Información en español sobre Ucrania


Deja un comentario

Arte en Ucrania – El Mosaico y el arte bizantino

La segunda era dorada del arte bizantino comenzó en los siglos VII y IX. Durante este período, el reino ucraniano de la Rus’ de Kyiv entró de lleno en la órbita de la cultura bizantina, y en el año 988 adoptó el Cristianismo a través de Bizancio.De hecho, la influencia sobre el territorio ucraniano comenzó mucho antes, y se concentró en las costas norte del Mar Negro, en ciudades tales como Quersoneso Taurica o Kerch.Las primeras iglesias Kyivanas fueron construidas, de hecho, en estilo bizantino, como la Iglesia de los Diezmos o de los Tithas, y no sobrevivieron a las constantes invasiones de hordas nómadas. Sin embargo, la Catedral de Santa Sofía (a la Sabiduría de Dios), construida en 1037, ha podido ser preservada en buenas condiciones.Esta Catedral representa una obra maestra del arte y arquitectura de Ucrania y Europa. Según las crónicas de la Rus’, el Rey Volodymyr El Grande fue quien importó a los primeros arquitectos y artistas desde Quersoneso y ellos, junto con los artistas de Constantinopla, fueron los primeros creadores de frescos (enlace) y mosaicos Kyivanos.En este pequeño artículo aprenderemos más sobre el legado del arte bizantino en Ucrania, en particular el arte del mosaico, con enlaces que nos llevan a artículos complementarios al final del mismo.

EL MOSAICO

El mosaico es un método de decoración de muros y pisos, por medio del cual pequeñas piezas de piedra cortada, vidrio (tesserae) y, ocasionalmente, cerámica u otros materiales imperecederos, que son insertados en yeso, cemento o mástic a prueba de agua.Los ejemplos más antiguos de mosaicos en Ucrania son fragmentos del piso de un baño doméstico hallados en el lugar en el que existió una colonia griega, llamada Quersoneso Taurica, que data de entre los siglos III y II antes de Cristo. Tal mosaico está formado con varios guijarros coloreados, y la figura que representaba era de dos figuras desnudas, junto con motivos decorativos.

Virgen Orante – Mosaico en la Iglesia de San Miguel en Kyiv

El mosaico era utilizado para la decoración de varias iglesias del Reino de la Rus’ de Kyiv durante los siglos X al XII, incluídas la Iglesia de los Diezmos (o de los Thitas, que data de los años 989 al 996), o la Catedral de Santa Sofía (enlace), que data del 1037, la Catedral de la Asunción (o Dormición) del Monasterio de las Cuevas de Kyiv, que data del 1078, y la Iglesia de San Miguel del Monasterio de los Domos dorados (enlace).En la iglesia de los Diezmos sólamente se preservaron fragmentos de los mosaicos del piso, y ya no existen los de la Catedral de la Asunción. La Iglesia de San Miguel fue destruida entre 1934 y 1936, pero los soviéticos se llevaron algunos fragmentos antes de destruirlos, y actualmente están en el Museo Galería Tretiakov en Moscú, o instalados en el segundo nivel del balcón coral de la Catedral de Santa Sofía, que también contiene los únicos mosaicos existentes in situ que datan del período de la Rus’ de Kyiv, en 260 metros cuadrados de muros.

Mosaicos de La Anunciación en la Catedral de Santa Sofía

Los mosaicos de la Catedral de Santa Sofía están realizados en 18 matices distintos y 143 variaciones tonales de 25 colores de oro y plata, como por ejemplo el mosaico de Cristo Sacerdote.Ya que los mosaicos aparecen de dos formas, una que recuerda fuertemente la de la escuela de Constantinopla, que leeremos más abajo en la sección de arte bizantino, y la otra un estilo original Kyivano, se piensa que la obra fue llevada a cabo por un equipo de artesanos griegos, con la ayuda de maestros locales.Los mosaicos de la Iglesia de San Miguel del Monasterio de las cúpulas doradas en Kyiv, de la que hablamos más extensamente en este artículo (enlace), muestra que el desarrollo del estilo Kyivano fue más dinámica y, en el aspecto de la composición, menos esquemática que en los mosaicos de Santa Sofía. En la reproducción del mosaico de la Eucaristía, que se exhibe en la Catedral de Santa Sofía, los Apóstoles se encuentran en posturas uniformemente colocadas, y vestidos en tonos uniformes. En la versión de la iglesia de San Miguel de este mismo tema, los Apóstoles están representados en una variedad de posturas más naturales, y ataviados con colores brillantes. Los mosaicos de San Miguel tienden a ser más lineales en estilo, mientras que los de Santa Sofía están modelados con variaciones suavizadas en matiz y tono.

