Información en español sobre Ucrania

Rusia está ganando la guerra.

Deja un comentario

He estado tratando sobre la seguridad europea durante más de treinta años, como activista durante la Guerra Fría, como periodista, y en think-tanks1.

Sostengo que:

● Rusia es una potencia revisionista;
● Tiene los medios para perseguir sus objetivos;
● Está ganando; y
● Hay mayores peligros por delante.

Recomiendo que el Reino Unido y sus aliados:

● Abandonar toda esperanza de un retorno a la normalidad;
● Impulsar la defensa de los países bálticos y Polonia;
● Exponer la corrupción rusa en Occidente;
● Imponer sanciones eliminando visados a la élite rusa;
● Ayudar a Ucrania; y
● Relanzar la Alianza Atlántica.

Soy autor de varios libros relacionados con la sesión de hoy. El primero de ellos, ‘La Nueva Guerra Fría’, fue escrito en 2007, en momentos en que la mayoría de los occidentales eran reacios a hacer frente a la amenaza que el régimen de Putin supone tanto para su propio pueblo, como para los países vecinos de Rusia. Muchos me acusaron de alarmismo. Pocos lo hacen ahora.

Sin embargo, el pensamiento convencional sobre Rusia está tercamente arraigada. Muchos políticos y analistas en Londres y otras capitales occidentales aún creen que contener y enfrentar la Rusia de Vladimir Putin es peligroso y que la búsqueda de un arreglo diplomático, aunque difícil, es mucho más deseable. Ellos culpan a Occidente por provocar la crisis en Ucrania al ignorar los intereses de Rusia.

Discrepo profundamente. Mis puntos de vista se basan en mis experiencias a lo largo de muchos años en Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, la República Checa, Ucrania, Moldavia, Rusia y otros países de la región. Nuestros amigos allí hace mucho tiempo nos han estado advirtiendo de la peligrosa dirección que tomaban los acontecimientos. No hemos escuchado. En lugar de ello, hemos menospreciado e ignorado a las personas que entienden el problema mejor que nosotros. Ahora se he visto que tenían razón. Espero que mi voz pueda ser oída, donde la de ellos, aún no lo es.

Rusia es una potencia revisionista. Acomodar los intereses rusos no se trata de cambiar los resultados dentro de un conjunto de normas. Es hora de aceptar nuevas reglas dictadas por Rusia. Entender esto es difícil para muchos occidentales, porque creemos implícitamente que el sistema de seguridad europea que hemos conocido durante casi 40 años es justo, y por lo tanto estable. Rusia considera que es injusto y trama su cambio.

Rusia quiere reescribir las normas de tres maneras. En primer lugar, no cree que sus vecinos deben tomar sus propias decisiones sobre su futuro geopolítico. La seguridad de Rusia, en definitiva, depende de la inseguridad de estos países. Rusia particularmente recela de la libertad, prosperidad e independencila de la antiguas naciones cautivas del imperio soviético . Estos pàises plantean un desafío existencial para el modelo estancado y autocrático de gobierno que lidera el régimen de Putin.

El Kremlin también quiere poner fin a las dos grandes amenazas institucionales a sus intereses. Una de ellas es la Alianza Atlántica. Esto proporciona un marco para lo que considera la intromisión de Estados Unidos en Europa. También trae garantía nuclear rudimentario que en teoría es mayor que la parte más poderosa de Rusia militar arsenal: armas nucleares tácticas utilizables.

Rusia también quiere acabar con el papel de la Unión Europea como legislador, sobre todo en la política energética. El Kremlin considera que esto es confiscatorio y una amenaza potencialmente letal para sus más importantes industrias de exportación, y para su principal fuente de influencia política en los países clientes. Rusia se resiente profundamente del “tercer paquete energético” de la UE que prohíbe la discriminación de precios por países, asi como los monopolios y los cárteles de distribución de gas.

Estos no son cambios que Gran Bretaña o sus aliados pefan aceptar. Las Satrapías pro rusas en el este de Europa serían pobres, opresivas, de gestión enfermiza e inestables: como Bielorrusia, si tenemos suerte, o como Moldavia si no. Hace un año, nos enfrentamos a la perspectiva de Ucrania, uno de los países más grandes de Europa, emprendendiendo reformas que habrían hecho un mercado más grande, un mejor vecino, y un país más feliz. Ahora se enfrenta a su desmembramiento como estado títere de Rusia, y su conversión en un apéndice inviable.

