Información en español sobre Ucrania


Deja un comentario

¿Por qué fue posible el Holodomor?

Lo más importante ahora es Ucrania … Si no actuamos ahora para corregir la situación, podemos perder Ucrania … En el Partido Comunista de Ucrania hay 500 mil (!) elementos podridos, ‘petliuristas’ (seguidores de Petliura)conscientes e inconscientes“, J. Stalin.

En cuanto empeore la situación, estos elementos no dudarán en abrir un frente contra el partido …Dispónganse a convertir Ucrania en una fortaleza de la URSS lo antes posible. Este caso debe tratarse de inmediato“, L. Kaganovich.

Iósif Stalin envió este telegrama a su camarada, Lazar Kaganovich, en agosto de 1932. En ese momento, el líder alcanzó la cima del poder, ya habían sido destruidos los rivales del partido, el Estado estaba implementando un plan quinquenal. Se estaban construyendo fábricas y tanques. Los campesinos estaban acorralados en los koljoz (granjas colectivas). El dictador parecía estar gozando de pleno poder pero continuaba furioso por Ucrania.

Ese telegrama inició la encarnación de uno de los crímenes más horribles del régimen totalitario comunista, el Holodomor. Durante los siguientes 12 meses, millones de personas murieron por una hambruna organizada deliberadamente en Ucrania. Fueron mutilados los destinos de decenas de millones y los sobrevivientes estuvieron escondiendo pan seco durante toda su vida, y tuvieron miedo de contar sus experiencias… Entonces, ¿Qué empujó a Stalin a cometer el genocidio? Para responder a esta pregunta, volvamos una década y media atrás…

Documental sobre el Holodomor

Material elaborado por el Instituto de la Memoria Nacional de Ucrania (IMNU) Podéis encontrar más información sobre el genocidio ucraniano en español a través de estos folletos (https://mega.nz/folder/PPwxXIwB…)y también ver la exposición completа (https://mega.nz/folder/fWoH1AIZ#6kormzud37Kcfg8jC_8u_w), material elaborado por el Instituto de la Memoria Nacional de Ucrania (IMNU) En la elaboración del documental han colaborado: Sociedad Internacional de Amistad Ucraniano-Española (Lviv, Ucrania) Unión de las Asociaciones Ucranianas en España KRAI ( España) Asociación «Con Ucrania» (Madrid, España) Asociación de Hispanistas de Ucrania Programa de Enseñanza e Investigación «Estudios Ibéricos de la Universidad Católica de Ucrania»


Deja un comentario

SEMANA MEMORIAL POR LAS VÍCTIMAS DEL HOLODOMOR

Cada año, el último sábado del noviembre, los ucranianos conmemoran las Víctimas del Holodomor (literalmente: «matar de hambre») transcurridos en los años 1932–1933, que fue el genocidio de la nación ucraniana organizado por el régimen comunista de la URSS.

Podéis encontrar más información sobre el genocidio ucraniano en español a través de estos folletos y también ver la exposición completa , material elaborado por el Instituto de la Memoria Nacional de Ucrania (IMNU).

El próximo jueves del 26 de noviembre os vamos a presentar la película documental «¿Por qué fue posible el Holodomor?», también preparada por el INMU y doblada al español.

Asimismo, el sábado del 28 de Noviembre a las 19 de la tarde (la hora de Kyiv) os invitamos a asistir al webinario «Paisaje sonoro del Holodomor, una escucha a la memoria sonora de las víctimas» (a través de plataforma Google Meet: meet.google.com/uhw-efpd-myg), presentado por Angélica Vázquez Zárate, doctoranda en Artes y Humanidades de la Universidad de Cádiz (España).

Estos eventos están organizados en el marco del proyecto ” Ucrania en español” y gracias a la cooperación de los siguientes interventores

Sociedad Internacional de Amistad Ucraniano-Española (Lviv, Ucrania)

Unión de las Asociaciones Ucranianas en España KRAI ( España)

Asociación «Con Ucrania» (Madrid, España)

Asociación de Hispanistas de Ucrania

Programa de Enseñanza e Investigación «Estudios Ibéricos de la Universidad Católica de Ucrania»


Deja un comentario

15 de julio – Nacimiento de Milena Rudnytska

Мілена Рудницька nació el 15 de julio de 1892 en Зборів – Zboriv, provincia de Ternopil.