San Miguel Arcángel – Catedral de Santa Sofía

Dados los altos costos de producción y cambio en la estética de los mosaicos, éste método fue raramente utilizado en murales a gran escala luego del siglo XIII. Durante los siglos XVII al XIX sólo fue utilizado como un simple elemento decorativo arquitectónico.En 1937 se estableció un Taller del Mosaico en el Instituto estatal de Kyiv. Durante esta época se realizaron mosaicos a gran escala para adornar diversas vistas públicas. Sus estilos varían del realismo pedante, por artistas como Vasyl Ovchynnykov, con “Madre amamantando a su hijo” en un edificio de apartamentos en Kyiv, y N. Klein con “Cosecha“, de 1957, a obras en estilo de ensamblaje, como las de A. Rybachuk y V. Melnychenko, que existen en el mural mosaico en el Palacio de Pioneros y Escolares de Kyiv, datando de 1965; también mencionamos los de E. Kotkov, Valerii Lamaj, e Ivan Lytovchenko, “Paz, Trabajo y Felicidad“, en el Aeropuerto Boryspil, que data de 1965. Muchos de los grandes murales de mosaico, en especial en los exteriores de edificios, son hechos de una variedad de materiales, incluidas tejas de cerámica y piezas de cemento coloreado y esculpido.

Patriarcas de la iglesia – Catedral de Santa Sofía

Artistas emigré, como Volodymyr Balias, Myjailo Dmytrenko, Petro Jolodny, y Petro P. Jolodny, han utilizado el método del mosaico a una escala limitada. El ejemplo más notable de mosaico dentro del arte emigré ucraniano, se encuentra en el mural Neo-Bizantino en la Catedral de Santa Sofía en Roma, diseñado por Sviatoslav Hordynsky.

Mosaico en piso de la Iglesia de los Diezmos

EL ARTE BIZANTINO

El arte bizantino contiene las artes visuales plásticas producidas en el Imperio Bizantino, así como en países bajo su control político o influencia cultural, dentro de ellos, Ucrania.La expansión del arte bizantino fue el resultado, en gran parte, de su estilo, que tenía todos los rasgos del universalismo, al cual se adaptaban fácilmente otras culturas. Este estilo se comenzó a desarrollar durante el siglo VI AD, durante la primera Era Dorada, bajo el reinado del emperador Justiniano. Se había basado en el arte Grecorromano, en una especie de fusión con el arte oriental, proveniente de Siria, Asia Menor, Persia, y Egipto.En la arquitectura, las iglesias con cúpulas de piedra simbolizando el cosmos, aparecieron remplazando las basílicas longitudinales con tejados planos de madera. La Catedral de Hagia Sofia en Constantinopla, que data del 537, con su enorme cúpula descansando sobre cuatro columnas, se convirtió en el estándar de iglesias bizantinas.Más adelante, durante los siglos VII al IX, se comenzó a desarrollar la forma de planta en cruz en iglesias. En este tipo de planta, el domo principal estaba rodeado por domos menores, creando un espacio interior muy grande, sin el uso de estribos para sostener los muros.La pintura bizantina partió de ideales grecorromanos, que establecieron la norma del ilusionismo tridimensional en reproducción de la naturaleza. Con la influencia añadida de arte oriental, se convirtió en una bidimensional. Algunos historiadores del siglo XIX interpretaron esa conversión como la barbarización de la pintura, con el retorno a los ideales helenistas hasta el renacimiento.

La Eucaristía – Catedral de Santa Sofía

E incluso luego, el remplazo del ilusionismo realista por un simbolismo, gracias a la influencia de las ideas cristianas, probó ser profundamente creativo en el hecho de rechazar el detalle secundario asi como la perspectiva, concentrándose en la representación plástica de una idea en su forma más inmediata. El contenido se volvió más importante que la forma, y el fondo perdió su perspectiva y se tornó principalmente dorado, enfatizando el rol de las líneas y planos coloreados en tonos fuertes y contrastes de luz. Todas estas características son elementos de una naturaleza esencialmente plástica, de igual significancia en todas las épocas.De este modo, el arte bizantino se desarrolló con creatividad pero sin perder sus características de estilo al ser transferido a otros países, incluso tras el declive de Bizancio como centro cultural. En los siglos VIII y IX, tras la derrota de los iconoclastas, comenzó la segunda Era Dorada del arte bizantino. Este duró por todo el reinado de las dinastías macedonia y comnenia, del 869 al 1204. Durante este período, la Rus’ de Kyiv entró de manera muy activa en la órbita de la cultura bizantina, e incluso en el 988 adoptó la religión a través de Bizancio, el Cristianismo.

