Información en español sobre Ucrania


Deja un comentario

Obras maestras de la arquitectura Rococó en Ucrania

Obras maestras de la arquitectura rococó en Ucrania

En cierta forma, el rococó representa la continuación y conclusión del período barroco tanto en el arte como en la arquitectura. Al mismo tiempo, indica un punto fundamental de partida del esfuerzo por sublimar lo sobrenatural y espiritual que caracterizó la mente creativa del artista del barroco.

Iglesia Dominica en Ternopil – 1745-49

El rococó se desarrolló en primer lugar como arte decorativo a principios del siglo XVIII en Francia. Los motivos eran más livianos y agraciados, con muchas formas de conchitas, llamadas rocaille en francés, y patrones tomados de la naturaleza, así como esculturas a pequeña escala inspiradas por temas triviales, que progresivamente fueron remplazando las rimbombantes formas de la arquitectura barroca, caracterizada por la sobrecarga de ornamentación desenfrenada.

En Ucrania, en donde las influencias del barroco fueron fuertes y duraderas a largo plazo, las influencias del rococó y el barroco siempre se entremezclaban. Tales influencias en la escultura ucraniana se pueden ver particularmente en iconostasios, en donde los motivos de conchas talladas y patrones entrelazados templazaron las vides y los follajes de acanthus, a menudo son una lógica estructural.

Vista aérea de la Iglesia de San Andrés en Kyiv

Enlace a artículo sobre la Iglesia de San Andrés

Dentro de los arquitectos más representativos del rococó en Ucrania figuran principalmente Bartolomeo Francesco Rastrelli y Bernard Meretyn.

Podemos leer más sobre este período de las artes en Ucrania, después de este pequeño resumen.


Rococó

La escuela o estilo rococó surgió en Francia a inicios del siglo XVIII. Remplazó la plasticidad del barroco y fue caracterizado por la ligera y agraciada decoración en base a temas triviales, y con esculturas a pequeña escala. En decoración abunda la concha abierta, o “Rocaille” en francés, como motivo popular. El rococó se utilizó en arquitectura eclesiástica por toda Ucrania, pero sólo por las influencias del barroco, que fueron muy fuertes, ambos estilos se entremezclaron.

Iconostasio en la Iglesia de San Andrés

Ejemplos de este estilo en Ucrania son la Iglesia de San Andrés en Kyiv, que data de entre 1747 y 1763, la Catedral de la Natividad de la Madre de Dios en Kozelets, que data de entre 1762 y 1763, en Cherníhiv; también las iglesias católicas romanas de la orden de los dominicos en Lviv, como la Iglesia dominica de 1747-1764, o la de Ternopil de 1745 a 1749; la Catedral de San Jorge en Lviv, de 1745 a 17770; la Catedral de la Dormición en el Monasterio de Pochaiv en Volhynia, de 1771 a 1783; y el ayuntamiento de Buchach, de 1751, en Halychyná.

Las influencias del estilo rococó en la escultura ucraniana se pueden ver particularmente en iconostasios en los que se entrelazan motivos de conchas talladas con patrones que remplazan las vides y los follajes de acanthis, a menudo sin una lógica estructural; ejemplos de ello los encontramos en las Puertas Reales del iconostasio de la Catedral de San Jorge en Lviv.

La Catedral de la Dormición del Monasterio Pochaiv

Enlace a artículo sobre el Monasterio Pochaiv

Los iconostarios de la Iglesia de San Andrés en Kyiv, además de la iglesia del Monasterio Mhar de la Transfiguración, que data de entre 1762 y 1765 en la provincia de Poltava, tienen decoraciones del estilo rococó delicadamente talladas. Las cabezas de los ángeles con alas, talladas en tres dimensiones, se utilizaban para decorar la Iglesia de San Andrés en Kyiv.

Campanario de la Catedral del Nacimiento de la Madre de Dios en Kozelets

En cuanto a la pintura sacra, el estilo rococó tuvo un pequeño impacto directo dado que el barroco se había establecido con fuerza, Algunas pocas naturalezas muertas aparecieron por primera vez, a pequeña escala, sin embargo, y los diseños y decoración rococó dejaron su marca en el amueblado producido en ciudades como Hlujiv y Nizhyn en la provincia de Cherníhiv, además de Olesko en Halychyná. El amueblado tendió a ser liviano, pequeño y con muchas lineas curvas, con acabado en oro sobre blanco. La porcelana con motivos rococó se comenzó a manufacturar en Korets y Volokytyne en Chernihiv.

Iglesia de San Andrés en Kyiv

Esta iglesia es una obra maestra de la arquitectura rococó. Fue diseñada por Bartolomeo Francesco Rastrelli y construída bajo la dirección de I. Michurin entre 1747 y 1753.

Emplazada sobre una montaña en el distrito de Podil, en la que, dice la leyenda, San Andrés, hermano mayor de San Pedro, colocó una cruz y predijo la existencia de la gran ciudad de Kyiv, se luce la majestuosa iglesia de planta cruciforme, de dos niveles, con un domo central flanqueado por cuatro esbeltas torres coronadas por pequeñas cúpulas.

Se puede leer información más extensa sobre la Iglesia de San Andrés pinchando este enlace.


La Catedral de San Jorge en Lviv – Собор св. Юра.

Es uno de los ejemplos más representativos de la arquitectura sacra rococó en Europa, construída en Lviv. De 1817 a 1946 sirvió como sede de la Metropoli de la Iglesia Católica ucraniana.

El complejo de la catedral, que consiste de la iglesia, el campanario, cuya campana fue fundida en 1341, el palacio del Metropolitano, los edificios administrativos, una verja de hierro forjado, dos portones y un jardín, se emplaza sobre una alta terraza desde la que se puede contemplar la gran ciudad antigua de Lviv.

Según la leyenda, el sitio del complejo estaba ocupado antes por una iglesia de madera y un monestario fortificaco que había sido fundado alrededor del año 1280 por el rey Lev Danylovych y, tras su destrucción por el rey Casimiro III “El grande” en 1340, fue ocupada por una basílica de de piedra de tres ábsides y cuatro columnas, que duró de 1363 hasta 1437.

Bajo el período del Metropolitano Atanasii Sheptytsky, esa basílica fue desmantelada y, durante el período del Metropolitano Lev Sheptytsky, fue remplazada por la iglesia que está actualmente, construída entre 1744 y 1759 y terminada en 1764 por S. Fessinger, quien también estuvo encargado de la construcción de la residencia adyacente del Metropolitano, entre 1761 y 1762.

La forma de la planta es cruciforme, y esta Catedral tiene cuatro columnas, coronadas por una gran cúpula y cuatro pequeñas. Los muros exteriores, de gran altura, están decoradas con pilastras corintias muy simples, lámparas de roca al estilo rococó, y una cornisa. Dos escaleras con balaustradas rococó de gran delicadeza, llevan a la entrada principal, flanqueada por las estatuas de los Metropolitanos Atanasii Sheptytsky y Lev Sheptytsky.

Sobre la entrada hay un gran balcón, una ventana alta, el escudo de armas de la familia Sheptytsky, y un ático sobre el que se encuentra la estatua de San Jorge “El Matadragones”, realizada por Johann Pinzel. El terreno frente a la iglesia está rodeado por un cercado de hierro forjado con dos grandes portones estilo rococó, decorados con las figuras alegóricas de la Fé, Esperanza y las iglesias Católica Romana y Católica Griega.

Fotografía aérea – 1923

Las decoraciones internas de la iglesia quedaron completas hasta 1790. Las pinturas las realizaron maestros como Yurii Radylovsky – la Aparición de Jesús frente a los Apóstoles; también por M. Smuhlevych – el Sermón de Cristo, detrás del altar, y Cristo Pantocrator en el domo; y también de Luka Dolynsky – iconos locales, iconos ovales de los profetas y las escenas de los 16 días festivos. El marco esculpido en torno a las dos puertas de entrada, las decoraiones en torno a las entradas, y las lámparas principales, los realizó todos Myjailo Filevych.

En 1942, Myjailo Osinchuk restauró las pinturas y repintó los frescos. Con la supresión de la Iglesia Católica ucraniana por el régimen soviético en 1946, la catedral entró bajo la jurisdicción de la Iglesia Ortodoxa Rusa. A principios de la década de 1990, con la libertad religiosa renovada, la catedral regresó a la Iglesia Católica Ucraniana.

El Palacio Mariinskyi

Diseñado por Bartolomeo Francesco Rastrelli en el estilo rococó, dedicado a la emperatriz Isabel I. Lo construyó sobre el rio Dnipró en el distrito de Pechersk, bajo la supervisión de los arquitectos I. Michurin, P. Neelov, e Ivan Hryhorovych-Barsky durante los años 1747 – 1755.

El palacio consistió en una sección central larga con cimientos de piedra y un segundo nivel de madera, destruído por un incendio en 1819, dos alas de un sólo nivel, y un gran parque adyacente, con bellos jardines.

Esporádicamente fue habitado por miembros visitantes de la familia real y varios gobernadores, incluído Petr Rumiantsev en 1776 pero, cuando no había visitas o gobernadores, se mantenía deshabitado. De 1834 a 1868 fue rentado por una compañía productora de agua mineral.

El palacio fue renovado en 1870, por K. Maievsky y según el estilo de Luis XVI, para la visita del emperador Alejandro II y la emperatriz María. En 1918 albergó las oficinas del Ministerio del Interior del gobierno hetmánico, y los cuarteles generales de la guardia nacional. En 1919 lo ocuparon los comisarios soviéticos y, en 1920, tuvo los cuarteles generales militares soviéticos. De 1923 a 1925 lo ocupó una escuela de agricultura. Y, a partir de 1925, el museo de agricultura con una exhibición industrial permanente.

Tras sufrir daños y saqueo durante la segunda guerra mundial, fue reconstruido alrededor de 1949.

Desde los 1990s ha servido para cumbres, simposios de alto nivel y reuniones con altos dignatarios, y también se planea que se convierta en la residencia oficial del presidente de Ucrania.

Bartolomeo Francesco Rastrelli

Nacido en Paris en 1700, falleció en 1771 en San Peterburgo. Fue un arquitecto de origen italiano, que trabajó el estilo rococó en Ucrania.

Retrato de Rastrelli por Pietro Rotari

LLegó con su padre, Carlo Bartolomeo Rastrelli, en 1716 a San Petersburgo, que iba como arquitecto de la corte. Bartolomeo siguió los pasos de su padre al ser nombrado también arquitecto de la corte de Pedro I en 1730.

Como arquitecto del barroco tardío y, en especial del rococó, se lució con sus impresionantes edificios en Kyiv: la Iglesia de San Andrés entre 1747 y 1753, y el palacio Mariinskyi entre 1752 y 1755.

Además es responsable de las renovaciones del gran palacio de Peterhof, el palacio de Catalina en Tsarskoe Selo, el palacio de invierno, el palacio de Mijail Voronstov o el palacio Stroganov en San Petersburgo.

El Teatro de Drama “Ivan Frankó” en Kyiv, otro edificio representativo del Rococó


Deja un comentario

Historia del arte Barroco en Ucrania

En Ucrania, del siglo XI al XVI, los libros, manuscritos, eran ornamentados con piezas de encabezado, iniciales, piezas al pie, iluminaciones e ilustraciones. Muchas de estas características aparecieron también en los primeros libros impresos.

A finales del siglo XVI, Lviv se convirtió en el primer centro de imprenta y artes gráficas, y uno de los primeros grabadores de influencia fue Lavrentii Fylypovych-Pukhalsky.

Fresco que representa a los Santos Mártires en la Iglesia de la Trinidad en el Monasterio de las Cuevas de Kyiv (en el estudio de Pintura de Iconos)

También comenzaron a surgir centros de artes gráficas en paralelo con imprentas y editoriales que se establecían en Ostrih, Volhynia, en Striatyn y Krylos en Halychyná y, finalmente, también en Kyiv y su avanzada prensa del Monasterio de las cuevas de Kyiv. Comenzando en la segunda mitad del siglo XVII, además de los temas religiosos, los temas que eran presentados en formas gráficas eran sobre asuntos de diario, retratos, planos de ciudades, etc.

Durante el período del barroco ucraniano, que coincidió con el estado hetmánico, se desarrolló fuertemente el grabado, no sólo utilizando nuevas formas, sino también alegoría, simbolismo, heráldica y decoración muy ornamentada. Estas características quedaron “como guante” con la beligerancia y dinamismo del período kozako, cuyo apogeo durante el hetmanato de Ivan Mazepa, definieron la moda artística de fines del siglo XVII e inicios del siguiente.

El artista más famoso de ese tiempo en Kyiv fue el retratista e ilustrador Oleksander Tarasevych, quien trabajó de 1667 a 1720. Otros notables grabadores fueron Ivan Shchyrsky, Zajarii Samoilovych, Leontii Tarasevych, Ivan Strelbytsky, e Ivan Myhura, quien fue conocido por su estilo muy personal que incorporó motivos del arte folclórico. En Ucrania occidental, muchos maestros grabadores de importancia incluyeron a Dionisii Sinkevych y Nykodym Zubrytsky.

Fresco de Cristo sacando a los prestamistas del Templo, en la Iglesia de la Trinidad del Monasterio de las Cuevas de Kyiv

Tras la derrota de Ivan Mazepa en la batalla de Poltava en 1709, la vida cultural en Ucrania comenzó a decaer debido a las restricciones políticas que impuso Moscú, y la migración de los intelectuales y artistas ucranianos a San Petersburgo. Aunque, aún así, Kyiv continuó produciendo hábiles artesanos, como Averkii
Kozachkivsky y, especialmente, Hryhorii K. Levytsky, el grabador más importante del siglo XVIII.

Aprendamos más sobre los artistas grabadores del barroco ucraniano, y sobre tal escuela, leyendo los siguientes artículos:

Frescos en el domo de la Iglesia de la Santísima Trinidad en la puerta principal del Monasterio de las Cuevas de Kyiv


BARROCO UCRANIANO

LEER ARTÍCULO COMPLETO

El barroco fue un movimiento artístico que se originó en Italia a finales del renacimiento durante el siglo XVI y se difundió por Europa durante el siglo siguiente. El período barroco estuvo lleno de grandes proyectos e ideas y diseños complejos que le dieron origen a formas artísticas que habían sido pensadas para elevar al espectador de la existencia diaria hasta una experiencia esotérica.

El Monasterio de San Miguel de las Cúpulas Doradas en Kyiv, representa uno de los ejemplos más típicos de la arquitectura del barroco ucraniano

El barroco, en el arte y arquitectura, está marcado por formas ricas, adornadas, rimbombantes, llenas de esfuerzos para sobresaltar lo sobrenatural, lo espiritual. En la arquitectura en particular, es exuberante, los portales decorativos, frentes, portones, sobrecargados de ornamentación desenfrenada.


OLEKSANDER TARASEVYCH

Олександер Тарасевич nació cerca de 1640, probablemente en la Transcarpatia, y falleció alrededor de 1727 en Kyiv. Su nombre monástico fue Antonii. Fue un grabador y una figura dentro de la iglesia, fundador de la escuela de grabado en metal.

Retrato de Jan III Sobieski, 1680

Leer más sobre él aquí. Pinchar enlace.


LEONTII TARASEVYCH

Леонтій Тарасевич nació alrededor de 1650, probablemente en Transcarpatia, y falleció en 1710 en Kyiv. Fue un Maestro del Grabado.

Consagración de la Catedral de la Asunción, en el Patericon del Monasterio de las Cuevas de Kyiv, 1702

Leer más sobre él aquí. Pinchar enlace.


IVAN SCHYRSKY

Іван Щирський, cuyo nombre monástico fue Inokentii, nació alrededor de 1650, lo más seguro que en la región de Cherníhiv, y falleció en 1714 en la base del regimiento kozako de Chernihiv, en Liubech.

Materiales de discusión para el rector de la Academia Kyiv Mohyla, Prokip Kolachynsky. Año de 1698

Fue un grabador del período barroco. Estudió grabado bajo instrucción de Oleksander Tarasevych en la prensa de la Academia Vilnius entre 1677 y 1680, además de teología y literatura.

Leer más sobre él aquí. Pinchar enlace.


NYKODYM ZUBRYTSKY

Никодим Зубрицький nació en 1688 en la provincia de Lviv, y falleció en 1724. Fue un grabador ucraniano.

El sitio turco a Pochaiv – 1704

Leer más sobre él aquí


HRYHORII K. LEVYTSKY

Григорій Левицький (né Nis) nació alrededor de 1697 en Maiachka, en el regimiento de Poltava. Falleció el 19 de mayo de 1769 en Maiachka. Fue un maestro grabador y pintor del barroco.

Las santas Anastatsia y Yuliana, las mártires

Levytsky estudió grabado en Wrocław hasta 1735. Desde alrededor de 1738 fue un sacerdote ortodoxo en Maiachka y continuó realizando sus grabados para la prensa del Monasterio de las cuevas de Kyiv.

Leer más sobre él aquí. Pinchar enlace.


Kyrylo Stavrovetsky-Tranquillon

Se desconoce su fecha de nacimiento, y se sabe que falleció en 1646 en Cherníhiv. Fue un clérigo, educador, poeta, erudito. Impartió clases en la Escuela de la Hermandad de la Dormición en Lviv a fines de la década de los 1580s, y luego se mudó a Ostroh y Vilnios en 1592.

Perlo mnohotsinnoie – 1646

Leer más sobre este artista aquí


Maestro Illia

Ілля es el nombre de este maestro grabador del siglo XVII. Se desconocen las fechas de su nacimiento y defunción.

Un grabado del monje Isakii realizado por el Maestro Illia, en el Patericon de las Cuevas de Kyiv, edición de 1661

Como monje del Monasterio de San Onufrio, trabajó como grabador en Lviv, para la Prensa de la Hermandad de la Dormición durante la década de los 1930s. De 1640 a alrededor de 1680 trabajó para la imprenta del Monasterio de las Cuevas de Kyiv.

Otros ejemplos de arquitectura del barroco ucraniano

Campanario de la Iglesia de San Elías en Subotiv

Iglesia de la Natividad de la Theotokos (Madre de Dios) en Kozelets

Iconostasio de esa misma iglesia

Iglesia de Santa Catalina en Cherníhiv

Iglesia de San Nicolás en Hlujiv

Iglesia de la Ascensión en el Convento Florovsky en Kyiv

Iglesia de la Exaltación de la Santa Cruz en el Pechersk Lavra de Kyiv

Domos de la Iglesia del Salvador en Berestove

Iglesia de la Transfiguración en Izium

Catedral de la Dormición en Poltava

Catedral de la Intercesión en Ojtyrka

Catedral de la Intercesión en Járkiv

IMAGEN FIJA: CATEDRAL DE SAN JORGE EN KYIV


Deja un comentario

Historia de la Escultura en Ucrania

EL ARTE DE LA ESCULTURA EN UCRANIA

Monumento a los fundadores de la ciudad de Kyiv – 1982 – Vasyl Borodai

Las representaciones esculturales que datan del período paleolítico, han sido halladas en Ucrania en el sitio arqueológico de Mizyn; figuras femeninas esquematizadas, hechas de huesos de Mamut, y datan desde alrededor del año 18,000 antes de Cristo.

Las figuras de terracota de la cultura tripiliana y las estelas de piedra han sobrevivido desde la era de bronce. Los escitas dejaron bellos ejemplos de esculturas en relieve. Numerosos ejemplos de esculturas figurativas helénicas se han encontrado dentro de las ruinas de los antiguos estados en las costas norte del Mar Negro.

Escultura de San Jorge matando al dragón – Pinzel

Ejemplos de la época precristiana, del primer milenio antes de Cristo, incluyen templos e ídolos de piedra, como el idolo de Zbruch. Rocas de tamaño natural llamadas “baby” (por ser similares a marmotas, vistas desde lejos) que datan de entre los siglos XI y XIII anes de Cristo, fueron erigidas en las estepas de Ucrania por tribus túrquicas.

Sin embargo, sólo unas pocas esculturas han sobrevivido provenientes del período de la Rus’ de Kyiv, que datan de entre los siglos X y XII después de Cristo. Esto se debe a que la iglesia oriental se oponía al tallado de figuras.

