, hogares, animales y granjas,
para orar a Dios e ir a la iglesia
para celebrar fiestas tradicionales
para reír y bailar y cantar sus canciones.

Y bendecidos con tierras ricas en minerales y buena tierra, los
ucranianos vivían una vida llena de trabajo duro y trabajo fructífero.

Sus campos eran enormes y estaban llenos de trigo.
La tierra era rica, el suelo negro era profundo.

Crecieron toda clase de alimentos para comer.
Coles, frutas, bayas y remolachas.
Girasoles, nabos, granos y semillas.

Y todos en Europa sabían
que en la canasta de pan de Ucrania crecía:
el grano más rico y el trigo dorado,
que tejía y bailaba sobre el viento,
y empujaba sus tallos hacia el sol.

Las canastas se llenaban y almacenaban,
se necesitaría comida cada día invernal.
Al final de Cosecha, la gente oró para agradecer a Dios por todo lo que dio.

También oraron en la oscuridad de la noche, para
que nadie viniera a llevarse lo
que les pertenecía, cada día.

Pero en sus corazones, los ucranianos sabían,
el enemigo, no muy lejos se acercaba cada día.

Los comunistas de las tierras rusas formaron bandas peligrosas.
Vinieron para obligar a todos los granjeros a renunciar a sus tierras y unirse a granjas colectivas.

Con pistolas en la mano, el enemigo vino,
en camiones y tanques, a caballo también,
en carros, trenes y a pie,
por amenaza de fuerza invadieron la tierra.

Y se llevó toda la comida y el grano,
hasta que solo quedaron los tallos, las cáscaras y los campos vacíos.

La gente no sabía a dónde recurrir,
ya que el hambre tomó su peaje terrible.
Día tras día la tristeza crecía,
la tristeza, el miedo y la desesperación
creían que estaban más allá de todas las palabras para contar.

Las madres sostenían las cabezas de sus hijos y las
apretaban sobre sus corazones
para silenciar sus gritos; no tenían leche ni comida para dar,
y muchos morían en sus camas.

La gente buscaba y buscaba comida a
través de prados, bosques y campos,
tomaban todo lo que podían encontrar para comer,
hojas, semillas, hierba e incluso pájaros pequeños.
Pero a medida que pasaba el tiempo,
sin importar lo que hicieran, por más
que buscaban y buscaban,
toda su comida valiosa había desaparecido.

Aún así, la gente oró de rodillas,
y pidió ayuda en su gran necesidad.
Velas encendidas en la oscuridad de la noche.
Pidieron ayuda en su desesperada situación.

Pero no llegó ayuda de cerca ni de lejos,
y pronto quedó muy claro,
vagando por la tierra como lobos devastadores,
el horror del hambre estaba aquí.

Sobre la tierra, todo lo que veían,
cuerpos hinchados, mentirosos,
niños muertos de hambre y gente muriendo,
la “Parca” de la Muerte flotaba por todas partes.

La tierra que una vez fue dorada y brillante, se
convirtió en oscuridad de la noche a la mañana.
Devastado por cosechas arrancadas del suelo,
Lagrimas, mezcladas con sangre para teñirlo marrón.

En todo el este de Ucrania,
cruces y tumbas cubrieron el terreno.
A la muerte no le importaba si eras grande o pequeño, los
cuerpos yacían muertos donde caían,
pocos quedaban para llorarlos a todos.

Después de que llegaron los despiadados comunistas,
millones de personas murieron en Ucrania.

Los bordes fueron sellados como si con una mortaja,
Ayuda para Ucrania no estaría permitido.

Ninguna nación respondería a su súplica,
El mundo no sabría ni vería,
El hambre y el genocidio trajeron a la existencia,
Por las fuerzas comunistas en 1933.

¡NADIE CONTESTÓ LA LLAMADA DE UCRANIA,
NADIE OYÓ Y
NADIE VIÓ
10,000,000 DE UCRANIANOS CAER!

 

Through the Eyes of a Child
2000 (c) Halia Dmytryshyn

In the 1920’s 1930’s, the people of Ukraine,
Lived north of the Black Sea, on beautiful terrain,
in villages, cities, towns and farms
Trees and flowers grew all around.

The people were hardworking and strong,
Proud of their heritage and bountiful land,
And dearly yearned someday to see their beloved country, Ukraine,
Independent and free!