Fue una educadora ucraniana, activista por la mujer, política y escritora. Fue una de las voces más influyentes del período entre guerras del movimiento femenino de Galitzia, publicando artículos en varios periódicos.

Como miembro del Sejm polaco entre 1928 y 1935, llevó al mundo temas que reprimidos por el gobierno, incluidos los esfuerzos fel régimen polaco por reprimir la cultura de las minorías ucranianas, y la negación del régimen soviético sobre la hambruna creada en Ucrania en 1932 y 1933, conocida como Holodomor.

Con la ocupación de Ucrania por los nazis y soviéticos, Rudnytska tuvo que salir de su país y vivir en el exilio hasta el fin de su vida, publicando libros y artículos mientras se movía a través de Europa y los EEUU.

Falleció el 29 de marzo de 1976 en München, Alemania.

Milena Rudnytska nació en Zboriv, que en ese entonces se encontraba bajo el dominio del Imperio Austrohúngaro, de Olga (née Ida Spiegel) y de Ivan Rudnytsky. Fue la tercera, pero única hija, dentro de una familia de intelectuales.

El padre de Milena era descendiente de la nobleza ucraniana y, tras terminar la carrera de leyes en la Universidad de Lviv, trabajó como notario en Ucrania occidental. Su madre era de familia de mercaderes judíos de Galitzia. La unión de los padres había tardado en oficializarse como matrimonio pues en ese entonces uno no se podía casar antes de los veinticuatro años sin consentimiento de los padres, y éstos no estaban de acuerdo.

Cuando Ida salió de su hogar, se convirtió a la Cristiandad y cambió su nombre a Olga, y la pareja se casó, teniendo cinco hijos: Myhailo (1889–1975), filólogo; Volodymyr (1891–1975), abogado; Milena; Ivan (1896–1995), publicista; y Antin (1902–1975), compositor y director de la ópera de Kyiv.

Milena era muy cercana a su padre, por lo que le afectó mucho su muerte en 1906, lo que hizo que la familia se mudara precipitadamente a Lviv. Alli recibió sus clases de primaria en casa, y luego se inscribió en el Gymnasium de Lviv y, en 1910, entró a la universidad de Lviv a estudiar filosofía, graduándose en filosofía y matemáticas.

Durante la Primera Guerra Mundial vivió en Viena con su familia, y en esta ciudad estudió de nuevo en la universidad, esta vez con título de pedagogía en 1917, y comenzó a cursar el doctorado, pero no lo finalizó.

Rudnytska tuvo su primer empleo como periodista para la editorial bisemanal Наша Мета (Nuestra Meta) en 1918. El año siguiente contrajo matrimonio con Pavlo Lysiak, un abogado y político que también había estudiado en Lviv y también estaba viviendo en Austria.

A fines de ese año, la nueva pareja había tenido su primer hijo, y único, al que le pusieron Ivan; al mismo tiempo su casa se había convertido en un lugar de reunión para líderes de la comunidad intelectual ucraniana que residía en Viena.

Ya de regreso en Galitzia, resultó que por la guerra Polaco-Ucraniana, una región del territorio había sido transferida al gobierno polaco y en la supresión de poblaciones minoritarias. Aunque Milena apoyaba el movimiento nacionalista ucraniano, sentía que a las mujeres se les asignaban papeles menores; entonces enfocó su atención en la organización de movimientos feministas y fomentar en las mujeres la conciencia cívica de una Nación ucraniana.

Al regresar a Lviv en 1920, Milena y su esposo se separaron. Para esta época ella era la líder de la Unión Ucraniana de las Mujeres – Союз українок, que ella misma había ayudado a fundar en 1920 y, con otras miembros líderes, incluidas Olena Fedak Sheparovych, Iryna Sichynska, Olga Tsipanovska y otras, organizaron conferencias, cooperativas y simposios.

Alrededor de la misma época comenzó a trabajar en el Seminario de Maestros y después en el Instituto Pedagógico Superior, ambos en Lviv, pero en 1928 detuvo esta actividad y se concentró enteramente en los asuntos sociales y políticos.

