Información en español sobre Ucrania


Deja un comentario

Poema sobre el Holodomor en Castellano e Inglés. Poem on the Holodomor in Spanish and English.

 

 

A través de los ojos de un niño
2000 (c) Halia Dmytryshyn

En la década de 1930, la gente de Ucrania
vivía al norte del Mar Negro, en un terreno hermoso,
en aldeas, ciudades, pueblos y granjas.
Árboles y flores crecían a su alrededor.

La gente era trabajadora y fuerte,
orgullosa de su herencia y de su tierra generosa,
y anhelaba algún día ver a su amado país, Ucrania, ¡
independiente y libre!

La gente estaba contenta, para vivir sus vidas como Dios había querido,
para cuidar a sus familias, hogares, animales y granjas,
para orar a Dios e ir a la iglesia
para celebrar fiestas tradicionales
para reír y bailar y cantar sus canciones.

Y bendecidos con tierras ricas en minerales y buena tierra, los
ucranianos vivían una vida llena de trabajo duro y trabajo fructífero.

Sus campos eran enormes y estaban llenos de trigo.
La tierra era rica, el suelo negro era profundo.

Crecieron toda clase de alimentos para comer.
Coles, frutas, bayas y remolachas.
Girasoles, nabos, granos y semillas.

Y todos en Europa sabían
que en la canasta de pan de Ucrania crecía:
el grano más rico y el trigo dorado,
que tejía y bailaba sobre el viento,
y empujaba sus tallos hacia el sol.

Las canastas se llenaban y almacenaban,
se necesitaría comida cada día invernal.
Al final de Cosecha, la gente oró para agradecer a Dios por todo lo que dio.

También oraron en la oscuridad de la noche, para
que nadie viniera a llevarse lo
que les pertenecía, cada día.

Pero en sus corazones, los ucranianos sabían,
el enemigo, no muy lejos se acercaba cada día.

Los comunistas de las tierras rusas formaron bandas peligrosas.
Vinieron para obligar a todos los granjeros a renunciar a sus tierras y unirse a granjas colectivas.

Con pistolas en la mano, el enemigo vino,
en camiones y tanques, a caballo también,
en carros, trenes y a pie,
por amenaza de fuerza invadieron la tierra.

Y se llevó toda la comida y el grano,
hasta que solo quedaron los tallos, las cáscaras y los campos vacíos.

La gente no sabía a dónde recurrir,
ya que el hambre tomó su peaje terrible.
Día tras día la tristeza crecía,
la tristeza, el miedo y la desesperación
creían que estaban más allá de todas las palabras para contar.

Las madres sostenían las cabezas de sus hijos y las
apretaban sobre sus corazones
para silenciar sus gritos; no tenían leche ni comida para dar,
y muchos morían en sus camas.

La gente buscaba y buscaba comida a
través de prados, bosques y campos,
tomaban todo lo que podían encontrar para comer,
hojas, semillas, hierba e incluso pájaros pequeños.
Pero a medida que pasaba el tiempo,
sin importar lo que hicieran, por más
que buscaban y buscaban,
toda su comida valiosa había desaparecido.

Aún así, la gente oró de rodillas,
y pidió ayuda en su gran necesidad.
Velas encendidas en la oscuridad de la noche.
Pidieron ayuda en su desesperada situación.

Pero no llegó ayuda de cerca ni de lejos,
y pronto quedó muy claro,
vagando por la tierra como lobos devastadores,
el horror del hambre estaba aquí.

Sobre la tierra, todo lo que veían,
cuerpos hinchados, mentirosos,
niños muertos de hambre y gente muriendo,
la “Parca” de la Muerte flotaba por todas partes.

La tierra que una vez fue dorada y brillante, se
convirtió en oscuridad de la noche a la mañana.
Devastado por cosechas arrancadas del suelo,
Lagrimas, mezcladas con sangre para teñirlo marrón.

En todo el este de Ucrania,
cruces y tumbas cubrieron el terreno.
A la muerte no le importaba si eras grande o pequeño, los
cuerpos yacían muertos donde caían,
pocos quedaban para llorarlos a todos.

Después de que llegaron los despiadados comunistas,
millones de personas murieron en Ucrania.

Los bordes fueron sellados como si con una mortaja,
Ayuda para Ucrania no estaría permitido.

Ninguna nación respondería a su súplica,
El mundo no sabría ni vería,
El hambre y el genocidio trajeron a la existencia,
Por las fuerzas comunistas en 1933.

¡NADIE CONTESTÓ LA LLAMADA DE UCRANIA,
NADIE OYÓ Y
NADIE VIÓ
10,000,000 DE UCRANIANOS CAER!

