Información en español sobre Ucrania

Rusia y “Novorussia”. Conclusiones y perspectivas.

Deja un comentario

Al parecer, el proyecto “Novorussia”, si todavía no se ha cerrado por completo, permanecerá inactivo durante un tiempo. Kremlin, probablemente, ya ha comenzado a poner en práctica aquellos acuerdos de Minsk, provocando una reacción bastante negativa entre los partidarios de la independencia del Sur-Este de Ucrania. Por lo visto, después de haber sufrido varios reveses, Kremlin se dio cuenta de que sus intentos de ampliar aún más el “mundo ruso” por una falsa intervención de un levantamiento popular, al mismo le salía muy caro.

Desde el comienzo de la etapa “caliente” de las aventuras ucranianas de la política exterior del régimen de Putin ya han pasado más de seis meses. Ha llegado el momento de sacar algunas conclusiones de la épica, que será, muy posiblemente, para las autoridades de la ocupación de la Federación Rusa, lo mismo, que lo que fue la guerra ruso-japonesa con el régimen zarista.

En primer lugar, vamos a aclarar lo que constituye en si el régimen de Putin y en interés de quiénes opera. El Estado de la Federación Rusa – es un aparato de violencia y mentiras, cabildeo sistemáticamente los intereses de los oligarcas y fusiona con ellos las grandes fuerzas de seguridad y de los funcionarios del gobierno. La confirmación de todo esto son las propias acciones de las autoridades rusas en los últimos años. La anexión de la península de Crimea, así como los acontecimientos posteriores, conocidos también con el patético título de la “Primavera Rusa”, no podría ser una excepción en esta regla.

Cuando a Putin en una conferencia de prensa le preguntaron la razón de la anexión de Crimea, Vladimir Vladimirovich contestó: “No tuvimos derecho alguno de dejar a los ciudadanos de Crimea y Sebastopol a sus militantes nacionalistas y radicales.” Tras el Comandante Supremo del mantra sobre la protección de los intereses de la población de habla rusa, empezó a repetir todo el ejército de los guardianes de la corte, los estatistas y hombres de estado, y más tarde se unió a ellos la mayor parte de la tal llamada oposición de Rusia, que ahora, con una perseverancia digna de mejor causa, incita al odio entre pueblos hermanos. ¿Entienden estos “colegas”, que su “mundo ruso”, el “proteger los intereses de los países de habla rusa” – es una simple máscara para encubrir los apetitos rapaces del imperialismo de Putin?

Se debería de empezar por el hecho de que los conflictos militares no son el resultado de una simple coincidencia aleatoria de factores, sino que se deben al desarrollo desigual de los distintos países. El desarrollo desigual perturba el equilibrio entre los estados, que a su vez conduce a un cambio en la correlación del poder económico y militar. Los país que consiguieron ir adelante están empezando a luchar por un nuevo reparto de mercados y esferas de influencia. Países con intereses similares comienzan a crear alianzas político-militares, y un nuevo reparto del mundo se soluciona con una guerra. Los acontecimientos en Ucrania – no son una excepción.

Muchos opositores al régimen, mentalmente atrapados en los años noventa, no pueden entender algo muy simple. La Rusia de Putin – ya no es aquella época de Yeltsin ni tampoco de aquel Tratado de Belavezha, obligada a pagar una indemnización a la comunidad mundial por la derrota en la Guerra Fría, sino un estado imperialista independiente con apetitos crecientes.

Al hablar de la oposición en Ucrania estamos hablando de cualquier cosa, menos del aspecto económico del conflicto, lo que significa una cosa clara: enmascaran sus verdaderas razones.

Según el reconocimiento del ministro de Energía de Ucrania, Yuriy Prodan: “Hemos perdido piezas importantes en la plataforma del Mar Negro. Estimamos las pérdidas en 40 mil millones de dólares en ingresos potenciales de la extracción de gas de esquisto en la península de Crimea”. Los expertos estiman las reservas de gas en la plataforma del Mar Negro en 1,5 – 3,2 trillones de metros cúbicos. Rusia está gastando demasiado esfuerzo y recursos para el bombeo de hidrocarburos a través de miles de kilómetros de tuberías de Siberia a Europa. En la red se discute esta información, si en el camino se pierde desde un 30% de recursos, la pérdida de los depósitos alcanza el 64,8%, y por el uso directo de los productos del petróleo son más de veinte los transbordos que ocurren. Además, gran parte del gas se quema en las estaciones de compresión, proporcionando el bombeo de gas natural.

De pronto resulta que el petróleo y el gas se pueden extraer directamente de Europa, cerca de las fronteras de la Unión Europea. Por supuesto, el régimen de Putin, que es el cabildero consistente de los intereses de la oligarquía del petróleo, no ha podido evitar aprovecharse de tal oportunidad.