Habiéndose unido a la Alianza Nacional Ucraniana Demócrata, Rudnytska fue electa para servir en el Sejm polaca en 1928, como representante del partido, en donde estuvo hasta 1935. Ese mismo año fue electa como presidenta de la Unión Femenil y estuvo en este puesto hasta 1939. Continuaba publicando en varias revistas feministas como жінка- Mujer, Громадянина-Mujer ucraniana, Українка-Ucraniana y editaba la página de la газета дію – Acción. Criticaba en el parlamento a las autoridades polacas por reprimir la cultura ucraniana, incluidas las escuelas e instituciones religiosas. Daba cantidad de charlas en comités educativos y agencias internacionales, y fue reconocida como una gran oradora.

En 1931 fue una de las tres delegadas representando a Ucrania en presentar el caso contra los oficiales polacos en la Liga de Naciones, llamando la represión “una campaña de pacificación ” para silenciar a la minoría ucraniana. Fue también invitada a la Casa de los comunes británica.

Durante la hambruna de 1932-1933 f fue electa vice presidenta del Comité Público de Rescate, y organizó mitines que incluían políticos, científicos y educadores, a quienes se dirigía para proveer ayuda a los ucranianos durante la hambruna. Debido a sus lazos con organizaciones femeninas internacionales, Rudnytska fue seleccionada para buscar ayuda internacional y llevó el tema a la Liga de Naciones.

~ Milena Rudnytska, Memorial sobre el Holodomor, 2015.

El 29 de septiembre de 1933, en Ginebra, se realizó un encuentro en el que participaron 14 países y Rudnytska, junto con las otras miembros de la delegación ucraniana, presentó sus hallazgos sobre la hambruna y la necesidad de ayuda internacional. Tras varias horas, la decisión de la Liga fue que la hambruna había sido un problema interno de la USSR, que no era miembro de la liga y, por consiguiente, no se podía aprobar la ayuda.

La delegación entoces se volcó al Comité Internacional de la Cruz Roja en una petición de ayuda. Los oficiales de la Cruz Roja se pusieron en contacto con los oficiales soviéticos para coordinar la asistencia internacional a Ucrania, pero el líder soviético, Avel Yenukidze, negó que hubiese ninguna hambruna en Ucrania.

Rudnytska habló entonces en otra conferencia internacional que se llevó a cabo en Viena en diciembre de 1933, solicitando a la comunidad internacional a presionar al régimen estalinista que admitiera que existía una crisis y permitiera ayuda. Continuó la negación y fue suprimido el acceso a la envergadura de la hambruna.

En 1958 salió su libro, Боротьба за правду про Великий Голод – Luchando por la verdad sobre la gran hambruna, con la postura que el holodomor fue resultado de la presión organizada por el Kremlin para “romper el campesinado ucraniano por medio de la utilización de la colectivización y refrenar al pueblo rebelde ucraniano”.

Durante el período entre guerras, Rudnytska fue una de las voces más fuertes en el movimiento femenil ucraniano. Cuando Hitler subió al poder en 1933, ella notó los cambios represivos a las mujeres, que denunció en un artículo satírico en donde las mujeres eran seres insignificantes sin otro propósito más que cocinar, limpiar y tener hijos.

Rudnytska ayudó a organizar el Primer Congreso Ucraniano de Mujeres en 1934, que se llevó a cabo en Stanyslaviv y luego, en 1937, fue electa presidente de la Unión Mundial de Mujeres Ucranianas. A fines de la década de 1930, el gobierno polaco vigilaba de cerca a los miembros de dicha institución, arrestando a algunos de los líderes e intentando eliminar la organización entera. En 1939, durante la invasión Soviética a Polonia, el régimen anexó Galitzia, forzando a los activistas nacionalistas a huir, con Milena entre ellos, quien se mudó a la Cracovia ocupada por los nazis. Más adelante, en 1940, se mudó a Berlín, en donde su hijo finalizó los estudios que había dejado pendientes en Lviv.

En 1943 llegó a Praga, en donde publicó su libro “Zakhidna Ukraina pid bolshevykamy” (Ucrania Occidental bajo los Bolcheviques) en 1944. Siempre publicando en el exilio, retornó a Berlin y luego, de 1945 a 1950, dirigió el Comité de Alivio Ucraniano en Ginebra.