Esa es una perspectiva aterradora para los ucranianos, y para nosotros. Por ambas razones morales y prácticas, no debemos abandonar a aliados nuestros como los Estados bálticos y Polonia a ese destino.

La Alianza Atlántica, con todos sus problemas actuales, es la piedra angular de nuestra seguridad. Sin peso militar y económico de Estados Unidos, Europa sería mucho más vulnerable a la presión rusa. Y un mercado energético abierto y transparente es un interés vital para la seguridad nacional . Sería un desastre si Europa regresase a un mundo de turbios acuerdos a largo plazo afectados por compadreos políticos, en los que el dinero se desvía por mercaderes ambulantes y distribuye entre los clientes favorecidos.

Rusia ahora tiene los medios para perseguir su enfoque revisionista.

● Utiliza despiadadamente su arma energética contra los países europeos, sobre todo en el gas de gasoducto, donde tiene el monopolio sustancial en la mitad oriental del continente. Esto lo vemos claramente en la promoción del gasoducto South Stream, que desafía directamente normas de la UE, pero con el apoyo de Austria, Bulgaria, Croacia, Hungría, Italia, Serbia y Eslovenia.

● Utiliza el dinero. Refuerza un lobby comercial y financiero egoísta que se beneficia de hacer negocios con Rusia y teme cuelquier enfriamiento en las relaciones políticas. Bancos austriacos, exportadores industriales alemanes, contratistas de defensa francéses, y una serie de empresas, bancos y bufetes de abogados aquí en el Reino Unido son ejemplos de esto. Estos vínculos energéticos y financieros limitan la respuesta occidental al revisionismo ruso.

Se practica la guerra de información (propaganda) con un nivel de sofisticación e intensidad no vista incluso durante la Guerra Fría. Esto confunde y corroe las habilidades de toma de decisiones occidentales. En cuarto lugar, como hemos visto en Ucrania, está dispuestos a amenazar y utilizar la fuerza.

Rusia está ganando. Rusia no sólo ha desafiado el orden europeo de seguridad y se ha apoderado del territorio de otro país – Crimea: ahora está en el proceso de apoderarse de más, la creación de un estado títere llamado Novorossiya (Nueva Rusia). Ya se ha paralizado la economía de Ucrania y amenaza con convertir a Ucrania en un Estado fallido. La respuesta de Occidente ha sido débil, tardía y desunida.

Muchos países europeos no tienen ningún deseo de confrontación con Rusia. Toman una postura esencialmente pacifista, que mantiene que las soluciones militares no resuelven los problemas, y que el diálogo es en todas las circunstancias mejor que la confrontación. Los Estados Unidos se distrae con múltiples problemas urgentes en otros lugares y muchos estadounidenses se preguntan por qué se les debe pedir dinero prestado para pagar por la seguridad de una Europa que es más grande, y más rica.

Eso le da a Rusia, con su audaz toma de decisiones y su alta tolerancia al riesgo y al dolor, rienda suelta. Nuestra débil respuesta ha permitido a Rusia emprender la guerra en Ucrania, con efectos desastrosos.

Incluso tenemos mayores peligros por delante. La aventura de Ucrania ha dado un gran impulso al régimen de Putin, que mostró algunos signos de disminución de la popularidad el año pasado, en medio de fracaso económico y el creciente descontento por la corrupción y los malos servicios públicos. Los que dijeron que Rusia se contentaría con Crimea (y que la condición especial, y la mezcla histórica y étnica convertían de la península en una anomalía de la geografía política) se han mostrado dramáticamente equivocados.

Peor aún, nuestra debilidad ante Ucrania (y antes de eso, Georgia) ha preparado el escenario para otro, probablemente más grave desafío a la seguridad europea, posiblemente en Kazajstán, Azerbaiyán, Georgia y Moldavia, pero también puede que en los estados bálticos. Estonia, Letonia y Lituania son aliados leales de los americanos y miembros de la OTAN. Estos son nuestros estados de primera línea: el futuro del mundo que hemos dado por sentado desde 1991 peligra en su destino. Si son agredidas o humilladas con éxito, la OTAN va a perder su credibilidad de repente: una gran victoria para Rusia.