The people were content, to live their lives as God had meant,
To tend their families, homes, animals and farms,
To pray to God and go to church
To celebrate traditional feasts
To laugh and dance and sing their songs.

And blessed with land rich in minerals and good soil,
Ukrainians lived life filled with hard work and fruitful-toil.

Their fields were vast and ripe with wheat,
The land was rich, black soil ran deep.

They grew all manner of food to eat.
Cabbages, fruit, berries and beets.
Sunflowers, turnips, grain and seeds.

And everyone in Europe knew
That in Ukraine’s Bread Basket grew:
The richest grain and golden wheat,
That weaved and danced upon the wind,
And pushed its stalks toward the sun.

Baskets were filled and stored away,
Food would be needed each wintry day.
At Harvest’s end, the people prayed to Thank God for all that He gave.

They also prayed in the dark of night,
That no one come to take away,
That which belonged to them, each day.

But in their hearts, Ukrainians knew,
The enemy, not far away was coming closer everyday.

The communists from Russian lands formed into dangerous bands
They came to force all farmers to forfeit their land and join collective farms.

With guns in hand – the enemy came,
In trucks and tanks, on horses too,
In wagons, trains and on foot,
By threat of force they swarmed the land.

And took away all food and grain,
Till only stalks, husks, and empty fields remained.

The people knew not where to turn,
As hunger took it’s terrible toll.
Day by day the sadness grew,
The sorrow, fear and despair
They felt was beyond all words to tell.

Mothers held their children’s heads and
Pressed them close upon their hearts
To hush their cries – they had not milk or food to give
And many died upon their beds.

People searched and hunted for food
Through meadows, woods and fields,
They took whatever they could find to eat,
leaves, seeds, grass, even tiny birds.
But as time went by,
No matter what they did,
However hard they looked and searched,
All their precious food was gone.

Still, people prayed upon their knees,
And asked for help in their great need.
Candles lit in the dark of the night,
They begged for help in their desperate plight.

But no help came from near or far,
And it soon became very clear,
Roaming the land like ravaging wolves,
The horror of Famine was here.

Over the land, all you saw,
Were bloated bodies, lying their,
Starving children and people dying,
Death’s “Grim Reaper” hovered everywhere.

The land which once was golden and bright,
Turned into darkness overnight.
Ravaged by crops torn out of the ground,
Tears, mingled with blood to stain it brown.

All across Eastern Ukraine,
Crosses and graves covered the terrain.
Death didn’t care if you were big or small,
Bodies lay dead where they fell,
Few were left to mourn them all.

After the ruthless communists came,
Millions of people died in Ukraine.

Borders were sealed as though with a shroud,
Help for Ukraine would not be allowed.

No nation would answer her plea,
The world would not know or see,
The Hunger and Genocide brought to be,
By the Communist forces in 1933.

NO ONE ANSWERED UKRAINE’S CALL,
NO ONE HEARD AND
NO ONE SAW
10,000,000 UKRAINIANS FALL!

Monumento homenaje en Saskatchewan (Canadá)

 

 


Deja un comentario

HOLODOMOR

HOLODOMOR: GENOCIDIO EN UCRANIA

 

Holodomor, palabra que significa la “Gran Hambre” en ucraniano, fue uno de los mayores genocidios pertetrados por la Unión Soviética en el que fueron liquidados por inanición millones de seres humanos.

 

Antecedentes

 

Ucrania, Kazakhstán y la Ciscaucasia fueron las regiones más castigadas desde que Iósif Stalin diseñara planes especiales para estas poco después de su llegada al poder en 1924. Las causas fueron diversas, pero la principal fue el inicio de la colectivización forzosa y la llamada “Deskulakización” en 1929 que terminó con la deportación de casi 2 millones de campesinos para colonizar las regiones inhóspitas de Rusia, dejando los campos vacíos de trabajadores cualificados.