 

Through the Eyes of a Child
2000 (c) Halia Dmytryshyn

In the 1920’s 1930’s, the people of Ukraine,
Lived north of the Black Sea, on beautiful terrain,
in villages, cities, towns and farms
Trees and flowers grew all around.

The people were hardworking and strong,
Proud of their heritage and bountiful land,
And dearly yearned someday to see their beloved country, Ukraine,
Independent and free!

The people were content, to live their lives as God had meant,
To tend their families, homes, animals and farms,
To pray to God and go to church
To celebrate traditional feasts
To laugh and dance and sing their songs.

And blessed with land rich in minerals and good soil,
Ukrainians lived life filled with hard work and fruitful-toil.

Their fields were vast and ripe with wheat,
The land was rich, black soil ran deep.

They grew all manner of food to eat.
Cabbages, fruit, berries and beets.
Sunflowers, turnips, grain and seeds.

And everyone in Europe knew
That in Ukraine’s Bread Basket grew:
The richest grain and golden wheat,
That weaved and danced upon the wind,
And pushed its stalks toward the sun.

Baskets were filled and stored away,
Food would be needed each wintry day.
At Harvest’s end, the people prayed to Thank God for all that He gave.

They also prayed in the dark of night,
That no one come to take away,
That which belonged to them, each day.

But in their hearts, Ukrainians knew,
The enemy, not far away was coming closer everyday.

The communists from Russian lands formed into dangerous bands
They came to force all farmers to forfeit their land and join collective farms.

With guns in hand – the enemy came,
In trucks and tanks, on horses too,
In wagons, trains and on foot,
By threat of force they swarmed the land.

And took away all food and grain,
Till only stalks, husks, and empty fields remained.

The people knew not where to turn,
As hunger took it’s terrible toll.
Day by day the sadness grew,
The sorrow, fear and despair
They felt was beyond all words to tell.

Mothers held their children’s heads and
Pressed them close upon their hearts
To hush their cries – they had not milk or food to give
And many died upon their beds.

People searched and hunted for food
Through meadows, woods and fields,
They took whatever they could find to eat,
leaves, seeds, grass, even tiny birds.
But as time went by,
No matter what they did,
However hard they looked and searched,
All their precious food was gone.

Still, people prayed upon their knees,
And asked for help in their great need.
Candles lit in the dark of the night,
They begged for help in their desperate plight.

But no help came from near or far,
And it soon became very clear,
Roaming the land like ravaging wolves,
The horror of Famine was here.

Over the land, all you saw,
Were bloated bodies, lying their,
Starving children and people dying,
Death’s “Grim Reaper” hovered everywhere.

The land which once was golden and bright,
Turned into darkness overnight.
Ravaged by crops torn out of the ground,
Tears, mingled with blood to stain it brown.

All across Eastern Ukraine,
Crosses and graves covered the terrain.
Death didn’t care if you were big or small,
Bodies lay dead where they fell,
Few were left to mourn them all.

After the ruthless communists came,
Millions of people died in Ukraine.

Borders were sealed as though with a shroud,
Help for Ukraine would not be allowed.

No nation would answer her plea,
The world would not know or see,
The Hunger and Genocide brought to be,
By the Communist forces in 1933.

NO ONE ANSWERED UKRAINE’S CALL,
NO ONE HEARD AND
NO ONE SAW
10,000,000 UKRAINIANS FALL!

Monumento homenaje en Saskatchewan (Canadá)

 

 


Deja un comentario

Poesia ucraniana: Kostia Kramar

kostia-kamar

Kostia Kamar

Kostia Kramar es un poeta joven contemporáneo, nacido en la ciudad ucraniana de Odesa, conocida por su puerto ubicado a las orillas del Mar Negro. La poesía de Kramar no deja indiferente a nadie. Muchos de los coetáneos encuentran los reflejos de sí mismos en sus poemas. Los versos están repletos de emociones y deseos humanos, que cada uno tenemos guardados en nuestro interior. Kostia Kramar ha podido sacar fuera y plasmar en un papel estos deseos y sentimientos.

“Главное ведь — не рифма. Самое важное, чтобы после прочтения стихотворений оставался какой-то след в душе”.

“Lo más importante no es la rima, sino que lo que importa es que después de la lectura se marque en el alma al menos alguna huella”.

POEMA DEL MES

мне хочется с тобой наедине

мне хочется с тобой наедине
остаться где-нибудь у моря,
где мысли только о весне
и шёпот тёплого прибоя.

пускай исчезнут все вокруг
на сотни миль, в другие дни,
хотя б на несколько минут,
чтоб только мы одни, одни.

