Información en español sobre Ucrania

¿Qué fue lo que sirvió de gatillo para la Revolución de Dignidad en Ucrania?: Hechos que han cambiado la historia

1 comentario

En las siguientes líneas puede leer la transcripción de un vídeo, preparado por el periodista ucraniano, Gregoriy Zhegalov, en el que hace un análisis de los hechos que pasaron aquella trágica noche del 29 a 30 de noviembre del 2013 en Maidan de la Independencia en Kiev, y a raíz de los cuales nació la Revolución de la Dignidad en Ucrania.

Los hechos que duraron 30 minutos han cambiado el rumbo de la historia de Ucrania, Rusia y Europa , pincha para ver el vídeo.

A las cuatro de la noche, día 30 de Noviembre los antidisturbios habían interrumpido una manifestación pacifica en Maidan, más de 70 personas resultaron heridas. La mañana siguiente el país explotó con una revolución, hechos que han durado 30 minutos y han cambiado la historia.

Era el noveno día de la manifestación, los jóvenes salieron a la calle después de que el ex presidente Viktor Yanukovuch se opuso a firmar la asociación con la UE.

“La gente del Maidan mayormente era joven, es decir, los manifestantes que lo componían eran chicos jóvenes, estudiantes en su mayoría”, cuenta Vasil Panchenko.

Vasil Panchenko es uno de los 500 jóvenes que el día 29 de Noviembre vino a Maidan y decidió quedarse hasta la madrugada. Esa misma madrugada los medios de información mundiales estarán emitiendo cómo Vasil estará tumbado en la calle protegiéndose de los golpes y porrazos de los antidisturbios.

Pero a las 8 de la noche el chico estaba pensando que tan solo pasará una noche de viernes entre sus amigos en la Plaza Maidan en el centro de la ciudad.

“Maidan ya no suponía ninguna meta, y tampoco tenía mucho sentido pero como método de diversión o lugar de quedada resultaba cómodo para los jóvenes, yo incluido”, dice Vasil.

Para la cantante Ruslana, todo lo que ocurría en ese momento en Maidan le supone mucho más. Desde los primeros días de Maidan, Ruslana estaba con los estudiantes apoyando el acto de manifestación. Si había conflictos con los policías, más de una ella lograba bajar su intensidad.

“Había pasado seis noches seguidas en el Maidan, no solo canté y bailé, según lo que dicen por allí. Era necesario apoyar a la gente, apoyar de una manera que ni te imaginas”, dice Ruslana.

Ese día Ruslana se despertó con la garganta mala, perdió la voz. Sin hacer caso a las prohibiciones médicas, Ruslana fue a Maidan. Allí estuvo unas horas con los estudiantes, pero en el momento más inoportuno Ruslana volvió a casa. Eso no se lo perdonará nunca.

“Siempre pienso en esa noche, del 29 a 30. Incluso te voy a decir que creo que el tiempo que me queda de vida, siempre voy a recordarla”, dice.

El 29 por la mañana, de Vilnus, donde tenía que firmarse el acuerdo con la UE, llegó la mala noticia: el presidente Viktor Yanukovuch finalmente se opuso a firmar. El Maidan se quedó muy decepcionado. En la espera de los líderes de la oposición en el centro de Kiev se reúnen decenas de miles de personas, pero la gente no aguanta mucho y en pocas horas la mayoría se marcha.

“Entonces ya estaba claro que no habrá ninguna asociación, todos se preparaban para una manifestación de despedida. Nadie nos dijo nada, pero todos lo entendimos así. Iba haber un pequeño Maidan, que se pondría en la misma línea con otras manifestaciones, como Maidan de la Lengua o de los Impuestos”, dice Vasil.

Pero en ese momento ni Ruslana, ni Vasil sabían que los hechos que estaban ocurriendo en el país desembocarían en algo diferente. El gobierno había aprobado una decisión  fatal para ellos mismos: “Limpiar la capital de las manifestaciones”. El centro de Kiev se rodeó por las brigadas de los antidisturbios sin que la gente se diera cuenta. La noche del 29 de noviembre, en el centro se encontraban miles de personas de brigadas Berkut. En los gabinetes de los funcionarios no paraban de sonar los teléfonos, dando órdenes los más altos cargos del gobierno. En la larga cola de los políticos responsables se encontraba Oleksander Popov quien en ese momento era el responsable del Ministerio de Asuntos Interiores de Kiev.

“Mi intuición en ese momento me falló. Por lo tanto, en ningún momento imaginé que podría ocurrir un conflicto así”, dice Oleksander Popov.

Su día normal y corriente había sido cambiado por una llamada de Andriy Kliuyev, el secretario del Ministerio de Defensa. El alto ejecutivo exigió al funcionario de la ciudad instalar en el centro de Kiev un árbol de Navidad. La cuestión, que en principio no tiene importancia, sospechosamente, empieza a convertirse en primordial para los altos ejecutivos del país.