Bajorrelieve “El triunfo de Friné” – Balavenskyi

Al distribuirse la influencia del arte renacentista en Ucrania, en especial en Halychyná, la escultura se volvió más común. Durante el período barroco, que duró del siglo XVII a principios del XVIII en Ucrania, los relieves llegaron al zenith de su desarrollo en la decoración arquitectónica y en los iconostasios de varios niveles, en vez de que, en Europa occidental, se desarrollaba la escultura tridimensional.

Los mejores y más numerosos ejemplos de escultura tridimensional se encuentran en Halychyná, en obras de talentosos escultores nativos, así como importados, como Johann Georg Pinzel.

El clasicismo apareció a mediados de los 1750s y trajo consigo de regreso la armonía, claridad y serenidad de la época antigua. Dentro de los artistas ucranianos que trabajaron en el estilo del clasicismo se encuentra Ivan Martos.

Durante la segunda mitad del siglo XIX, el clasicismo fue remplazado por el romanticismo y el realismo. En la Ucrania bajo el yugo moscovita, Fedir Balavensky introdujo elementos etnográficos ucranianos a sus esculturas alegóricas. El escultor del modernismo, Olexander Arjipenko, quien obtuvo fama internacional en Paris en la década de los 1910s es el escultor ucraniano más famoso.

Gondolero – Oleksandr Arjípenko

Profundicemos sobre el tema de la escultura ucraniana leyendo las siguientes secciones:

Escultura

Es un termino general en las artes visuales que se refiere a representaciones tridimensionales realizadas al tallar o modelar en una variedad de materiales, dentro de los cuales la piedra y arcilla son los que se utilizan más ampliamente. La escultura abarca también monumentos y estatuas, las que son generalmente a gran escala y son hechas para exhibición pública; obras decorativas u ornamentales; obras íntimas o privadas; y formas pequeñas.

Monumento en Odesa a Armand-Emmanuel Richelieu – Martos

Básicamente, se puede subdividir en obras que se pueden cambiar de lugar y otras que están fijas al suelo, como esculturas o relieves. En Ucrania, las representaciones esculturales, que datan del período paleolítico, han sido halladas en el sitio arqueológico de Mizyn, en forma de figuras femeninas hechas con huesos de mamut.

También han sobrevivido estelas de piedra y figuras de terracota de la cultura tripiliana, que datan de la era de bronce. Los escitas dejaron también bellos ejemplos de esculturas en relieve. Y se han encontrado figuras helénicas en las antiguas ciudades en la costa norte del mar negro. Esto incluye las cabezas de Afrodita, Zeus y Artemis en el sitio arqueológico de Olbia; también un busto memorial que data de entre los siglos III y II antes de Cristo, en el sitio de Quersoneso Táurica; y figuras de terracota conectadas con los cultos a Demetrio, Afrodita y Astarte.

Existen ejemplos precristianos del primer milenio después de Cristo, que incluyen un relieve en roca de la aldea de Busha, en la provincia de Vinnytsia, que contiene una figura arrodillada detrás de la cual se yergue un venado con grandes cuernos, que le ora a un árbol con un gallo encima; ídolos de piedra como el de la aldea de Ivankivtsi en la provincia de Jmelnytskyi, que data de entre los siglos IV y VI; y el ídolo de Zbruch, tallado en un bajorrelieve en los cuatro lados de un bloque de piedra.

Escultura en la Iglesia de la Santa Protectora en Buchach – Pinzel

No ha sobrevivido ninguno de los ídolos de madera, bañados en oro, mencionados en las crónicas de la Rus’. En las estepas fueron erigidas varias Baby de roca (figuras humanas) que datan de los siglos XI al XIII, por las tribus túrquicas. Estas figuras, de hombres y mujeres, se pensaba que eran monumentos mortuorios con alguna función indefinida, pero ya que las representaban en varias posiciones y con distintas vestimentas, han servido para conocer cómo era la indumentaria de esa época. Solamente algunas pocas esculturas del período de la Rus’ de Kyiv, entre los siglos X al XII, han sido salvadas.

Dos esculturas del monasterio de San Miguel de las Cúpulas doradas en Kyiv, representan a los santos Demetrio y Néstor, y el otro a San Jorge y a San Teodosio de las Cavernas, datando del siglo XI. Nuevamente, los prototipos orientales quedan sugeridos por el detalle del cabello, vestimenta e inclusive la armadura de Néstor y Demetrio; mientras que la vestimenta de Jorge y Reodosio muestran una mayor simplificación de planos, como en los modelos griegos.

En las catacumbas del Monasterio de las Cuevas de Kyiv también se encuentran dos relieves, que se asume representan a Hércules luchando contra el león y Cybele en un carruaje, temas de la antigüedad clásica que ya poseen antecedentes en relieves esculturales hallados en sitios de colonias helénicas en las costas norte del Mar Negro. También encontramos un sarcófaco con tallados en relieve en la Iglesia de los Diezmos en Kyiv, que se piensa representa a la Reina Olha de Kyiv, y se piensa que el sarcófaco en la Catedral de Santa Sofía en Kyiv representa al Gran Rey Yaroslav “El sabio”, el fundador de tal templo. Este último tiene tallados en relieve de cruzes entrelazadas con motivos vegetales y represantaciones de peces y aves.

Monumento a la Reina Olha en Kyiv – Kavaleridze

Los 16 paneles de roca en la Catedral de Santa Sofía, once de los cuales están en la sección del coro, están tallados con patrones geométricos entrelazados con follaje, peces, aves y cruces. El panel sobre el fresco (VER ARTÍCULO SOBRE EL FRESCO) de la familia del ReyYaroslav contiene un águila, antiguo símbolo de Júpiter, y de los emperadores romanos.

Mientras tanto, en los capiteles de la Catedral de los santos Boris y Hlib en Cherníhiv, que data del siglo XII, contienen tallados de animales exóticos, parte perro, parte ave y parte dragón, bastante similares al dios pagano Simarhlo. Estos tienen antecedentes en la escultura romanesca, así como los tallados que se encuentran en los portales principales de la Iglesia de San Panteleimon en Halych.

Encontramos iconos metálicos que datan de los siglos XII y XIII cerca de Kyiv, representando La Crucifixión, y otros de piedra fueron preservados en Kyiv y Kaniv, que representan a Santo Tomás con Cristo. Vale la pena mencionar también un relieve de una Orante de entre los siglos XIII y XIV en el Monasterio de las Cuevas de Kyiv, estilizado sin demasiado modelado, mientras que las representaciones del siglo XV, como la Madre de Dios con los Santos Antonio y Teodosio de las Cuevas, específicamente de 1470, en la Catedral de la Dormición del Monasterio de las Cuevas de Kyiv, tienen un fino modelado tridimensional.

Muchacha con espejo – 1840s – Klymchenko

Uno de los tallados más bellos en una miniatura en cuatro partes que se encuentra en un iconostasio con paneles de multifiguras de fines del siglo XV en Kamianets-Podilskyi.

En general, el dasarrollo de la escultura en Ucrania fue ralentizado por la actitud hostil de la Iglesia oriental hacia las imágenes escultóricas. La escultura estaba limitada a tallados en relieve, mayormente en piedra o madera.

pic5co5cs5costrozky20kostiantyn20tomb20sculpture

Escultura en la tumba de Kostiantyn Ostrozky

Mientras se difundía en Ucrania la influencia del renacimiento, en especial en Halychyná, la escultura se volvió más común. En el relieve de mediados del siglo XVI de “El convencimiento de Santo Tomás”, un relieve en piedra que se encuentra en la Catedral Armenia en Lviv, se realizó un connato de escultura tridimensional, pero sin una completa comprensión de la anatomía y proporciones del cuerpo humano. Aunque durante el período del renacimiento aparecieron figuras escultóricas memoriales en las tumbas de O. Lahodovsky, Adam Kysil, J. Herburt, el Rey Kostiantyn Ostrozky, la familia Sieniawski y K. Ramultova, muy similares a las del norte de Italia. Este período renacentista también engendró iconostasios de madera laminada en oro con detalles decorativos y elementos del clasicismo, como en la Iglesia de la Dormición en Lviv, actualmente la iglesia de Velyki Hrybovychi en el distrito de Zhovkva, en la provincia de Lviv.

Además se pueden encontrar edificios seculares en estilo renacentista, generosamente decorados con relieves tallados. Elementos arquitectónicos, como los marcos de puerta y ventanas del Edificio Negro y el de Korniakt en Lviv, eran embellecidos con tallados decorativos tanto en el exterior como en el interior. Las decoraciones en relieves se volvieron frecuentes en la arquitectura sacra, con ejemplos claros en Lviv, en el exterior de la Iglesia de la Dormición, con motivos tallados de vegetales; en la Capilla de los Tres Patriarcas de la Iglesia; en las capillas de las familias Kampian y Boim, que tienen entablaturas altamente elaboradas y una rica decoración de figuras en relieve y ornamentos.

Durante el período del barroco ucraniano, de mediados del siglo XVII a principios del XVIII, los tallados en relieve llegaron al clímax del desarrollo en la decoración de elementos arquitectónicos y los iconostasios de varios niveles, a diferencia de que, en Europa occidental, eran realizados en esculturas tridimensionales. El estilo barroco, las curvas en “s” y los motivos vegetales, que incluyen elementos típicos del barroco ucraniano, como flores de girasol, embellecían la arquitectura sacra y secular. Los iconostasios con ornato tallado y ricamente laminado en oro llegaron a altos niveles de esplendor en iglesias como las de Bohorodchany, del siglo XVII, hecho por Yov Kondzelevych, o en Rohatyn de entre 1649 y 1651.

El énfasis en la escultura pasó de iconos y elementos arquitectónicos pintados, a superficies rícamente talladas que, eventualmente, dominaron las estructuras. Los motivos vegetales se volvieron los más comunes, aunque algunas otras figuras comenzaron a ser incluidas en los diseños. Incluso las capillas laterales fueron adornadas con iconostasios, de menor tamaño, pero también tallados. Lamentablemente, muchos de los magníficos iconostasios del barroco en Kyiv fueron destruidos por el regimen soviético en la década de los 1930s.

Sansón – Exhibida en el Museo de Lviv – Pinzel

Nizhyn, en la provincia de Chernihiv, además de Zhovkva, en Halychyná, se convirtieron en centros de la producción de iconostasios. Surgieron escultores como Yurii Shymonovych-Semyhynovsky, S. Putiatytsky, O. Kuliavsky, V. Sakovych, y S. Stobensky, que se radicaron en Zhovkva. Uno de los iconostasios más finos del barroco se encontraba en la Iglesia de la Santísima Trinidad de Zhovkva, que data de alrededor de 1720. Tal iconostasio pertenece a los elementos del barroco, que juegan con la luz y sombra, con el movimiento dinámico y los contrastes dramátcos de formas curvas y perpendiculares, con superficies talladas fuertemente.

Uno de los iconostasios que sobrevivieron por más tiempo estaba instalado en la Iglesia de la Transfiguración en la aldea de Velyki Sorochyntsi en la provincia de Poltava, que data de 1732. Tiene 20 m de ancho y 17 m de altura, y tan bellamente tallado, que las columnas llegaron a perder su papel y figura estructural, llegando a semejar ramos de flores y campos repletos de ellas. Las Puertas Reales del iconostasio de la Catedral de Santa Sofía en Kyiv, encargadas por el Metropolitano Rafail Zaborovsky en 1747, constituyen una obra maestra del final de la época del barroco ucraniano. Eran talladas enteramente, laminadas en plata y oro, lamentablemente retiradas por las autoridades soviéticas entre 1935 y 1937, así como los iconostasios de ocho niveles.

Los mejores y más numerosos ejemplos de esculturas tridimensionales se pueden encontrar en Halychyná, puesto que en el resto de Ucrania, la iglesia ortodoxa continuaba oponiéndose a la representación escultural de figuras. Estas esculturas fueron incorporadas a la arquitectura secular y sacra, con un buen ejemplo en el ayuntamiento de Buchach. Las iglesias del rito Católico Romano son las que más esculturas de figuras contienen. En la Iglesia Dominicana de Lviv, por ejemplo, se encuentran 18 figuras en el segundo nivel, junto a la cúpula, talladas por S. Fessinger. Este tipo de escultura fue incorporado a la arquitectura de las iglesias católicas ucranianas, como la Catedral de San Jorge en Lviv.

Estatua de un ángel en el cementerio Stare Brusno – Kuznevych

Esos logros fueron el resultado de los esfuerzos de escultores locales talentosos, así como de importados, como Jan Pfister y Johann Georg Pinzel. En la Crucifixión con Santa María y San Juan, escultura por Pinzel de los 1750s en la Iglesia de San Martín en Lviv, las figuras policromáticas en madera no tenían igual en sus planos contrastantes y su dramática yuxtaposición en los pliegues de sus colgaduras. En contraste, la figura polícroma de San Miguel Arcángel, el santo patrono de Kyiv que se encuentra en el ayuntamiento de tal ciudad, carece de sofisticación. Fue realizado de dos láminas de cobre ajustadas sobre una silueta.

La aristocracia y los ricos continuaron encargando esculturas para sus tumbas, así como placas memoriales para muros, talladas en relieves. Un buen ejemplo es el monumento de A. Schlüter a Jan III Sobieski y a S. Danilowicz en Zhovkva, los cuales incorporan dos figuras alegóricas y hacen juego con la urna central.

Ejemplos de escultura cerámica, como el escudo de armas del Hetman Ivan Mazepa en el exterior del Colegio de Chernihiv, y también han sobrevivido los relieves de la Virgen María y santos en los nichos de las puertas del Monasterio de la Transfiguración en Novhorod-Siverskyi, y varios elementos decorativos para edificios en Kyiv y Pereiaslav.

Coro – Myjailo Dzyndra

En cuanto a la escultura de la escuela Rococo, en general, estuvo caracterizada por proporciones elongadas y poses en contrapostura, y continuó siendo una parte orgánica del diseño arquitectónico de los edificios, como por ejemplo las estatuas en la catedral católica de Kamianets-Podilskyi, que datan del siglo XVIII.

Los tallados decorativos, sin embargo, se tornaron más delicados y agraciados, y a menudo aparecían flotando sobre la superficie. La popularidad de los iconostasios altos no disminutó, pero las decoraciones se tornaron un poco más ligeras y más caprichosas, y los iconostasios, por ende, más suaves, como se nota en la catedral del Monasterio de la Transfiguración Mhar, que data de 1762 a 1765, realizado por Sysoi Shalmatov, o en la Iglesia de San Andrés den Kyiv, datando de la década de los 1760s o, de la misma época, la Catedral de la Natividad de la Madre de Dios en Kozeles. En el interior de la Iglesia de San Andrés se tallaron cabezas de ángeles en tres dimensiones, y formas tipo concha que se incorporaron a diseños asimétricos. El iconostasio de la iglesia de madera de la Santísima Protectora en Romny, es una obra maestra del rococó; tal pieza fue tallada por Shalmatov entre 1768 y 1773. Este iconostasio incluye la Crucifixión, en la parte central, con un modelo de la fortaleza de la ciudad debajo, y la Anunciación tallada en un relieve en las Puertas Reales, que provee el escenario arquitectónico.

En el tercer nivel de ese iconostasio aparecen figuras tridimensionales, tamaño real, de Zacarías, Aarón, San Juan Evangelista y San Juan Bautista. Y lo corona una figura hábilmente modelada de Dios, en altorrelieve y sobre un fondo de rosas y formas tipo concha.

Cerámica de Perelesnyk y Rusalka – 1970 – Halyna Sevruk

La escuela del clasicismo llegó a mediados de los 1750s, y trao con ella un retorno de la armonía, de la claridad y la serenidad de las obras antiguas. No fue aceptada, sin embargo, sino hasta principios del siglo XIX. El estilo imperial fue un desarrollo del clasicismo inspirado en prototipos griegos en vez de romanos, y fue más geométrico y austero. El clasicismo coincidió con la pérdida de la autonomía ucraniana y la anexión de Ucrania oriental y mucho de la parte central por Moscovia. La dominación moscovita trajo también la pérdida de la libertad cultural. Bajo el régimen zarista, todos los diseños de edificios debían ser aprobados por el gobierno imperial en San Petersburgo. Dentro de los artistas ucranianos que trabajaron en este estilo clásico están Ivan P. Martos, M. Kozlovsky, y Kostiantyn Klymchenko, todos ellos habiendo trabajado mayormente en Moscovia. Martos realizó varios monumentos en Ucrania, incluída la estatua de Armand-Emmanuel du Plessis duc de Richelieu en Odesa, de 1823 a 1828. También diseñó el monumento de la tumba del Hetman Kyrylo Rozumovsky en Baturyn, entre 1803 y 1805.

El énfasis sin precedentes en la arquitectura civil y la planificación urbana durante el período clasicista, creó una necesidad de esculturas públicas de un tipo antes desconocido en Ucrania. Esculturas autoestables que representaban modelos clásicos comenzaron a aparecer como monumentos cívicos, como la estatua de Armand-Emmanuel du Plessis duc de Richelieu en Odesa, que ya mencionamos, así como características decorativas en parques, plazas y jardines urbanos. En Kyiv existe una estatua dedicada a San Volodymyr viendo al rio Dnipró, realizada por V. Demut-Malinovsky y P. Klodt entre 1850 y 1853, la que es el ejemplo más conocido y popular de la escultura clásica en la capital de Ucrania. Muchos monumentos, lamentablemente, fueron dedicados a los zares y a sus designados.

En Ucrania Occidental, bajo dominio austro-húngaro, al principio se importó la necesidad de escultura cívica desde Europa Central y Occidental, como H. Wittwer, quien fue educado en Viena, o Anton Schimser, educado en Viena y Paris. Wittwer fue el creador de las esculturas de las cuatro fuentes en 1793 en la plaza Rynok en Lviv, las cuales modeló según las figuras clásicas de Diana, Neptuno, Adonis y Anfitrita. Y trabajó junto a Schmiser en las figuras alegóricas y mitológicas en el antiguo edificio de la Sociedad Crediticia en Lviv. Además, Schimser realizó el monumento a la familia Trenkle-Breyer-Venkle en el cementerio Lychakiv, que está compuesta por un ángel, una mujer en duelo y un joven en indumentaria del clásico llevando el recipiente simbólico de tristeza y lágrimas.

Monumento a Santa Ana en Buchach – Pinzel

Durante la segunda mitad del siglo XIX, el romanticismo y realismo remplazaron al clasicismo. H. Krasutsky representó la vida de los campesinos en los cuatro nichos sobre el segundo nivel del edificio “Four Seasons” en Lviv. En la Ucrania dominada por Moscovia, Fedir Balavensky introdujo elementos etnográficos en sus esculturas alegóricas a la Vida y Caridad y creó bustos que retrataban famosos escritores ucranianos. Los temas ucranianos también fueron el centro de la obra de Yelyzaveta Trypilska, quien trabajó en mármol y cerámica, como en su obra “En el mercado” de 1918. Otro destacado escultor de esta escuela fue Petro Viitovych, quien realizó las figuras para la Casa de Ópera de Lviv, y Hryhorii Kuznevych quien realizó varias esculturas para tumbas y muchos bustos en los que retrató a Taras Shevchenko.

El monumento al Hetman Bohdan Jmelnytsky, que data de 1888 y está ubicado en Kyiv, fue realizado por el escultor Mijail Mikeshin según la escuela realista. Los escultores ucranianos que se dedicaron al estilo realista fueron los versátiles Leonid Pozen, Borys Edvards y Parmen Zabila, también influenciados por el academismo.

Varios escultores ucranianos estudiaron en París y, por ende, tuvieron más de alguna influencia de Auguste Rodin y los impresionistas. Entre ellos podemos mencionar a Myjailo Parashchuk quien, de hecho, trabajó más adelante en el estilo académico en Bulgaria; también se destacaron Eleonora Bloj, Myjailo Brynsky, Myjailo Havrylko y Bernard Kratko.

Monumento al Rey Yaroslav frente a la Puerta Dorada en Kyiv – Kavaleridze

Dentro de los escultores ucranianos, el más famoso sea probablemente Olexander Archipenko. En la década de los 1910s creó algunas de las primeras figuras cubistas, como “Caminando” en 1912 o “Gondolero” en 1914, experimentando con construcciones en una amplia variedad de materiales y abstracción, y revivió la escultura polícroma. Su último retrato en busto de Taras Shevchenko e Ivan Franko son representaciones realistas que carecen del enfoque innovativo que lo hizo famoso.

