Información en español sobre Ucrania


Deja un comentario

Mensajes de desinformación claves sobre las protestas de Bielorrusia

Bielorussia

Las protestas que estallaron en Bielorrusia luego de la fraudulenta elección presidencial en la cual el  incumbente Aleksander Lukashenko ganó con el 80,08 % de los votos, ya  se han convertido en un asunto de desinformación. Gran parte del mensaje está alineado entre el régimen bielorruso y el Kremlin, quienes culpan a la interferencia extranjera. La gran diferencia es que Lukashenko añadió a la Federación Rusa al grupo de sospechosos, nombrando también a Chequia, el Reino Unido, Polonia y Ucrania a raíz de la detención de 33 miembros del Cuerpo Militar Privado ruso “Wagner”. A pesar de esta caída en desgracia, Moscú permanece apoyando la retórica de Lukashenko, haciéndose eco de la acusación a actores occidentales – en su mayoría a miembro estados de la UE y de la OTAN – que presuntamente intentan organizar una “revolución de color”

La televisión bielorrusa se mantuvo callada sobre las protestas, difundiendo noticias agrícolas idílicas, aunque ahora que el malestar es imposible de ignorar, le dedica más atención al asunto – demostrando que los activistas arrestados fueron forzados a rechazar seguir participando en las protestas frente a la cámara.  Las comunicaciones, incluyendo las redes móviles y de internet, están en su mayoría interferidas – una jugada que apunta a subvertir el malestar cívico, que el actual presidente ha culpado a actores extranjeros. La televisión rusa controlada por el estado también desestimó inicialmente las protestas, aunque el asunto gana momentum de manera consistente. Ambas partes niegan la violencia policial (incluyendo transportar a los que protestan en ambulancias para golpearlos gravemente en vez de brindarles asistencia médica) y muestran a los activistas como provocadores agresivos, también insistiendo que han sido sobornados: el Ministerio del Interior de Bielorrusia ha detenido a una persona que denuncian estaba pagando a los manifestantes. Al 12 de agosto, más de 6.000 personas han sido detenidas – de acuerdo a información oficial – y al menos una persona fue confirmada fallecida. Fuentes oficiales, tanto bielorrusas como rusas, atribuyen su muerte a la explosión de una granada que presuntamente intentó arrojar a las fuerzas del orden – denuncia que es ampliamente cuestionada. Hacer referencia solo a la información suministrada por Minsk es otra típica jugada de la cobertura rusa de los eventos.  Mientras que confiar en la información oficial es el mejor curso de acción en los estados democráticos, no es el caso de Bielorrusia. La información de fuentes independientes es ignorada, y la magnitud de la insatisfacción pública es socavada representando a los manifestantes como una minoría radical.

Una gran cantidad de comparaciones – negativas – son realizadas con Euromaidán en Ucrania. Las protestas son descriptas utilizando las mismas tecnologías y siguiendo el mismo libreto, provisto por Occidente (predominantemente los EE.UU.). Esto llega a otra narrativa, más frecuente en línea que en la televisión controlada por el estado. De acuerdo a ella, los bielorrusos no “deberían repetir el error de Maidán”, dado que condujo a una guerra y a una crisis en el estado. Este tipo de mensaje desplaza la culpa de la Federación Rusa por desatar la agresión a Ucrania e incita temor en los manifestantes. Otros mensajes identificados en línea – una gran cantidad difundidos de cuentas presumiblemente falsas – culpan a los bielorrusos de ser desagradecidos con Lukashenko, insistiendo que ha proveído estabilidad y desarrollo económico al país. Cuentar similares a menudo elogian a las fuerzas del orden por sus acciones brutales.

Así todo, otro mensaje observado hasta ahora en las redes sociales como Twitter y Facebook, acusa a los manifestantes de ser “fascistas”. La bandera blanca- roja- blanca, que se remonta al menos a 1917, y es usada por los opositores al régimen, ha sido calificada como Nazi. Ha permanecido como un símbolo de la oposición desde los tempranos tiempos de la dictadura de Lukashenko – y los opositores han sido arrestados previamente por mostrarla. Similares acusaciones ha recibido el slogan “Жыве Беларус” (¡Larga Vida a Bielorrusia!) de igual manera que “Слава Україні!” (¡Gloria a Ucrania!) ha sido  denominada Nazi por los agentes de desinformación rusa.  Esta retórica no está aun muy diseminada, aunque si las protestas tienen éxito (y no son cooptadas), Bielorrusia  muy probablemente será acusada de Nacionalismo Radical – una etiqueta favorita de la desinformación rusa utilizada en contra de todos aquellos estados que intentan distanciarse del control del Kremlin.