Luego se mudó a Nueva York, en donde estuvo durante ocho años, y regresó a Europa, primero a Roma y finalmente a München.

De entre sus principales publicaciones está “Ukraïns’ka diisnist’ i zavdannia zhinochoho rukhu” (la Realidad ucraniana y la labor del Movimiento Femenino) en 1934, además de las ya mencionadas.

Rudnytska falleció el 29 de marzo de 1976 en München y sepultada em 2 de abril de 1976 en el sector ucraniano del cementerio
Waldfriedhof en la Lorettoplatz de dicha ciudad. Fue luego trasladada a Lviv en 1993 y sepultada en el cementerio Lychakiv, junto a otros miembros de su familia.

En 1994 fue publicado el libro de Irene Martyniuk sobre Milena Rudnytska y el feminismo ucraniano: “El arte de lo posible”, en el que evalúa el papel de Milena en el movimiento feminista ucraniano.

Lviv

Pinchar la imagen para acceder a este material sobre el Holodomor en Slideshare (en español)


Deja un comentario

Testimonios del Holodomor: Paquetes prohibidos

Narrado por Олена Канарська – Olena Kanarska:

Mi abuela me contó que, durante el holodomor, ella trabajaba en Georgia, e intentó enviar un paquete con comida por correo. Se le dijo directamente que ropa era permitido enviar, pero que la comida estaba prohibida en Ucrania. ¿Alguien aún duda que esta hambruna haya sido artificial?.

Fuente en ucraniano

Fuente en inglés


1 comentario

Testimonios del Holodomor: Semillas

Narrado por Vasyl Urizko:

Mi abuela y mi bisabuela sobrevivieron al Holodomor.

La bisabuela estuvo a punto de fallecer, cuando intercambiaron en un mercado alguna pieza de la vajilla por un tarro con semillas de amaranto (una especie de maleza), pero que resultaron siendo las semillas de un Beleño (una planta venenosa – Hyoscyamus). Al nomás ingerirlas, se le durmió la lengua, y unos buenos vecinos la salvaron trayendo algo de una droguería.

Beleño

Y mi madre me contó que un día, después del holodomor, ella caminaba a casa a pie y se topó con un ex jefe de una granja colectiva, comunista, que iba en auto. Él se detuvo para llevarla, pero mi madre le dijo: “Esto te corroerá un poco la conciencia, pero…¿recuerdas cómo nosotros, una familia completa, debíamos comer apenas tres halushky y un sorbo de yushka al día, mientras tú alimentabas generosamente a tus cerdos con todos los halushky que quisieran?”

Esto sucedió a fines de 1933, y en ese momento ya no había nadie que trabajara en la granja colectiva. Pero el hombre respondió: “¡Y se nos estaba permitido hacerlo!

Fuente en ucraniano

Fuente en inglés


Deja un comentario

Testimonios del Holodomor: Granos enterrados

Guardia soviético vigilando un galpón donde se almacenaba el grano decomisado a los campesinos

Narración de Arkadii Yukhypchuk:

Mi abuelo se mudó con su padre de la provincia de Zhytomyr en el éxodo por la hambruna, como un reasentamiento que se les ofreció, a una aldea en la provincia de Mykolayiv.

Luego fue conociendo los lugares cercanos, y pronto notó los montículos; entonces mi bisabuelo regresó a la casa, tomó una pala y llamó a mi abuelo que lo siguiese. Lo llevó a un montículo enmalezado con pastos y árboles, tomó la pala y excavó un poco. Y allí, en vez de suelo, encontró que estaba repleto de granos germinados en estado de putrefacción (los cuales habían sido enterrados allí tras haber sido confiscados a los campesinos. El gobierno comunista no pudo arreglárselas para vender todo el grano robado). El bisabuelo le encargó a mi abuelo que nunca lo olvidara y que transmitiera la verdad a las futuras generaciones.

Ellos sobrevivieron a la hambruna, y hubo más montículos. Habiendo descubierto la verdad, no pudieron permanecer en esta casa con tan horrible pasado, en una aldea donde todos habían fallecido. Entonces regresaron a su casa en Zhytomyr, en donde también se sufrió la hambruna.