Interior de la Catedral Hagia Sofia de Constantinopla

Sin embargo, la influencia bizantina en tierras ucranianas comenzó mucho antes y se concentró en las costas norte del Mar Negro. En el siglo VI la influencia de Bizancio se extendió a Taurica, en donde la ciudad de Kerch en la península de Crimea, actual Ucrania, fue restaurada. En este entonces, las iglesias del tipo basílica, así como las de planta cruciforme y similares a las de Ravenna, fueron construidas en Quersoneso Taurica.Tras el caos que dejó la invasión jázara en el siglo VII, la ciudad de Quersoneso reanudó su desarrollo y mantuvo relaciones cercanas con Kyiv. El Rey Volodymyr en Grande de Kyiv, fue bautizado aquí en 988. En esta ciudad había más de 30 iglesias y capillas, de las cuales solo los cimientos se ven ahora. Habiendo anexado la Crimea en 1783, el gobierno ruso, bajo el pretexto del desarrollo urbano, demolió lo que quedaba preservado de los primeros edificios Cristianos de Quersoneso.

San Epifanio de Chipre – Catedral de Santa Sofía de Kyiv

La iglesia conocida más antigua de esa ciudad data del siglo V, y en ella se ve incluso influencia de arquitectura siria. La más grande era la llamada “Basilica de Uvarov”, que se nombró así en honor al descubridor, Aleksei Uvarov, cuyas tres naves eran similares a las de las iglesias de Ravenna y Balkan. En Kerch se descubrieron también iglesias similares, como la de San Juan Bautista, que data del siglo X, con una columna datada en el 767 y columnas bizantinas del siglo VI, que permanece como la única totalmente preservada en Crimea que data del primer milenio.A pesar de la destrucción causada por las continuas invasiones de hordas nómadas, han sobrevivido ejemplos de arte y arquitectura de la edad del Reino de Kyiv, en especial estructuras de piedra. Muchos iconos y otros objetos artísiticos perecieron en incendios, sin embargo. Ya había iglesias en Kyiv incluso antes de que el Cristianismo se adoptara oficialmente en Kyiv, como la de San Elías. Sin embargo, estos primeros templos fueron construidos en madera, y eventualmente también los destruyeron los incendios.

Mártir Juan de Sebaste, uno de los 15 medallones de mártires conservados en la Catedral de Santa Sofía – el comandante griego Agricola ordenó a 40 de sus soldados cristianos que adoraran a dioses paganos y, al negarse, los martirizó en el 320 en el lago de Sebaste – considerados soporte de la iglesia, los mosaicos se encuentran en los soportes de arcos – la cruz en la derecha es símbolo de martirio, mientras que la izquierda sostienen la corona del sufrimiento.

La arquitectura en piedra y ladrillo no apareció en Ucrania sino hasta bajo la influencia bizantina, que trajo a Kyiv técnicas tradicionales de la arquitectura romana, como el opus mixtum, que alterna capas de ladrillo y roca en la construcción de muros.La arquitectura Kyivana se convirtió en el modelo de edificios en otras ciudades de la Rus’ de Kyiv. Aunque la Iglesia de los Diezmos, de fines del siglo X, no ha sobrevivido, la Catedral de Santa Sofía (enlace), que se comenzó a construir en 1037, ha sido preservada en relativa buena condición. Esa catedral es de planta cruciforme, con 5 naves y, originalmente, 13 domos. Dejando de lado las características generales del estilo bizantino, la Santa Sofía de Kyiv no se parece mucho a la Hagia Sofía de Constantinopla, aunque presenta algún rastro de semejanza con las iglesias de Georgia.

