Información en español sobre Ucrania

Dentro de la Guerra Encubierta en Ucrania

vice

Todas las fotografías son gentileza de VICE

La medianoche en el borde del sangriento conflicto de Ucrania Oriental está marcada por los fuegos de artificios colorados y perros que ladran al ruido de los disparos de las armas de fuego.

Avdiivka es una pequeña ciudad en la región de Donbás, plagada de agujeros de balas y drones que son visibles en la noche entre el constante fuego trazante que trata de voltearlos.

Las líneas de los separatistas pro-rusos y los ucranianos no han cambiado mucho aquí durante el último año. Es un completo estancamiento con algunas de las posiciones de combate de madera que recuerdan a la línea de trincheras de la Primera Guerra Mundial. Y dentro de esa posición inmanejable, una guerra encubierta ha echado raíces.

Desde el inicio del conflicto en Crimea en 2014, Vladimir Putin desplegó sus “pequeños hombres de verde” sin identificación, término asignado a los soldados armados sin distintivos oficiales que aparecieron en la península controlada ahora por el Kremlin. Y se cree con firmeza que aquel tipo de soldado ruso está entre los separatistas en la región de Donbás.

Pero la actividad clandestina atraviesa a ambos bandos. En un viaje reciente a Avdiivka, VICE News tuvo un excepcional acceso a los comandos ucranianos que pelean en el frente de batalla del conflicto que tiene ya dos años de antigüedad. A los saltos por los caminos de Ucrania del Este, en un vehículo blindado del tipo Brinks al cual le han añadido una jaula de hierro a pruebas de balas sin cinturones de seguridad, entrevisté a principios del Verano a estos soldados de élite.

Estuvimos allí para realizar un documental de investigación sobre los efectos de la misión de entrenamiento de Canadá en Ucrania, pero pronto la conversación viró a sus propias misiones, encubiertas o de las otras.

Usando pasamontañas y portando fusiles de asalto Kalashnikov, hablaron con la condición de anonimidad por el miedo de que los agentes de la inteligencia rusa pudieran identificarlos.

Estos tipos me recordaron a otros agentes especiales de occidente con los cuales había hablado en el pasado. Mucho más existencialistas en su pensamiento sobre la guerra y la muerte que el soldado enrolado promedio, pero con el valor agregado del sentimiento que ellos también han realizado antes algunas operaciones secretas despiadadas. Los comandos ucranianos permanentemente me preguntaban que pensaba yo de ellos, y mi respuesta fue siempre la misma: ” Ustedes realmente parecen cansados de pelear.”

Asintieron todas las veces a esta pregunta. Ellos estaban muy familiarizados con la espantosa comida militar que comíamos, por lo general imitación de kobalsa, y los cráteres de guerra por los cuales pasábamos con los vehículos, haciendo que todos nos golpeáramos la cabeza en el techo herrumbrado del vehículo blindado.

En una entrevista posterior, un miembro de las fuerzas especiales ucranianas dice que los comandos ejecutan asesinatos selectivos detrás de las líneas enemigas en la región de Donbás, lo cual implica identificar y eliminar miembros específicos de las fuerzas separatistas.

“Asesinatos selectivos” es el lenguaje de las fuerzas especiales para significar operaciones quirúrgicas para eliminar oficiales enemigos de alto rango u otros blancos como francotiradores y fabricantes de bombas.

vice1

De acuerdo con el mismo soldado, los agentes especiales ucranianos también sabotearon o destruyeron infraestructura controlada por los separatistas para debilitar el desempeño de su enemigo en el campo de batalla.

Las fuerzas de operaciones especiales ucranianas están acostumbradas a realizar algunas incursiones bien profundas en el territorio enemigo”, dijo la fuente, agregando que ésto incluye sabotajes en estaciones de combustibles o ” la destrucción de suministros o costosas tecnologías militares, como guerra electrónica o señales de estaciones de inteligencia.” Él también nos dice que esas operaciones son malinterpretadas en los medios de prensa ucranianos como “exitosos ataques de la guerrilla ucraniana”, pero su unidad conoce la verdad.

Sus acciones en el contexto más amplio del conflicto  ucraniano salen a la luz cuando las autoridades rusas acusan al mismo tipo de comandos ucranianos de pergeñar un complot para sabotear infraestructura crítica dentro de Crimea. Las autoridades rusas presuntamente capturaron un hombre llamado Yevhen Panov, pero Kyiv niega que sea un agente de sus fuerzas especiales.