El árbol de Navidad se iba a colocar donde se encontraban los manifestantes, cuanto antes lo ponían antes los manifestantes tendrían que irse. El RNBU (Servicios de Seguridad Nacional de Ucrania) insistió en que el árbol de Navidad debía estar instalado esa misma noche. Como se descubriría más tarde, los antidisturbios tenían un plan muy elaborado. La orden para ejecutarlo la daría el ayudante del secretario RNBU, Volodumur Zirkovuch.

Pero en el Maidan la vida seguía su rumbo. Los activistas protestaban desde el escenario. La gente intentaba calentarse junto a los barriles con fuego, cada hora cantaban el himno. Todos estaban tranquilos, era una manifestación pacífica. La gente no sospechaba que entre ellos se encuentraban decenas de antidisturbios camuflados. El Maidan estaba lleno de ellos. Por la noche formaran una parte muy importante en la misión de “limpieza del Maidan”.

“Hubo gente que sabía que habría una operación así. Ahora lo puedo afirmar. Algunos de ellos intentaron advertirnos, pero nosotros no les hicimos caso”, dice Ruslana.

El reloj marcaba las 10.30 y al despacho de Oleksander  Popov viene el ayudante de secretario de RNBU, Volodumur  Zinkovuch.  Las horas siguientes los funcionarios las pasarán juntos.

Según su plan, a las 3.30 de la mañana iban a deshacer el escenario y el equipo de audio del Maidan. Y cuando el sonido desapareciese de la plaza, la mitad de la gente comenzaría a marcharse. Esta versión la contará más tarde Volodumur Zinkovuch , en sus confesiones antes de fugarse del país, pero en aquel momento seguía en frente de la misión sin preocuparse por las consecuencias.

A mediados de la noche, Vasil ve que la situación del alrededor está cambiando, los políticos están desapareciendo poco a poco del centro de la ciudad. Ni siquiera a día de hoy se conoce la respuesta a la pregunta de ¿si aquellos políticos estaban al corriente o no de la misión del gobierno que llevaba el nombre de “limpiar el Maidan”?

“Era raro que no había ningún político. Ni los funcionarios, ni los vigilantes se encontraban ahí”, dice Vasil.

A las dos de la mañana también convencieron a Ruslana a marcharse a casa. Ella se arrepentirá siempre por haberlo hecho.

“Una situación muy rara, sinceramente demasiado rara. Cuando retiran el sonido, el monitor, retiran a los vigilantes, y los últimos 50 agentes de seguridad también se van. Una hora más tarde empezó la represión en el Maidan. Los estudiantes se quedaron totalmente solos en aquella situación, totalmente solos”, recuerda Ruslana.

La última hora de la noche Popov recibe una llamada de Kliuyev. El secretario de RNBU  quiere confirmar que Popov ha dado todas las ordenes necesarias para ejecutar la “limpieza del Maidan”.

Vasil Panchevko seguía sentado en las escaleras de la calle Instututska. Junto a él más de 500 estudiantes que continuaban cantando sin ningún tipo de preocupación. Incluso cuando desaparecieron los políticos, incluso cuando a las 2 de la mañana comenzaron a desmontar el escenario, los jóvenes estaban tranquilos.

“Todos estábamos formando diferentes grupos, estábamos junto a los barriles con fuego o alrededor de tiendas de campaña. También había personas que hablaban desde el escenario, hubo unas 100-200 personas  escuchándolos. Y sí, de vez en cuando nos acercábamos al escenario, si nos parecía interesante lo que oíamos. En general había actuaciones de cantantes”, dice Vasil.

A las 3.30 Maidan se queda quieto. Mientras tanto, a la plaza se acercan coches con árboles de Navidad. Los antidisturbios comienzan a prepararse. Las imágenes del centro se transmiten directamente al despacho del Jefe de policía de Kiev, Valeriy Poriak. Es de noche, pero él sigue en su despacho. Él también ha recibido la orden. Fue el Ministro de Asuntos InterioresZajarchenko, quien se la dio.

A las 3.45 Zincovuch y Popov se juntan con Valeriy Poriak.

“La imagen del monitor no era nada detallada, sino mas bien ampliada. Se veía el movimiento de la gente, también vimos como ese movimiento se paró. Los detalles no se podían percibir”, afirma Popov.

Un minuto antes, Vasil pensó en ir a casa con sus amigos. Pero no le dio tiempo…

“Teníamos frío, estábamos cansados, recogimos todas nuestras cosas, el termo, el té y en ese momento escuché gritos, todos habíamos oído los gritos que salían del escenario. Me di la vuelta, miré a los lados, y vi que por el Sur de la calle Institutska se nos acercaban cascos, muchos cascos deslumbrados por las farolas”, dice Vasil.