Otro pionero de la escultura moderna y considerado padre del constructivismo, Volodymyr Tatlin, pasó la mayor parte de sus años creativos en Moscú, en donde fue uno de los representativos del avant-garde de ese país. En Járkiv en la década de los 1920s se destaca Vasyl Yermilov, quien exploró el constructivismo en madera y “composiciones experimentales” en metal, que coloreó intentando obtener una superficie contínua. El cubismo influenció las primeras obras de Ivan Kavaleridze, quien participó también en la escuela del avant-garde de la primera década del siglo XX en Ucrania, aunque a la siguiente creó monumentos cubistas, como el monumento a T. Shevchenko antes de sucumbir al realismo socialista con las estatuas a Lenin y Gorky en 1952.

Otros escultores de las décadas de los 1920s y 1930s fueron menos inventivos y permanecieron fieles a las tradiciones realistas. Este listado incluye a Ivan Severa, Yevhen Sahaidachny, M. Novoselsky, Hryhorii Tenner, A. Pysarenko, Zhosefina Dindo, y V. Klimov.

Familia – Myjailo Dzyndra

La escultura de la Ucrania bajo el yugo soviético estuvo sujeta a los dictados del realismo socialista y el control del partido comunista desde los 1930s. Como resultado de ello, muchas obras resultaron glorificando la Revolución Bolchevique de Octubre de 1917 y representa líderes de partido, obreros, campesinos o héroes soviéticos. Durante el período estalinista la escultura fue realmente pomposa, y se ordenó erigir miles de monumentos a personas como Vladimir Lenin, Karl Marx, Joseph Stalin, o Maxim Gorky. Dentro de los escultores más destacados de esta época podemos mencionar a Myjailo Lysenko, Ivan Makohon, Halyna Petrashevych, Yakiv Razhba, Anatolii Bilostotsky, Ivan Znoba, Hryhorii Pyvovarov, Valentyn Znoba, Teodosiia Bryzh, Vasyl Borodai, Dmytro Krvavych, Yosyp Sadovsky, Halyna Kalchenko, Ivan Honchar, o Emmanuil Mysko.

M. Hrytsiuk modeló figuras expresivas sin aceptar el realismo socialista, junto con Yulii Synkevych y Anatolii Fuzhenko, erigiendo en Moscú el monumento al gran Taras Shevchenko en 1964. Otra escultora que podemos mencionar que no se entregó al realismo socialista, es Halyna Sevruk, quien trabaja en cerámica y obtiene su inspiración de temas históricos de Ucrania. Ella tuvo muchas dificultades para exhibir su obra antes de 1988.

La política del Glasnost a finales de la década de 1980, hizo posible que muchos escultores jóvenes en Ucrania exploraran sus visiones individuales y que experimentaran con nuevas formas y materiales. Muchos de ellos han trabajado con escultura en cerámica o terracota, como N. Isupov, A. Ilinsky, O. Kostin, L. Krasiuk, O. Mylovzorov, M. Jusid o Roman Petruk. M. Andrushchuk y H. Drul han creado figuras abstractas en piedra, mientras que E. Kotkov ha experimentado con construcciones en espacio, o M. Malyshko en madera.

Monumento a Lesia Ukrainka en Kyiv – Vasyl Borodai

Durante los años de la posguerra, muchos ucranianos ganaron renombre fuera de su país, como Hryhorii Kruk o Vasyl Masiutyn en Alemania; Leonid Molodozhanyn en Canadá; Serhii Lytvynenko, Andrii Darahan, Valentyn Simiantsev, Mykola Mujyn, Antin Pavlos, Myjailo Dzyndra, Petro Kapshuchenko, Myjailo Chereshnovsky, y los abstraccionistas Konstantin Milonadis, Alexander Hunenko y Myjailo Urban en los EEUU; Fedir Yemets en Venezuela; y Hryhorii Petsukh en Polonia. Muchos escultores de origen ucraniano han trabajado en Norteamérica, como Yaroslava Gerulak, especializada en escultura cerámica, o Mirtala Bentov, quien crea bronces simbólicos usando figuras geométricas y formas de figuras reducidas en exceso. A. Farion talla piedra, Ya. Harabatsch realiza obras abstractas, L. Koverko o Yu. Strutynsky trabajan en relieves constructivistas; y en Canadá podemos mencionar a R.Kosteniuk, quien crea formas abstractas basadas en la estructura de organismos vivientes.

Finalmente, podemos mencionar a Don Proch, cuyas obras incluyen máscaras de la era espacial, o instalaciones; Edward Zelenak realiza composiciones en fibra de vidrio, y R. Yuristy se dedica a obras con formas animales de gran tamaño para espacios externos.


Hablemos ahora sobre algunos pocos escultores destacados y sus biografías:

Johann Georg Pinzel

Йоанн Георг Пінзель. Se desconoce su fecha de nacimiento y falleció alrededor de 1761. Se le considera, como escultor del siglo XVIII, el líder representativo de la llamada “Escuela de Lviv” de finales del período barroco e inicios del rococó.

Abraham sacrificando a Isaac

Ivan P. Martos

Іван Мартос nació alrededor de 1754 en Ichnia, en el regimiento de Pryluky; falleció el 17 de abril de 1835 en San Petersburgo. Fue un gran escultor ucraniano, padre de Oleksander Martos.

Ivan P. Martos

Fedir Balavensky

Федір Балавенсъкий nació el 31 de diciembre de 1864 en Liubotyn, cerca de Járkiv; falleció el 8 de noviembre de 1943 en la aldea de Lianozovo, Moscú. Fue un escultor y pedagogo ucraniano.

Fedir Balavenskyi

Oleksander Archipenko

Олександер Архипенко nació el 30 de mayo de 1887 en Kyiv. Falleció el 25 de febrero de 1964 en Nueva York.

“El Rey Salomón”, hecha en 1963

Ivan Kavaleridze

Іван Кавалерідзе nació el 26 de abril de 1887 en Ladanskyi jutir, cerca de Romny en Járkiv; falleció el 3 de diciembre de 1978 en Kyiv. Fue un escultor ucraniano, director de películas, dramaturgo y escritor de guiones.

Ivan Kavaleridze

Hryhorii Kruk

Григоріі Крук nació el 30 de octubre de 1911 en Bratyshiv en Halychyná; falleció el 5 de diciembre de 1988 en München. Fue un notable escultor ucraniano.

Hryhorii Kruk

Familia Stobensky

No hablaremos sólamente sobre Stepan Stobensky, sino sobre toda la familia, que vivió en Zhovkva, Halychyná, durante los siglos XVII y XVIII, y se dedicó al tallado y escultura en madera.

Yurii Shymonovych-Semyhynovsky

Юрій Шимонович-Семигиновський nació alrededor del año 1660 en Lviv, y falleció en 1711. Fue un pintor ucraniano, escultor y grabador.

Yurii Shymonovych-Semyhynovsky

Jan Pfister

Ян Пфістер nació el 3 de agosto de 1573 en Breslau, Wrocław; falleció antes de 1642 en Berezhany, Halychyná. Fue un escultor polaco de origen alemán que trabajó en Ucrania.

Cúpula de la Capilla Boim en Lviv, con esculturas de Jan Pfister

Kostiantyn Klymchenko

Костянтин Климченко nació en 1816 y falleció el 10 de septiembre de 1849 en Roma. Fue un escultor.

Busto de Sofía Hurko – década de los 1840s

Hryhorii Kuznevych

Григорій Кузневич nació el 30 de septiembre de 1871 en Stare Brusno, distrito de Liubachiv en Halychyná; falleció el 9 de enero de 1948 en Hanachivka, distrito de Peremyshliany en Lviv. Fue un escultor ucraniano.

Fresco de San Lucas Evangelista en una iglesia de Chesaniv

Parmen Zabila

Пармен Забіла nació el 9 de agosto de 1830 en Monastyryshche en el distrito de Nizhyn, Chernihiv. Falleció el 25 de febrero de 1917 en Lausanne. Fue un escultor ucraniano.

Parmen Zabila

Vasyl Yermilov

Василь Єрмілов nació el 22 de marzo de 1894 en Járkiv; falleció el 4 de diciembre de 1967 en su ciudad natal. Due un pintor y diseñador gráfico ucraniano.

Guitarra (Escuela Avant-Garde) – 1920

Yevhen Sahaidachny

Євген Сагайдачний nació el 22 de junio de 1886 en Jersón; falleció el 21 de agosto de 1962 en Kosiv, en la provincia de Ivano-Frankivsk. Fue un pintor, diseñador de escenografías y maestro ucraniano.

Yevhen Sahaidachny

Ivan Makohon

Іван Макогон nació el 26 de octubre de 1907 en Hrushuvaja, distrito de Izium en Járkiv. Falleció el 19 de agosto de 2001 en Kyiv. Fue un escultor ucraniano.

Ivan Makohon

Hryhorii Pyvovarov

Григорій Пивоваров nació el 22 de marzo de 1908 en Lojvytsia, provincia de Poltava; falleció el 15 de mayo de 1942 en Kerch, provincia de Crimea, Ucrania. Fue escultor.

Hryhorii Pyovarov

Vasyl Borodai

Василь Бородай nació el 18 de agosto de 1917 en Katerynoslav; falleció el 19 de abril de 20120 en Kyiv. Fue escultor.

Vasyl Borodai

Ivan Honchar

Іван Гончар nació el 27 de enero de 1911 en Lypianka, en el distrito de Chyhyryn, en ese entonces provincia de Kyiv; falleció el 18 de junio de 1993 en Kyiv. Fue escultor y etnógrafo.

Ivan Honchar

Halyna Sevruk

Галина Севрук nació el 18 de mayo de 1929 en Samarkand, Uzbekistan. Es una artista en cerámica, pintora y artes gráficas.

Halyna Sevruk

Myjailo Dzyndra

Михайло Дзиндра nació el 8 de noviembre de 1921 en Demnia, provincia de Lviv; falleció el 8 de septiembre de 2006. Fue un escultor del modernismo, hermano de Yevhen Dzyndra.

Soldado asustado – Myjailo Dzyndra


Deja un comentario

Arte de Ucrania – RETRATISMO

Esta escuela artística, conocida como “Retratismo”, es la más antigua secular en Ucrania, datando del siglo IV antes de Cristo, encontrado en sitios mortuorios en la ciudad griega de Quersoneso Taurica.

Ejemplos medievales de esta escuela son las representaciones del Gran Rey Yaroslav “El Sabio” y su familia, que data de 1044, en los frescos de la Catedral de Santa Sofía en Kyiv, o las representaciones del Gran Rey Sviatoslav II Yaroslavych y su familia en las iluminaciones del Izbornik de Sviatoslav, de 1073. El rey Yaropolk Iziaslavych y su esposa son retratados en el Salterio de Trier, y data de entre el 1078 y el 1087.

Ivan Rutkovych – Del iconostasio de Skvariava nova en la provincia de Lviv – San Miguel Arcángel

Durante los siglos XVII y XVIII comenzaron a crecer en popularidad los retratos seculares de nobles, kozakos de renombre, líderes campesinos y burgueses adinerados. Un tipo especial de retrato, el Parsunnyi (del latín “Persona”), comenzó a desarrollarse en Ucrania y en el que se representaba a figuras importantes en ricos atuendos y poses formales frente a un fondo que reafirmaba su estatus oficial.

Durante el período barroco de fines del siglo XVII y principios del XVIII fueron pintados muchos retratos oficiales de hetmanes kozakos, como Bohdan Jmelnytsky, Ivan Mazepa, Ivan Skoropadsky, Danylo Apostol, y Pavlo Polubotok. También varios líderes religiosos. Y los retratos familiares que, junto con los retratos de otros temas, reflejan el estado de la sociedad, por medio de cambios históricos en su composición y la forma en la que los sujetos eran representados.

El desarrollo de estilos regionales dio origen a las escuelas Kyivana, la de Halychyná y la de Volyn, en el retratismo. Grabadores como Leontii Tarasevych, Oleksander Tarasevych, Ivan Shchyrsky, o Hryhorii K. Levytsky también se dedicaron a este estilo artístico.

Retrato de Hryhorii Levytsky por su hijo Dmytro

Con la abolición zarista de la autonomía ucraniana en el siglo XVIII, que coincidió con el establecimiento de la Academia de Artes de San Petersburgo en 1758, muchos artistas ucranianos se desarrollaron. Dmytro H. Levytsky, originario de Kyiv, se convirtió en profesor de la mencionada academia, y el más grande retratista del Imperio Ruso de su tiempo. Volodymyr Borovykovsky, otro retratista impresionante, también trabajó en San Petersburgo, utilizando la forma clásica, académica, que favorecía a la corte imperial.

Durante el siglo XIX se pintaron muchísimos retratos en Ucrania, realizados por exalumnos de la Academia, aunque también por artistas autodidactas o por antiguos siervos (ver servidumbre). Uno de los más destacados es Tarás Shevchenko, no sólamente poeta, sino también artista de la plástica. El retratismo perduró como escuela favorita hasta el siglo XX, con una enorme cantidad de diferentes estilos.

Havrylo Vasko – Retrato de una muchacha

Profundicemos un poco más sobre el retratismo, leyendo las siguientes secciones:

Retratismo

En ucraniano se escribe портретистика, portretystyka. Es la representación artística de una o más personas en particular.

Es la forma más antigua de arte secular en Ucrania, datando del siglo IX antes de Cristo, algo que se sabe por sitios mortuorios en Quersoneso Taurica.

A pesar de que el retratismo no surgió en Ucrania como género de las plásticas, sino hasta el siglo XVI, su existencia puede ser trazada hasta las representaciones canónicas de San Antonio de las Cuevas y San Teodosio, en el icono de la Santa Protectora de las Cuevas, que data de 1288, en donde ambos santos tienen características individuales.

Oleksii Shovkunenko – Retrato en blanco – 1915

A fines del siglo XV y principios del XVI, la representacion en iconos se tornó más realista, debido a influencias del Renacimiento, como por ejemplo, la Madre de Dios de Krasiv. En el siglo XVII comenzaron a desarrollarse retratos muy realistas de Santos Patronos, como parte de Iconos, como el de la Crucifixión con un retrato de Leontii Svichka, realizado por Y. Ivanovych, o La Santa Protectora, con un retrato del Hetman Bohdan Jmelnytsky, o el fresco de La Súplica, que data de 1644, con un retrato del Metropolitano Petro Mohyla, en la Iglesia de la Transfiguración en Berestove en Kyiv.

A finales del siglo XVI y hasta el XVIII, los retratos religiosos y seculares tuvieron por primera vez las características del icono, como formas aplanadas, composición estática frontal, y representación hierática de figuras.

Con el tiempo, bajo la influencia de la pintura renacentista, se volvieron tridimensionales, pintándose con perspectiva linear y aérea. Muchos retratos de Santos Patronos fueron pintados y exhibidos en iglesias. Uno de los más antiguos que sobrevive de este tipo es el de J. Herburt, que data de 1578, y en el que sólo el rostro y manos muestran signos de modelado.

Los últimos retratos realizados por Konstiantyn Korniakt en la década de los 1630s son más tridimensionales, pero su composición es más estática. El retrato de T. Palii, realizado cerca de 1711, sin embargo, está realizado más plano y hierático, con las vestiduras de los retratados decorativamente siluetadas contra un telón de fondo poco profundo.

Olena Kulchytska – Dama de blanco

Fueron pintados algunos retratos conmemorativos a miembros de las clases altas, en madera o metal, y sujetados a sus ataúdes. Uno de los más sensibles y bellamente modelados fue el de V. Lanhysh, realizado en 1635, que se encuentra en la colección de retratos de la Hermandad de la Dormición de Lviv. Adjudicado a Mykola Petrajnovych, fue pintado en óleo sobre un óvalo de metal.

También se pintaban retratos en estandartes usados en funerales; un ejemplo muy destacado de ello es el de Konstiantyn Korniakt, que data de 1603. También eran populares las pinturas votivas pequeñas, con retratos no muy sofisticados de personas fallecidas, como F. Stefanykova, de 1618, S. Komarnytsky (1654), e I. Vykotsky (1677).

Los ricos también encargaban representaciones escultóricas de miembros ya fallecidos de sus familias, y los colocaban sobre sus lápidas; existen bellas esculturas en cementerios, como las del Príncipe Kostiantyn Ostrozky, realizada en 1579, la de O. Lahodovsky de 1573, la de la familia Sieniawski de alrededor de 1573, en Berezhany, la de K. Romultova, realizada en 1572 en Drohobych, o la de Adam Kysil, que data de 1653 y está en Nyzkynychi, Volyn.

Vitold Manatrytskyi – Retrato de una abuela centenaria

Retratos seculares de nobles, importantes kozakos, líderes campesinos y ricos burgueses, se volvieron casi como la moneda diaria durante los siglos XVII y XVIII. Un retrato del rey polaco Stephen Báthory, que data de alrededor de 1578 y pintado por el artista del gremio de Lviv, V. Stefanovsky durante la visita del rey a esa ciudad, fue una representación muy realista de la pomposidad e idealización que prevaleció en los retratos de esa época.

En Ucrania se desarrolló un tipo especial de pintura de retrato, la Parsunnyi, palabra que viene de “Persona” en latín, en el que se representaban figuras importantes en ricos atuendos y poses formales contra un fondo que reafirmaba su estatus oficial; incluídos en esta categoría están los retratos de K. Zbarazky, realizado en los 1620s, o el del Hetman Ivan Samoilovych, de 1674, Myjailo A. Myklashevsky de alrededor de los 1700, V. Darahan de los 1760s, o el de H. Hamaliia. de los 1750s.

Durante el período del barroco, de fines del siglo XVII y principios del XVIII, fueron realizados muchos retratos oficiales de importantes hetmanes kozakos, como el gran Bohdan Jmelnytsky, Ivan Mazepa, Danylo Apostol, Ivan Skoropadsky, o Pavlo Polubotok. También líderes religiosos, como Yosaaf Krokovsky, 1718 o Dymytrii Tuptalo, 1752. Los retratos de familias reflejaban los cambios sociales e históricos en su composición y la manera en la que los sujetos eran pintados. El retrato del coronel Semen Sulyma y su esposa, realizado en 1754 por ejemplo, los representa en las vestimentas elaboradas de los líderes kozakos, mientras que a los de sus hijos y esposas, de la década de los 1780s, los retrata como cortesanos típicos.

Mykola Pymonenko – Autorretrato

Hasta el siglo XVIII los artistas firmaban raramente sus obras. De los pocos nombres de retratistas que se llegaron a conocer, y merecen mención, están Fedir Senkovych, Mykola Petrajnovych, Vasyl de Lviv, Ivan Rutkovych, Oleksander Lianytsky, Maestro Samuil, y Maestro Andrii. El desarrollo de estilos regionales dio origen a las escuelas Kyivana, Halychyná y Volynia, en el tema del retratismo. Los de Volyn también eran conocidos por ser buenos para retratos en grabados, como Leontii Tarasevych, Oleksander Tarasevych, Ivan Shchyrsky, O. Irkliivsky, y Hryhorii K. Levytsky.

El primero que mencionamos fue el más importante retratista de la realeza y la nobleza, como su retrato de la princesa Sofiia Alekseevna de 1689. Danylo Haliajovsky fue el autor del grabado de Ivan Mazepa.

La abolición zarista de la autonomía ucraniana durante el siglo XVIII, coincidió con el establecimiento de la Academia de Artes de San Petersburgo en 1758, la que atrajo a muchos artistas ucranianos. Dmytro H. Levytsky de Kyiv se convirtió en profesor en esa academia, y el más grande retratista del Imperio Moscovita de su tiempo. Volodymyr Borovykovsky, otro impresionantemente buen retratista, también trabajó en San Petersburgo en la forma clásica, académica, favorecido por la corte imperial.

Muchos retratos fueron pintados durante el siglo XIX por alumnos de la Academia, como Vasilii Tropinin, Apollon Mokrytsky, Kapiton Pavlov, Havrylo Vasko, y talleres en conjunto, como H. Hanetsky, H. Kushliansky, además de algunos autodidactas, como M. Dykov, I. Sliusarenko y principiantes como O. Berdiaeva, Hlafira Psol. De entre los muchos retratos pintados durante este período, sólamente “Retrato de mi esposa” por Mokrytsky en 1835, y “Retrato de un joven” de Vasko de 1847, existen aún. Otro tipo de artistas eran los itinerantes, como P. Orlov, K. Yushkevych-Stajovsky, y los que anteriormene habían sido siervos, como D. Maliarenko, Ivan Shapovalenko, I. Zaitsev, I. Zasidatel, y el gran Taras Shevchenko, cuyas contribuciones al arte ucraniano fueron subestimadas al principio.

