Información en español sobre Ucrania

Rusia: ¿es una creación artificial?

Deja un comentario

La mayoría de la gente, sin pensar responde: Por supuesto que no! Basta con mirar a todos los rusos dentro y fuera de Rusia. Basta con mirar el estado ruso. Son reales, ¿no es así? Son un organismo. ¿Cómo se podría siquiera sugerir, que Rusia podría ser algo artificial?

Si se suscribe a estos puntos de vista, respire profundamente y afírmese en su asiento. El hecho es que el Estado ruso es completamente artificial, mientras que la nación rusa está completamente fragmentada. Ambos son históricamente contingentes. Son tan reales o irreales, como cualquier nación o estado no ruso o como cualquier estado post-colonial de reciente constitución.


Independientemente de si Rusia es materia artificial, Vladimir Putin y sus apologistas occidentales justifican la agresión de Rusia contra Ucrania en términos de supuesta artificialidad de Ucrania. El principio más grande que está invocando es que “las entidades artificiales pueden ser desmembrados.” Este principio es un disparate peligroso. No menos importante, si se aplica de manera consecuente, que conduce ni más ni menos a la desmembración de Rusia. El 24 de octubre, Putin dijo en el Club Valdai que “Ucrania es una formación disgregada” comparando Ucrania a una oración compuesta, que consta de dos o más cláusulas unidas por una conjunción. “La historia de la formación de Ucrania en sus fronteras actuales es un proceso bastante complejo. ” Luego invocó la inclusión de territorios supuestamente rusos en Ucrania Soviética en 1922, la unión de Ucrania occidental después de la Segunda Guerra Mundial, y la transferencia “ilegal” de Crimea por Khruschov, de Rusia a Ucrania en 1954.

La ignorancia de Putin de la historia es alarmante. De vuelta en 1922, cuando se estaban formando las repúblicas soviéticas, la Rusia soviética fue constituída sobre la base del Imperio Ruso con sus antiguos límites y no sobre la base de algún principio de mayoría étnica. La anexión de Ucrania occidental de Ucrania Soviética fue el resultado de la expansión imperial soviética, pero se trataba de la transferencia de territorios que eran mayormente de etnia ucrania. En cualquier caso, hubo por caso, significativos ajustes fronterizos entre Alemania y Polonia como secuelas de la guerra, que sólo revisionistas nazis los encontrarían cuestionables. Por último, Khruschov no aprovechó la guerra de Crimea para “entregarla” a Ucrania soviética. El traslado, como tantos otros ajustes fronterizos soviéticos, fue sancionado por el Soviet Supremo de la URSS y fue tanto legal o ilegal como cualquiera de lo actuado por los soviéticos.

Así que olvidémonos del trenzado de Putin de la historia soviética. ¿Fue la formación del Estado de Ucrania, como pontifica Putin, más complejo que el de Rusia? Echemos un vistazo a cualquier mapa de expansión de Moscovia a partir de un pequeño Estado del siglo 14 a la Federación de Rusia de hoy. No había nada natural o predeterminado en el proceso. Príncipes y zares moscovitas, sucesivamente produjeron guerras de conquista, masacraron a pueblos originarios, culturas ajenas destruidas y se apoderaron de territorios extranjeros. La Rusia de hoy es el producto “compuesto” de la incesante expansión imperial, la guerra y la destrucción.

Como era de esperar de esa acción, la Rusia de hoy consta de 27 regiones (repúblicas, distritos y provincias) que tienen la condición de entidades políticas autónomas no rusas. Esto es el 32 por ciento del número total de regiones, y alrededor del 40 por ciento del territorio de la Federación Rusa. De acuerdo a la lógica de Putin, cada una de estas unidades tiene el derecho y la obligación de separarse de Rusia.

Las cosas se agravan cuando se observa con mayor atención a la Rusia “nación”. Aunque artificial, al menos existe el Estado ruso. Pero ¿hay algo parecido a una nación rusa coherente?  No estemos muy seguros de una respuesta positiva.

Por un lado, los rusos no están seguros de si son rossianie o Russkie . El idioma inglés no hace ninguna diferencia entre estas dos denominaciones, pero, como su aproximado equivalente de “British vs Inglés”, que representan una muy diferente percepción. Por otra parte, hay grandes diferencias, en la mentalidad, la historia, la identidad y el lenguaje, sólo tomaré tres ejemplos: la Rusia europea centrada en San Petersburgo y Moscú y los rusos que viven en Siberia, el Lejano Oriente y el sur de Rusia. Rusos siberianos tienen una identidad como sibiryaks.  En el Extremo Oriente ruso se sienten intrusados por Moscú.  Los rusos del sur tienen más afinidad idiomática con los ucranianos que con los moscovitas y los petersburguenses.

Las cosas se ponen aún más complejas cuando se miden las actitudes rusas hacia su propia historia. Algunos rusos ven la historia soviética como la historia de Rusia y a la Unión Soviética como un estado ruso. Otros están en total desacuerdo con lo que ellos consideran que es una deformación soviética de los verdaderos valores rusos. Algunos rusos se ven a sí mismos como occidentales, otros como asiáticos, otros aún como Eurasia. La mayoría de los rusos arrancan su historia a partir del Estado de Kyiv-Rus’ (Kiev), el magno sistema de gobierno que dominó la Europa del Este entre los siglos 9 al 13. Pero hay tanta continuidad entre la Rus’ y Moscovia como la que hay entre la antigua Roma y Rumania.  Rus’ fue establecida por nómades vikingos que establecieron sus tribus entre los eslavos cerca de Kyiv. Moscovia fue el producto de las élites moscovitas y tribus ugrofinesas. Rus’ fue destruida por la Horda de Oro y Moscovia fue promovida a su vez, por ésta.  En el apogeo de la Rus’, Moscú era una pequeña aldea. En el apogeo de Moscovia, Rus’ ya no existía. Con el tiempo, la Rusia imperial desarrolló el mito de su continuidad con Kyiv-Rus’ y “decretó” que Kiev era “la madre de las ciudades rusas.” Los primeros gobernantes de Moscovia no consideraron ninguna continuidad con Kyiv, tanto es así que ningún príncipe moscovita o zar ruso ha llevado el nombre de un gran príncipe de la Rus’.

Compárese eso con cualquier otra dinastía europea y sus innumerables Henry, Louis u Otto.

En una palabra, la nación rusa es tan artificial como el Estado ruso. Por lo tanto debería ser desmembrado entre los chechenos, bashkires, yakutos, tártaros, ucranianos y aún los chinos. En el caso de Alemania reclamar Kaliningrado (antigua Königsberg). En el caso de los tártaros (o tal vez incluso los turcos) reclamar la península de Crimea y quitarla a los rusos. En el caso de los kazajos expulsar a los rusos en el norte de su país.  Si se coincide con Putin, la respuesta tiene que ser sí. Si usted es un político racional o ser humano decente que considere que los ajustes de frontera sin fin son una receta para guerras incesantes, usted coincidirá en que la respuesta es no. Después de todo, la conclusión es que todas las naciones y todos los estados son construcciones históricas artificiales.

De cualquier manera, la cuestión puede ser discutible. Después de haber abierto la caja de Pandora de las revisiones territoriales, Putin podría haber asestado un golpe mortal al estado artificial ruso y a la fragmentada nación rusa. En los próximos años, esperan muchas naciones de la Federación de Rusia, las regiones autónomas y los grandes vecinos para poner a prueba el compromiso de Putin a la desmembración del Estado.

Alejandro J. Motil

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s