Los guardias cargan el alimento de los agricultores en carros, y se lo llevan. Donetsk, Ucrania. Fotografía tomada entre 1932-1933.

Fuente en ucraniano

Fuente en inglés


Deja un comentario

GARETH JONES. Héroe de Ucrania, testigo de la Gran Hambruna

                 Gareth Jones el hombre                 que sabia demasiado

Placa conmemorativa en inglés, galés y ucraniano

Nacido el 13 de agosto de 1905 en la localidad galesa de Barry, condado de Glamorgan. Muerto en Mongolia el 12 de agosto de 1935, vispera de su 30 cumpleaños. Fue un periodista galés que publicó por primera vez en el mundo occidental la existencia de la hambruna soviética en Ucrania de 1932-1933.

Su padre, era el comandante Edgar Jones y su madre fue  tutora de los hijos de Arthur Hughes, el hijo del industrial de acero galés John Hughes, que había fundado la ciudad de Yuzovka, hoy en día Donetsk, en Ucrania, y sus historias inspiraban en Jones un anhelo de visitar la Unión Soviética , y particularmente Ucrania.

Jones se graduó de la Universidad de Aberystwyth, Gales, con títulos de honor de primera clase en francés, alemán y ruso. En 1930 comenzó a trabajar como Asesor de Asuntos Exteriores del ex primer ministro británico David Lloyd George , y ese verano realizó su primera breve “peregrinación” a Yuzovka (por entonces rebautizado como Stalino). En marzo de 1933 viajó a la Unión Soviética y eludió a las autoridades para deslizarse a Ucrania , donde escribió diarios de la inanición causada por el hombre que presenció.

Planeó investigar los rumores de que los campesinos de las zonas rurales de Ucrania morían de hambre en gran número porque les estaban requisando la comida a los habitantes.

El área estaba fuera del alcance de los occidentales, y aunque la mayoría de los periodistas internacionales trabajaban desde Moscú, yendo por la línea del partido, Jones se deslizó por la frontera hacia Ucrania.

Hablante de ruso con fluidez, pasó el mes viajando por las aldeas, conociendo campesinos y escribiendo copiosas notas sobre el sufrimiento que presenció de primera mano.

Los diarios garabateados de Jones son impactantes para la lectura. Dondequiera que iba, la gente mendigaba pan. Un campesino le dijo que ninguna cantidad de rublos podía comprar comida, porque simplemente no había comida: “Estamos arruinados”, le dijo a Jones. “Somos los muertos vivientes”.

Otro dijo: “Nos están matando. La gente se está muriendo de hambre”.

Jones señaló que el 30 por ciento de la población había muerto de inanición.

Este período en la historia de Ucrania de 1932 a 1933 se conoció como Holodomor, o “muerte por hambre”.

Pasaporte de Jones

A su regreso a Berlín el 29 de marzo de 1933, emitió su famoso comunicado de prensa, que fue publicado por muchos periódicos, incluidos el Manchester Guardian y el New York Evening Post :

Caminé a través de aldeas y doce granjas colectivas. En todas partes estaba el grito,       ‘No hay pan. Nos estamos muriendo’. Este grito vino de todas partes de Rusia, del Volga , Siberia , Rusia Blanca , el Cáucaso Norte y Asia Central. Atravesé la región de la tierra negra porque alguna vez fue la tierra de cultivo más rica de Rusia y porque a los corresponsales se les ha prohibido ir allí para ver por sí mismos lo que está sucediendo.

En el tren, un comunista me negó que hubiera una hambruna. Lancé una costra de pan que había estado comiendo de mi propio suministro en una escupidera. Un compañero de viaje campesino, lo pescó y se lo comió vorazmente. Tiré una cáscara de naranja en la escupidera y el campesino nuevamente la agarró y la devoró. El comunista se calló. Pasé la noche en un pueblo donde solía haber doscientos bueyes y donde ahora hay seis. Los campesinos estaban comiendo el forraje del ganado y les quedaba solo un mes de suministro. Me dijeron que muchos ya habían muerto de hambre. Dos soldados vinieron a arrestar a un ladrón. Me advirtieron que no viajara por la noche, ya que había demasiados hombres desesperados y “hambrientos”.