Volodymyr Kostetskyi – Retrato de una muchacha – 1947

Los retratos de Shevchenko abarcaron un gran rango social de sujetos, desde campesinos, como en “La muchacha kazaja” de 1856, hasta la nobleza, como el retrato de la princesa E. Keikuatova de 1847, y modelado tridimensional con luz. Él pintó más de 150 retratos, 43 de los cuales son autorretratos.

La popularidad de los retratos prosiguió durante todo el siglo XIX. Muchos artistas fueron exponentes en este tiempo, de los cuales hablamos más adelante. Porfyrii Martynovych creó imágenes muy recias de campesinos ucranianos, o Serhii Vasylkivsky se especializó en retratos históricos, incluídos los de Bohdan Jmelnytsky, Petro Mohyla, o Ivan Gonta.

Artistas del género femenino también colocaron el nombre de Ucrania en alto, con talentosas como Mariia Raievska-Ivanova y su autorretrato de 1866, o Mariia Bashkirtseva y su “Retrato de una parisina” de 1883, quien trabajó mayormente en Francia.

Oksana Pavlenko – Mariika – 1920

Durante el siglo XX los estilos de retrato surgieron en una gran variedad de estilos. Oleksander Murashko y su famosa “Chica de Sombrero rojo” de 1902, experimentó con los efectos de luz del impresionismo, como en “Retrato de una familia campesina” de 1914. El gran interés de Fedir Krychevsky en el impresionismo, postimpresionismo y cubo-futurismo, puede ser apreciado en su “Chica en azul pálido” de 1904, y otros más.

En la década de los 1930s se tornó hacia representaciones más realistas, como en su “Lecheras felices” de 1937. Myjailo Zhuk pintó una variedad de retratos, incluídos algunos en un análisis cubista del espacio. Anatol Petrytsky pintó una serie de más de 150 retratos de figuras líderes en la cultura ucraniana de las décadas de los 1920s y 1930s.

Dentro de los discípulos de Myjailo Boichuk se encuentra Oksana Pavlenko, quien dedicó un considerable tiempo a autorretratos y retratos de mujeres. Anatol Petrytsky experimentó con el cubofuturismo, y merece una mención especial por crear, entre 1928 y 1933, un total de 150 retratos de figuras importantes dentro de la cultura ucraniana; trágicamente, la mayoría desapareció o fue destruída durante el terror estalinista.

Fedir Senkovych – Icono de la Madre de Dios Hodigitria, de la década de los 1630s

Con la imposición de la escuela, que luego se llamó “Realismo socialista”, por el régimen soviético a principios de los 1930s, toda exploración abierta al modernismo tuvo que entrar en pausa. Por eso es que muchos, la mayoría de hecho, de retratos creados en la Ucrania Soviética representan a líderes comunistas, figuras revolucionarias, y obreros, campesinos y soldados representados de manera idealizada. Dentro de los retratistas más versátiles de esa época, dentro del marco del realismo socialista, se encuentran Oleksii Shovkunenko, Volodymyr Kostetsky y el artista gráfico Vasyl Kasiian, autor de una serie de bosquejos de Vladimir Lenin o el muy reproducido retrato de Taras Shevchenko, realizado en 1960. Myjailo Bozhii también figura en esta época, y es autor también de retratos de Shevchenko.

En Ucrania occidental bajo el gobierno austro-húngaro y polaco entre guerras, los retratistas pintaron según los estilos populares en Europa Occidental. Ivan Trush es un exponente de esta época, quien pintó a importantes escritores ucranianos, como Ivan Franko (1897), Vasyl Stefanyk (1897), y Lesia Ukrainka (1900). El retratista más conocido de Lviv fue Oleksa Novakivsky, quien realizó varios retratos en un estilo impresionista modificado, como en “Retrato de mi esposa, de 1906”, y más adelante, en una forma más bien expresionista, como el Autorretrato de 1927 o el retrato del legendario e histórico personaje de los cárpatos, Oleksa Dovbush, de 1931. Y una exponente femenina es Olena Kulchytska, quien utilizó también una paleta impresionista en sus primeros trabajos, dentro de los que figuran “Retrato de mi hermana Olha”, en 1912. En 1920 hizo una serie de retratos de figuras de la literatura de Ucrania.

Myron Levytskyi – Cabeza de un Apóstol – 1957

Luego de que Ucrania Occidental quedara bajo el régimen soviético en 1944, los artistas fueron obligados a prodicir obras en el “Realismo socialista”, y de ésta época data el “Montañés” de Vitold Manastyrsky, de 1949.

Tras el deshielo cultural de Nikita Khrushchev, sin embargo, muchos artistas de Lviv volvieron a explorar la variedad de estilos pictóricos. Retratos de mujeres en vestimentas hutsul fueron pintados por Manastyrsky, como “Marichka” en 1973, y por Hryhorii Smolsky con “La Prometida” en 1960.

Margit Selska pintó varios retratos de una manera semiabstracta, utilizando áreas aplanadas en color y texturas pesadas. D. Dovboshynsky trabajó con empastes pesados y tonos brillantes; los retratos de Volodymyr Patyk fueron realizados de una forma expersionista, como “Mujer de Rusiv”, de 1971. Y de los artistas más jóvenes, dentro de ellos Liubomyr Medvid, pintó retratos de forma superrealista, sin ningún detalle, como en su “Retrato de mi esposa” de 1968.

Petró Andrusiv – Retrato de Iván Frankó

De los retratistas de la Transcarpatia, Adalbert Erdeli pintó “Mujeres jóvenes” en 1940 y “Pareja comprometida” en 1953, en colores enérgicos, vibrantes, y con sus modelos vistiendo trajes folclóricos, y algo similar hizo Andrii Kotska con su “Mujer de los altiplanos” en 1956.

En la Ucrania bajo el yugo soviético a partir de los 1930s, la mayoría de retratos escultóricos era de líderes del partido comunista, revolucionarios y obreros representados de manera heróica, idealizada, como el “Héroe de Octubre” de Petr Ulianov en 1931. Bustos y figuras de cuerpo completo de escritores y artistas fueron también populares, como el “Ivan Franko” de Ivan Severa en 1947, o el “Retrato de un joven arquitecto” de Emmanuil Mysko en 1972. La mayoría era encargada al artista para exhibir en público. Esto favoreció oficialmente a escultores que incluyen a Myjailo Lysenko, Ivan Znoba, Yakiv Chaika, Severa, Halyna Kalchenko, Yulii Synkevych, H. Redko, y Dmytro Krvavych.

Opanas Zalyvaja – Kozako Mamai – 1969

No todos los artistas de la Ucrania dominada por los soviéticos se adhirió estrictamente al Realismo soviético, sin embargo. En la escultura, M. Hrytsiuk creó algunos retratos sugestivos y sensitivos, y en la pintura, Opanas Zalyvaja escogió temas no sancionados oficialmente, como su obra “Hetman Kalnyshevsky” de 1964, y de una forma representativa que se etiquetó como formalista.

En Kyiv, Ivan Marchuk se comenzó a dedicar al retratismo en la década de los 1980s, y pintó varos retratos contra fondos muy bien plasmados, como en su “S. Pavlychko”, de 1982, y algunos escenarios neutrales. Uno de los retratistas más conocidos del estilo clásico, es Borys Plaksii. Y dentro de las mujeres artistas de Kyiv, podemos mencionar a Tetiana Yablonska, V. Vyrodova-Gotie, y a V. Kuleba-Barynova, quienes pintaron retratos de niños y adultos.

Los retratistas ucranianos también trabajaron fuera de su tierra patria. Myjailo Parashchuk, un escultor que creó algunos costosos bustos de Vasyl Stefanyk y Stanyslav Liudkevych, trabajaba aún en Lviv en 1906, pero a partir de 1922 trabajó desde Sofia, Bulgaria. Otro artista mencionado aquí es Alexander Archipenko, quien dejó Kyiv en 1908 y trabajó en Francia, Alemania y los Estados Unidos después. Él creó varios bustos de Tarás Shevchenko, así como retratos de su esposa, Angelica.

Vasyl Kasiian – Ilustración al poema «Sueño» de Tarás Shevchenko

Vasyl Masiutyn vivió en Berlin a partir de 1921 y creó 63 medallones de líderes políticos y culturales, así como los bustos de los Hetmanes Petro Doroshenko e Ivan Mazepa. Hryhorii Kruk trabajó en la München de la posguerra, y talló y modeló bustos de niños y de contemporáneos.

Varios artistas de la posguerra emigraron a Norteamérica, y dedicaron un considerable tiempo a la pintura de retratos en una gran variedad de estilos: Jacques Hnizdovsky, Myjailo Dmytrenko, Petro Andrusiv con “La esposa del pintor” de 1955, o Petro Mehyk con “El escultor” de 1978, o Liuboslav Hutsaliuk con su “Renata” en 1958. Todos ellos residiendo en los Estados Unidos. Y en Canadá podemos mencionar a Kateryna Antonovych con su “Mujer de Bokovyna” en 1956, o Myron Levytsky con su “Autorretrato” de 1948, 1951 y 1960.

Volodymyr Patyk – Retrato de Roman Turyn


Leamos ahora algo sobre algunos de los retratistas más destacados de Ucrania

Dmytro Levytsky

Дмитро Левицький nació en 1735 en Kyiv, y falleció el 16 de abril de 1822 en San Petersburgo.

Se le considera el retratista más destacado de la era del clasicismo del Imperio Moscovita. Las nociones y prácticas básicas se las dio su padre, Hryhorii K. Levytsky, quien también lo ayudó a realizar los grabados para la Prensa del Monasterio de las Cuevas de Kyiv.

Entre 1753 y 1756 ayudó a su padre y a Aleksei Antropov a decorar la Iglesia de San Andrés en Kyiv. De 1758 a 1761 trabajó en San Petersburgo, en donde estudió con Antropov, L.-J.-F. Lagrené, y G. Valeriani. A partir de 1762, viviendo en Moscú, trabajó como retratista con gran demanda para la aristocracia moscovita. Se mudó a San Petersburgo en 1769 y obtuvo el más alto galardón al arte en la exhibición de 1770 de la Academia de Artes.

Junto con un buen número de sus compatriotas ucranianos en San Petersburgo, Levytsky fue un activo Francmasón, miembro de la logia de San Petersburgo. Maestro de retratismo en la academia desde 1771 hasta 1788, pero luego regresó a su amada tierra, Ucrania, en 1788, aunque la necesidad de trabajo lo obligó a regresar a San Petersburgo en el puesto de retratista de la corte imperial.

Basado en las tradiciones del barroco, clasicismo y de Europa occidental, Levytsky creó prácticamente el retratismo como una escuela. Sus retratos revelan su amplio conocimiento acerca del dibujo, composición, color y el gesto adecuado. En su vida artística ejecutó más de cien retratos, incluídos el de la Emperatriz Catalina II, otros miembros de la familia imperial moscovita, el rey Stanislaus I Leszczyński, el enciclopedista francés Denis Diderot, actualmente en el museo de arte e historia de Génova; retrató también a su propio padre, Hryhorii K. Levytsky, o a su hermano y hermana, así como a seis de los primeros graduandos del Instituto Smolny para Aristócratas.

Una de sus pinturas, el retrato de la princesa Mariia Narychkina, realizado entre 1773 y 1774, se encuentra dentro de la colección permanente del museo de L’ouvre en París.

Además, Levytsky fue el maestro de posteriores retratistas, ucranianos y moscovitas, como L. Myrypolsky, S. Maiatsky, L. Kalynovsky, pues sus obras influenciaron el segundo período de mayor importancia de esta escuela y a su exponente del imperio de Moscovia, Volodymyr Borovykovsky.

Taras Shevchenko

Hay demasiado que decir sobre Tarás Shevchenko, no sólo como poeta, escritor y pintor, sino su misma biografía, la cual es tan extensa, que mejor adjuntamos un listado de enlaces a artículos que lo explicarán mejor: ENLACE

Mykola Ge

Микола Ґе nació el 27 de febrero de 1831 en Voronezh, Moscovia, y falleció el 13 de abril de 1894 en Ivanovskyi Jutir, que actualmente lleva el nombre de “Aldea de Shevchenko”, cerca de Cherníhiv.

Mykola Ge fue un pintor de origen ucraniano y francés. Creció en la finca de su familia en Popelujy, cerca de Mohyliv-Podilskyi en Podilia. Luego ingresó al Gymnasium de Kyiv número 1, en donde fue enseñado, entre otros profesores, por Mykola Kostomarov. Más adelante, a partir de 1847, estudió en la Universidad de Kyiv, y luego en la de San Petersburgo, de 1848 a 1849. Finalmente acabó sus estudios en la Academia de Artes de San Petersburgo, de 1850 a 1857, en donde luego, en 1863, fungió como profesor.

Es uno de los fundadores del grupo de pintores moscovitas y ucranianos llamado Peredvizhniki, aunque luego, a lo largo de su carrera, abandonó el estilo naturalista de éste. Sus pinturas realistas son caracterizadas por una profundidad psicológica en particular, mientras que su ciclo de pinturas más adelante en su carrera, sobre temas Bíblicos, hacen que se vislumbre la emergencia del expresionismo del arte europeo.

Al principio, el estilo de pintura de Ge estuvo fuertemente influenciado por su maestro Karl Briullov, y los principios del academismo que aprendió en la Academia de Arte de San Petersburgo. En 1856 recibió la medalla de oro de la Academia gracias a su pintura “Saul y la Bruja de Endor”, ejecutada en estilo de la ecuela académica. En 1857 viajó a Europa Occidental en donde, en 1860, se estableció en Italia y vivió hasta 1870, aunque con interrupciones.

Influenciado por las obras de maestros del renacimiento, Ge continuó pintando composiciones sobre temas Bíblicos, y de ahí surgió, por ejemplo su “Última Cena”, en 1863, aunque pintó también paisajes, como “El viñedo de Vico” en 1858, o “Florencia” en 1864, además de su fuerte, los retratos, en el que se incluye uno de Aleksandr Herzen en 1867.

Tras su retorno a San Petersburgo en 1870, Ge pintó varias obras sobre temas históricos, tales como el cuadro de “Pedro I interroga al Tsarevich Alexei Petrovich en Peterhof” en 1871, y muchos retratos de figuras políticas y culturales destacadas, como el de Mykola Kostomarov en 1870.

Durante esa época se convirtió en uno de los fundadores de la Sociedad Moscovita de Exhibiciones itinerantes de arte, pero no adoptó el estilo predominantemente naturalista de los pintores de esta sociedad y, en especial, se retiró al negarse a adoptar tal estilo, especialmente por el claro mensaje social de éste.

En 1876 regresó a Ucrania, en donde se estableció en su finca en la provincia de Cherníhiv, y permaneció allí hasta su muerte.

Pintó retratos de campesinos ucranianos, como el “Retrato de un chico ucraniano” a principios de la década de 1890s, así como a su familia, amigos y su autorretrato entre 1892 y 1893. También lindos paisajes de la campiña ucraniana, como el de “La luna saliendo en Ivanovskyi Jutir”, a fines de los 1880s.

En 1882, Ge estableció una cercana relación con Leo Tolstoy, y trabajó difundiendo las ideas de éste dentro de los campesinos ucranianos. Profesaba, y él mismo practicaba, la vida sencilla de la gente. Influenciado por Tolstoy, incluso dejó de pintar por algún tiempo, pero pronto regresó a su obra creativa, para entrar de lleno con su más famoso grupo de pinturas, dedicadas aquí al Nuevo Testamento, en el que se incluye “La Crucifixión”, de 1892.

A lo largo de su vida, Ge se apasionó con la cultura ucraniana, en especial con las obras de Tarás Shevchenko, en especial su poesía, la que admiraba grandemente. Algunos miembros de su familia, en particular su hermano Hryhorii, quien mantenía correspondencia en ucraniano con Volodymyr Antonovych, estaban asociados muy de cerca con los círculos Ukrainófilos. Mykola Ge también ayudó a establecer la Escuela de Dibujo de Kyiv de Mykola I. Murashko.

En la Galería del Museo Nacional de Kyiv se exhiben enormes colecciones de sus obras.

Vasyl de Lviv

Vasyl de Lviv, en ucraniano Василь, de quien se desconoce fecha de nacimiento y deceso, fue un pintor al servicio de la corte del rey Jan III Sobieski en Zhovkva.

Entre 1659 y 1687 pintó un retrato de Jan III, que se encuentra actualmente en la galería Uffizi en Florencia, así como murales que representan la guerra Polaco-Turca, que se encuentran en la Iglesia Católica de Zhovkva, e iconos que están en en Monasterio de Krejiv.


Deja un comentario

¿Por qué Ucrania aún no está en la OTAN?

Traducción del artículo “Why is Ukraine still not in NATO?” por Dmytro Kuleba “UkraineAlert”.

Fotografía de Martin Bertrand y Hans Lucas via Reuters – el Secretario General de la OTAN Jens Stoltenberg (derecha) y el Primer Ministro de Ucrania Denys Shmyhal – imagen tomada el 9 de febrero de 2021 en los cuarteles generales de la OTAN en Bruselas.

Fotografía de Martin Bertrand y Hans Lucas via Reuters – el Secretario General de la OTAN Jens Stoltenberg (derecha) y el Primer Ministro de Ucrania Denys Shmyhal – imagen tomada el 9 de febrero de 2021 en los cuarteles generales de la OTAN en Bruselas.

Durante una entrevista reciente con Axios en HBO, el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyi, dijo que le preguntaría al presidente de los EEUU, Joe Biden, “¿Por que Ucrania aún no está en la OTAN?”.
La pregunta del presidente Zelenskyi generó gran debate y terminó llamando la atención de una enorme audiencia. Y desde ese entonces, los periodistas ucranianos me han estado preguntando, “¿Entonces, por qué Ucrania aún no está en la OTAN?”. Y mientras respondía esa pregunta por la tercera o cuarta vez, me di cuenta de lo satisfecho que estoy con la forma en la que esta discusión se desenvolvió.

Bandera de la OTAN (NATO en inglés)

¿Por qué, de hecho, Ucrania no está en la OTAN?
La Ucrania de hoy no es sólo un recipiente de seguridad, sino que también un ente que otorga seguridad a su región. Durante ya casi siete años ha estado soportando agresión rusa, protegiéndose no sólo a si misma, sino que también a una amplia región entre los mares Báltico y Negro. En ésto, Ucrania ha logrado ganar una experiencia invaluable en el freno de agresores rusos en campos de batalla militares tradicionales y el campo de la guerra híbrida que la federación rusa realiza en contra de Ucrania, lo que abarca desde la guerra cibernética hasta la desinformación y mucho más allá. Estos factores aparentan hacer que Ucrania sea un candidato ideal para pertenecer a la OTAN.

Esa sería una respuesta racional para la pregunta del presidente Zelenskyi. Sin embargo, también existe un lado emocional que debe ser considerado. Probablemente la mejor manera de entender esta dialéctica se logra por la adopción del enfoque neurológico y en la exploración tanto de los enfoques racionales y emocionales respecto a la futura membresía de Ucrania en la OTAN.

Cualquier análisis racional incluiría la necesidad de elevar aún más la interoperabilidad de las fuerzas armadas ucranianas con sus colegas de la OTAN. Involucraría la completación de los estándares para el ingreso a la OTAN y la continuación del proceso a las extensas reformas Euro-Atlánticas.

Jens Stoltenberg

Esta es una lista de tareas muy retadora, pero todos estos objetivos establecidos son totalmente posibles de lograr. De hecho, Ucrania ha realizado ya un considerable progreso en este camino desde el 2014, y dicho proceso ha ganado un momentum añadido en muchas de las áreas.

El lado emocional de la ecuación es mucho menos sencillo. Una combinación de mitos y temores se activa inmediatamente cuando sea que las palabras “Ucrania” y “OTAN” aparezcan juntas en una oración. A menudo este huracán de emociones sobrepasa cualquier lógica o razón. Y a diferencia de la lista de tareas, totalmente racional, esta respuesta emocional es peligrosamente engañosa, y debe ser tratada de acuerdo con ello.