San Nicolás – Mártir de Sebaste

Los interiores de las primeras iglesias Kyivanas están conectados directamente con el arte de Quersoneso Taurica. Según las Crónicas de la Rus’, el rey Volodymyr El Grande importó a los primeros arquitectos y artistas de Quersoneso, y éstos junto con los artistas de Constantinopla, fueron los primeros creadores de mosaicos y frescos. En estilo y cronología, los mosaicos de la Catedral de Santa Sofía, ocupan una posición entre el complejo de mosaico de Hosios Lukas en Phocis, Grecia, que data de la década del 1020s, y los mosaicos de la iglesia del monasterio de Daphni, cerca de Atenas, que data del siglo XI.El estilo de los mosaicos Kyivanos es más arcaico y cercano a los mosaicos de Hosios Lukas, mientras que los de la Iglesia de San Miguel en el Monasterio de las Cúpulas Doradas en Kyiv, ya difuminaron la severidad arcaica y se tornaron más parecidos a la vida real. El interior de Santa Sofía básicamente se adhiere al orden jerárquico de pinturas que fue establecido en el arte bizantino: Cristo Pantocrator representado en el techo del domo; debajo de él, los cuatro arcángeles; debajo de ellos, los profetas y los apóstoles; y hasta abajo, los obispos o los padres de la Iglesia. Sobre el muro detrás del altar, la Orante, es decir, la Madre de Dios en oración, representada enmedio de las Iglesias celestial y terrenal, como si uniera ambas. El arco del santuario está enmarcado con medallones en los que se representa a los mártires.

San Marcos Evangelista – Catedral de Santa Sofía

Mientras que los mosaicos de Santa Sofía se realizaron conforme a todas las tradiciones de Bizancio, los frescos contienen numerosas innovaciones y semejanza conmodelos bizantinos en sus representaciones, como por ejemplo en la Última Cena, o en la transformación de agua en vino en las Bodas de Caná. Algunos temas apócrifos se pueden ver en los ciclos de pinturas dedicadas a la vida de Santa María Virgen.Inclusive en este primer período, Kyiv tiene sus propios iconógrafos locales, quienes se desviaron en alguna forma de la corriente principal del arte bizantino y siguieron su propia inspiración en la pintura.El estado Kyivano mantuvo relaciones cercanas con los países de Occidente. De esta manera, se dio algún intercambio y fusión de estilos, de manera inevitable. Halychyná y Cherníhiv, por ejemplo tienen sus edificios que poseen elementos de la arquitectura romanesca. El estilo occidental se refleja también en algunas miniaturas. Más adelante, entre los siglos XV y XVI, los iconógrafos de Halychyná absorbieron algunas características del estilo gótico.

San Pablo Apóstol

En el cambio de siglo al XIX algunos expertos, como el Bizantólogo moscovita N. Kondakov, sostuvo que el arte Kyivano en la era del reino de Kyiv, era sólo una imitación provincial del arte de Constantinopla. Pero desde ese entonces se ha descubierto y esclarecido mucho sobre el tema. En 1957, A.M. Ammann demostró que el arte de Kyiv era del timo metropolitano, mientras que el arte de los territorios norteños de la Rus’, que surgió bajo la influencia del reino, tuvo un estilo periférico. Él señala que los complejos de frescos que han sido preservados en Kyiv no tenían paralelos de esa época en Constantinopla, y que lo mosaicos kyivanos preservan la normativa más antigua en el Pantocrator y la Eucaristía en el arte bizantino.Dadas las constantes invasiones, lamentablemente sobrevivieron pocos de los íconos de la era del Reino de Kyiv, de entre los siglos X y XIV, pero algunos excelentes ejemplos de iconos Kyivanos fueron preservados en moscovia; por ejemplo, la Madre de Dios de Vyshhorod, conocida como Vladimirskaia, San Demetrio o La Madre de Dios con San Antonio y San Teodosio del Monasterio de las Cuevas de Kyiv, todas en posesión de la galería Tretiakov de Moscú.

Aaaron, sumo sacerdote – Catedral de Santa Sofía de Kyiv

Tras la caída de Bizancio en 1457, la iconografía bizantina continuó, sin embargo, floreciendo. Esto se puede notar en Halychyná en donde, desde el siglo XIV y hasta el XVI, fueron pintados buenos ejemplos de iconos ucranianos de alta calidad en estilo bizantino. A lo largo de los siglos, este estilo se fue transformando, y se volvió ucraniano orgánicamente. Y varios de los ejemplos más finos de la arquitectura en este estilo aparecieron en Ucrania durante los siglos XVII y XVIII. Fueron una síntesis de la arquitectura folclórica ucraniana en fusión con la bizantina y los estilos barrocos. Las típicas iglesias de madera ucranianas de ese entonces, son obras maestras, sin paralelo en el mundo.El estilo bizantino fue revivido en el arte ucraniano al inicio del siglo XX. El mejor postor en este aspecto es Myjailo Boichuk, quien combinó tradiciones bizantinas con tendencias modernas, como el cubismo y constructivismo, produciendo uno de los movimientos más importantes en el arte de Europa Oriental, que se conoció como Neo-Bizantinismo.