Bielo1

Bielo2

 

Bielo3

Fuente: Ukraine Crisis Media Center, “Key Disinfo Messages on Belarus Protests”, 13 de agosto de 2020

 


Deja un comentario

Manifestaciones históricas en Bielorrusia: las claves del momento

La república del este de Europa está viviendo su semana más crítica desde la caída de la Unión Soviética. Los sucesos constituyen un punto de inflexión histórico que sacuden la comúnmente llamada «última dictadura de Europa».

Ilustración 1: Vista de la manifestación convocada el domingo 16 de agosto en Minsk. Fuente: Nexta

El pasado 9 de agosto se celebraron elecciones presidenciales en Bielorrusia. Según las cifras oficiales, el presidente Aliaksandr Lukashenka (Aleksandr Lukashenko), que gobierna desde 1994, obtuvo el 80,23% de los votos con un 84,23% de participación, frente al 9,9% de Sviatlana Tijanouskaya (Svetlana Tijanovskaya), la principal candidata de la oposición.

Ilustración 2: Resultados de las elecciones presidenciales de 2020 en Bielorrusia. Fuente: BelTA.

Lo relevante acerca de Tijanouskaya estriba en que se presentó para continuar con la carrera presidencial de su marido, el bloguero Siarhéi Tijanouski (Serguéi Tijanovski), encarcelado el 29 de mayo acusado de organizar desórdenes públicos masivos.

Al anunciarse los resultados, cientos de personas se echaron a las calles para manifestarse contra la extensión del mandato presencial de Aliaksandr Lukashenka. La policía intervino para dispersar a los manifestantes utilizando gas lacrimógeno, granadas conmocionadoras y balas de goma. La candidata opositora abandonó Bielorrusia para establecerse en Lituania. Se han denunciado hasta 3 700 detenciones por todo el país.

Entre los manifestantes se encontraba Aliaksandr Taraykouski (Aleksandr Taraykovski), un joven de 34 años, que falleció frente a una fila de policías. Las autoridades aseguran que Aliaksandr murió mientras trataba de arrojar un artefacto explosivo a las fuerzas del orden. Supuestamente, este artefacto explotó en su mano, causándole heridas mortales. Sin embargo, su esposa asegura que solo tenía una herida en el pecho. En diversos vídeos puede verse como el joven camina con los brazos en alto y cae al suelo tras un fogonazo, lo que deja en entredicho la versión oficial.

Ilustración 3: Imagen del disparo que presuntamente abate a Aliaksandr. Fuente: Euraradyo.

La muerte de Alexander supuso la gota que colmó el vaso tras 25 años de denuncias de brutalidad policial, censura y detenciones ilegales. Espoleados por las imágenes y relatos de heridos y arrestados, se desencadenaron protestas espontáneas de ciudadanos indignados. Con el paso de los días, la afluencia, lejos de reducirse, ha crecido hasta convertirse en la mayor muestra de rechazo hacia el gobierno de Lukashenka desde su llegada al poder.

En un primer momento, comenzó como respuesta a los episodios de violencia policial. Indignados por los vídeos que circulan por las redes, exigen a las fuerzas gubernamentales que abandonen la habitual violencia con sus familiares, amigos y conocidos para pasar a protegerlos. Entretanto, afloraron las reivindicaciones políticas, reclamando la liberación de presos políticos y la celebración de elecciones libres.

A lo largo de la semana, se han sucedido concentraciones a lo largo y ancho del país, que han dejado imágenes inéditas, históricas e impensables hace apenas dos semanas. Los manifestantes portan banderas rojas y blancas, símbolos de oposición al régimen. Paralelamente, los trabajadores de ciertas industrias, así como la televisión estatal, se declararon en huelga.

Ilustración 4: Trabajadores de la Planta de Tractores de Minsk se manifiestan al grito de «¡Vete!». Fuente: Nexta, TUT.by

El domingo 16 de agosto se han convocado marchas por todo el país. Algunos medios cifran la asistencia en más de 400 000 participantes. Las concentraciones se han dejado sentir en ciudades como Minsk, Brest, Hrodna (Grodno), Mazyr (Mozyr), Lahoisk (Logoisk), Orsha, Hómiel (Gómel), Varánvichi (Varanóvichi), Mahilióu (Mogiliov) y muchas otras.

Ilustración 5: Mapa de las protestas acaecidas durante la semana del 10 al 16 de agosto de 2020. Fuente: Belsat

Se han producido concentraciones al grito de «¡Soltadlos!» frente a centros de reclusión Incluso se han izado banderas rojiblancas en edificios gubernamentales.

Las concentraciones guardan un carácter pacífico, espontáneo y mayoritariamente descentralizado. A pesar de los problemas de conexión a Internet que se iniciaron el día de las elecciones, el flujo de información se ha mantenido gracias al canal de Telegram Nexta, que informa en directo de lo que ocurre en el país. El Comité de Campaña de Tijanouskaya ha impulsado el reconocimiento de Sviatlana como la legítima presidenta de Bielorrusia y la creación de un Consejo que detente el poder transitoriamente.