En años recientes, Rusia ha combinado operaciones militares con campañas de desinformación que son diseñadas para justificar la agresión militar en contra de Ucrania. Un tema clave en esta campaña de desinformación es la de una Rusia obligada a ponerse en posición defensiva, específicamente protegiendo sus fronteras de la expansión de la OTAN.

Paises asociados con la OTAN en Europa – Ucrania en amarillo, estado: Plan de Acción Individual de Asociación

Esta narrativa completa se basa en demandas desmitificadas desde hace tiempo sobre una “promesa” realizada por occidente a la Unión Soviética de nunca permitir que la OTAN se expanda hacia el este, tras la caída del muro de Berlín. Según la versión rusa de los eventos, el Secretario de Estado de EEUU, James Baker, prometió al líder soviético Mikhail Gorbachev en 1990, que la OTAN no se expandería hacia el este si la URSS permitía la reunificación de las Alemanias Oriental y Federal.

Documentos de archivo prueban que tal promesa nunca fue realizada. Incluso el mismo Gorbachev declaró en octubre de 2014 que tal tema no había sido discutido en ese entonces.

Esto tiene sentido. A principios de 1990, nadie hubiera considerado la posibilidad de países del Pacto de Varsovia aspirando, ni siquiera teóricamente, la membresía a la OTAN. En vez de ello, las únicas discusiones que existieron sobre una expansión de la OTAN, se refirieron específicamente a Alemania Oriental.

Este engaño primitivo, aunque característico, ha permitido que Moscú promueva el mito de una OTAN de doble cara y expansionista. Mientras tanto, moscovia se pone convenientemente en el papel de víctima, forzada a protegerse a si misma con la ocupación de las tierras de sus vecinos. Desafortunadamente, mucha gente alrededor del mundo continúa siendo tomada como tonta con esta farsa.

Naciones “MAP” (Plan de Acción de Membresía) – Ucrania en verde: diálogos intensivos

El mito de una Rusia sitiada, acosada, galantemente defendiéndose a si misma en contra de la OTAN en expansión, es la parte central del argumento, más extenso, de que el mundo occidental debe evitar “provocar” a Rusia. Una lección clave de los 2000s es que nada invita más a la agresión por parte del Kremlin, que los llamados a “no provocar” a Rusia.

En realidad, Moscú siempre ha sido muy bueno vendiendo pánico. Debemos escuchar cuidadosamente a las señales de Rusia, pero no debemos permitir que tales señales nos manipulen en la toma de decisiones estratégicas. En términos neurológicos, Rusia siempre ha estimulado el sistema límbico emocional de los aliados de la OTAN, mientras que Ucrania ha recurrido a sus lóbulos frontales, racionales. El sistema límbico es importante, pero son los lóbulos frontales los que llevan adelante a la humanidad.

En una cumbre en Bucarest en 2008, la OTAN dejó claro que Ucrania y Georgia serían miembros de la OTAN algún día. La alianza también apoyó a las solicitudes de ambos países para los Planes de Acción de Membresía (MAP, Membership Action Plans) y estuvo de acuerdo en que éste sería el siguiente paso hacia una pertenencia eventual a la OTAN.

Trece años han transcurrido desde tal cumbre de Bucarest, pero Ucrania y Georgia aún esperan.

El elefante en la habitación siempre ha sido Rusia. Allá por 2008, parecía ser una buena idea calmar al elefante ruso, pero ahora es claro que era un error.

Desde la cumbre de Bucarest en 2008, Ucrania y Georgia han sido, ambas, atacadas por Rusia, perdiendo muchas vidas y una extensión considerable de territorio. Esta agresión ha sido refrenada, pero a un costo trágicamente alto. Ucrania ha perdido más de 14,000 vidas mientras se ha defendido del ataque ruso.

Ninguna de ambas naciones se ha rendido a la agresión rusa. Ni tampoco han abandonado sus aspiraciones de convertirse en miembros de la OTAN. Por el contrario, ambas han implementado numerosas reformas para acercarse aún más a la alianza, y han llegado a obtener el estatus de Socios con Oportunidades Aumentadas para la OTAN. SI la situación actual se ve de esta perspectiva a largo plazo, es natural el que los periodistas ucranianos me pregunten por qué la OTAN no le ha dado a Ucrania aún la MAP.

Estoy profundamente agradecido con el Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, por sus claros recordatorios de que “Ningún país de fuera tiene derecho de vetar, y ya caducó la época de las esferas de influencia.”

Durante una conferencia de prensa a principios de febrero en los cuarteles generales de la OTAN con el primer ministro de Ucrania Denys Shmyhal, el segretario general Stoltenberg hizo énfasis en que “La puerta de la OTAN continúa abierta”. Recordó que, allá por el 2008, la alianza tomó la decisión de un si a la membresía de Ucrania, y subrayó que la OTAN continúa con tal determinación. Esto es importante, pero parece haber transcurrido ya bastante tiempo como para que todos los miembros de la OTAN den el paso esperado desde hace tanto tiempo, y otorguen el MAP a ambas, a Ucrania y a Georgia.

Que nuestra decisión no dependa de mitos y temores que nublan nuestro pensamiento estratégico y distorsionan nuestro razonamiento.

La confianza entre la alianza, Ucrania y Georgia ha ido creciendo constantemente. El último ejemplo fue mi participación, junto con mi contraparte georgiana, David Zalkaliani, en la recién cerrada reunión ministerial sobre la seguridad en el Mar Negro.

Vale la pena enfatizar el que Ucrania también ha acelerado sus reformas Euro-Atlánticas domésticas. En particular, el mes pasado, el parlamento ucraniano pasó, a primera lectura, las reformas al Servicio de Seguridad ucraniano, según las recomendaciones de la OTAN. La confianza en crecimiento entre los servicios especiales de Ucrania y los estados miembros de la OTAN, junto con la interoperabilidad en incremento entre las fuerzas armadas, son vitales. Creemos que es la hora de dar pasos adicionales en esa dirección.

Dmytro Kuleba

Los ucranianos entienden que un Plan de Acción de Membresía (MAP por su nombre en inglés, Membership Action Plan) no es lo mismo que la membresía final, pero sería una señal clara de que la idea de una membresía total en la OTAN no es una mera declaración. Este paso probaría que la alianza mantiene sus compromisos y promesas realizados en Bucarest en 2008. Nos enviaría una clara señal de que la OTAN está comprometida con la defensa a los valores de democracia y libertad, los cuales escogen las naciones según su propio derecho. Y aún más, el éxito de Ucrania y Georgia demostrará a los demás que la libertad y democracia son algo por lo que vale la pena luchar.

Ucrania y Georgia le importan a la OTAN. Incluso con el estatus actual de socios, aún no de miembros, ellos ya defienden de facto los límites orientales de la alianza y juegan un papel crucial en la seguridad de la región del Mar Negro.

Ucrania ha contribuido con algunas misiones lideradas por la OTAN durante décadas. Más recientemente, la crisis causada por la pandemia COVID-19 ha destacado los beneficios de las interacciones en cooperación por parte de Ucrania y la OTAN. Ésta le entregó a Ucrania algo de equipo médico de necesidad crítica, que ayudaría a contrarrestar la pandemia, mientras que la flota de Ucrania de aviones de carga Antonov, única, permitió a los miembros de la alianza a recibir insumos médicos urgentes.

Debo dar la bienvenida al enfoque renovado en las aspiraciones de Ucrania por la OTAN que siguieron a los comentarios recientes del presidente Zelenskyi. La próxima vez que Usted escuche a alguien preguntar “¿Por qué Ucrania aún no está en la OTAN?”, intente dejar de lado todos los mitos y aborde racionalmente la pregunta. En el análisis final, la única respuesta razonable es que Ucrania merece recibir ya el estatus de MAP y que, eventualmente, será miembro de la alianza. Esto no es neurología.

Dmytro Kuleba (escritor del artículo original) es el Ministro de Asuntos del Exterior de Ucrania.


Deja un comentario

Arte en Ucrania – El Mosaico y el arte bizantino

La segunda era dorada del arte bizantino comenzó en los siglos VII y IX. Durante este período, el reino ucraniano de la Rus’ de Kyiv entró de lleno en la órbita de la cultura bizantina, y en el año 988 adoptó el Cristianismo a través de Bizancio.De hecho, la influencia sobre el territorio ucraniano comenzó mucho antes, y se concentró en las costas norte del Mar Negro, en ciudades tales como Quersoneso Taurica o Kerch.Las primeras iglesias Kyivanas fueron construidas, de hecho, en estilo bizantino, como la Iglesia de los Diezmos o de los Tithas, y no sobrevivieron a las constantes invasiones de hordas nómadas. Sin embargo, la Catedral de Santa Sofía (a la Sabiduría de Dios), construida en 1037, ha podido ser preservada en buenas condiciones.Esta Catedral representa una obra maestra del arte y arquitectura de Ucrania y Europa. Según las crónicas de la Rus’, el Rey Volodymyr El Grande fue quien importó a los primeros arquitectos y artistas desde Quersoneso y ellos, junto con los artistas de Constantinopla, fueron los primeros creadores de frescos (enlace) y mosaicos Kyivanos.En este pequeño artículo aprenderemos más sobre el legado del arte bizantino en Ucrania, en particular el arte del mosaico, con enlaces que nos llevan a artículos complementarios al final del mismo.

EL MOSAICO

El mosaico es un método de decoración de muros y pisos, por medio del cual pequeñas piezas de piedra cortada, vidrio (tesserae) y, ocasionalmente, cerámica u otros materiales imperecederos, que son insertados en yeso, cemento o mástic a prueba de agua.Los ejemplos más antiguos de mosaicos en Ucrania son fragmentos del piso de un baño doméstico hallados en el lugar en el que existió una colonia griega, llamada Quersoneso Taurica, que data de entre los siglos III y II antes de Cristo. Tal mosaico está formado con varios guijarros coloreados, y la figura que representaba era de dos figuras desnudas, junto con motivos decorativos.

Virgen Orante – Mosaico en la Iglesia de San Miguel en Kyiv

El mosaico era utilizado para la decoración de varias iglesias del Reino de la Rus’ de Kyiv durante los siglos X al XII, incluídas la Iglesia de los Diezmos (o de los Thitas, que data de los años 989 al 996), o la Catedral de Santa Sofía (enlace), que data del 1037, la Catedral de la Asunción (o Dormición) del Monasterio de las Cuevas de Kyiv, que data del 1078, y la Iglesia de San Miguel del Monasterio de los Domos dorados (enlace).En la iglesia de los Diezmos sólamente se preservaron fragmentos de los mosaicos del piso, y ya no existen los de la Catedral de la Asunción. La Iglesia de San Miguel fue destruida entre 1934 y 1936, pero los soviéticos se llevaron algunos fragmentos antes de destruirlos, y actualmente están en el Museo Galería Tretiakov en Moscú, o instalados en el segundo nivel del balcón coral de la Catedral de Santa Sofía, que también contiene los únicos mosaicos existentes in situ que datan del período de la Rus’ de Kyiv, en 260 metros cuadrados de muros.

Mosaicos de La Anunciación en la Catedral de Santa Sofía

Los mosaicos de la Catedral de Santa Sofía están realizados en 18 matices distintos y 143 variaciones tonales de 25 colores de oro y plata, como por ejemplo el mosaico de Cristo Sacerdote.Ya que los mosaicos aparecen de dos formas, una que recuerda fuertemente la de la escuela de Constantinopla, que leeremos más abajo en la sección de arte bizantino, y la otra un estilo original Kyivano, se piensa que la obra fue llevada a cabo por un equipo de artesanos griegos, con la ayuda de maestros locales.Los mosaicos de la Iglesia de San Miguel del Monasterio de las cúpulas doradas en Kyiv, de la que hablamos más extensamente en este artículo (enlace), muestra que el desarrollo del estilo Kyivano fue más dinámica y, en el aspecto de la composición, menos esquemática que en los mosaicos de Santa Sofía. En la reproducción del mosaico de la Eucaristía, que se exhibe en la Catedral de Santa Sofía, los Apóstoles se encuentran en posturas uniformemente colocadas, y vestidos en tonos uniformes. En la versión de la iglesia de San Miguel de este mismo tema, los Apóstoles están representados en una variedad de posturas más naturales, y ataviados con colores brillantes. Los mosaicos de San Miguel tienden a ser más lineales en estilo, mientras que los de Santa Sofía están modelados con variaciones suavizadas en matiz y tono.

San Miguel Arcángel – Catedral de Santa Sofía

Dados los altos costos de producción y cambio en la estética de los mosaicos, éste método fue raramente utilizado en murales a gran escala luego del siglo XIII. Durante los siglos XVII al XIX sólo fue utilizado como un simple elemento decorativo arquitectónico.En 1937 se estableció un Taller del Mosaico en el Instituto estatal de Kyiv. Durante esta época se realizaron mosaicos a gran escala para adornar diversas vistas públicas. Sus estilos varían del realismo pedante, por artistas como Vasyl Ovchynnykov, con “Madre amamantando a su hijo” en un edificio de apartamentos en Kyiv, y N. Klein con “Cosecha“, de 1957, a obras en estilo de ensamblaje, como las de A. Rybachuk y V. Melnychenko, que existen en el mural mosaico en el Palacio de Pioneros y Escolares de Kyiv, datando de 1965; también mencionamos los de E. Kotkov, Valerii Lamaj, e Ivan Lytovchenko, “Paz, Trabajo y Felicidad“, en el Aeropuerto Boryspil, que data de 1965. Muchos de los grandes murales de mosaico, en especial en los exteriores de edificios, son hechos de una variedad de materiales, incluidas tejas de cerámica y piezas de cemento coloreado y esculpido.

Patriarcas de la iglesia – Catedral de Santa Sofía

Artistas emigré, como Volodymyr Balias, Myjailo Dmytrenko, Petro Jolodny, y Petro P. Jolodny, han utilizado el método del mosaico a una escala limitada. El ejemplo más notable de mosaico dentro del arte emigré ucraniano, se encuentra en el mural Neo-Bizantino en la Catedral de Santa Sofía en Roma, diseñado por Sviatoslav Hordynsky.

Mosaico en piso de la Iglesia de los Diezmos

EL ARTE BIZANTINO

El arte bizantino contiene las artes visuales plásticas producidas en el Imperio Bizantino, así como en países bajo su control político o influencia cultural, dentro de ellos, Ucrania.La expansión del arte bizantino fue el resultado, en gran parte, de su estilo, que tenía todos los rasgos del universalismo, al cual se adaptaban fácilmente otras culturas. Este estilo se comenzó a desarrollar durante el siglo VI AD, durante la primera Era Dorada, bajo el reinado del emperador Justiniano. Se había basado en el arte Grecorromano, en una especie de fusión con el arte oriental, proveniente de Siria, Asia Menor, Persia, y Egipto.En la arquitectura, las iglesias con cúpulas de piedra simbolizando el cosmos, aparecieron remplazando las basílicas longitudinales con tejados planos de madera. La Catedral de Hagia Sofia en Constantinopla, que data del 537, con su enorme cúpula descansando sobre cuatro columnas, se convirtió en el estándar de iglesias bizantinas.Más adelante, durante los siglos VII al IX, se comenzó a desarrollar la forma de planta en cruz en iglesias. En este tipo de planta, el domo principal estaba rodeado por domos menores, creando un espacio interior muy grande, sin el uso de estribos para sostener los muros.La pintura bizantina partió de ideales grecorromanos, que establecieron la norma del ilusionismo tridimensional en reproducción de la naturaleza. Con la influencia añadida de arte oriental, se convirtió en una bidimensional. Algunos historiadores del siglo XIX interpretaron esa conversión como la barbarización de la pintura, con el retorno a los ideales helenistas hasta el renacimiento.

La Eucaristía – Catedral de Santa Sofía

E incluso luego, el remplazo del ilusionismo realista por un simbolismo, gracias a la influencia de las ideas cristianas, probó ser profundamente creativo en el hecho de rechazar el detalle secundario asi como la perspectiva, concentrándose en la representación plástica de una idea en su forma más inmediata. El contenido se volvió más importante que la forma, y el fondo perdió su perspectiva y se tornó principalmente dorado, enfatizando el rol de las líneas y planos coloreados en tonos fuertes y contrastes de luz. Todas estas características son elementos de una naturaleza esencialmente plástica, de igual significancia en todas las épocas.De este modo, el arte bizantino se desarrolló con creatividad pero sin perder sus características de estilo al ser transferido a otros países, incluso tras el declive de Bizancio como centro cultural. En los siglos VIII y IX, tras la derrota de los iconoclastas, comenzó la segunda Era Dorada del arte bizantino. Este duró por todo el reinado de las dinastías macedonia y comnenia, del 869 al 1204. Durante este período, la Rus’ de Kyiv entró de manera muy activa en la órbita de la cultura bizantina, e incluso en el 988 adoptó la religión a través de Bizancio, el Cristianismo.

Interior de la Catedral Hagia Sofia de Constantinopla

Sin embargo, la influencia bizantina en tierras ucranianas comenzó mucho antes y se concentró en las costas norte del Mar Negro. En el siglo VI la influencia de Bizancio se extendió a Taurica, en donde la ciudad de Kerch en la península de Crimea, actual Ucrania, fue restaurada. En este entonces, las iglesias del tipo basílica, así como las de planta cruciforme y similares a las de Ravenna, fueron construidas en Quersoneso Taurica.Tras el caos que dejó la invasión jázara en el siglo VII, la ciudad de Quersoneso reanudó su desarrollo y mantuvo relaciones cercanas con Kyiv. El Rey Volodymyr en Grande de Kyiv, fue bautizado aquí en 988. En esta ciudad había más de 30 iglesias y capillas, de las cuales solo los cimientos se ven ahora. Habiendo anexado la Crimea en 1783, el gobierno ruso, bajo el pretexto del desarrollo urbano, demolió lo que quedaba preservado de los primeros edificios Cristianos de Quersoneso.

San Epifanio de Chipre – Catedral de Santa Sofía de Kyiv

La iglesia conocida más antigua de esa ciudad data del siglo V, y en ella se ve incluso influencia de arquitectura siria. La más grande era la llamada “Basilica de Uvarov”, que se nombró así en honor al descubridor, Aleksei Uvarov, cuyas tres naves eran similares a las de las iglesias de Ravenna y Balkan. En Kerch se descubrieron también iglesias similares, como la de San Juan Bautista, que data del siglo X, con una columna datada en el 767 y columnas bizantinas del siglo VI, que permanece como la única totalmente preservada en Crimea que data del primer milenio.A pesar de la destrucción causada por las continuas invasiones de hordas nómadas, han sobrevivido ejemplos de arte y arquitectura de la edad del Reino de Kyiv, en especial estructuras de piedra. Muchos iconos y otros objetos artísiticos perecieron en incendios, sin embargo. Ya había iglesias en Kyiv incluso antes de que el Cristianismo se adoptara oficialmente en Kyiv, como la de San Elías. Sin embargo, estos primeros templos fueron construidos en madera, y eventualmente también los destruyeron los incendios.

Mártir Juan de Sebaste, uno de los 15 medallones de mártires conservados en la Catedral de Santa Sofía – el comandante griego Agricola ordenó a 40 de sus soldados cristianos que adoraran a dioses paganos y, al negarse, los martirizó en el 320 en el lago de Sebaste – considerados soporte de la iglesia, los mosaicos se encuentran en los soportes de arcos – la cruz en la derecha es símbolo de martirio, mientras que la izquierda sostienen la corona del sufrimiento.

La arquitectura en piedra y ladrillo no apareció en Ucrania sino hasta bajo la influencia bizantina, que trajo a Kyiv técnicas tradicionales de la arquitectura romana, como el opus mixtum, que alterna capas de ladrillo y roca en la construcción de muros.La arquitectura Kyivana se convirtió en el modelo de edificios en otras ciudades de la Rus’ de Kyiv. Aunque la Iglesia de los Diezmos, de fines del siglo X, no ha sobrevivido, la Catedral de Santa Sofía (enlace), que se comenzó a construir en 1037, ha sido preservada en relativa buena condición. Esa catedral es de planta cruciforme, con 5 naves y, originalmente, 13 domos. Dejando de lado las características generales del estilo bizantino, la Santa Sofía de Kyiv no se parece mucho a la Hagia Sofía de Constantinopla, aunque presenta algún rastro de semejanza con las iglesias de Georgia.