Mosaicos en la iglesia de la Intercesión en Parjomivka, provincia de Kyiv

Artículos complementarios


1 comentario

El Arte en Ucrania – Generalidades

Arte, en ucraniano, se dice мистецтво – mystetsvo.

El arte ucraniano se desarrolló bajo la influencia de distintos factores, tanto internos como externos, y en divesos períodos temporales.

Icono navideño. “Adoración de los pastores”, artista anónimo. 1670

Como resultado de las circunstancias históricas y su ubicación geográfica entre Europa y Asia, Ucrania entró en contacto con varias influencias extranjeras, que ya sea fueron absorbidas o rechazadas por su cultura.

Por esta razón es que es importante distinguir entre el arte netamente ucraniano, o sea el que expresa el sentimiento general, popular y la idiosincrasia del pueblo ucraniano, en espíritu y estilo, y arte nacido y que abarca todos los fenómenos artísticos que surgieron dentro del territorio ucraniano.

En tiempos antiguos interactuaron en la región conocida como Ucrania, y produjeron en tal fusión un estilo original. Más adelante, los maestros del arte bizantino, quienes a menudo se establecían en Ucrania y fueron asimilados por el pueblo, se convirtieron en los productores líderes de arte. Durante la época conocida como Renacimiento, varios artistas italianos migraron a Ucrania, así como luego algunos artistas alemanes durante el posterior período llamado Barroco.

Durante los siglos XVIII y XIX les tocó el turno a los artistas polacos, y en la actualidad también participan artistas no-ucranianos étnicamente, que aportan obras al arte ucraniano, obviamente influenciados y representando la idiosincrasia del pueblo que los alberga. Todos estos factores deben de ser tomados en consideración al definir la naturaleza y los límites del arte en Ucrania.

Pintura del siglo XVII, inspirada en el Concilio de Nicea. Se encuentra a la entrada de la Iglesia de la Santísima Trinidad.

Los orígenes del arte ucraniano pueden ser trazados hasta el período paleolítico. Se han descubierto, en el centro de la gran y antiquísima ciudad de Kyiv, capital del país, colmillos fosilizados de mamut, así como en otras locaciones en la región ucraniana. También han sido descubiertas cavernas con representaciones distorcionadas de mujeres, y figuras de animales y aves, a menudo decoradas con incisiones curvilíneas. Dibujos de mamuts y ciervos prehistóricos en cuevas de roca caliza, que datan del mismo período. El tipo de incisión serpenteante en los colmillos de mamut que se descubrió en el sitio arqueológico de Mizyn es único en Europa, y muchísimo más antiguo al estilo artístico hallado en China o México.

El desarrollo del arte es incluso más evidente en el período neolítico, cuando se comenzó a desarrollar la alfarería, y en Ucrania lo hizo de forma vertiginosa. Las figurillas de humanos y animales en cerámica y terracota que pertenecen a la cultura tripiliana, están ornamentadas con espirales pintadas o talladas. La edad de bronce, y la subsiguiente era de hierro en ucrania, tuvieron un gran impacto en la producción de implementos ordinarios, asi como armas, más que en el arte.

Icono del siglo XVII. La Pokrova, es decir, la Protección de la Santísima Virgen, la Intercesión de la Theotokos, con el Hetman Bohdan Jmelnytskyi bajo su manto. Museo Nacional de Arte de Ucrania

A mediados del primer milenio antes de Cristo se estableció en Ucrania la cultura escita, con su peculiar estilo artístico, que se fundió con el de las colonias griegas en el sur de la región, produciendo bellísima orfebrería en oro, que incluso sobrepasó a la riquísima joyería de la antigua Grecia.

Tras el declive del Imperio Romano, las tribus migrantes que cruzaron Ucrania, de camino desde Asia a Europa, dejaron muchos vestigios de sus culturas en este país. Las culturas locales de Ucrania diferían de las de los pueblos migrantes, como se evidencia en descubrimientos como el del montículo de plata del siglo VI d.C, en Martynivka, cerca de Kyiv.

Mosaico de Virgen de Orante en la Iglesia de San Miguel en Kyiv

A partir del siglo X, el arte y cultura bizantinos entraron a jugar un importante rol en la Rus’ de Kyiv. Su influencia fue particularmente fuerte en Crimea, en donde se establecieron muchas iglesias Cristianas en Quersoneso Taurica, en la segunda mitad del primer milenio. El Gran Rey (Kniaz) Volodymyr “El Grande”, importó iconos y constructores desde Quersoneso, para que también construyeran iglesias en Kyiv.