La geografía está en contra de ellos: los Estados Bálticos forman una franja delgada y plana de tierra, poco poblada y sin frontera natural y poca profundidad estratégica. Sus economías son susceptibles a la presión de Rusia, sobre todo en gas natural, en el que dependen en gran medida de los suministros rusos (aunque Lituania tendrá una terminal de importación de gas independiente por el fin de año). Estonia y Letonia también son vulnerables a la interferencia de Rusia debido a su composición étnica (entre una cuarta y una tercera parte de su población se identifican como ‘Ruso’ en algún sentido). Lituania es vulnerable a las demandas de Rusia para un corredor a través de su territorio para el enclave de Kaliningrado.

Al igual que Berlín occidental en tiempos de la guerra fría, la defensa militar de los Estados bálticos es difícil, sobre todo contra la ‘guerra híbrida’ del tipo visto en Ucrania, que utiliza una mezcla deliberadamente ambigua de medios militares y no convencionales. Rusia lo sabe. La OTAN sólo tiene una presencia simbólica en la región. No tenemos ni la infraestructura reforzada, ni fuerzas armadas posicionadas, ni armas o municiones posicionados. No tenemos planes adecuados para defenderlos. Rusia también lo sabe. Si tratamos de remediar estas brechas en nuestra defensa – como la OTAN se propone ahora hacer, con retraso y parcialmente, Rusia denunciará estos pasos como una provocación y una amenaza para las contramedidas. En forma actual, se daría marcha atrás.

¿Qué podemos hacer?

La primera tarea es ver con claridad lo que ha sucedido. La seguridad europea no se solucionará con unos toques hábiles diplomáticos y acuerdos inteligentes. Hacer frente a una Rusia revisionista requiere una revisión fundamental. Los responsables políticos deben explicar al público que la guerra en Ucrania ha sido un cambio del juego. Hemos entrado en una nueva era costosa e incómoda, pero nunca vamos a volver a la normalidad. Cualquier otra cosa envía un mensaje de que el régimen cleptocrático en el Kremlin entiende demasiado bien: el crimen se paga.

Tenemos que refutar los falsos argumentos de la Realpolitik, que nos recomiendan para salir de esta chapuza: Aceptar la pérdida de Crimea, establecer un acuerdo con Rusia sobre el futuro de Ucrania, y acostumbrarnos a la nueva realidad, de un “derecho de control” ruso en los países vecinos.

Este enfoque sería moralmente incorrecto y estratégicamente estúpido. Asegurar una Europa completa y libre después de 1991 ha sido un logro magnífico en el que Gran Bretaña ha jugado un papel muy importante. Es cierto, hemos cometido errores. Se trató de complacer a Rusia en la era Yeltsin, ignorando el crecimiento de la corrupción, el autoritarismo y el revanchismo. Nos daba resentimiento rusos como su país deriva de la corriente principal europea y nuestra vulnerabilidad a las medidas que podrían tomar en respuesta. Olvidamos Ucrania, Moldavia, Bielorrusia y los países del Cáucaso. El gobierno de Blair estaba hechizado por la oferta de la cooperación contra el terrorismo islamista en 2001 Hemos estado con frecuencia deslumbrado por las perspectivas comerciales espurias ofrecidas por Rusia del régimen de Putin – en determinada decisión de BP para formar una alianza con Rosneft, la principal compañía petrolera de Rusia, fue un ejemplo vergonzoso de la codicia y la falta de visión.

Pero haber cometido esos errores no es razón para complicarlos ahora, refugiándose en el derrotismo.

La legitimación de la apropiación de tierras de Rusia en Ucrania, y de su poder de control en los países vecinos, sería ir en contra de la justicia histórica. Los tártaros-cuyo sufrimiento en manos soviéticas está añun sin borrar, -están ahora bajo el dominio de sus antiguos torturadores. ¿Realmente estamos proponiendo que los países que pagaron el precio más alto por los errores del siglo XX (incluyendo muchos realizados por este país), y que los últimos maestros del Kremlin ocuparon y saquearon, debe ser una vez más sujetos a la interferencia y la opresión exterior?