San Nicolás – Mártir de Sebaste

Los interiores de las primeras iglesias Kyivanas están conectados directamente con el arte de Quersoneso Taurica. Según las Crónicas de la Rus’, el rey Volodymyr El Grande importó a los primeros arquitectos y artistas de Quersoneso, y éstos junto con los artistas de Constantinopla, fueron los primeros creadores de mosaicos y frescos. En estilo y cronología, los mosaicos de la Catedral de Santa Sofía, ocupan una posición entre el complejo de mosaico de Hosios Lukas en Phocis, Grecia, que data de la década del 1020s, y los mosaicos de la iglesia del monasterio de Daphni, cerca de Atenas, que data del siglo XI.El estilo de los mosaicos Kyivanos es más arcaico y cercano a los mosaicos de Hosios Lukas, mientras que los de la Iglesia de San Miguel en el Monasterio de las Cúpulas Doradas en Kyiv, ya difuminaron la severidad arcaica y se tornaron más parecidos a la vida real. El interior de Santa Sofía básicamente se adhiere al orden jerárquico de pinturas que fue establecido en el arte bizantino: Cristo Pantocrator representado en el techo del domo; debajo de él, los cuatro arcángeles; debajo de ellos, los profetas y los apóstoles; y hasta abajo, los obispos o los padres de la Iglesia. Sobre el muro detrás del altar, la Orante, es decir, la Madre de Dios en oración, representada enmedio de las Iglesias celestial y terrenal, como si uniera ambas. El arco del santuario está enmarcado con medallones en los que se representa a los mártires.

San Marcos Evangelista – Catedral de Santa Sofía

Mientras que los mosaicos de Santa Sofía se realizaron conforme a todas las tradiciones de Bizancio, los frescos contienen numerosas innovaciones y semejanza conmodelos bizantinos en sus representaciones, como por ejemplo en la Última Cena, o en la transformación de agua en vino en las Bodas de Caná. Algunos temas apócrifos se pueden ver en los ciclos de pinturas dedicadas a la vida de Santa María Virgen.Inclusive en este primer período, Kyiv tiene sus propios iconógrafos locales, quienes se desviaron en alguna forma de la corriente principal del arte bizantino y siguieron su propia inspiración en la pintura.El estado Kyivano mantuvo relaciones cercanas con los países de Occidente. De esta manera, se dio algún intercambio y fusión de estilos, de manera inevitable. Halychyná y Cherníhiv, por ejemplo tienen sus edificios que poseen elementos de la arquitectura romanesca. El estilo occidental se refleja también en algunas miniaturas. Más adelante, entre los siglos XV y XVI, los iconógrafos de Halychyná absorbieron algunas características del estilo gótico.

San Pablo Apóstol

En el cambio de siglo al XIX algunos expertos, como el Bizantólogo moscovita N. Kondakov, sostuvo que el arte Kyivano en la era del reino de Kyiv, era sólo una imitación provincial del arte de Constantinopla. Pero desde ese entonces se ha descubierto y esclarecido mucho sobre el tema. En 1957, A.M. Ammann demostró que el arte de Kyiv era del timo metropolitano, mientras que el arte de los territorios norteños de la Rus’, que surgió bajo la influencia del reino, tuvo un estilo periférico. Él señala que los complejos de frescos que han sido preservados en Kyiv no tenían paralelos de esa época en Constantinopla, y que lo mosaicos kyivanos preservan la normativa más antigua en el Pantocrator y la Eucaristía en el arte bizantino.Dadas las constantes invasiones, lamentablemente sobrevivieron pocos de los íconos de la era del Reino de Kyiv, de entre los siglos X y XIV, pero algunos excelentes ejemplos de iconos Kyivanos fueron preservados en moscovia; por ejemplo, la Madre de Dios de Vyshhorod, conocida como Vladimirskaia, San Demetrio o La Madre de Dios con San Antonio y San Teodosio del Monasterio de las Cuevas de Kyiv, todas en posesión de la galería Tretiakov de Moscú.

Aaaron, sumo sacerdote – Catedral de Santa Sofía de Kyiv

Tras la caída de Bizancio en 1457, la iconografía bizantina continuó, sin embargo, floreciendo. Esto se puede notar en Halychyná en donde, desde el siglo XIV y hasta el XVI, fueron pintados buenos ejemplos de iconos ucranianos de alta calidad en estilo bizantino. A lo largo de los siglos, este estilo se fue transformando, y se volvió ucraniano orgánicamente. Y varios de los ejemplos más finos de la arquitectura en este estilo aparecieron en Ucrania durante los siglos XVII y XVIII. Fueron una síntesis de la arquitectura folclórica ucraniana en fusión con la bizantina y los estilos barrocos. Las típicas iglesias de madera ucranianas de ese entonces, son obras maestras, sin paralelo en el mundo.El estilo bizantino fue revivido en el arte ucraniano al inicio del siglo XX. El mejor postor en este aspecto es Myjailo Boichuk, quien combinó tradiciones bizantinas con tendencias modernas, como el cubismo y constructivismo, produciendo uno de los movimientos más importantes en el arte de Europa Oriental, que se conoció como Neo-Bizantinismo.

Mosaicos en la iglesia de la Intercesión en Parjomivka, provincia de Kyiv

Artículos complementarios


1 comentario

El arte de Ucrania – La pintura del Fresco

En el Reino de la Rus’ de Kyiv, el fresco era el método principal de decoración de interiores de iglesias. Mientras que los mosaicos al estilo bizantino estaban limitados a la parte central de la iglesia, los frescos cubrían los lados de las ábsides, bóvedas, columnas y muros de las naves laterales y, algunas veces, incluso los soportes de los arcos, las galerías, nichos y portales exteriores.

Arte de Ucrania

Frescos en la Iglesia de la Transfiguración en Berestove

En Bizancio, los mosaicos nunca se mezclaban con frescos en el mismo edificio, por lo que ésta es una práctica única, original ucraniana, en la que se lograba obtener la armonía estética al utilizar los mismos colores dominantes en tanto mosaico como frescos.

Los ejemplos más famosos de este sistema decorativo se encuentran en las catedrales de Kyiv, como la de Santa Sofía (Enlace) que data del 1037,y la Catedral del Monasterio de San Miguel de las Cúpulas doradas, que data de mediados del siglo XII.

Arte de Ucrania

Fresco representando a San Adrián, en la Catedral de Santa Sofía

Y, después de la primera mitad del siglo XII, los frescos remplazaron casi por completo a los mosaicos en la decoración de los interiores de las iglesias. El juego más completo de frescos de este período se encuentra en la Iglesia de San Cirilo, en el Monasterio consagrado al mismo santo, en Kyiv (enlace).

Pero veamos un poco más sobre este estilo pictórico artístico a continuación:

La pintura en fresco

El fresco es un método para pintar con pigmentos en polvo resistentes a la erosión por la cal, sobre muros recién enyesados. Antes de que los colores se apliquen al yeso fresco, generalmente se trazaban de primero las líneas principales de la composición en la capa anterior de yeso.

Los orígenes de la pintura en fresco en Ucrania se pueden remontar a hasta el siglo IV antes de Cristo. En ese entonces ya decoraban residencias privadas, así como edificios públicos y tumbas de los colonos griegos y escitas, especialmente a lo largo de las costas del Mar Negro.

Arte de Ucrania

Fresco representando a la familia del rey de la Rus’ de Kyiv, Yaroslav “El Sabio”, en la Catedral de Santa Sofía

Fue durante unas excavaciones arqueológicas en Kerch, en la tumba de Demetrio que se descubrieron frescos del siglo 1 a.C. Fue un fresco pintado en uno de los sarcógafos de piedra, que representa un estudio artístico, actualmente preservado en el Museo de la Ermita en San Petersburgo.

Además de las dos corrientes artísticas de frescos mencionadas en la introducción, una diferente fue representada por los pintores que decoraron la Catedral de la Asunción en el Monasterio de las Cuevas de Kyiv, que databa del siglo XI, pero lamentablemente fue destruido por los soviéticos en 1941, aunque reconstruida en la década de los 1990s.

Arte de Ucrania

Descenso a los infiernos – Fresco en Santa Sofía, Kyiv

Los frescos de la Catedral de Santa Sofía están pintados sobre un yeso base de dos capas, de entre 1.5 y 2 cm de espesor, reforzado con paja picada. El frío azul, el blanco, púrpura y verde son los colores que predominan tanto en frescos como en mosaicos, creando un ambiente reverencial. En la ábside principal, cerca del mosaico de la Orante, la Madre de Dios, los frescos representan varias escenas de la vida de la Madre de Dios y sus padres, como por ejemplo la Anunciación; los eventos principales de la vida de Jesús aparecen en la nave central, como el descenso al infierno. Y otra serie de frescos que tratan con el ciclo Cristológico adornan el segundo nivel.

Son de particular interés los frescos seculares: episodios de la vida cotidiana, eventos en los hipódromos, escenas de caza, músicos, acróbatas y juglares (llamados skomorojy en ucraniano) están representados en las dos torres. Además, en la nave principal, se ven retratos del Rey Yaroslav El Sabio y sus hijos.

Arte de Ucrania

Fresco en la Catedral de San Jorge en Drohobych

El ornamento prevalente, que consiste de espirales trenzadas de paja, trabajadas en patrones geométricos, reaparecen en otros frescos de los siglos XI y XII en Kyiv, Chernihiv y Novgorod.

Los frescos sobrevivientes en la Catedral del Monasterio de San Miguel de las Cúpulas doradas, como el de la Anunciación, sugieren que el interior originalmente fue decorado con colores más brillantes y que los caracteres fueron representados de acuerdo con distintas convenciones artísiticas que las que se utilizaron en la Catedral de Santa Sofía; por ejemplo, los Apóstoles en el mosaico del santuario, carecen de aureolas.

Arte de Ucrania

Envío de los Apóstoles a Predicar el Evangelio – Santa Sofía, Kyiv

Los Apóstoles representados durante el siglo XI y XII que se encuentran en frescos como el de la Iglesia de San Miguel, también conocida como el Templo de Yuriy, en Oster, cerca de Pereiaslav, están retratados de manera similar, pero en una paleta más cálida de colores, dominando el rojo y el ocre. La aparición de características de la localidad en la representación de los caracteres, sin embargo, enlaza a estas figuras más cercanamente con aquéllas halladas en la Ccapilla de San Nicolás en Horiany en la Transcarpatia.

Fragmentos de frescos de las siguientes catedrales en Chernihiv, también lograron preservarse: la Catedral de la Transfiguración, que data de principios del siglo XI, con la representación de Santa Tecla, o la Catedral de los Santos Boris y Hlub, la Catedral de la Asunción en el Monasterio Yeletskyi, en donde se encuentra una Orante, o la Iglesia del Viernes Santo.

Arte de Ucrania

Detalle de músico en la Catedral de Santa Sofía

En Pereiaslav, durante las excavaciones en la Catedral de San Miguel (que había sido construida en 1089), se encontraron trozos de frescos; también en la Iglesia del Salvador en Posada, y en otras más.

Pasada la primera mitad del siglo XII, los frescos habían remplazado casi completamente a los mosaicos en la decoración de interiores de iglesias. El juego más completo de frescos de este período está, y muy bien preservado, en la iglesia de San Cirilo, en el Monasterio consagrado al mismo Santo, en Kyiv, aunque también en la Iglesia de la Transfiguración en Berestove, en la que fue descubierto en los 1970s el fresco de “El Pescador Milagroso”. En la iglesia de San Cirilo se nota la influencia del estilo artístico de los balcanes. Los frescos que representan los Sacramentos de la Eucaristía y las Ordenes Sacras que se pueden encontrar bajo la tradicional virgen de Orante en el ábside del altar y, como en Bulgaria, son imitaciones de iconos colgados.

Arte de Ucrania

Abraham se encuentra a los tres extranjeros – Santa Sofía, Kyiv

Sobre los muros y bóveda del nártex, a la entrada, aparecen las primeras pinturas del Juicio Final y escenas del Apocalipsis conocidas en Ucrania. En contraste con las figuras idealizadas de los frescos de la Catedral de Santa Sofía, las figuras del Monasterio de San Cirilo, representan las características de los pobladores locales. Los colores son brillantes y cálidos, dominando el ocre y el rojo, como en “La Presentación en el Templo”.

Las bóvedas y muros están cubiertos con numerosas escenas que representan un nuevo tipo de arte decorativo, muy característico de la escuela de pintura sacra del siglo XII en Kyiv. Se nota claramente, a partir de numerosos monumentos, que en este período el reino de Chernihiv, el de Pereiaslav, el de Halychyná, y Volyn, ya tenían sus propias escuelas de pintura sacra. Se han conservado algunos fragmentos de frescos del siglo XIV que demuestran que para este siglo ya se utilizaban las mismas técnicas utilizadas en la escuela Kyivana.

Arte de Ucrania

La Anunciación (fragmento) – San Miguel de las Cúpulas doradas

Dentro de los mejor preservados de los siglos XIV y XV, se encuentran los frescos en las iglesias polacas de Sandomierz, Sieradz, y también en Cracovia, todas ejecutadas por maestros ucranianos, probablemente de Halychyná y Volyn; los frescos de la Capilla de la Santísima Trinidad en Lublin, realizados en 1418 por un grupo de entre nueve y diez pintores bajo la dirección del Maestro Andrii; los frescos de la Catedral de Sandomierz realizados en los 1430s; las pinturas de la Catedral del Colegio de Wiślica que datan del siglo XIV, realizados por el maestro Hail; y las pinturas de la Capilla de la Santa Cruz en la Catedral de Wawel en Cracovia, que datan de 1470. En todas estas iglesias los frescos, basados en la tradición Bizantina, se integran hábilmente con la arquitectura gótica del interior.

Más dramáticos, y también más dinámicos que los modelos bizantinos, a menudo parten de escenas convencionales. Se notan las influencias de Europa Occidental en la iconografía. Los colores vívidos de los frescos son complementados por los ornamentos florales geométricos. La síntesis de la pintura tradicional ucraniana junto con el estilo gótico es particularmente exitosa en la Capilla de la Santa Cruz en Wawel.

Arte de Ucrania

Representación del Metropolitano Petro Mohyla en la Iglesia de La Transfiguración en Berestove

Dentro de los monumentos del siglo XV se encuentran algunos frescos parcialmente conservados, en la Iglesia del Monasterio de San Onufrio en Lavriv, en la cual la Madre de Dios es la figura central, representada de diversas maneras, en particular como la protectora, modelada en base a la Madonna de Europa Occidental. Estas pinturas altamente ornamentadas son similares, en lo que respecta al estilo, a los frescos de Wiślica y de Sandomierz, y a los de la Iglesia de la Dormición en la aldea de Luzhany en Bukovyna.

El desarrollo de la pintura del fresco fue detenida por la expansión de las iglesias de madera y el uso de técnicas más simples de pintura en la decoración de edificios seculares. Hubo intentos de revivir la técnica del fresco, pero hasta el siglo XX, cuando varios artistas retomaron la técnica, estudiándola. Dentro de estos artistas están Tymofii Boichuk, Kyrylo Hvozdyk, A. Ivanova, Oleksander Myzin, Oksana Pavlenko, Ivan Padalka, Vasyl Sedliar, Mykola Rokytsky, y Manuil Shekhtman, en el estudio de Myjailo Boichuk en el Instituto Estatal de Arte en Kyiv.

Arte de Ucrania

Frescos en el domo de la Iglesia de la Santísima Trinidad a la entrada del Monasterio de las Cuevas de Kyiv

Los artistas listados en el párrafo anterior tomaron parte en la composición de muchos frescos en Kyiv, los que representan la vida cotidiana de obreros, y semejan a las pinturas folclóricas y los iconos de los siglos XVII y XVIII; una serie de frescos en el Sanatorium de los Campesinos en Odesa, creados en 1928, muestran la vida cotidiana y trabajo de los campesinos; los frescos en el Técnico de Mezhyhiria tekhnikum (Sedliar y Pavlenko); y los frescos en la Aldea de los Niños en Kyiv, que data de 1924, realizados por Dmitrii Shavykin e I. Zhdanko. Muchos frescos en “secco” y pinturas en témpera en murales del Edificio de Prensa, o en el Club GPU y la Cámara Oriental de Comercio, realizados por varios artistas en cada uno, muestran influencia de la escuela de Myjailo Boichuk.

Bajo la dirección de Lev Kramarenko, I. Zhdanko y Yurii Sadylenko fueron decorados con frescos los muros de la sala de conferencias del edificio de la Academia de Ciencias de Toda Ucrania, en 1930. Los últimos frescos de Boichuk, en los que colaboró con Sedliar y Padalka, fueron pintados en el Teatro Ucraniano de Drama Chervonozavodskyi en Járkiv, en 1933 y 1935. Todos estos tres artistas fueron acusados formalmente y perecieron en el exilio. La mayoría de sus obras fue destruída y, luego de ésto, la técnica del fresco declinó enormemente en Ucrania.

Arte de Ucrania

Jesús echando a los comerciantes del Templo – Iglesia de la Santísima Trinidad en el Monasterio de las Cuevas de Kyiv (Este fresco fue realizado en la Escuela de Pintura de Iconos en Kyiv en 1730)

Arte de Ucrania

Los Justos entrando al Paraíso – Iglesia de la Santísima Trinidad

(Imagen fija:Fresco en el Monasterio pochaiv en Ternopil)


1 comentario

El Arte en Ucrania – Generalidades

Arte, en ucraniano, se dice мистецтво – mystetsvo.

El arte ucraniano se desarrolló bajo la influencia de distintos factores, tanto internos como externos, y en divesos períodos temporales.

Icono navideño. “Adoración de los pastores”, artista anónimo. 1670

Como resultado de las circunstancias históricas y su ubicación geográfica entre Europa y Asia, Ucrania entró en contacto con varias influencias extranjeras, que ya sea fueron absorbidas o rechazadas por su cultura.

Por esta razón es que es importante distinguir entre el arte netamente ucraniano, o sea el que expresa el sentimiento general, popular y la idiosincrasia del pueblo ucraniano, en espíritu y estilo, y arte nacido y que abarca todos los fenómenos artísticos que surgieron dentro del territorio ucraniano.

En tiempos antiguos interactuaron en la región conocida como Ucrania, y produjeron en tal fusión un estilo original. Más adelante, los maestros del arte bizantino, quienes a menudo se establecían en Ucrania y fueron asimilados por el pueblo, se convirtieron en los productores líderes de arte. Durante la época conocida como Renacimiento, varios artistas italianos migraron a Ucrania, así como luego algunos artistas alemanes durante el posterior período llamado Barroco.

Durante los siglos XVIII y XIX les tocó el turno a los artistas polacos, y en la actualidad también participan artistas no-ucranianos étnicamente, que aportan obras al arte ucraniano, obviamente influenciados y representando la idiosincrasia del pueblo que los alberga. Todos estos factores deben de ser tomados en consideración al definir la naturaleza y los límites del arte en Ucrania.

Pintura del siglo XVII, inspirada en el Concilio de Nicea. Se encuentra a la entrada de la Iglesia de la Santísima Trinidad.

Los orígenes del arte ucraniano pueden ser trazados hasta el período paleolítico. Se han descubierto, en el centro de la gran y antiquísima ciudad de Kyiv, capital del país, colmillos fosilizados de mamut, así como en otras locaciones en la región ucraniana. También han sido descubiertas cavernas con representaciones distorcionadas de mujeres, y figuras de animales y aves, a menudo decoradas con incisiones curvilíneas. Dibujos de mamuts y ciervos prehistóricos en cuevas de roca caliza, que datan del mismo período. El tipo de incisión serpenteante en los colmillos de mamut que se descubrió en el sitio arqueológico de Mizyn es único en Europa, y muchísimo más antiguo al estilo artístico hallado en China o México.

El desarrollo del arte es incluso más evidente en el período neolítico, cuando se comenzó a desarrollar la alfarería, y en Ucrania lo hizo de forma vertiginosa. Las figurillas de humanos y animales en cerámica y terracota que pertenecen a la cultura tripiliana, están ornamentadas con espirales pintadas o talladas. La edad de bronce, y la subsiguiente era de hierro en ucrania, tuvieron un gran impacto en la producción de implementos ordinarios, asi como armas, más que en el arte.