Los destacamentos de la Dirección Política del Estado (GPU), practicaron unas requisas de grano y trigo tan abusivas que condenaban al suelo a no tener el tiempo necesario ni las semillas suficientes para nuevas cosechas. Mientras que para un huerto normal la cantidad de grano que debía aportar al Estado era del 12%, para los animales del 25% y para los campesinos o trabajadores el resto del porcentaje de excedentes; en el año 1930 la URSS requisó increíblemente para sus arcas el 30% en Ucrania, el 33% en Kazakhstán y el 38% en la Ciscaucasia, cifra que ascendió exagerdamente en 1931 al 41′ 5% en la primera, al 47% en la segunda y al 39′ 5% en la tercera. Aquella ambiciosa requisa por parte de la GPU marcó a todos esos lugares para que sufrieran una carencia alimenticia y una crisis rural sin precedentes.

La “Ley de las Espigas” decretada el 7 de Agosto de 1932, fue una se las iniciativas para subyugar a todos aquellos que se posicionaban en contra de las requisas. La normativa preveía la detención y condena de todos los individuos que robaran alguna espiga de trigo o cebada para comer. Primero se castigó con prisión a los ladrones, llenándose hasta el tope grandes centros penitenciarios como Balashevo o Elan. Pero tantos eran los saqueos por encontrar algo de comida que al final se hubieron de implantar tribunales que pudieran dictaminar penas de muerte a los saqueadores. Bajo esta la “Ley de las Espigas” unas 125.000 personas fueron encarceladas y otras 5.400 ejecutadas.

 

Requisas forzosas de grano que los soviéticos se llevan en camiones, arrebatando de este modo la única fuente de subsistencia de los ucranianos.

La Gran Hambre

 

A inicios del invierno de 1933 se levantaron muy rápidamente perímetros militares de la GPU y el Ejército Rojo en torno a todas las ciudades de Ucrania y la Ciscaucasia. Se tendieron líneas de alambradas y se cortaron las carreteras y nudos ferroviarios. Simultáneamente la Marina Roja bloqueó todos los puertos ucranianos para impedir que entrase una sola mercancía o alimento. Todo el que se acercaba a las zonas de seguridad podía ser disparado o ametrallado, cuando no capturado y torturado.

El hambre comenzó a aflorar entre la clase campesina. De la sensación de hambre los primeros días, la gente comenzó a tener el vientre hinchado mientras la piel iba secándose. Después llegó el frío invernal y el duro calor de verano. Millares de personas fueron cayendo como moscas destruidas por el hambre. A la gran cantidad de muertes se sumaron las epidemias como el tifus que incrementó la tragedia. Para controlar la gran cantidad de muertos los soldados soviéticos cavaron inmensas fosas comunes en las que depositaron los miles de cadáveres que traían vagones de tren llenos hasta los topes.

 

Muertos por inanición se extienden por las calles de Ucrania.

 

Diversas dependencias y perímetros de concentraciones rurales se dispersaron por toda la geografía ucraniana. Si el hambre ya era aterrador, también lo eran las muertes por torturas que la GPU aplicaba a todo aquel ucraniano, caucásico o kazako que intentaba salir de su zona de reclusión. Uno de los métodos aplicados para matar era dejar en un hangar desnudo a una persona para que muriera de frío, o bien prenderla fuego con gasolina, incluso hubo un caso de un centro de tortura en Napalovski en el que se tostaban a los presos sobre un plancha metálica al rojo vivo.

Uno de los sucesos más tristes del Holodomor fueron los niños abandonados. Una táctica que utilizaban muchos padres y madres para intentar salvar a sus hijos era acercarse a las ciudades e infiltrarlos en centros de acogida. De este modo muchos niños pudieron entrar en las urbes tras despedirse de unos padres a los que ya no volverían a ver nunca porque les esperaba una muerte segura. Lo más siniestro de este capítulo es que la gran mayoría de centros de acogida para los niños procedentes de las áreas rurales dentro de las ciudades fueron desmantelados por las autoridades soviéticas. Entonces, una vez capturados aquellos millares de niños por los soldados soviéticos, fueron transportados en trenes de mercancías a entre 50 y 60 kilómetros de las ciudades para abandonarlos en medio del campo, en plena interperie, donde el hambre o el frío les irían provocando una muerte muy lenta que podía durar días mientras lloraban en compañía de desconocidos y sin el calor de sus padres.