En su lugar, debemos dejar claro que nuestro objetivo es simple. Vamos a aumentar nuestra seguridad y la de los aliados, y debilitar a nuestros oponentes. No queremos ser enemigos de Rusia. Pero si el régimen de Putin nos trata como a un enemigo, no ayudaremos a nadie fingiendo lo contrario.

Rusia es demasiado débil como para montar un ataque militar convencional en Occidente.
Pero no necesita hacerlo. Cuenta con armas más potentes, de las que ya han visto en Ucrania – la combinación confusa y rápidamente cambiante de las fuerzas regulares e irregulares, las sanciones económicas, bloqueos de energía, la desestabilización política, la guerra de información, pánicos financieros y los ataques cibernéticos. Las fuerzas armadas tradicionales no están preparados para lidiar con esto. Las propias capacidades psicológicas de guerra de Gran Bretaña (tanto en ataque y defensa) se han visto gravemente degradado en los últimos años; ni nosotros ni nuestros aliados tenemos medios eficaces para contrarrestar la propaganda rusa. Necesitamos nuevos, sofisticados y resistentes medios de defendernos contra la quimera de Rusia, que se mezcla militar, criminal, inteligencia de negocios, diplomáticos, medios de comunicación, cyber y elementos políticos.

La prioridad inmediata es militar. Una crisis de seguridad en la región del Báltico es la amenaza más peligrosa frente a la alianza atlántica. Un comportamiento imprudente por parte de Rusia nos podría enfrentar a una elección entre una confrontación militar a gran escala (incluyendo el posible uso de armas nucleares), o la rendición, con el colapso de nuestros acuerdos más fundamentales de seguridad. Debemos hacer todo lo posible para que esto no suceda.

Eso significa que los aliados de la OTAN deben preposicionar equipo y suministros militares en los estados bálticos. Significa la OTAN la creación de un plan de defensa activo que asuma que existe un peligro real y presente de ataque. Tenemos que poner una importante base de la OTAN en Polonia, para tranquilizar a ese país que pueda desplegar de forma segura sus fuerzas en los países bálticos como refuerzos en caso de una crisis. Tenemos que impulsar la presencia de la OTAN en los países bálticos con las visitas de buques de guerra, policía aérea extendida y fuerzas de tierra-inicialmente en rotación constante de rotación, pero tan pronto como sea posible en despliegue permanente.

Rusia se quejará enérgicamente sobre esto. Pero el hecho de que el Kremlin es infeliz cuando sus vecinos están bien defendidos-lo demuestra. Debemos explicar a las autoridades rusas y a nuestro propio público que cuando la OTAN se expandió en 2004, ni siquiera se elaboraron planes de contingencia para la defensa militar de los nuevos miembros, porque asumimos que Rusia era un amigo, no una amenaza. Es el comportamiento de Rusia, el que ha cambiado eso. Rusia atacó a Georgia en 2008 y ensayaba la invasión y la ocupación de los Estados bálticos, un año después, en los ejercicios Zapad-09 (que concluyeron con un ataque nuclear simulado en Varsovia). Se ha seguido amenazando a los estados bálticos desde entonces, con violaciones de su espacio aéreo, la propaganda y la guerra económica y subversión patrocinada por el Estado. Dimos el paso de asegurar a nuestros aliados más vulnerables tardíamente y de mala gana, y sólo como resultado de la política rusa dirigida hacia ellos.

Un componente militar más vital de la seguridad en el noreste de Europa es la mayor integración posible de Suecia y Finlandia en la planificación y capacidades de la OTAN. Estos países no son miembros de la alianza, así que no pueden ser formalmente parte de su estructura de mando. Pero debemos hacer todo lo posible para maximizar la cooperación en todos los aspectos. No podemos defender los estados bálticos o Polonia sin su ayuda. Los países ricos, bien administradas con capacidades militares graves, excelentes servicios de inteligencia y fuertes culturas estratégicas son escasos en la Europa moderna. Debemos aprovechar al máximo lo que tenemos.