“Estamos esperando la muerte” fue mi bienvenida, pero veo, todavía tenemos nuestra carne de ganado. Ve más al sur. Ahí no tienen nada. Muchas casas están vacías de gente ya muerta “, gritaron.

Los soviéticos lo tacharon de mentiroso, pero tal vez la condena más condenatoria provino de un periodista estadounidense.

Walter Duranty fue ganador del premio Pullitzer en el New York Times. Su opinión fue muy respetada en ese momento y afirmó que la evidencia de Jones era defectuosa, que había pasado muy poco tiempo en Ucrania y había conocido a muy poca gente.

Duranty publicó su propio artículo afirmando que los ucranianos estaban realmente hambrientos, pero de ninguna manera muriendo de hambre.

Jones defendió sus afirmaciones en otro artículo del New York Times, criticando la reticencia de otros periodistas a relatar la verdad de la situación.

“Le dan a la ‘hambruna’ el nombre educado de ‘escasez de alimentos’, y ‘morir de hambre’ se suaviza y se lee como ‘mortalidad generalizada por enfermedades debidas a la desnutrición'”. “Duranty lo llamó una ‘historia de miedo’, pero Jones estaba diciendo la verdad, que millones estaban muriendo”.

Desprestigiado públicamente y con prohibición de regresar a Rusia, Jones y un compañero viajaron a Mongolia para investigar el creciente imperio japonés.

Fue aquí que la pareja fue capturada por bandidos y, después de 16 días, Jones fue asesinado. Su colega fue puesto en libertad.

Hubo fuertes sospechas de que el asesinato de Jones fue diseñado por el NKVD soviético , como venganza por la vergüenza que anteriormente había causado al régimen soviético.

En Ucrania, Holodomor es formalmente reconocido como un acto de genocidio y Gareth Jones fue declarado héroe nacional. En noviembre de 2008 fue galardonado póstumamente con la Orden de la Libertad por servicios excepcionales a Ucrania, que incluyen la promoción y defensa de los derechos humanos e individuales.

 Gareth-jones

Puedes leer más en los siguientes enlaces:

aq

aquí

aqui

aquí


Deja un comentario

Poema sobre el Holodomor en Castellano e Inglés. Poem on the Holodomor in Spanish and English.

 

 

A través de los ojos de un niño
2000 (c) Halia Dmytryshyn

En la década de 1930, la gente de Ucrania
vivía al norte del Mar Negro, en un terreno hermoso,
en aldeas, ciudades, pueblos y granjas.
Árboles y flores crecían a su alrededor.

La gente era trabajadora y fuerte,
orgullosa de su herencia y de su tierra generosa,
y anhelaba algún día ver a su amado país, Ucrania, ¡
independiente y libre!

La gente estaba contenta, para vivir sus vidas como Dios había querido,
para cuidar a sus familias, hogares, animales y granjas,
para orar a Dios e ir a la iglesia
para celebrar fiestas tradicionales
para reír y bailar y cantar sus canciones.

Y bendecidos con tierras ricas en minerales y buena tierra, los
ucranianos vivían una vida llena de trabajo duro y trabajo fructífero.

Sus campos eran enormes y estaban llenos de trigo.
La tierra era rica, el suelo negro era profundo.

Crecieron toda clase de alimentos para comer.
Coles, frutas, bayas y remolachas.
Girasoles, nabos, granos y semillas.

Y todos en Europa sabían
que en la canasta de pan de Ucrania crecía:
el grano más rico y el trigo dorado,
que tejía y bailaba sobre el viento,
y empujaba sus tallos hacia el sol.

Las canastas se llenaban y almacenaban,
se necesitaría comida cada día invernal.
Al final de Cosecha, la gente oró para agradecer a Dios por todo lo que dio.

También oraron en la oscuridad de la noche, para
que nadie viniera a llevarse lo
que les pertenecía, cada día.

Pero en sus corazones, los ucranianos sabían,
el enemigo, no muy lejos se acercaba cada día.

Los comunistas de las tierras rusas formaron bandas peligrosas.
Vinieron para obligar a todos los granjeros a renunciar a sus tierras y unirse a granjas colectivas.