мне хочется тебя согреть
и волосы с лица убрать,
любить тебя сильней на треть
и целовать, и целовать…

но мы на площади в толпе,
и все бегут, спешат куда-то.
ты скромно улыбнёшься мне,
ты тоже хочешь к морю, правда?

Quiero quedarme contigo a solas

quiero quedarme contigo a solas
en algún rincón al lado del mar,
donde la primavera está en mente
y el susurro templado del oleaje.

qué desaparezca todo el mundo,
por muchos km alrededor, y otros días,
aunque sea por un par de minutos
quiero que estemos a solas, solos.

quiero darte mi calor
quitar el pelo de tu cara,
quererte por un tercio más
besarte más, besarte más…

pero estamos en la plaza apiñados,
todo de prisa, muchos corren,
me sonríes con timidez,
también sueñas con el mar, ¿verdad?

Traducción Kseniya Tokareva


5 comentarios

GOLGOTHA Por Maksym Sahaydak

En los matorrales silvestres de la taiga siberiana

Donde las grullas no vuelan,

Donde los osos despejaron los caminos,

Donde los castores laboriosos construyen,

Convoyes de gentes: lactantes, viejos abuelos, madres cansadas.

A los monótonos clics de las ruedas,

Y ríos de lágrimas de las madres,

Los interminables, interminables convoyes de trenes

Huellas sangrientas dejadas:

Los cadáveres, expulsados …

Los bebés, se volvieron fríos,

Los ancianos famélicos,

Los enfermos habían muerto de hambre.

Ellos que su tierra, su propia Ucrania,

Blindada hasta la muerte, aunque gastada su esperanza,

Rociado su libro como la lluvia sobre él,

Cubierto con densidad con sus huesos.

Y allí en Moscú, lejos, en el depredador y sombrío Kremlin,

Los tiranos celebraron su sangriento banquete.

Y, con los dientes al descubierto, celebraron:

“¡No habrá Ucrania en esta tierra!”

Los mongoles del siglo XX, recuerden esto:

¡Ucrania nunca morirá!

Mi gente está como Titán envuelta en niebla,

Como un volcán que no puede ser extinguido.

Y nosotros, somos arroyos de lava de fuego,

Que las almas podridas despertaran,

Que siembran las semillas no contaminadas

Todos brotarán en primavera,

Y de los muertos Ucrania se levantará!


Deja un comentario

POESIA UCRANIANA Volodimir Svidzinsky

 

 
"Volodimir Svidzinsky (1885-1941) Poeta ucraniano, victima de Stalin  Me apena salir Del amurallamiento de mi cuarto. Tan sólo en el retiro   Se puede ser uno mismo. ¿Quién me ofrece su alma, Cuando entre extraños me encuentro? ¿Por qué no les expreso Esas palabras testamentarias, Que nacieron de la soledad? Es fácil Extender la mano hacia la rama Y acariciar el vástago ignorante, ¿Por qué resulta entonces tan difícil Preservarse ante las personas?  Se ilumina como la luna, cuando Despacio entreabre la puerta ¡De su existencia! Entre la multitud de constelaciones Él camina pálido y ensombrecido.  cada frase y palabra – Mía y ajena – Bestialmente aniquila la sonoridad De mi vida encubierta. La piedra Cayóse en el lago, hasta el fondo Sin despertar una onda o un torbellino, Únicamente turbiedad y cieno. ¡Oh, íntegra santidad del retraimiento! Las palabras vibran como juncos Junto al diluvio inspirador, Mientras en el mundo el sol impunemente Se irradia en el espejo del alma."

Volodimir Svidzinsky (1885-1941) Poeta ucraniano, victima de Stalin

Me apena salir

Del amurallamiento de mi cuarto.

Tan sólo en el retiro

Se puede ser uno mismo.

¿Quién me ofrece su alma,

Cuando entre extraños me encuentro? ¿Por qué no les expreso

Esas palabras testamentarias,

Que nacieron de la soledad?

Es fácil

Extender la mano hacia la rama

Y acariciar el vástago ignorante,

¿Por qué resulta entonces tan difícil

Preservarse ante las personas?

Se ilumina como la luna, cuando

Despacio entreabre la puerta

¡De su existencia! Entre la multitud de constelaciones

Él camina pálido y ensombrecido.

cada frase y palabra

Mía y ajena

Bestialmente aniquila la sonoridad

De mi vida encubierta.
La piedra

Cayóse en el lago, hasta el fondo

Sin despertar una onda o un torbellino,

Únicamente turbiedad y cieno.

¡Oh, íntegra santidad del retraimiento!

Las palabras vibran como juncos

Junto al diluvio inspirador,

Mientras en el mundo el sol impunemente

Se irradia en el espejo del alma.