También tenemos que considerar cómo ayudar a los países afectados por las sanciones económicas rusas. Me refiero a las manzanas polacas y queso lituana. Polonia es uno de los mayores exportadores de manzanas del mundo. La mitad de su producción se destina a Rusia y se ha detenido de golpe, por razones arbitrarias. No creo que los contribuyentes deben pagar por las decisiones imprudentes de los exportadores (por más de 20 años he estado advirtiendo a las empresas a no depender en gran medida en el mercado ruso). Pero como consumidores podemos hacer nuestra parte para contribuir a disminuir el impacto de la guerra económica de Rusia.

Dejando claro que somos serios acerca de ayudar a nuestros aliados hará que nuestros intentos de ayuda a nuestros amigos sea más creíble. La prioridad aquí es estabilizar Ucrania. Es difícil exagerar lo lamentable de la situación. Ucrania está sufriendo una crisis económica y financiera de clase mundial, que incluso en un país estable y seguro sería mucho peor que todo lo experimentado en otros lugares de Europa. Su economía es fundamentalmente no competitiva. El principal mercado de exportación, Rusia, está en riesgo de cierre en cualquier momento. Las finanzas públicas están en ruinas. Las reservas de divisas están vacías. El pago de la deuda paralizado. El gobierno subsiste de forma precaria, confiando en donaciones ad-hoc de oligarcas ricos para gastos básicos, tales como la defensa nacional. Incluso si todo lo demás va bien, simplemente fijar la economía de Ucrania llevará a cinco años. Una Ucrania derrotada – amargada, traumatizada y desmembrada – será aún más difícil de ayudar.

El mundo exterior debe responder con generosidad e imaginación. Un nuevo Plan Marshall para Ucrania debe involucrar no sólo apoyo financiero directo, sino también la mayor cantidad posible relajación de aranceles y cuotas sobre los productos ucranianos como el acero, granos, textiles y productos agrícolas. La Unión Europea ha tomado la iniciativa con el acuerdo profundo y completo de libre comercio recién firmado, pero aún queda mucho por hacer. En particular, los países europeos deben acelerar los esfuerzos para abastecer a Ucrania con el gas natural, invirtiendo el flujo de las tuberías existentes.

En segundo lugar, Ucrania se enfrenta a una crisis política y constitucional de un tipo nunca visto desde el fin de las guerras en la antigua Yugoslavia. Cada institución política se degradó y desacreditado en el régimen anterior Yanukovich. Las décadas de mal gobierno, la corrupción y los servicios públicos abismales han corroído la confianza pública en el estado-una de las razones para el apoyo público inicial disfrutado por los insurgentes en las zonas más pobres del este de Ucrania. Debemos dar el mayor apoyo posible a las elecciones parlamentarias del próximo mes.

En tercer lugar, Ucrania se enfrenta a la derrota en su guerra no declarada con Rusia. Tenemos que ofrecer a Ucrania formación militar, asistencia, armas y equipos con el fin de derrotar o al menos detener a los insurgentes separatistas. Nosotros también – por el bien de Ucrania y el nuestro propio – necesitamos disuadir al Kremlin.

Esta es la parte más difícil de la tarea por delante. Rusia es una parte integral de la economía mundial y de la toma de decisiones a nivel internacional en todo, desde el espacio a los minerales submarinos. No puede ser simplemente aislado e ignorado. Pero eso no quiere decir que no podemos aumentar el costo de hacer negocios para el régimen de Putin.

En particular, debemos ampliar considerablemente el uso de sanciones contra los individuos.
La reacción de Rusia furiosa a la imposición estadounidense de incluso un puñado de la prohibición de visados ​​y la congelación de activos a los responsables de la muerte del auditor denuncia de irregularidades Sergei Magnitsky muestra la eficacia de este enfoque. Otros países, entre ellos éste, han fracasado vergonzosamente a seguir su ejemplo. Ellos deberían. La iniciativa de Bill Browder, el financiero con sede en Londres y activista que emplea el señor Magnitsky y ha defendido su causa, y merece una mención especial de crédito.