La era del Reino de Ucrania, durante los siglos X al XIV, fue un período de intenso crecimiento cultural. Durante esta épica fueron construidas estructuras monumentales, tales como la Iglesia de los Tithas o Diezmos, la Catedral de Santa Sofía o la Catedral de la Dormición en el Monasterio de las Cuevas de Kyiv. Muchos edificios principales, como la Catedral de la Transfiguración, fueron erigidos en reinos súbditos como Cherníhiv. También surgieron bellas iglesias en otras ciudades aunque, sin embargo, pocas sobreviven hasta estos tiempos modernos, pues casi todas fueron destruidas por las autoridades soviéticas.

Mosaico en la Catedral de Santa Sofía en Kyov – Cristo Sacerdote.

Las formas artísticas que llegaron a Ucrania junto con el rito bizantino, se establecieron junto con los aprendices de maestros griegos, que se convirtieron en nuevos maestros a su vez, y que enseñaron a ucranianos. El arte bizantino se inclinó hacia formas grandes, decorativas, e incluso monumentales, de colores vívidos, particularmente dorados. El caro arte del mosaico se enraizó muy bien en Ucrania, pero permaneció desconocida dentro de las regiones norteñas, como Novgorod o Suzdal, que en ese entonces eran parte del reino de la Rus’ de Kyiv.

En Kyiv se desarrollaron también otras formas de arte, como la pintura de miniaturas, la joyería y la ornamentación, los mosaicos, la pintura en frescos, y el icono (ENLACE). Habiendo absorbido por completo las formas bizantinas de arte, Kyiv, por si mismo, se convirtió en el centro del arte de Europa Oriental.

La Eucaristía – Mosaico en la Catedral de Santa Sofía en Kyiv

Y ya que la cultura está estrechamente relacionada con las condiciones políticas, la cultura del propio reino de la Rus’ de Kyiv, floreció junto al poder de Kyiv para resistir las invasiones de las hordas asiáticas nómadas. La Rus’ protegió, resistiendo el paso por esta “puerta de Europa”, al resto de países de Europa Occidental del gran grueso de esas invasiones, haciendo posible que tales pueblos, asi como la propiaRus’, desarrollaran libremente sus artes. Pero a principios del sigloXIII, el poder militar, así como la cultura, comenzaron a declinar, debido a la carnicería que realizó la Horda Dorada.

La cultura Kyivana floreció por otro siglo en las partes del occidente del reino, en el reino de Halychyná-Volhynia, pero incluso esos territorios, debilitados por las invasiones repetidas, cayó bajo la dominación polaca a mediados del siglo XIV y, eventualmente, se convirtió en parte de la Mancomunidad Polaco-Lituana. En Ucrania Occidental se han preservado sólamente fragmentos de los monumentos artísticos de ese período, mientras que en Polonia, bajo condiciones políticas más favorables, han sobrevivido complejos completos de frescos pintados por maestros ucranianos de los siglos XIV y XV.

Icono de San Jorge – Siglo XVII – Podillia

El dominio del arte bizantino en Ucrania, fue vencido por completo en el siglo XVI gracias al impacto del Renacimiento y el posterior arte Barroco. Las nuevas escuelas dieron origen a nuevos géneros artísticos, tales como el retrato, a pesar de que en el arte ucraniano se manifestaron mayormente en la arquitectura, que en la pintura o escultura.

El barroco se desarrolló en Ucrania mientras se peleaban las guerras kozakas, contra Turquía y Polonia; por ello, en el arte ucraniano, esta escuela es conocida como “Barroco Kozako”. Los ejemplos más finos de esta escuela se produjeron durante el hetmanato de Ivan Mazepa. Con su derrota en la Batalla de Poltava en 1709, Kyiv fue remplazado por San Petersburgo como el centro de la cultura de Europa Oriental. La nueva capital atrajo artistas desde incluso la propia Ucrania, y a un grupo de clásicos ucranianos, en el que se incluyen los pintores Antin Losenko, Dmytro H. Levytsky, y Volodymyr Borovykovsky, junto con el escultor Ivan P. Martos. Estos artistas contribuyeron a la europeización del arte moscovita, pero al mismo tiempo, esa ausencia de Ucrania, llevó a un declive marcado, y provincialización, del arte ucraniano.

Conversación con un Lach – siglo XIX – artista anónimo

A principios del siglo XIX, el realismo comenzó a remplazar al clasicismo en Ucrania, aunque varios movimientos académicos y eclécticos continuaron floreciendo, al igual que en otras partes de Europa, casi a fines de ese siglo.