Con pistolas en la mano, el enemigo vino,
en camiones y tanques, a caballo también,
en carros, trenes y a pie,
por amenaza de fuerza invadieron la tierra.

Y se llevó toda la comida y el grano,
hasta que solo quedaron los tallos, las cáscaras y los campos vacíos.

La gente no sabía a dónde recurrir,
ya que el hambre tomó su peaje terrible.
Día tras día la tristeza crecía,
la tristeza, el miedo y la desesperación
creían que estaban más allá de todas las palabras para contar.

Las madres sostenían las cabezas de sus hijos y las
apretaban sobre sus corazones
para silenciar sus gritos; no tenían leche ni comida para dar,
y muchos morían en sus camas.

La gente buscaba y buscaba comida a
través de prados, bosques y campos,
tomaban todo lo que podían encontrar para comer,
hojas, semillas, hierba e incluso pájaros pequeños.
Pero a medida que pasaba el tiempo,
sin importar lo que hicieran, por más
que buscaban y buscaban,
toda su comida valiosa había desaparecido.

Aún así, la gente oró de rodillas,
y pidió ayuda en su gran necesidad.
Velas encendidas en la oscuridad de la noche.
Pidieron ayuda en su desesperada situación.

Pero no llegó ayuda de cerca ni de lejos,
y pronto quedó muy claro,
vagando por la tierra como lobos devastadores,
el horror del hambre estaba aquí.

Sobre la tierra, todo lo que veían,
cuerpos hinchados, mentirosos,
niños muertos de hambre y gente muriendo,
la “Parca” de la Muerte flotaba por todas partes.

La tierra que una vez fue dorada y brillante, se
convirtió en oscuridad de la noche a la mañana.
Devastado por cosechas arrancadas del suelo,
Lagrimas, mezcladas con sangre para teñirlo marrón.

En todo el este de Ucrania,
cruces y tumbas cubrieron el terreno.
A la muerte no le importaba si eras grande o pequeño, los
cuerpos yacían muertos donde caían,
pocos quedaban para llorarlos a todos.

Después de que llegaron los despiadados comunistas,
millones de personas murieron en Ucrania.

Los bordes fueron sellados como si con una mortaja,
Ayuda para Ucrania no estaría permitido.

Ninguna nación respondería a su súplica,
El mundo no sabría ni vería,
El hambre y el genocidio trajeron a la existencia,
Por las fuerzas comunistas en 1933.

¡NADIE CONTESTÓ LA LLAMADA DE UCRANIA,
NADIE OYÓ Y
NADIE VIÓ
10,000,000 DE UCRANIANOS CAER!

 

Through the Eyes of a Child
2000 (c) Halia Dmytryshyn

In the 1920’s 1930’s, the people of Ukraine,
Lived north of the Black Sea, on beautiful terrain,
in villages, cities, towns and farms
Trees and flowers grew all around.

The people were hardworking and strong,
Proud of their heritage and bountiful land,
And dearly yearned someday to see their beloved country, Ukraine,
Independent and free!

The people were content, to live their lives as God had meant,
To tend their families, homes, animals and farms,
To pray to God and go to church
To celebrate traditional feasts
To laugh and dance and sing their songs.

And blessed with land rich in minerals and good soil,
Ukrainians lived life filled with hard work and fruitful-toil.

Their fields were vast and ripe with wheat,
The land was rich, black soil ran deep.

They grew all manner of food to eat.
Cabbages, fruit, berries and beets.
Sunflowers, turnips, grain and seeds.

And everyone in Europe knew
That in Ukraine’s Bread Basket grew:
The richest grain and golden wheat,
That weaved and danced upon the wind,
And pushed its stalks toward the sun.

Baskets were filled and stored away,
Food would be needed each wintry day.
At Harvest’s end, the people prayed to Thank God for all that He gave.

They also prayed in the dark of night,
That no one come to take away,
That which belonged to them, each day.

But in their hearts, Ukrainians knew,
The enemy, not far away was coming closer everyday.

The communists from Russian lands formed into dangerous bands
They came to force all farmers to forfeit their land and join collective farms.

With guns in hand – the enemy came,
In trucks and tanks, on horses too,
In wagons, trains and on foot,
By threat of force they swarmed the land.