El ámbito de aplicación de dichas sanciones debe ampliarse para incluir cientos o incluso miles de tomadores de decisiones rusos y los responsables políticos. Podría incluir a todos los miembros de la legislatura (la Duma y el Consejo de la Federación), todos los miembros del Estado Mayor, la inteligencia militar (GRU) la seguridad interna (FSB), de inteligencia exterior (SVR), el Ministerio del Interior (MVD) y otras agencias de poder ”, la administración presidencial, y administración de la propiedad presidencial (y las empresas que la representan en el extranjero), las empresas dirigidas por personalidades vinculadas al régimen de Putin, y cualquier bancos u otras entidades comerciales involucradas en hacer negocios en el ocupado Crimea. Tales prohibiciones de visados ​​y la congelación de activos también podrían extenderse a los padres, hijos y hermanos de los involucrados.

Esto enviaría un mensaje directo y poderoso a la elite rusa que su propio negocio personal en el Oeste – donde ellos y su tienda de familias, estudiar, ahorrar y socializar – no continuará como de costumbre. Cuantos más países que adoptan sanciones, y la más larga es la lista de los afectados, la mayor presión que estamos poniendo en el régimen de Putin a retroceder y cambiar de rumbo.

Aquí en Gran Bretaña tenemos otra arma poderosa. También podemos aplicar las leyes de lavado de dinero mucho más duras para mantener a los funcionarios rusos corruptos de los sistemas de pagos y de capital los mercados occidentales. Deberíamos intensificar las investigaciones de las empresas energéticas rusas que tienen orígenes misteriosos, accionistas o modelos de negocio. Podemos reforzar las normas sobre agentes fiduciarios y de formación de empresas para hacer más difícil para las entidades rusos corruptos para explotar y abusar de nuestro sistema. A menudo se dice que los centros financieros extraterritoriales son amados por la élite rusa. Pero la vergonzosa verdad es que es Gran Bretaña y Estados Unidos que hacen la vida más fácil para ellos.

También tenemos que mejorar la capacidad de resistencia de Occidente y la solidaridad frente a la presión rusa. Lituania ha construido su propia terminal flotante de GNL, que entrará en funcionamiento en diciembre de este año, con la llegada del bien llamado “Independencia”, un buque construido en Corea del Sur. Ya, el agarre de Gazprom en el mercado de gas natural de Lituania ha aflojado, y Lituania ha sido capaz de negociar un descuento del precio desorbitado – el más alto de Europa – que el gigante del gas ruso había estado cobrando. Como editor de la energía de The Economist, soy escéptico de la idea de que alguna vez tendremos un mercado mundial de GNL líquido y profundo: la tecnología y los costos involucrados obstaculizan el desarrollo de la cadena de suministro sea necesario. Sin embargo en los márgenes, el GNL hace una gran diferencia, embotar el borde de cualquier emergencia artificial que Rusia podría tratar de crear con las interrupciones de suministro selectivos.

Europa puede hacer mucho más. Se puede construir más capacidad de almacenamiento de gas, y liberalizar las normas que regulan éste, de modo que todas las partes tengan acceso a las instalaciones. Puede completar la red de gas de norte a sur, por lo que es imposible que Rusia utiliza las interrupciones de suministro en sus cuatro gasoductos de exportación de este a oeste como arma política. Por encima de todo, la Comisión Europea debe proceder con su demanda contra Gazprom para el mercado-el abuso sistemático y violación de la ley. Este movimiento – en efecto un proceso judicial – se basa en la captura de un gran número de documentos a raíz de las redadas en oficinas y filiales de Gazprom. La Comisión había esperado para liberar esta queja – en efecto un acta de acusación – en marzo. Luego se pospuso hasta junio. Nada se ha sabido de él desde entonces. Muchos ahora se preguntan si se ha dejado de lado de forma permanente.

Los reguladores europeos, británicos y estadounidenses están justamente preocupados por la forma en que las empresas rusas operan en el mercado energético mundial. Hay graves sospechas de fijación de precios, información privilegiada, blanqueo de dinero y otros comportamientos abusivos e ilegales. Mis propias investigaciones sugieren que estas sospechas están sobradamente justificadas, aunque escribir sobre ellos se ve obstaculizada por los costos y riesgos impuestos por la ley de difamación Inglés. En el curso de la investigación de la argumentación de la defensa en un caso de difamación que implica un destacado activo de Rusia en el sector energético, conocí a varios testigos potenciales que estaban asustados por su seguridad física si cooperaban con nosotros. Cuanto más que los nuestros sistemas de justicia penal pueden hacer, mediante el enjuiciamiento, la protección de testigos y la declaración de descuentos culpables, para tratar con el estado mafioso ruso, el más seguro del mundo será.