Kharkov, conocida en el extranjero como “Jarkov”, fue una de las ciudades más castigadas por el hambre, que también la hubo como en el campo, aunque a menor nivel. Por las calles se veían cientos de hombres y mujeres tiradas en las aceras que se iban quedando en los huesos hasta consumirse. El centro infantil de Golodnaya estaba atestado con 8.000 niños hambrientos que tenían los vientres hichados, pocos de ellos sobrevivirían. Cada noche se sacaban hasta 250 personas sin vida a causa de la inanición. Los más desesperados rajaban a los cadáveres y se comían los hígados. Durante el Holodomor murieron 120.000 ciudadanos en Kharkov. Otras urbes como Krasnodar tuvieron 40.000 muertos y Stavropol 20.000, mientras que varios miles más hubo en Kíev, Dnipropetrovsk, Poltava, Vinnitsa y Humani.

 

Lamentable estado de los niños ucranianos que fueron los primeros en morir por el hambre. Gran parte de una generación fue eliminada en este genocidio.

 

Puedes ver el articulo entero en: http://www.eurasia1945.com/acontecimientos/crimenes/holodomor-genocidio-en-ucrania/

 

 


2 comentarios

GALITZIA (III)

La tierra de los celtas

 

Más de cien años llevaron a cabo excavaciones en la cuenca del río Tisza, donde los asentamientos celtas fueron los más numerosos. Se cree que el nombre o el origen Dacia es celta y su antiguo nombre – Tiras, mencionado en el siglo V DC  por el historiador bizantino Priska- forma distorsionada Tusos (Tisa). Aquí, cerca de la ciudad de Mukachevo, donde se inauguró un gran centro de artesanía celta, una verdadera ciudad, la más septentrional de las conocidas en Europa.. En estas áreas se descubrieron más de doscientas tumbas celtas. Como regla, el área de aldeas célticas en Ucrania no excedió una hectárea. Son muy ricos en material arqueológico: herramientas de hierro y bronce, utensilios y sobre todo una gran cantidad de armas – espadas, lanzas, jabalinas, escudos, armaduras. La difusión de la cultura celta en Ucrania no se limitó a la región occidental.

 

aims-map

 

1d25ac6679217279c4af7a20c90471a9_600x1000

 

La verdadera sensación fue causada por las excavaciones del asentamiento celta Galish-Lovachka en Transcarpacia (las montañas de Galile (204 m) y Lovachka (306 m) en las afueras occidentales de Mukachevo). El asentamiento (S = 15 hectáreas) no es sistemáticamente investigado por arqueólogos aficionados de mediados del siglo XIX. hasta la década de 1930. Se descubrieron viviendas (alrededor de dos docenas) y 3 cementerios inhumanos; uno de ellos en un pozo cubierto de piedras a raíz de más de 30 imitaciones celtas de Felipe II y Alejandro Magno. Las excavaciones de 1988-1989 encontraron una vivienda semi-subterránea (4.1 × 2.4 m), varios pozos económicos con algunos productos de metal y una gran cantidad de fragmentos de estuco y cerámicas. La cantidad total de productos de metal de las viviendas y la capa cultural del asentamiento alcanza alrededor de mil artículos que se almacenan en el Museo Estatal de Uzhgorod. . Entre ellos: a) herramientas de hierro: yunque (6), martillos de varios tamaños (7), ácaros de forja, punzones, cinceles, limas, taladros, hachas (55), cinceles (25), cinceles (13), tesla ), nativo (33), escupir (18), hoz (22), tenedor; b) joyas: dos bandas enteras y fragmentos, pulseras de bronce (5) y de hierro (3); brazalete de pierna; fibrillas de alambre de tamaño medio (8); c) equipo militar: una espada con mangos pseudoantropomórficos (l = 41 cm), dos espadas del valle medio (72.5 y 75 cm), cuchillos de combate (12), puntas de lanza (27), puntas de alambre (2), puntas de flecha (14), hierro bootrol; d) equipo de montar a caballo: salmos (6), soportes para ruedas (3); e) artículos del hogar: un candado, una cadena para colgar un cobre, molinos de grano, pequeños objetos metálicos; g) crisol (2), el molde (6), incluyendo la fabricación de cospeles [10, p. 140]; g) y 36 vasijas de cerámica moldeadas, un gran número de fragmentos.

 

10277270_930446636986597_2129509197045095273_n

 

Pero eso no es todo. Se sabe por las fuentes que los celtas también visitaron la costa norte del Mar Negro. Por ejemplo, en el siglo III aC sus tribus amenazaron a la colonia griega Olbia (cerca de la actual Mykolayiv).