And took away all food and grain,
Till only stalks, husks, and empty fields remained.

The people knew not where to turn,
As hunger took it’s terrible toll.
Day by day the sadness grew,
The sorrow, fear and despair
They felt was beyond all words to tell.

Mothers held their children’s heads and
Pressed them close upon their hearts
To hush their cries – they had not milk or food to give
And many died upon their beds.

People searched and hunted for food
Through meadows, woods and fields,
They took whatever they could find to eat,
leaves, seeds, grass, even tiny birds.
But as time went by,
No matter what they did,
However hard they looked and searched,
All their precious food was gone.

Still, people prayed upon their knees,
And asked for help in their great need.
Candles lit in the dark of the night,
They begged for help in their desperate plight.

But no help came from near or far,
And it soon became very clear,
Roaming the land like ravaging wolves,
The horror of Famine was here.

Over the land, all you saw,
Were bloated bodies, lying their,
Starving children and people dying,
Death’s “Grim Reaper” hovered everywhere.

The land which once was golden and bright,
Turned into darkness overnight.
Ravaged by crops torn out of the ground,
Tears, mingled with blood to stain it brown.

All across Eastern Ukraine,
Crosses and graves covered the terrain.
Death didn’t care if you were big or small,
Bodies lay dead where they fell,
Few were left to mourn them all.

After the ruthless communists came,
Millions of people died in Ukraine.

Borders were sealed as though with a shroud,
Help for Ukraine would not be allowed.

No nation would answer her plea,
The world would not know or see,
The Hunger and Genocide brought to be,
By the Communist forces in 1933.

NO ONE ANSWERED UKRAINE’S CALL,
NO ONE HEARD AND
NO ONE SAW
10,000,000 UKRAINIANS FALL!

Monumento homenaje en Saskatchewan (Canadá)

 

 


1 comentario

¿Cómo lucha nuestro cuerpo cuando se muere de hambre?

holomor_art_denysenko

Holodomor

Nuestro cuerpo puede aguantar sin oxígeno entre 5 y 10 minutos y entre 3 y 8 días sin agua, y hasta 70 días sin comer (pero bebiendo claro). Y os preguntaréis, ¿cómo es posible?

La respuesta la tiene la fisiología, esa asignatura que al principio parece aburrida a muchos estudiantes de medicina pero que tiene muchísima más utilidad de la que imaginamos.

Nuestro cuerpo no es una máquina que deja de funcionar cuando le falta “combustible”, sino que sigue buscando alimentos de donde no los hay, es decir, del mismo cuerpo, para darnos tiempo a encontrar alimentos de verdad. Y el proceso es el siguiente.

Desde 0 a 6 horas sin comer

cerebro

Cerebro

En este punto, nuestro cuerpo empieza a consumir glucógeno (una molécula de almacenaje de energía), y se descompone en glucosa, la fuente primaria de nuestro combustible. Cuando comemos, solemos usar glucosa, que se usa como energía o se almacena en el hígado o el músculo para un posible uso futuro (en forma de glucógeno).  De esta energía, el 25% (1/4 parte) es solo para el cerebro, y el resto para nuestros músculo y células sanguíneas. Podemos aguantar así, sin buscar más glucosa, unas 6 horas.

Sigue leyendo


Deja un comentario

Спіте, діти, спіте, любі (Dormid, niños, dormid, amados).

Esta “Canción de cuna” escrita por Antonina Ivanivna Lystopad a una melodía folclórica, nos transmite perfectamente el sentimiento que se  podría haber experimentado por millones de personas durante la fatal hambruna causada por Stalin al pueblo ucraniano.

No es difícil interpretar esta bella poesía; habla de una madre que canta una canción de cuna a sus hijos, que están a punto de fallecer de hambre.

” Jugaremos al escondite con la desgracia de la vida, 

Ya no nos encontrará debajo de la tierra, niños.”

 (Refiriéndose a que serán enterrados)

Es una frase que le rompe el corazón a cualquier padre, madre, a todo ser humano; algo que tuvieron que sufrir millones de personas, sin que fuera necesario, por un fenómeno natural o por un acto merecido, sino que por el capricho de un hombre.

Sigue leyendo