Por último, tenemos que reiniciar la Alianza Atlántica. Como recuerdos se desvanecen las playas de Normandía, del puente aéreo de Berlín y el muro, y el sacrificio y la lealtad de las generaciones pasadas, nuestro depósito de sentimiento compartido está funcionando en seco. Sin común económico, político y cultural, juegos del Kremlin de divide y vencerás tendrán éxito. Para ello será necesario renovar y esfuerzos extraordinarios en ambos lados del Atlántico. Las revelaciones que rodean el material secreto robado por Edward Snowden han avivado los temores de Europa que Estados Unidos es una potencia hegemónica mundial inexplicable e intrusiva. Este año escribí un libro – ‘La Operación Snowden ‘ atacando a los ‘Snowdenistas’, como yo denominé a los defensores del renegado de la NSA.

Creo que nuestras agencias de inteligencia como norma funcionan bien, dentro de la ley, y para el beneficio de nuestras naciones. Pero mucho daño ya está hecho. En un momento en que tenemos que ser la restauración de los lazos transatlánticos, son fulminante ante nuestros ojos, sobre todo en la relación estratégica vital entre Estados Unidos y Alemania. El comercio y la inversión de Asociación Transatlántica (TTIP) ofrece una rara oportunidad de una gran imagen, proyecto positivo que podría ayudar a revivir lo que a veces parece un matrimonio fracasado.

Una nota final: mientras que Rusia, una vez considerado el colapso de la Unión Soviética como una liberación del comunismo, el régimen ahora empuja la idea, cada vez con mayor éxito, que fue una derrota geopolítica humillante. Es decir, no sólo objetivamente falsa, también es una tragedia para el pueblo ruso. Ellos derrocaron a la Unión Soviética, en las que habían sufrido más que nadie. Pero han tenido los frutos de la victoria arrebatados por el régimen de ex-KGB cleptocrático. El pan y circo que ofrece son poco consuelo para el premio que los rusos han perdido: un país gobernado por la ley, libre de las sombras del imperio y el totalitarismo, y en paz consigo misma y con sus vecinos.


1 He trabajado como corresponsal en el extranjero para la BBC, The Independent, The Sunday Times y The Economist. En 1989 fue la única periodista extranjera que vive en la era comunista Checoslovaquia y vio el régimen de no usar la secadora en la Revolución de Terciopelo. Yo fui el último periodista occidental a ser expulsado de la Unión Soviética, después de haber recibido la primera visa dada por las nuevas autoridades lituanas. En 1992 fundó y dirigió el primer semanario en idioma Inglés en los Estados bálticos. En 2010 coordiné la defensa de mi empleador The Economist en una demanda por difamación de altas apuestas en su contra nosotros por un magnate ruso que negó que su fortuna se benefició de su asociación con Vladimir Putin. Hablo Ruso, alemán, polaco, checo y otros idiomas. Además de la “Nueva Guerra Fría ‘(revisada y actualizada en una nueva edición este año) Yo también soy el autor de’ Engaño ‘(un libro sobre el espionaje de este a oeste) y de’ La Operación Snowden ‘(un libro electrónico en la NSA, la privacidad y espionaje).

2 El Acta Final de Helsinki de 1975 estableció que las fronteras en Europa volverían nunca pueden cambiar por la fuerza. La Carta de París de 1990 estableció los principios comunes de la libertad política, los derechos humanos y el Estado de Derecho. La Unión Soviética firmó ambos.

Edward Lucas es Asociado Senior en el Centro de Análisis de Política Europea (Washington DC) y el redactor mayor en la revista The Economist. Lo anterior es su testimonio por escrito a la Cámara de los Comunes Comité de Relaciones Exteriores 3 de septiembre de 2014.

Traducido por Xabier Ormaetxea

Fuente original.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s