El renacimiento o resurgimiento del arte Ucraniano está conectado con el gran Tarás Shevchenko, el bardo nacional de Ucrania, quien fue, además de gran poeta, un excelente pintor y grabador, de profesión. En la década de los 1840s se volteó del academismo de San Petersburgo y hacia una representación más realista de la vida cotidiana del campesinado, la historia de Ucrania, y los paisajes. Un buen número de discípulos adoptó este enfoque, dando origen a la escuela Etnográfica del arte ucraniano.

Hoy en día, algunos eruditos se refieren a tal escuela como muy reducida y provincial pero, considerando el período, en el que no se permitía ni una sola escuela de ucraniano, ni tampoco medios de comunicación como periódicos o revistas en ese icioma, por el régimen moscovita, este grupo artístico fue un fenómeno cultural importante, y valiente.

Volodymyr Borovykovsky: retrato de O. Bezborodko con sus hijas (1803).

Con el cambio del siglo XIX, las tendencias académicas en el arte ucraniano abrieron el camino al impresionismo. Los artistas ucranianos que habían estudiado anteriormente en la Academia de San Petersburgo, la única de su clase dentro del Imperio Moscovita, comenzaron a visitar academias occidentales, como la de Cracovia, München o París, y retornaron a su patria con nuevas ideas y ocncepciones artísticas. Se comenzó a realizar exhibiciones de arte ucraniano, al principio en Lviv, que se encontraba bajo control Austriaco, y luego en Kyiv y otras ciudades.

Durante la primera década del siglo XX se presentó una reacción en contra del impresionismo, y también contra el etnografismo, y se hizo evidente la influencia de corrientes artísticas de otras partes del mundo. Algunos artistas, como Alexander Archipenko, se convirtieron en cofundadores de nuevas tendencias artísticas mientras que otros, como Mykhailo Boichuk y miembros de su escuela, combinaron las nuevas ideas artísticas con formas antiguas y tradicionales, en especial una renovación del estilo o escuela bizantina, algo que luego se conoció como “Neo-Bizantismo”.

Apollon Mokrytsky – Muchacha durante el carnaval

La escuela de Boichuk le dio un nuevo enfoque a los problemas de composición y restableció el estilo monumental en el arte ucraniano contemporáneo. Desde una perspectiva histórica, este fue uno de los fenómenos más interesantes en el siglo XX del arte Europeo oriental.

A principios del siglo XX también se presentó un esfuerzo, realizado por artistas como Vasyl H. Krychevsky, para revivir el estilo ucraniano en la arquitectura basado en el Barroco Kozako, y en la arquitectura folclórica.

Una de las primeras acciones que se tomaron en la nueva República Nacional de Ucrania fue establecer la Academia estatal de Bellas Artes, en Kyiv, en diciembre de 1917. La facultad de la Academia se componía de muchos artistas y profesores pero, tras la ocupación soviética en 1920, la academia se renombró como Instituto de Artes de Kyiv. Fueron establecidas varias escuelas superiores de artes también en Járkiv o en Odesa, así como en Dnipró. Durante esta década existieron cinco asociaciones con farios perfiles artísticos e ideológicos en la Ucrania regida por los soviéticos, pero en 1932 todas ellas fueron desbandadas, y eventualmente, remplazadas por la Unión de Artistas de Ucrania, realmente una sucursal de la Unión de artistas de la URSS, basada en Moscú.

Mykola Pymonenko – Víctima del fanatismo – 1899

En los 1920s, los artistas ucranianos tuvieron su propia sección en la sección soviética en la Bienal de Venecia, pero esto fue también prohibido, eventualmente. El estilo soviético de realizmo socialista fue impuesto a todos los artistas en la década de los 1930, y las obras que no cumplían con los requisitos del artista eran destruídas, a la vez que sus autores eran acusados de “nacionalismo” y de “formalismo”. Por tal política, muchos artistas de la Ucrania bajo el régimensoviético, buscaron refugio en el oeste antes y después de la segunda guerra mundial, al principio en Ucrania occidental y luego en los campos de refugiados en Alemania y Austria, desde donde fueron re-establecidos en otros países de Europa occidental, los Estados Unidos, Canadá, Suramérica o Australia.

El desarrollo del arte en la Ucrania bajo el dominio soviético después de 1945 fue marcada por la constante lucha entre el realismo socialista y el deseo de libertad de expresión. Aunque los artistas de Ucrania no podían presentar una exhibición fuera de los límites del bloque soviético, como a nivel de la Bienal de Venecia, lograron un éxito en la publicación de la Istoriia ukraïns’koho mystetstva o “Historia del Arte Ucraniano” (1966–70) de seis volúmenes.