Con Donbass, las cosas se ponen aún más interesantes. Usando las fuentes de la misma Wikipedia, no es difícil averiguar que la “Metalurgia de Ucrania – es la industria básica de la economía nacional de Ucrania, que a su vez proporciona más del 25% de la producción industrial del estado (96,955,5 millones de grivnas en 2005), proporciona alrededor del 40% de ingresos en divisas para Ucrania y más del 10% del presupuesto estatal de Ucrania”. La población de Ucrania es tres veces menos que la población de Rusia, pero la conversión de acero en Ucrania se producía solamente la mitad que en Rusia. “Metales comunes y sus manufacturas” en 2012-2013, representaron alrededor del 28% de las exportaciones totales. Por cierto, en este sentido apareció un estudio interesante: “Donbass – ¿la gente se muere por el metal? Características de la competencia en el espacio post-soviético”, escrito por Nikita Yezhov, que detalla cómo el imperialismo ruso destruye a uno de sus competidores.

Si remontamos a unos meses atrás, es fácil entender que el proyecto de “Novorussia” fue pensado originalmente para crear el protectorado pro-Putin en el corazón industrial de Ucrania. Junto a la anexión de Crimea, esto significaría la transformación de Ucrania en un país sin su propia industria de defensa, metalurgia e ingeniería mecánica.

Sin embargo, al parecer, Kremlin ha demostrado una vez más su falta flagrante de implementar cualquier proyecto de gran escala. Trocitos de la economía ucraniana, conservados todavía desde la época de la Unión Soviética – algunas piezas de las industrias de alta tecnología, la metalurgia y la industria del carbón – eran de Ucrania, y la llamada “Novorussia” es una estrecha franja de tierra a lo largo de la frontera con Rusia, que no tiene ni un cuarto del potencial industrial que estaba en el supuesto proyecto de Kremlin de la “Gran Novorussia”, incluyendo en si casi todo el Sur-Este de Ucrania.

Nada personal, sólo negocios – se encogen de hombros ante las oficinas del Kremlin, y aquella gente que se apresura a ir para luchar por el “mundo ruso”, en el mejor de los casos, será traicionada y en el peor – tendrá varios casos penales por contratar mercenarios, o ser uno de ellos, o peor. Después de todo, es necesario echar las culpas a alguien por cometer crímenes de guerra a la hora de la derrota final en Ucrania. Si no forman parte ni del ejército regular ruso. Y aquí, en el régimen de Putin, ya está seleccionada toda esa gente, a la cuál, más adelante, se le podrá echar encima a todos los perros. Sí, a alguien le puede parecer el colmo de la hipocresía.

“El propósito de la guerra es la paz, que sería mejor antes de la guerra.” Decir ahora que Kremlin ha logrado todo aquello que se proponía en un principio, sólo lo puede decir un ciego. No es difícil llegar a la conclusión de que en esta guerra a largo plazo, todo el mundo pierde. Al parecer, perdieron incluso todos aquellos oligarcas rusos, por quienes se inició todo esto. Para que la oligarquía no tuviera ningún deseo ni oportunidad de encontrar a un gerente más eficaz para ZAO en la Federación Rusa, se adopta con urgencia una ley sobre la indemnización de las confiscaciones extranjeras oligarcas, nativas a costa de los presupuestos del Estado.

El fuerte aumento de los precios llevará a un embargo de comestibles, a las sanciones que el gobierno ruso en agosto respondió, por parte de Estados Unidos, la UE y otros países. Ya en agosto, los precios de algunos productos alimenticios que entran en el embargo, crecieron con fuerza. Y esta tendencia, según los expertos, sólo aumentará. El precio del petróleo está cayendo en picado. El Ministerio de Hacienda prevé para el próximo año un barril a 80 dólares. Y hace falta resaltar, que es una previsión bastante optimista. El rublo marca un anti-record histórico, y no hay razón alguna para declarar otro “logro” de la Dirección de ZAO en la Federación Rusa. Han sido detenidas las construcciones de algunas carreteras. Se han reducido los costes de la atención médica. Los ahorros para los jubilados van directos al desarrollo de infraestructuras en la península de Crimea. Y éstos son sólo los pocos efectos que son visibles a simple vista.

Queda la esperanza de que los zombis, gente que se traga toda esa propaganda rusa, comience a asociar el deterioro de su situación financiera con el paso del tiempo, que atrajo al país el poder del Kremlin.

Hoy en día, cualquier oponente del régimen de Putin en relación con Ucrania – es una clara prueba de un revolucionario. Cuanto peor sea – mejor. Cuanto más fuerte sea la derrota infligida al imperialismo depredador de Putin, más rápido llegará a Rusia la tan esperada revolución, con todos los componentes necesarios – desde la crisis de la élite gobernante hasta la falta de deseo de las masas de tolerar este status quo y sus estúpidas reglas.

Sí, refiriéndonos a gente en Rusia, a muchos la derrota del imperialismo ruso en el conflicto de Ucrania les provoca odio. Pero deben entender que, al pedir la derrota, piden una revolución. Cualquier mejora apreciable que aparezca en gobierno ruso a nivel internacional, es una mejora interna. Mientras que la derrota – lo debilita. La derrota política exterior en el régimen de Putin – es como un rayo de luz en la oscuridad. En el Estado ruso no hay nada que conservar ni guardar. Este edificio desequilibrado se debe derrumbar, llevar bajo tierra y en su lugar, construir una nueva sociedad y empezar de cero.

5KGLJQzxsQ8

Por: Yana Palatkina

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s