Ilustración 6: Cartel de convocatoria de la huelga. En ruso: «Huelga indefinida desde el 11 de agosto hasta el derrocamiento del régimen. Somos muchos, venceremos». Fuente: canal de Telegram Nexta.

Además de todo esto, se ha convocado una huelga indefinida «hasta el derrocamiento del régimen». El seguimiento ha sido masivo: a fecha del 17 de agosto, Belavia, la aerolínea estatal; la planta refinadora de petróleo de Navapólatsk; la televisión estatal BT y todas las minas del país, por citar algunos ejemplos, se han sumado a la convocatoria.

Uno de los sucesos más impactantes tuvo lugar la mañana del 17 de agosto en la Planta de Tractocamiones de Minsk, donde el Presidente se dirigió a un amplio grupo de manifestantes. Los congregados interrumpieron las palabras de Lukashenko coreando «¡Lárgate! ¡Lárgate!» a viva voz. El mandatario apenas pudo responder con escueto un «Gracias, he dicho todo. Podéis gritar “lárgate”» y abandonó el estrado. Tras esto, continuaron los gritos exigiendo la marcha del Presidente.

Ilustración 7: Lukashenko abandona el estrado tras concluir su discurso  y escuchar los gritos de los manifestantes. Fuente: Nexta.

Por su parte, las autoridades también convocaron una manifestación en apoyo del Presidente, si bien su magnitud está lejos de equipararse a la de las marchas ciudadanas. Con todo y con ello, Lukashenko ha manifestado con contundencia su intención de aferrarse al poder: «Mientras no me matéis, no habrá otras elecciones».

Aún estamos a la espera de los movimientos que pueda realizar el Kremlin, aunque parece que Putin ya ha mostrado su apoyo al mandatario actual en caso de ser necesario.

Según las redes, las protestas actuales constituyen una oportunidad única para desalojar al Presidente Lukashenko del poder. Se ha cruzado el punto de no retorno, luego es del interés de los manifestantes insistir en sus exigencias. Merece la pena recordar que, tal y como ha ocurrido en otras ocasiones, у Беларусі няма праблем са свабодай слову, а са свабодай пасля слову («En Bielorrusia no hay problema con la libertad de expresión, sino con la libertad después de la expresión.»)

Ilustración 8: Concentración en la Plaza de la Independencia de Minsk el 16 de agosto de 2020. Fuente: Nexta.

Por Jaime García Chaparro

Estudiante de Relaciones Internacionales en la Universidad Alfonso X el Sabio

Con la inestimable asistencia de Alberto García Chaparro


Deja un comentario

Imperialismo ruso: Una minoría de los rusos quiere que Rusia permanezca dentro de sus fronteras actuales

Sólo el 57 por ciento de los rusos dicen que su país debe estar satisfecho con continuar y vivir dentro de sus fronteras actuales, mientras que casi una cuarta parte – 23 por ciento – dice que Moscú debería utilizar todos los medios, incluida la fuerza militar, para poner bajo su control la antigua Unión Soviética, aunque el 65 por ciento no estuvo de acuerdo, según un nuevo sondeo del Centro Levada.

Al mismo tiempo, la nueva encuesta encontró, sólo uno de cada diez rusos – 10 por ciento – dice que Rusia no tiene el derecho a anexionarse a lo que ahora son territorios extranjeros a su propio límite y que debe actuar de acuerdo con el derecho internacional que rige dicha frontera.
Russian invasion in Ukraine
Sigue leyendo


Deja un comentario

BIELORRUSIA – UCRANIA. Слава Украине!.. Героям слава! Un encuentro no sólo de fútbol.

“Gloria a Ucrania! … Gloria a los héroes!”

Gritaban y contestaban los aficionados bielorrusos y ucranianos en el Borisov-Arena  apoyando a la afición ucraniana con lemas patrióticos…y cómo no, la ya famosa consigna (Putin H *ylo) cantada por tres veces durante el partido.

Sigue leyendo


Deja un comentario

“Lyapis Troubetzkoy” en el concierto en Sant Petesburgo

La banda musical de Bielorrusia “Lyapis Troubetzkoy” hace unos meses anunció la disolución del grupo a partir del día 1 de septiembre de este año después de la gira que iban a dar este verano. Este jueves, el día 28 de agosto, cuando iban a dar su último consiento en San Petersburgo, se les prohibió cantar su canción “Los guerreros de la luz”, porque se considera ser un himno de Maidan. O sea las autoridades rusas opinan que una canción con la letra en el idioma ruso de una banda musical de Bielorusia puede ser un himno de los que, según las mismas autoridades, son unos nacionalistas, unos nazis y unos rusofobos. Curioso.

Aquí pueden ver el vídeo de “Lyapis Troubetzkoy”. Canción “Los guerreros de la luz”

El vídeo oficial de Lyapis:

En el concierto Liapis no cantó esta canción, pero la cantaron los propios espectadores.

Sigue leyendo