Oleksander Murashko – Vendedoras de flores – 1917

En ese trabajo el ancestral icono ucraniano, que hasta la década de los 1950s había sido rechazado por ser considerado idealista y burgués, fue rehabilidado como una parte del arte folclórico. Excediendo los límites del realismo socialista, los artistas ucranianos del bloque soviético lograron obtener sus mayores éxitos con obras en artes gráficas, así como decorativo, como mosaicos, majolicas y cerámica, en las que los materiales utilizados no permiten una representación realista, sino que más bien tienden a lograr estilizaciones simplificadas.

Tras sobrepasar las dificultades económicas y culturales que conlleva el restablecimiento en un nuevo hogar, los artistas ucranianos del oeste comenzaron a participar en la vida artística de sus nuevas patrias. La comunidad artística ucraniana de ultramar consistió de tres generaciones: los nacidos y estudiados en Ucrania, los nacidos en Ucrania pero educados en el Oeste, y aquellos de ascendencia ucraniana, pero nacidos y entrenados en sus nuevas tierras. Estos artistas tienen sus propias asociaciones, academias y escuelas de arte, institutos y galerías. A pesar de que sus contribuciones no fueron reconocidas oficialmente en la Ucrania invadida por Moscovia, muchos de ellos merecen tener su sitio de descanso dentro de los anales de la historia del arte ucraniano.

Kolhozne pole – Kateryna Bilokur – 1948-49

Enlaces a otros artículos sobre arte

Mykola Hlushenko – Aproximación de los botes – 1957

Taras Shevchenko – por Oleh Shuplyak


Deja un comentario

23 de enero – Nacimiento de Bohdán Janenko

Богдáн Іванович Ханéнко nació el 23 de enero de 1849 en la aldea de Лотоки – Lotoky, provincia de Cherníhiv. Falleció el 8 de junio de 1917.

Bohdán fue un abogado que trabajó en Kyiv, además de industrial azucarero y coleccionista de arte. Miembro de la muy bien conocida familia ucraniana Janenko, que incluye otras personalidades como Myjaylo y Danylo Janenko (Ханенко). Junto con su esposa, Varvara, Bohdan es muy conocido por sus actividades filantrópicas en cuanto al arte y su preservación.

En 1871 se graduó del departamento de leyes de la Universidad de Moscú y sirvio como juez en San Petersburgo y Varsovia. A fines de 1880 se retiró de esa profesión y se mudó a Kyiv, en donde contrajo matrimonio con Varvara Tereshchenko, hija del industrial azucarero Nikolai Tereshchenko.

Varvara Tereshchenko (Janenko), esposa de Bohdan

Janenko es considerado un mecenas del arte; durante 40 años se dedicó a coleccionar, comprando en subastas en Viena, Berlín, París y Madrid. Sus adquisiciones más valiosas proceden de un par de viajes a Italia, eurante los que obtuvo alrededor de 100 piezas en subastas en Roma y Florencia, con la asistencia de Alexander Rizzoni.

Construyó el Museo de Arte Occidental y Oriental con su colección privada, y única, de arte, con 3145 piezas, incluidos algunos hallazgos arqueológicos. Poco después de la muerte de Bohdan, el 15 de diciembre de 1918 su esposa donó la colección entera a la ciudad de Kyiv como obsequio. el 23 de junio de 1919 dicha colección obtuvo el estatus de museo estatal.

Varvara Janenko fue desahuciada de su propia casa por los soviéticos y tuvo que vivir, durante los últimos meses de su vida, en casa de su empleada domestica Dunyasha.

Era miembro de la comisión de arqueología, de la Sociedad de Antigüedades y Arte de Kyiv, Sociedad Histórica de las Crónicas de Néstor, miembro honorario de la Academia Imperial de Artes, y varias sociedades más, relacionadas con las bellas artes.

Ella (Varvara) no quería dejar Kyiv ni el museo, pues ambas eran más valiosas para ella que su propia vida “

escribió Serhiy Hilyarov, el primer curador del museo, cuyo trabajo fue sistematizar e inventariar toda la colección.

Algunas de las obras coleccionadas por la pareja

Leones chinos de porcelana de principios del siglo XIX, propiedad del museo Bohdan y Varvara Janenko

Capicho 43 – El sueño de la razón produce Monstruos – de Goya

Antonio Pisanello – La madonna de la codorniz – ca.1420

Claude Joseph Vernet, Una tormenta en el mar – Avignon, siglo XVIII

Artículo relacionado: “El castillo Teréshchenko”