Icono del siglo XVII. La Pokrova, es decir, la Protección de la Santísima Virgen, la Intercesión de la Theotokos, con el Hetman Bohdan Jmelnytskyi bajo su manto. Museo Nacional de Arte de Ucrania

A mediados del primer milenio antes de Cristo se estableció en Ucrania la cultura escita, con su peculiar estilo artístico, que se fundió con el de las colonias griegas en el sur de la región, produciendo bellísima orfebrería en oro, que incluso sobrepasó a la riquísima joyería de la antigua Grecia.

Tras el declive del Imperio Romano, las tribus migrantes que cruzaron Ucrania, de camino desde Asia a Europa, dejaron muchos vestigios de sus culturas en este país. Las culturas locales de Ucrania diferían de las de los pueblos migrantes, como se evidencia en descubrimientos como el del montículo de plata del siglo VI d.C, en Martynivka, cerca de Kyiv.

Mosaico de Virgen de Orante en la Iglesia de San Miguel en Kyiv

A partir del siglo X, el arte y cultura bizantinos entraron a jugar un importante rol en la Rus’ de Kyiv. Su influencia fue particularmente fuerte en Crimea, en donde se establecieron muchas iglesias Cristianas en Quersoneso Taurica, en la segunda mitad del primer milenio. El Gran Rey (Kniaz) Volodymyr “El Grande”, importó iconos y constructores desde Quersoneso, para que también construyeran iglesias en Kyiv.

La era del Reino de Ucrania, durante los siglos X al XIV, fue un período de intenso crecimiento cultural. Durante esta épica fueron construidas estructuras monumentales, tales como la Iglesia de los Tithas o Diezmos, la Catedral de Santa Sofía o la Catedral de la Dormición en el Monasterio de las Cuevas de Kyiv. Muchos edificios principales, como la Catedral de la Transfiguración, fueron erigidos en reinos súbditos como Cherníhiv. También surgieron bellas iglesias en otras ciudades aunque, sin embargo, pocas sobreviven hasta estos tiempos modernos, pues casi todas fueron destruidas por las autoridades soviéticas.

Mosaico en la Catedral de Santa Sofía en Kyov – Cristo Sacerdote.

Las formas artísticas que llegaron a Ucrania junto con el rito bizantino, se establecieron junto con los aprendices de maestros griegos, que se convirtieron en nuevos maestros a su vez, y que enseñaron a ucranianos. El arte bizantino se inclinó hacia formas grandes, decorativas, e incluso monumentales, de colores vívidos, particularmente dorados. El caro arte del mosaico se enraizó muy bien en Ucrania, pero permaneció desconocida dentro de las regiones norteñas, como Novgorod o Suzdal, que en ese entonces eran parte del reino de la Rus’ de Kyiv.

En Kyiv se desarrollaron también otras formas de arte, como la pintura de miniaturas, la joyería y la ornamentación, los mosaicos, la pintura en frescos, y el icono (ENLACE). Habiendo absorbido por completo las formas bizantinas de arte, Kyiv, por si mismo, se convirtió en el centro del arte de Europa Oriental.

La Eucaristía – Mosaico en la Catedral de Santa Sofía en Kyiv

Y ya que la cultura está estrechamente relacionada con las condiciones políticas, la cultura del propio reino de la Rus’ de Kyiv, floreció junto al poder de Kyiv para resistir las invasiones de las hordas asiáticas nómadas. La Rus’ protegió, resistiendo el paso por esta “puerta de Europa”, al resto de países de Europa Occidental del gran grueso de esas invasiones, haciendo posible que tales pueblos, asi como la propiaRus’, desarrollaran libremente sus artes. Pero a principios del sigloXIII, el poder militar, así como la cultura, comenzaron a declinar, debido a la carnicería que realizó la Horda Dorada.

La cultura Kyivana floreció por otro siglo en las partes del occidente del reino, en el reino de Halychyná-Volhynia, pero incluso esos territorios, debilitados por las invasiones repetidas, cayó bajo la dominación polaca a mediados del siglo XIV y, eventualmente, se convirtió en parte de la Mancomunidad Polaco-Lituana. En Ucrania Occidental se han preservado sólamente fragmentos de los monumentos artísticos de ese período, mientras que en Polonia, bajo condiciones políticas más favorables, han sobrevivido complejos completos de frescos pintados por maestros ucranianos de los siglos XIV y XV.

Icono de San Jorge – Siglo XVII – Podillia

El dominio del arte bizantino en Ucrania, fue vencido por completo en el siglo XVI gracias al impacto del Renacimiento y el posterior arte Barroco. Las nuevas escuelas dieron origen a nuevos géneros artísticos, tales como el retrato, a pesar de que en el arte ucraniano se manifestaron mayormente en la arquitectura, que en la pintura o escultura.

El barroco se desarrolló en Ucrania mientras se peleaban las guerras kozakas, contra Turquía y Polonia; por ello, en el arte ucraniano, esta escuela es conocida como “Barroco Kozako”. Los ejemplos más finos de esta escuela se produjeron durante el hetmanato de Ivan Mazepa. Con su derrota en la Batalla de Poltava en 1709, Kyiv fue remplazado por San Petersburgo como el centro de la cultura de Europa Oriental. La nueva capital atrajo artistas desde incluso la propia Ucrania, y a un grupo de clásicos ucranianos, en el que se incluyen los pintores Antin Losenko, Dmytro H. Levytsky, y Volodymyr Borovykovsky, junto con el escultor Ivan P. Martos. Estos artistas contribuyeron a la europeización del arte moscovita, pero al mismo tiempo, esa ausencia de Ucrania, llevó a un declive marcado, y provincialización, del arte ucraniano.

Conversación con un Lach – siglo XIX – artista anónimo

A principios del siglo XIX, el realismo comenzó a remplazar al clasicismo en Ucrania, aunque varios movimientos académicos y eclécticos continuaron floreciendo, al igual que en otras partes de Europa, casi a fines de ese siglo.

El renacimiento o resurgimiento del arte Ucraniano está conectado con el gran Tarás Shevchenko, el bardo nacional de Ucrania, quien fue, además de gran poeta, un excelente pintor y grabador, de profesión. En la década de los 1840s se volteó del academismo de San Petersburgo y hacia una representación más realista de la vida cotidiana del campesinado, la historia de Ucrania, y los paisajes. Un buen número de discípulos adoptó este enfoque, dando origen a la escuela Etnográfica del arte ucraniano.

Hoy en día, algunos eruditos se refieren a tal escuela como muy reducida y provincial pero, considerando el período, en el que no se permitía ni una sola escuela de ucraniano, ni tampoco medios de comunicación como periódicos o revistas en ese icioma, por el régimen moscovita, este grupo artístico fue un fenómeno cultural importante, y valiente.

Volodymyr Borovykovsky: retrato de O. Bezborodko con sus hijas (1803).

Con el cambio del siglo XIX, las tendencias académicas en el arte ucraniano abrieron el camino al impresionismo. Los artistas ucranianos que habían estudiado anteriormente en la Academia de San Petersburgo, la única de su clase dentro del Imperio Moscovita, comenzaron a visitar academias occidentales, como la de Cracovia, München o París, y retornaron a su patria con nuevas ideas y ocncepciones artísticas. Se comenzó a realizar exhibiciones de arte ucraniano, al principio en Lviv, que se encontraba bajo control Austriaco, y luego en Kyiv y otras ciudades.

Durante la primera década del siglo XX se presentó una reacción en contra del impresionismo, y también contra el etnografismo, y se hizo evidente la influencia de corrientes artísticas de otras partes del mundo. Algunos artistas, como Alexander Archipenko, se convirtieron en cofundadores de nuevas tendencias artísticas mientras que otros, como Mykhailo Boichuk y miembros de su escuela, combinaron las nuevas ideas artísticas con formas antiguas y tradicionales, en especial una renovación del estilo o escuela bizantina, algo que luego se conoció como “Neo-Bizantismo”.

Apollon Mokrytsky – Muchacha durante el carnaval

La escuela de Boichuk le dio un nuevo enfoque a los problemas de composición y restableció el estilo monumental en el arte ucraniano contemporáneo. Desde una perspectiva histórica, este fue uno de los fenómenos más interesantes en el siglo XX del arte Europeo oriental.

A principios del siglo XX también se presentó un esfuerzo, realizado por artistas como Vasyl H. Krychevsky, para revivir el estilo ucraniano en la arquitectura basado en el Barroco Kozako, y en la arquitectura folclórica.

Una de las primeras acciones que se tomaron en la nueva República Nacional de Ucrania fue establecer la Academia estatal de Bellas Artes, en Kyiv, en diciembre de 1917. La facultad de la Academia se componía de muchos artistas y profesores pero, tras la ocupación soviética en 1920, la academia se renombró como Instituto de Artes de Kyiv. Fueron establecidas varias escuelas superiores de artes también en Járkiv o en Odesa, así como en Dnipró. Durante esta década existieron cinco asociaciones con farios perfiles artísticos e ideológicos en la Ucrania regida por los soviéticos, pero en 1932 todas ellas fueron desbandadas, y eventualmente, remplazadas por la Unión de Artistas de Ucrania, realmente una sucursal de la Unión de artistas de la URSS, basada en Moscú.

Mykola Pymonenko – Víctima del fanatismo – 1899

En los 1920s, los artistas ucranianos tuvieron su propia sección en la sección soviética en la Bienal de Venecia, pero esto fue también prohibido, eventualmente. El estilo soviético de realizmo socialista fue impuesto a todos los artistas en la década de los 1930, y las obras que no cumplían con los requisitos del artista eran destruídas, a la vez que sus autores eran acusados de “nacionalismo” y de “formalismo”. Por tal política, muchos artistas de la Ucrania bajo el régimensoviético, buscaron refugio en el oeste antes y después de la segunda guerra mundial, al principio en Ucrania occidental y luego en los campos de refugiados en Alemania y Austria, desde donde fueron re-establecidos en otros países de Europa occidental, los Estados Unidos, Canadá, Suramérica o Australia.

El desarrollo del arte en la Ucrania bajo el dominio soviético después de 1945 fue marcada por la constante lucha entre el realismo socialista y el deseo de libertad de expresión. Aunque los artistas de Ucrania no podían presentar una exhibición fuera de los límites del bloque soviético, como a nivel de la Bienal de Venecia, lograron un éxito en la publicación de la Istoriia ukraïns’koho mystetstva o “Historia del Arte Ucraniano” (1966–70) de seis volúmenes.

Oleksander Murashko – Vendedoras de flores – 1917

En ese trabajo el ancestral icono ucraniano, que hasta la década de los 1950s había sido rechazado por ser considerado idealista y burgués, fue rehabilidado como una parte del arte folclórico. Excediendo los límites del realismo socialista, los artistas ucranianos del bloque soviético lograron obtener sus mayores éxitos con obras en artes gráficas, así como decorativo, como mosaicos, majolicas y cerámica, en las que los materiales utilizados no permiten una representación realista, sino que más bien tienden a lograr estilizaciones simplificadas.

Tras sobrepasar las dificultades económicas y culturales que conlleva el restablecimiento en un nuevo hogar, los artistas ucranianos del oeste comenzaron a participar en la vida artística de sus nuevas patrias. La comunidad artística ucraniana de ultramar consistió de tres generaciones: los nacidos y estudiados en Ucrania, los nacidos en Ucrania pero educados en el Oeste, y aquellos de ascendencia ucraniana, pero nacidos y entrenados en sus nuevas tierras. Estos artistas tienen sus propias asociaciones, academias y escuelas de arte, institutos y galerías. A pesar de que sus contribuciones no fueron reconocidas oficialmente en la Ucrania invadida por Moscovia, muchos de ellos merecen tener su sitio de descanso dentro de los anales de la historia del arte ucraniano.

Kolhozne pole – Kateryna Bilokur – 1948-49

Enlaces a otros artículos sobre arte

Mykola Hlushenko – Aproximación de los botes – 1957

Taras Shevchenko – por Oleh Shuplyak


Deja un comentario

La historia de la mujer en Ucrania

Desde la antigüedad hasta los tiempos modernos

En las sociedades primitivas la posición de las mujeres era igual, o hasta incluso superior, que la de los hombres, formando un matriarcado. Las culturas prehistóricas de Ucrania eran matriarcales, como se puede confirmar en hallazgos arqueológicos y etnográficos.

Escuela dominical de Khrystyna Alchevska en Járkiv. 1890s

Mas adelante tomó el mando el patriarcado, y las mujeres fueron colocadas en posición de subordinadas, e incluso tratadas como objeto o pertenencia de los hombres. Pero esta época duró poco tiempo, pues durante la transición de una sociedad tribal al estado de Reino cristianizado durante la medieval Rus’ de Kyiv, la visión primitiva de mujeres como propiedad desapareció por completo.

Varias fuentes históricas nos atestiguan sobre una consolidación y regulación de lazos monógamos entre hombres y mujeres. En las familias el papel de la madre en la educación y crianza de los hijos era idéntica a la del padre.

La Ruskaia Pravda refleja las normas legales y la visión social en el estatus de la mujer, del matrimonio, y de la familia de la Rus’. Según tal documento, el asesinato de una mujer era juzgado y penalizado de la misma forma como si hubiera sido un hombre. En contraste con las leyes romana y germana, la ley de la Rus’ no limitaba los derechos de la mujer, ni sus privilegios. A una viuda no se le asignaba un guardián o tutor legal como en otros estados medievales, sino que actuaba en el lugar de su difunto esposo. El tutor era asignado sólamente a sus hijos, y sólo si se volvía a casar.

La reina Anna de Lyiv, o Anna Yaroslavna, honrada en una estampilla postal de Ucrania

Mientras que una mujer que había enviudado fuera la cabeza de la familia, conservaba sus derechos, incluído el derecho a decidir, a menos que en el testamento del difunto marido dijera lo contrario, a otorgar a los hijos su independencia y heredarles el patrimonio. Una vez que las propiedades de la familia fueran divididas, la madre mantenía y gobernaba sobre lo que le había tocado; no podía, sin embargo, traspasarlo en venta, ni cederlo a otra persona fuera de la familia.

El destino de las hijas mujeres no era tan bueno, pues eran excluidas de la herencia en propiedad, y sólo se les permitía posesión. Si una mujer sierva (esclava-enlace al artículo) llevaba en su seno a los hijos de su patrón, ella y su prole eran liberados, pero no tenían derecho de heredar los bienes de su antiguo propietario.

El trato liberal a las mujeres que se expresa en la Ruskaia Pravda proviene de las leyes acostumbradas de los pueblos eslavos. El estatus legal de las mujeres en la Rus’ de Kyiv estaba ligado a su estatus socioeconómico. Al trabajar junto a su esposo campesino, comerciante o miembro de la nobleza, la mujer era capaz de administrar sus propiedades tras la muerte del cónyuge, dada la experiencia y conocimiento que la pareja habría adquirido. Las mujeres nobles ejercían influencia inclusive en asuntos estatales, y algunas se convirtieron en regentes, como la reina Olha de Kyiv, Anna (la viuda del rey Roman Mstyslavych) de Halych, o Yanka (la hija del rey Vsevolod Yaroslavych,higúmeno del Monasterio de San Andrés en Kyiv), quien viajó a Constantinopla para invitar al Metropolitano de Kyiv.

Fresco representando a la Reina Anna de Kyiv. Se encuentra en la Catedral de Santa Sofía

Muchas princesas europeas contrajeron matrimonio con grandes reyes de la Rus’ de Kyiv, como por ejemplo la princesa bizantina Anna, casada con Volodymyr “El grande”, o Ingigerth, la hija de Olof Skötkonung de Suecia, casada con Yaroslav “El sabio”, o también Gytha, la hija de Harold II de Inglaterra, casada com Volodymyr Monómaco; asimismo, reinas de la Rus’ contraían nupcias con reyes extranjeros, y aquí listamos ejemplos (enlace), como Yelysaveta Yaroslavna quien se casó con Harald III de Noruega, o Anna Yaroslavna, esposa de Enrique I de Francia, además de Anastasia Yaroslavna, esposa de Andrés I de Hungría, Yevpraksiia Vsevolodivna esposa de Enrique IV de Alemania y Yevfrosyniia Mstyslavna casada con Géza II de Hungría.

Lituania-Rutenia

Durante este período el estatus legal de las mujeres era definido por el estatuto lituano, que incorporó el principio de igualdad de géneros en sus artículos criminales y civiles. Al igual que los hombres, las mujeres estaban sujetas a regulaciones y leyes muy específicas, y poseían derechos legales sin ninguna restricción básica. La normativa criminal les otorgaba protección total y, en casos ´pariculares, como por ejemplo durante el embarazo, una protección especial.

En protección de su dote, el esposo otorgaba a su cónyuge un escrito garantizando la propiedad de una tercera parte de sus bienes inmuebles y,por lo tanto, asegurando su independencia financiera. Las hijas no eran aptas de heredar propiedades inmuebles, sin embargo, puesto que ese derecho provenía de prestar el servicio militar.

Este retrato de la Rossa Soleymani, conocida en Ucrania como Roxelana, fue realizado por miembros de la escuela veneciana en el siglo XVIII. Según se dice, las facciones están basadas en información que obtuvieron de sus servicios secretos en Estambul.

Período kozako

Con sus constantes guerras y rebeliones, asi como el anterior período de la invasión tártaro-mongola, esta época dio surgimiento a un nuevo tipo de mujer, una que administraba la economía doméstica y defendía su casa e hijos con el uso de armas mientras su esposo estaba combatiendo en la guerra, como por ejemplo, Olena Zavisna.

En la guerra kozako-polaca (enlace), por ejemplo, combatieron algunos batallones formados por mujeres. Muchas fueron capturadas por tártaros y vendidas para harems de sultanes y, notables en todos los aspectos, muchas fueron como la famosa Roksoliana o Roksolana (enlace), la esposa del Sultan Süleyman I Kanuni, quien comenzó como esclava y llegó a dominar el imperio otomano.

Estampilla postal de Ucrania de 1994 dedicada a Lesya Ukrainka, gran poetisa y escritora ucraniana

El estatus socioeconómico de muchas mujeres fue formado por el estado en incremento de servidumbre dentro de las clases más bajas. La ausencia de hombres como resultado de las guerras frecuentes hizo a las mujeres más responsables que a los hombres del mantenimiento de sus familias. Y también tuvieron que cargar más el peso del servicio en Corvea (Enlace).

Dentro de la nobleza ucraniana, muchas mujeres fueron polonizadas. Otras, sin embargo, apoyaron activamente a la iglesia ucraniana y su cultura propia. Notables ejemplos de ésto fueron Anastasiia Olshanska, quien patrocinó la traducción del Evangelio de Peresopnytsia; Yelyzaveta Hulevychivna, quien donó sus propiedades al Monasterio de la Hermandad de la Epifanía de Kyiv; o Raina Vyshnevetska, Oleksandra y Sofiia Chartoryska, también Anna Hoiska, benefactoras de varios monasterios.

Fotografía de entre 1903 y 1904, mostrando a la condesa kozaka Varvara Davydovna, de Vorontsov-Dashkov, vistiendo un atuendo kozako del siglo XVII

Estado hetmánico kozako

Durante el estado hetmánico kozako el estatus legal de las mujeres era definido también por el estatuto lituano y por algunas normas locales acostumbradas, hasta la adopción del Código Legislativo de 1743. Tal código establecía penalidades más duras por matar o insultar a una mujer que a un hombre, aduciendo que la mujer era físicamente menos capaz de defenderse a si misma. El homicidio de una mujer soltera, sin embargo, como una esclava, sierva o prisionera de guerra, era nada más penalizado por una multa monetaria, llamada holovshchyna.

La situación económica de las mujeres era determinada en base a su posición social. Las esposas de campesinos libres laboraban en conjunto con sus esposos y eran básicamente socios igualitarios. Las mujeres siervas, sin embargo, eran las víctimas principales de explotación y no tenían ninguna protección legal. Los siervos del género masculino podían huir a tierras libres, generalmente las de los kozakos zapórogos, pero las del género femenino eran obligadas a quedarse y cumplir con la onerosa corvea y suplir las deficiencias para ganarse la vida, no sólo las propias sino las de sus familias.