Rusia acusa a Panov de ser un miembro de un círculo de inteligencia ucraniano en Crimea que promueve el potencial terrorismo y sabotajes en la península, incluyendo el asesinato de un empleado y soldado de inteligencia rusa. Las autoridades rusas supuestamente capturaron a Panov con explosivos.

Otro comando ucraniano manifestó ante mi en el campo de batalla que él no solo ha combatido, sino asesinado a agentes de la Spetsnaz de élite rusa dentro de la región de Donetsk – la Spetsnaz es la versión rusa de los Navy Seals y de los Delta Force de la élite  estadounidense. El Kremlin niega rotundamente ese informe.

vice2

VICE News contactó a fuentes diplomáticas rusas acerca de la presencia de Spetsnaz en la región de Donbás y aún no han respondido.

A la inversa, los mismos agentes de las fuerzas especiales ucranianas niegan que jamás hayan entrado a Crimea, en contra de las declaraciones del Kremlin, por dos razones.

“Primero, por una decisión política,” me dijo, haciendo referencia a órdenes de Kyiv de no entrar en territorio controlado por Rusia por temor  a escalar un ya volátil estancamiento entre ella y Moscú. “Segundo, por una situación táctica en Crimea. La península está llena de agentes del FSB (Bureau de Seguridad Federal), policías y ejército rusos. Nuestros hombres no son el escuadrón suicida”

Matt Rojansky, Director del Instituto Kenan en el Centro Wilson en Washington D.C. y especialista en el conflicto en Ucrania, dice que el actual combate en la región de Donbás solo puede ser visto como una “guerra” con un “lento hervido”.

“Las cosas se han estabilizado en una suerte de guerra de trincheras de la Primera Guerra Mundial o de una tardía guerra del Siglo XIX,” dijo Rojansky en una entrevista a VICE News. “Y ha estado matando a un montón de personas y también ha destruido la infraestructura, básicamente bloqueando cualquier capacidad para que exista un cese del fuego y que se lleve a cabo la reconstrucción. La reconstrucción de las líneas de electricidad, del suministro de agua, escuelas. El tipo de cosas para abastecer a una población”

 El actual protocolo de Minsk – el acuerdo de cese del fuego internacional entre Ucrania y los separatistas apoyados por Rusia – es visto como un fracaso, con los observadores incorporados en la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa que informan diariamente de bombardeos de artillería, e intercambios de morteros y tiroteos entre los separatistas y las fuerzas armadas ucranianas.

Presencié intensos combates durante aquellas visitas escoltadas a las líneas de batalla a la Zona de Paseo de Adviivka, el área más activa de combate de todo el conflicto. Varios comandos ucranianos consideran al acuerdo de Minsk un “chiste”.

La intensificación del estancamiento geopolítico significa giras extendidas de los soldados ucranianos al frente de batalla del Este de Ucrania, un desenlace del conflicto que cambia el rol de las Fuerzas de Operaciones Especiales Ucranianas  en el terreno y una profesionalización de todas las fuerzas armadas ucranianas.

“En el principio de la guerra, (las Fuerzas Especiales Ucranianas) fueron frecuentemente utilizadas como fuerzas de asalto convencionales por la falta de soldados experimentados y bien entrenados. La mayor parte de nuestros muchachos especiales tomaron parte en la liberación de las ciudades de Donbás,” dijo, añadiendo que a través del entrenamiento asistido y experiencia de combate Occidental, las tropas regulares pueden ahora encarar misiones más ofensivas sobre blancos especiales separatistas.

Por la misma razón, parecería casi inimaginable que cualquiera de estos potenciales blancos encubiertos especiales para las tropas ucranianas estuvieran en Crimea. Eso provocaría casi con seguridad una guerra abierta con Rusia. Así todo, los miembros de las fuerzas especiales ucranianas me dijeron que veían a  Donetsk como parte de Ucrania y por lo tanto presa fácil de las operaciones.

En última instancia, cualquier guerra total con Rusia terminaría probablemente de una sola manera.

“Si declaramos la guerra oficial a Rusia, esta guerra podría durar una semana,” dijo el comando ucraniano. “Pues podemos decir sin temor a equivocarnos que Rusia tiene fuerzas más poderosas.”

Con archivos de Sofi Langis.

Ben Makuch, VICE News, 4 de octubre de 2016.

Los comentarios están cerrados.