Los primeros grupos de antidisturbios se acercaron a la plaza y al alcanzar a los manifestantes comenzaron los golpes, porrazos y los gritos.  Seguían avanzando mientra la gente huía. De repente, Vasil entendió que se encontraba en el centro del pánico. Miró a su alrededor y vio que por el lado del conservatorio y Khrushchatuk había vallas y por el lado de la calle Instutuska tropas militares. “¡Es una trampa!”, pensó y sintió cómo lo pillaban los antidisturbios.

Entonces, Ruslana no paraba de recibir mensajes:

“No podía dormir, recuerdo que a las 4 de la madrugada no estaba dormida. A las 4.09 recibí el primer mensaje, luego las llamadas y ya está… todo se me estaba echando encima”, dice.

Ruslana vuelve a marcharse al Maidan sin saber qué imagen la espera ahí.

“No me lo creía, no me creía lo que estaba sucediendo, no era nada lógico que Yanukovich haya firmado su propia sentencia ante los ojos de todo el mundo”.

En el centro de la ciudad, continuaba la represión. La policía iba en línea contra la gente. Tiraban a la gente al suelo, los pegaban y los arrestaban.

“No entendía porqué pasaba aquello. Nadie quería pegarse con la policía, quizá sólo algunos pocos”, dice Vasil.

La imagen del Maidan se transmite en directo al monitor del jefe de policía de Kiev, Poriak. En su despacho se encuentran Zinkevuch i Popov: ¿Qué sintieron ellos cuando veían cómo se estaba ejecutando la “Limpieza del Maidan”?

“Primero, las cámaras se encontraban lejos, y segundo, estaba muy oscuro, no había mucha luz. Nosotros pensábamos que la gente había retrocedido para que pasen los técnicos y que además todo eso se producía sin ningún conflicto”, asegura Popov.

Por lo tanto, de nuevo confirma que en el despacho del Jefe de Policía no tenía oportunidad de “observar bien” lo que realmente pasaba.

Pero Zinkovuch y Poriak teniendo ahí a sus agentes camuflados no podían desconocer la situación. Y la pregunta hoy es: ¿Qué misión tenían los antidisturbios entonces? ¿Si les dieron la orden de castigar a los manifestantes?

No se parecía a una operación policial, sino más bien una batalla militar con el único objetivo de liquidar el Maidan para que no quede nada del espíritu ucraniano. Cuando Ruslana llegó al Maidan, el territorio ya estaba controlado por los antidisturbios. Sin voz, Ruslana intentaba ayudar a los activistas, pero sin éxito.

“Me acuerdo que al ver los cascos negros y a los niños heridos yo misma asaltaba a los policías, intentaba mantenerme, no gritar, pero seguía asaltándolos”.

Los estudiantes, que pudieron escapar de los antidisturbios, encontraron refugio en el monasterio de Mijail. Golpeados y maltratados construyen barricadas en la puerta para no dejar pasar a los policías. Los antidisturbios no se atrevían a atacar el monasterio y daban el trabajo por hecho. Los servicios del mantenimiento de la ciudad ya estaban preparados para quitar la sangre derramada de la acera. Y lo que quedaría no se vería con las luces navideñas prometidas por el gobierno.

“¡Ciudadanos de Kiev salid al Maidan!”

Al despertarse la mañana siguiente los preocupados ciudadanos de Kiev se enteraron por la redes sociales de lo ocurrido. Furiosos por lo visto salieron a la calle.

“Me había sorprendido de ver tanta gente y cuando me di cuenta de que era una reacción a la paliza que habíamos recibido me sentí aliviado”, dice Vasil.

Así empezaría la revolución.

Vasil Panchenko se quedó en el Maidan para hablar con sus amigos, pero las imágenes de los porrazos y de los golpes que recibió aterrorizaron a todo el país.

“Entonces todo era mucho más terrible porque, aunque parecía que ibamos en la dirección correcta, era muy difícil seguir”, dice.

Ruslana, con su voz destrozada, sólo quería apoyar a los estudiantes.  Sin embargo, se convirtió en la voz del Maidan durante unos cuantos meses de invierno. Proclamando al mundo entero que no había muerto ni la gloria, ni la fuerza, ni la libertad de Ucrania.

“Estoy convencida de que aquello era una operación del Kremlin. Os afirmo que todo lo ocurrido en Maidan esa noche llevana un sello típico del Kremlin”, dice ella.

En dos días, el Maidan de los estudiantes se convirtió en una protesta nacional contra la política de los altos gobernantes del país.

Más adelante, el gobierno abrirá fuego contra los manifestantes.

En tres meses, los altos cargos del país se fugarán de Ucrania.

En cuatro meses, los militares rusos ocuparán Crimea. Comenzará la guerra en el Este de Ucrania.

Dentro de un año Rusia se convertirá en la mayor amenaza de la paz en Europa.

Un pensamiento en “¿Qué fue lo que sirvió de gatillo para la Revolución de Dignidad en Ucrania?: Hechos que han cambiado la historia

  1. Pingback: Hechos que han cambiado el rumbo de la historia de Ucrania Rusia y Europa | Con Ucrania – Actualidad

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s