 

scythians_map

 

skiry_i_bastarny_shturmujut_oliviju

 

La extinción y la muerte de la cultura celta en Ucrania se remontan a principios del siglo I DC. Los científicos lo asocian con la llegada de nuevas tribus. Durante la gran reubicación de los pueblos, a través de las tierras de Galicia, en Europa occidental y meridional, una tras otra pasaron las oleadas de pueblos: siglos IV-V sarmatas (alanos); siglo V  hunos; siglos VI-VIII avaros; siglo VI tribus eslavas de serbios, croatas, checos y otros; siglo IX búlgaros, pechenegos, polovtsianos, magiares. Los devastadores ataques de los hunos destruyeron la mayoría de los asentamientos locales, la población disminuyó drásticamente y la cultura se detuvo. Al final, desde mediados del siglo VI. Los pueblos eslavos se asentaron en las tierras de Galicia: croatas blancos y rojos, dulibs, tivertsi, buganos y otros. Las tribus locales célticas y céltico-lucenses fueron parcialmente desplazadas a Europa occidental, parcialmente asimiladas. Pero la cultura celta no desapareció. Los celtas influyeron en la cultura de nuestros antepasados: los eslavos orientales. Y el área de esta influencia era muy amplia. Gracias al comercio, los artículos celtas penetraron hacia el este, donde las cosas fueron imitadas. Muchas de esas plantas estaban ubicadas en Pripyat, Polesie y en el Medio Dnipro. La influencia de la cultura celta en la artesanía local duró mucho tiempo. El nombre de la región Boykivshchyna, como creen los investigadores, está asociado con la presencia de tribus de combate celtas, la participación de los cuales se reconoce en el nivel oficial en la Bohemia Checa, a la que, al final, no está tan lejos de la Boykivshchyna Transcarpática. Además, un número de lingüistas están sin éxito tratando de rastrear apenas algún nexo, pues todavía hay reliquias celtas en los dialectos occidentales de Ucrania.

 

7DoHARref-w

 

0FpEGG2M1pU

Calych Ucraniano y Triskele Celta Foto 1: Pan de Navidad, pueblo Markkivka, distrito de Tyvriv, Vinnichyn. Foto 2: Triple hélice Triskele en una famosa piedra tallada en Newgrand, un terraplén prehistórico en el Valle de Boyne. Triskele (Triskelion, Triskele, la famosa hélice celta ).                                                                                                                            Se ha encontrado en muchas culturas desde principios de la Edad de Piedra, por ejemplo en el megalítico Newgrand en Irlanda. En Ucrania, Triskele se reúne en el diseño ceremonial de Navidad. Kalach (var. Kalach, del eslavo común kolač – “círculo”) Esto fue llamado el Pan de Navidad de Ucrania. En los rituales populares, se planta una gorra redonda sobre un palo de carolier, un cuerno de buey, puesto en la mano de la novia, Polasnik. A través de un agujero en los pasteles son para ganar el favor de una persona o para restaurar daños de personas ya fallecida, así como para identificar a una bruja o para protegerse de la magia dañina. Las propiedades especiales del cangrejo de río se mejoran mediante acciones especiales durante su preparación: el pan se mezcla con la leche de madres lactantes e hijas (Bulgaria, Serbia, Bosnia, Croacia). En el sol naciente; su “hornear” en el sol, y no en el fuego (serbio). En Bulgaria, las mujeres preparan un pastel de leche materna, lo cocinan a medianoche desnuda y sin sombreros, usándolo más en la magia del amor.

 

images

 

La mayoría de los materiales genéticos celtas y tripilianos están presentes en la mayoría de los ucranianos. Los historiadores modernos, paleontólogos y los expertos médicos forenses que participan en estudios internacionales de material genético de tumbas celtas al oeste del Dnipro en Ucrania, están convencido de que el territorio de la actual Ucrania era bien conocido por los celtas.

 

15278565-Beautiful-ukrainian-young-hospitable-woman-in-garland-and-native-costume-by-tradition-holding-embroi-Stock-Photo

 

Puedes ver este articulo en lengua ucraniana en: http://spadok.org.ua/galshtat/galychyna-zemlya-galliv