María Magdalena Mazepa – Pintura del siglo XVII

Las vidas de los migrantes mejoraron durante y después de la guerra Kozako-Polaca de 1648-1657, cuando fue abolido el latifundio en el lado izquierdo de Ucrania y, por un breve lapso, del derecho también. En ese entonces se incrementó el desarrollo del artesanado y la manufactura y, como resultado, fueron empleados grandes números de mujeres campesinas en empresas de hilado, alfarería y bordado. Un papel importante en el crecimiento de los oficios artísticos fue responsabilidad de las monas, quienes desarrollaron la producción de vestiduras sacerdotales y otros artículos para el uso litúrgico.

En el estado hetmánico, muchas mujeres de las familias de la starshyna kozaka jugaron papeles importantes en la vida política y social. Hanna, la esposa del Hetman Bohdan Khmelnytsky, por ejemplo, fue muy influyente durante los años finales de su gobierno, e incluso emitió algunas universales.

El Hetman Ivan Mazepa solía acudir por consejo a su madre, Maryna Mazepa, y la esposa de Semen Palii comandó efectivamente el regimiento de Bila Tserkva durante la ausencia de su esposo.

En los siglos XVII y XVIII muchas mujeres fueron perseguidas y castigadas por el estado moscovita. Pelahiia Myrovych, la viuda de un coronel de Pereiaslav y madre de los emigrantes mazepistas, por ejemplo, pasó varios años en el exilio en Siberia.

La disolución de la sociedad kozaka durante el período dominio ruso llevó al declive del liderazgo femenino. Tras la pérdida de la élite nativa y, con la rusificación (o polinización en las ciudades del occidente), la conciencia de nacionalismo se preservó principalmente dentro del campesinado. Las conductoras primarias de tal conciencia eran las mujeres quienes, con su narración de cuentos e historias, y su canto de melodías patrióticas, mantuvieron vivo el conocimiento de la historia ucraniana y se lo transmitieron, junto con la cultura, a sus descendientes.

La esposa de Symon Petliura con su hija

Siglo XVIII

Desde finales del siglo XVIII, cuando Ucrania se partió y entre los imperios moscovita y austrohúngaro, el estatus de las mujeres era determinado por el código legal ruso, basado en el napoleónico, y el código civil austrohúngaro, basado en el romano. El colectivo de las damas de la nobleza mejoró, pues se les permitió heredar tierras y fincas. Las mujeres de clase media dependían generalmente de sus padres, hermanos o esposos y no obtenían ingresos fuera del hogar. La opresión más fuerte se ejerció sobre las mujeres siervas. No tenían protección legal y eran oprimidas por sus esposos, así como por los terratenientes, y cargaban el pesado yugo de la corvea, asi como los gastos del hogar.

Володимир Маковський. Мати та донька. 1886. Volodymyr Makovsky – Madre e hija ucranianas

Siglo XIX

Durante el resurgimiento social y cultural del siglo XIX, muchas mujeres de clase media se destacaron como escritoras, actrices y activistas culturales. Muchas más fueron maestras y contribuyeron al crecimiento del alfabetismo y educación básica. Antes de la primera guerra mundial, las mujeres no tenían el derecho de sufragio o muchos de los demás derechos básicos, como el de educación superior, la libertad de estudiar y trabajar en profesiones, y el de igualdad política. El objetivo principal de los movimientos feministas, entonces, era el de obtener tales derechos, movimiento que surgió a fines de este siglo.

Fue hasta 1914 que las mujeres lograron obtener el derecho de voto en la Halychyná regida por el Imperio austrohúngaro, así como Bukovyna, y sólo hasta después de la revolución de febrero de 1917 en la Ucrania bajo el gobierno moscovita. La constitución de la República Nacional de Ucrania de abril de 1918 proclamó la igualdad completa de géneros y rechazó cualquier diferencia en los derechos u obligaciones entre hombres y mujeres en la Ucrania soviética.

Joven señorita de Podillia – 1937

Decretos especiales garantizaron la protección de la salud de las mujeres, asi como sus empleos, y aseguraron las condiciones en las que las mujeres podían combinar su trabajo con la maternidad, a través de apoyo moral y material, así como licencias pagadas de maternidad y otros beneficios para mujeres embarazadas y madres, además de turnos más cortos de trabajo para madres recientes.

Revolución de Octubre

Tras la revolución de octubre de 1917 el estado soviético anunció que la emancipación de las mujeres había sido una de sus metas más importantes. Pero, oculto tras la declaración, estaba la consideración práctica en cuanto a que las mujeres eran una fuente de mano de obra por la disminución en la cantidad de hombres, bajas de la primera guerra mundial y otros levantamientos entre 1917 y 1921.

El estado estalinista impulsó la contratación de mano de obra femenina para sus políticas de industrialización de 1928, y el estado estalinista comenzó a promover el culto al establecimiento de familias numerosas y maternidad, iniciando un sistema de recompensas para mujeres que tenían muchos hijos, llamadas “madres-heroinas”. La campaña logró más ventajas al legalizar el aborto a principios de 1920, e impulsar la liberación sexual, que ganó preferencia a fines de esa década.

La Madonna Hutsul, por Kazimierz Sichulski. 1907

Eventualmente, el conservatismo estalinista y la expansión irrestricta de fuentes de trabajo triunfaron, y el aborto se prohibió en 1936; no fue legalizado de nuevo sino hasta 1955.

La colectivización de la agricultura y la hambruna, conocida como holodomor en 1932 y 1933, más el terror estalinista de los 1930s, causó sufrimiento y un enorme número de muertes tanto en mujeres como en hombres. Muchas campesinas se opusieron activamente al régimen, y lideraron levantamientos contra las autoridades locales, movimiento conocido como “Babski bunty”, especialmente después de que los hombres que lo hacían habían sido deportados o ejecutados.

Durante el período posguerra un gran número de mujeres fue activo en los movimientos disidentes, que comenzó en los 1960s y fue injustamente perseguido, encarcelando sin juicio y abusado. El estado soviético negó consistentemente el acceso a posiciones de liderazgo social, económico y político a mujeres. En 1990, por ejemplo, las mujeres constituían sólamente el 28.5% de los miembros del Partido Comunista de Ucrania, y sólo el 7% de los delegados del congreso.

Muchacha ucraniana – 1862

También en 1990 las mujeres constituían únicamente el 5.3% del sector administrativo industrial, y nunca excedió el 30% en órganos estatales. En el sector científico tampoco eran muy incluidas, con un 38% de mujeres en él y cero líderes, o en el sector educativo y médico, en el que anteriormente habían sido dominantes, sólo ocupaban el 20% de puestos de liderazgo. En puestos de liderazgo cultural, como instituciones artísticas o puestos editoriales en periódicos, a pesar de que muchas mujeres realizaron contribuciones invaluables en el arte, literatura, ciencia y cultura, estaban prácticamente ausentes.

La igualdad entre mujeres y hombres durante el período soviético fue, por lo tanto, no más que un mito ideológico, pues las estadísticas nos demuestran que no poseían mayores derechos.

Pero todo esto cambió luego de la independencia de Ucrania, cuando las mujeres llegaron a constituir el 52% de la mano de obra en el país, el porcentaje más elevado dentro de todas las naciones desarrolladas, como un 45% en los EEUU. En trabajos físicos pesados, las mujeres llegaron a ser el 80%, y esto debido a que sus salarios eran un 25% menor que los de los hombres. Más del 25% de la fuerza laboral en construcción es femenina, y millones de mujeres trabajan en turnos nocturnos o condiciones que, durante el período soviético, eran prohibidas.

Nataliya Коbrynska escritora ucraniana, organizadora y precursora del movimiento feminista en Ucrania.

No existieron organizaciones feministas en Ucrania sino hasta después de 1991, aunque durante la década de los 1980s estuvieron altamente involucradas en los movimientos feministas económicos, sociales y culturales pero claro, no en posiciones de liderazgo, pues no se les permitía.

En la Ucrania regida por los moscovitas en 1897, por cada 1000 hombres había 1008 mujeres. Ese balance se perdió tras la primera guerra mundial y los levantamientos posteriores, o la guerra Ucrania-Polonia en Halychyná, tras lo que, en 1926, esta proporción era de 1090 mujeres por cada 1000 hombres. La represión soviética de la época posguerra, que ejecutaba principalmente a hombres, complicó más esa proporción. A principios de los 1990s las mujeres formaban el 54% de la población ucraniana aunque en las comunidades inmigrantes del oeste eran la minoría.

Oksana Steshchenko – escritora de libros infantiles y traductora – heroina de Ucrania, perteneciente al movimiento “Renacimiento ejecutado”, conocido asi porque sus miembros fueron ejecutados por los sovieticos. Asesinada en 1942.

Enlaces


1 comentario

La Academia Mohyla de Kyiv

La Academia Mohyla de Kyiv, llamada en ucraniano Kyievo-Mohylianska akademiia, fue el centro principal de alta educación en la Ucrania del siglo XVII y XVIII y que ejerció una gran influencia sobre todo el mundo ortodoxo de la época.

Estampilla postal de Ucraania del 2015, emitida en honor a la Academia

Fue establecida en 1632 por Petro Mohyla a través de la recientemente fundada Escuela de la Hermandad de la Epifanía en Kyiv, establecida entre 1615 y 1616 y también la Escuela del Monasterio de las Cuevas de Kyiv, establecida también por Mohyla en 1631. La academia Mohyla fue concebida por su fundador como un establecimiento de educación superior en el que se ofrecieran clases de filosofía y teología, y también un ente supervisor de las escuelas secundarias.

Al completar el sistema escolar ortodoxo, el estudiante debía pasar por uno similar en escuelas jesuitas polacas y, temiendo que la Academia Mohyla fuese una competencia para sus escuelas, el rey Władysław IV Vasa le dio a esta acedemia el mero título de escuela secundaria, prohibiendo que se enseñara en ella filosofía o teología. No fue sino hasta 1694 que el Colegio Mohyla de Kyiv (Collegium Kijoviense Mohileanum) fue ascendido con los privilegios totales de una academia, y no fue sino hasta 1701 que fue reconocida oficialmente por Pedro I.

Otro de los objetivos principales de Petro Mohyla para la fundación de esta academia fue el de que su pueblo llegara a dominar las habilidades intelectuales y a que la Europa contemporánea las aplicara a la defensa de la fe ortodoxa. Tomando al adversario más peligroso como un modelo, adoptó la estructura orgánica, los métodos de enseñanza y el currículum de las escuelas jesuitas. A diferencia de otras escuelas ortodoxas, que hacían énfasis en el antiguo eslavónico eclesiástico y el griego, el colegio Mohyla le dio prioridad al latín y al polaco. Este cambio fue una victoria para los varios clérigos que apreciaban la importancia política e intelectual de esos idiomas.

El eslavónico eclesiástico, el idioma sacro, y el ruteno, el idioma de los literatos ucranianos y belarusos, muy cercano a lo vernáculo, siguió siendo enseñado, mientras que el griego pasó a segundo plano. El programa de licenciatura, basado en las artes libres, fue diseñado para desarrollar las habilidades básicas de la demagogia, en vez de un mero cuerpo de puro conocimiento, y fue organizado en cinco grados.

Los tres grados inferiores eran gramaticales esencialmente. El primer curso era introductorio, llamado análogo o fara, dedicado a la lectura y escritura de latín elemental, además de polaco y eslavónico. El siguiente, el infima, proveía una introducción a la gramática latina, basándose en la Grammatica Libri Tres de E. Álvarez De Institutione, el libro de texto estándard adoptado por los jesuítas. En el siguiente curso, grammatica, se seguía utilizando a Álvarez para la sintaxis del latín, lecturas de Cicerón y Ovidio, y se iniciaba con la gramática del griego.

En el siguiente curso, llamado syntaxis, se finalizaba el curso de Álvarez y se proseguía con el griego. Además de Cicerón y Ovidio, también era obligatoria la lectura de Virgilio, Tíbulo y Esopo. Cada curso llevaba un año e incluía catecismo, aritmética, música y pintura.

Luego venía el nivel intermedio, que consistía de dos cursos en los que los estudiantes comenzaban a componer prosa y verso en latín. El primero, llamado poetica, tomaba un año y se basaba en la teoría y práctica de la literatura y un estudio detallado de César, Livy, Curtius, Virgilio, Horacio y otros.

Estampilla postal de Ucrania, de 1991

También se leía a grandes poetas polacos barrocos y renacentistas, como Jan Kochanowski, Samuel Twardowski y, más adelante, poesía ucraniana, como la de Ivan Velychkovsky. Una retórica en el curso de dos años se completaba en el programa de las escuelas secundarias. Pero en este curso también se trataba la poesía de Cicerón y Aristóteles, a modo de dominar las reglas de la composición elegante. En ambos grados, los estudiantes absorbían mucho de información de prosa y verso en el estudio profundo secular y bíblico, mitología, geografía clásica, aunque sólo con el propósito de la retórica, no para conocimientos.

Los catedráticos Kyivanos, como los de escuelas polacas y de otros países de Europa, preparaban a menudo sus propios manuales de retórica y poética. Han sobrevivido alrededor de 120 de dichos manuales, que datan de los siglos XVII y XVIII, incluída la De Arte Poetica Libri III de Teofano Prokopovych, escrita en 1705, y la De Arte Rhetorica Libri X de 1706. Está muy conectada la Academia Mohyla con el florecer tan destacado de la literatura del Barroco Ucraniano.

Casa Mazepa – Biblioteca de la Academia

Los cursos de educación de mayor nivel consistían de un programa de filosofía con duración de tres años, que abrían el camino a cuatro años de teología. A pesar de la prohibición real, se impartían regularmente algunos cursos de filosofía y, entre 1642 y 1646 también estaba disponible la teología. A mediados de la década de los 1680s ya se había establecido un programa completo de filosofía y teología en el currículum. Y dentro del programa de filosofía, iban incluidas la lógica, física y metafísica, como partes principales.

De los libros de texto, la enorme mayoría escritos por los catedráticos, sobreviven en la actualidad alrededor de 80, que muestran que no existía un sistema uniforme de enseñanza, sino que cada curso reflejaba las preferencias y habilidades específicas de cada docente. La filosofía aristotélica, por ejemplo, no se basaba en Aristóteles mismo, sino de los estudiosos medievales de su obre, y era complementada con las doctrinas de San Agustín, Santo Tomás de Aquino, William de Ockham, y humanistas como L. Valla, L. Vives, y D. Erasmus, con también el erudito protestante P. Melanchthon, y los Jesuitas F. Suárez, P. da Fonseca, y L. de Molina.

Monumento a Petro Mohyla, fundador

A principios del siglo XVIII, Teófano Prokopovych mostró interés en la obra de R. Descartes y F. Bacon. Desde mediados del siglo XVIII, bajo las órdenes del Santo Sínodo, se comenzó a leer también la filosofía de C. Wolff. Los cursos teológicos de la academia se componían de los comentarios y obras de grandes teólogos católicos, como R. Bellarmine, F. Suárez, T. González, y el jesuita polaco T. Młodzianowski. .

Iglesia del Espíritu Santo – parte de las instalaciones de la Academia

Desde sus inicios, la academia mantuvo lazos muy íntimos con la Starshyna kozaka, la cual la proveía de material de apoyo. El Hetman Ivan Petrazhytsky-Kulaha aprobó los planes de Petro Mohyla para la nueva escuela en 1632 y la garantizó por medio de un título oficial. La escuela, a cambio, educó a toda una generación de la elite gobernante kozaka. En la década de los 1640s, cuando la jerarquía ortodoxa se puso de lado de la corona polaca en contra de las rebeliones kozakas, los hijos de kozakos continuaban asistiendo a la academia. Dentro de este grupo se encontrabana los futuros grandes hetmanes, como Ivan Vyhovsky, Ivan Samoilovych, Pavlo Teteria, Ivan Mazepa, y Pavlo Polubotok.

Bohdan Khmelnytsky estableció la tradición de subvención hetmánica en fondos monetarios a la academia, además de tierras y privilegios. La oposición clerical de Kyiv al Tratado de Pereiaslav de 1654 restringió severamente su relación con los kozakos. También, durante el período de la Guerra Kozako-Polaca de 1648 a 1657, más el posterior período de Ruina de 1657 a 1687, las actividades del colegio fueron restringidas gravemente. Las instalaciones de la Academia fueron saqueadas y destruídas varias veces, tanto por el ejército moscovita como por el polaco.

“Edificio Circular” – principal de la Academia Mohyla

El fuerte estado hetmánico que surgió en el lado izquierdo de Ucrania tras el período de Ruina proveyó de condiciones muy favorables para el cracimiento de esta institución educativa. Apoyada fuerte y generosamente por el Hetman Samoilovych (1672–87), la escuela comenzó a florecer, llegando hasta el final de su gobierno, el que sucedió el Hetman Mazepa (1687–1709), cuya temporada de gobierno llevó a la Academia a vivir su era dorada. En esta época, más de 2,000 estudiantes se inscribían anualmente, con algunos de ellos futuros oficiales kozakos destacados, tales como S. Maksymovych, O. Turansky, o A. Runovsky.

Muchos de los autores consumados ucranianos y expertos miembros del clero sirvieron dentro de la facultad de la academia, como Lazar Baranovych, Ioan Maksymovych, Dymytrii Tuptalo, Stefan Yavorsky, y Teófano Prokopovych. Algunos de ellos jugaron papeles instrumentales en las reformas educativas de Pedro I en el imperio moscovita, puesto que la academia moscovita se basó en la Kyivana, además de que varias escuelas de ese imperio fueron establecidas por bispos graduados en la academia Mohyla. Debido a que estaba abierta a todos los niveles sociales, la academia atraía a estudiantes de muchos sitios del mundo ortodoxo, con graduados ucranianos y, sobre todo los extranjeros regresaban a sus naciones llevando el modelo educativo Kyivano.

Edificio académico más reciente

Al mismo tiempo se expandía el poder político de Moscú, con lo cual aumentaba la interferencia que se ejercía sobre la influencia ucraniana en la academia y resultaba en una amenaza a la libertad y autonomía de esa institución. Tomando el control de la metrópoli de Kyiv en 1686, el patriarca de Moscú intentó terminar con la influencia de Kyiv en la sociedad moscovita al etiquetar casi todas las publicaciones de esta academia como libros heréticos. Además se prohibió publicar libros en ruteno. Aunque en 1693 el Patriarca Adrian liberó las restricciones lingüísticas, siempre le fue negada la entrada a Moscovia a libros ucranianos.

La era dorada de la academia llegó a un repentino final con la derrota de Ivan Mazepa en la batalla de Poltava en 1709. Las instalaciones de la academia fueron totalmente saqueadas por las tropas moscovitas, ya no fueron admitidos estudiantes del lado derecho de Ucrania, que estaba bajo gobierno polaco. De 2,000 ingresos durante la época dorada, cayó el número a 161 para 1711, y los graduados eran animados a buscar posiciones en Moscú o San Petersburgo. Empeoró la situación con la prohibición por Pedro I de cualquier texto religioso escrito en Eslavónico eclesiástico o en ruteno.

Reloj de sol en las instalaciones del Campus

Pero tras la muerte de Pedro I le fueron retornadas las dotaciones otorgadas por Ivan Mazepa. Gracias al apoyo del Hetman Danylo Apostol y los telentos administrativos del Metropolitano Rafail Zaborovsky (1731–42), se logró revivir la academia. Fueron impartidos nuevos cursos, en idiomas modernos, también historia, matemáticas, medicina y geografía. El número de ingresos comenzó a aumentar de forma constante, de 490 en 1738 a 1,110 en 1744. Los graduados obtenían luego doctorados en universidades europeas, haciendo su base educativa en esta acaemia, y los hijos de muchos kozakos acaudalados estuvieron incluídos en ese grupo.

La academia continuó educando a la élite civil y eclesiástica del estado hetmánico y del imperio moscovita. La abolición del hetmanato kozako, sin embargo, por Catalina II en 1764, más la secularización de los monasterios en 1786 privó a la academia del apoyo económico. Se convirtió en guarda del imperio y su importancia cayó rápidamente. Para finales de siglo, ya había sido reducida a un seminario de la eparquía. En 1811, 1,069 de sus 1,198 estudiantes fueron candidatos al sacerdocio.

En 1817 cerró la academia y, dos años después, se abrió en su lugar la Academia Teológica de Kyiv.

Postal antigua que muestra los edificios de “La Hermandad”

En 1991, finalmente, la Academia regresó a sus funciones como Universidad Nacional, abriendo sus puertas a los estudiantes en 1992, en su campus histórico.